¿Cómo hacer una web que sea rentable?

¿Cuál es el propósito de una página web? transmitir lo que te interesa al mayor número posible de personas. Pueden ser usuarios o clientes, puede tener una finalidad comercial o ser la palanca para difundir algún mensaje. Pero sea como sea la página debe ser rentable, tiene que existir una ratio entre lo que inviertes en tu web y el retorno que recibes, en ingresos, en tráfico, en lo que sea. ¿Qué es lo que diferencia una web rentable de las páginas que no lo son? Vamos a verlo.

El principal objetivo de una página web

Cualquier profesional o empresa que quiera darse a conocer tiene una tarjeta de visita. En su versión más sencilla una página web podría ser poco más que eso, pero puedes ir más lejos. Una web sirve para mostrar de la manera más atractiva qué es lo que se ofrece a los usuarios, a los clientes, ya sean particulares o empresas. ¿Para qué? Para que te permita conseguir tus objetivos: darte a conocer, atraer clientes, hacer negocio.

Una página web puedes hacerla tú mismo, los recursos disponibles están al alcance de cualquiera, pero si quieres lograr el mejor resultado, si de verdad quieres que sea rentable, encárgasela a un profesional. Para que cumpla con los requisitos imprescindibles: que transmita lo que quieres, que esté alineada con tus objetivos, que tenga el mejor aspecto posible, esté optimizada para todo tipo de dispositivos y cargue rápidamente. Todo lo que no sea así es perder el dinero y tu tiempo, que podría ser mucho más provechoso invertido en otras tareas.

Dedicar tiempo a una web es importante, pero dedicárselo a eso que sabes hacer tan bien, a lo que mete dinero todos los meses en la caja lo es mucho más. Hay un círculo virtuoso que se retroalimenta y que diferencia a los proyectos exitosos de los que no lo son: ingresos y profesionales. A mayores beneficios, más podrás invertir en tu comunicación, en conectar con tus potenciales clientes. Eso sería lo ideal, pero como a menudo hay que empezar con poco dinero, te explicaré como hacerlo con el menor presupuesto posible. Saber qué es lo que funciona, lo que hacen los mejores sitios web te ayudará a dar los primeros pasos en la buena dirección. 

Ir en la dirección correcta es importante. Tu tienda puede estar escondida en cualquier rincón de cualquier ciudad, tu web está ante todo el mundo y está siendo rastreada por los buscadores y dejando constancia de qué eres y cómo lo haces. Además no tendrás que desandar el camino, no malgastarás tu presupuesto, tanto más importante cuanto más escaso sea. Es importante hacerlo bien, así que veamos a que debes prestar atención..

¿Cómo quieres que sea tu página web?

Esto depende principalmente del uso que vayas a darle, y cómo no, del presupuesto que tengas para crearla. Sobre gustos personales no te voy a decir nada, pero si eres inteligente seguirás el camino de la mayoría. Hay menos posibilidades de que te equivoques y de que conectes con una audiencia estándar.  

Puedes elegir un modelo muy simple, el justo para cumplir con el requisito de tener presencia en Internet. Página de inicio, información de servicios o productos y formulario de información. Cuenta quién eres y qué haces de una forma atractiva, formal, que se queden con tu cara 🙂 Ese enfoque puedes usarlo más tarde, cuando te ocupes del marketing digital: de los buscadores, del SEO, el SEM y las Redes Sociales. Es muy importante para atraer más tráfico a tu página.

Un modelo intermedio sería añadir un blog al anterior, tal vez un formulario de suscripción y alguna lista de correo. Representa un avance notable, pero tienes que hacerlo muy bien. Este tipo de contenidos pueden posicionarse mucho mejor en Google, así que si haces alguna labor de marketing puede suponer una mejora en la imagen percibida, el incremento del tráfico, y sobre todo, un apreciable aumento en los resultados de tu negocio. Porque buscamos rentabilidad ¿no es así?

O puedes hacer que tu web sea el centro de tu negocio y vender a través de ella productos y servicios. Tiene mayor complejidad que las anteriores, con más secciones y funcionalidades. Este es el tipo de web al que cualquier negocio debería aspirar, porque bien gestionada supone una diferencia importante respecto a la competencia, que raramente pasa del primer tipo de página.

Si optas por buscar asesoramiento para desarrollar tu presencia en Internet, sigue el consejo del profesional al que le cuentes qué esperas de tu proyecto y lo que necesitas. Como en cualquier otra actividad, lo barato sale caro, así que busca referencias, pregunta en tu entorno, sobre todo si sabes de alguien que tiene una web que le funciona. Elige la oferta que cumpla con tus objetivos en cuanto al propósito, la funcionalidad que debe tener, los aspectos técnicos o, por ejemplo, los idiomas, si va a haber más de uno.

Deberás decidir si te vas a encargar tu mismo del contenido. Igual que el dinero mejor gastado para calentar o enfriar una casa, es el que inviertes en aislamiento, en una web la comunicación es lo primordial. Lo que cuentes y cómo lo hagas es lo que marcará la diferencia. Desde la primera línea de la página principal debe quedar claro a tu visitante qué le ofreces y por qué tu eres el profesional por el que debe apostar, sin dudarlo.

A no ser que seas un genio del copywriting, aunque hagas tu propia web, invierte dinero en copy, será el mejor gastado. El copy hecho por un profesional experimentado te podrá costar a partir de unos 300-500 euros, hasta unos cuantos miles para una web normalita. Insisto, no escatimes en esto.

En cualquier de los casos, si eres un experto es bueno que transmitas tus conocimientos en un blog, aunque alguien te ayude a redactarlo o se encargue de su revisión. Como te decía es la mejor manera de atraer a los usuarios a tu web.

¿Qué dominio escoger?

Depende de cuál sea tu objetivo. Si tu web es para tu marca personal, pueden ser tu nombre y apellidos, Ramón Pérez; un alias El Leonardo; o algo divertido, El Pinturero. 

Si quieres promocionar tu empresa, el nombre sería lo ideal, Pérez & Asociados, mejor sin ese eles; la actividad también puede servirte como identificador Pinturas Ramón Pérez. 

Si tu objetivo es posicionar rápidamente tu proyecto y tu marca no está desarrollada, es mejor que contenga una palabra clave de las que se incluyen en las búsquedas para negocios similares y que ayude a identificarte. 

Un truco, cuanto más corta sea tu marca, menos palabras tenga, y más comunes sean, más difícil será posicionarte en los buscadores. Aquí ser creativo tiene recompensa: te ayuda a diferenciarte, será más fácil que te encuentren y podrás ahorrarte algún dinero en el posicionamiento básico.

La mejor opción es un dominio .com. Digan lo que digan es el Rolls de los dominios. Nadie pondrá cara rara, intentando entender lo que has dicho, cuando oigan cualquier otra extensión. Punto com, es rotundo, sonoro, no se confunde con ninguna otra cosa. Incluso las muy populares como .es, .net u otras, están a años luz en el reconocimiento de los usuarios.

Hay nombres prácticamente imposibles de registrar con cualquier extensión habitual: pintores madrid, bar el ensanche, abogados laboralistas. Si no puedes hacerlo con una conocida, recuerda que hoy tienes acceso a cientos de extensiones, que si no son las más interesantes te servirán como marca.

Si el .com es lo tuyo tendrás que ser creativo. Por ejemplo, si quieres registrar ramonperez.com, sin buscarlo ya está claro que no estará disponible. Puedes añadir un sufijo o un prefijo, por ejemplo si eres pintor, intenta con ramonperezpinturas.com o pintoresramonperez, disponibles ambos. 

O puedes reinventarte, si tu marca no está desarrollada ¿por qué no probar con pinturasramon.com? Más fácil de recordar y seguro que acabarás siendo popular. Imagínalo:¿quién te ha pintado la casa? Los pintores de Ramón Pérez. ¿Tienes su teléfono, recuerdas su web…? Ahora haz la prueba con Pinturas Ramón.

¿Qué hosting elegir?

La oferta es enorme. Elige uno que cumpla al menos dos requisitos importantes, que cargue rápido, para que Google no te penalice y los usuarios no se aburran esperando, y que solucione de forma rápida y eficiente cualquier problema que pueda surgir

Para dar con el adecuado, usa Internet. Como norma te diría que 1&1, Arsys o similares, no estarían entre los elegidos. Suelen ser empresas poco "amables" en las que antes o después acabas en algún embrollo administrativo, situaciones kafkianas de esas que probablemente has vivido con proveedores de telefonía o similares. El hosting es mucho más complejo, contar con un buen proveedor te ayudará mucho.

Si necesitas una web para comercio electrónico, con una tienda online, vas montar un blog o realizar acciones de email marketing, el tema se complica más, y no es el propósito de este artículo. Si tienes dudas déjame una pregunta y trataré de ayudarte. 

¿Qué características debe tener una página web rentable?

Saber todo esto para abrir boca está bien, pero tú has llegado aquí porque quieres saber como se puede ganar dinero con la página web, manos a la obra.

Lo primero es que debe ser clara y sencilla, que permita encontrar de forma fácil lo que el usuario está buscando. Si no es usable, si es complicada de entender, si no le queda claro a la primera, se irá, otro potencial cliente perdido. Piensa en como actúas al buscar información, como te comportas en otras páginas web, hay bastantes probabilidades de que ese usuario que llega a la tuya haga algo parecido.

Así que… ¿qué debe verse en la página principal?

  • Lo más importante en una web rentable, una orientada a lograr ingresos, es el Call To Action,  CTA o llamada a la acción en español. Es una invitación al usuario para que haga algo: que te llame, que te facilite el email, que compre algo…
  • Para conseguir que el cliente haga lo que te interesa regálale algo. Por ejemplo: Haz click aquí y te enviamos la carta con los colores de moda de esta primavera.
  • Necesitas un elemento destacado que cuente claramente que haces de una forma lo más atractiva posible. Debe ser lo primero de tu web y enfocado en tus mejores cualidades, por ejemplo:
    Pinturas Ramón, limpieza y rápidez, con los mejores precios de (tu ciudad).
    No sabrás que hemos estado en tu casa. Consigue tu presupuesto online al instante.
  • Menú lateral o superior con las secciones principales y/o aquellos contenidos que deban ser destacados, aunque los menos posible. Otros contenidos a lo que quieras que se llegue con un solo click, pueden estar en algún otro punto de la Home.
  • Contenido, donde pondrás lo más destacable. Debe ser un contenido de valor para tu cliente, que aporte algo al usuario, que le ayude a entender lo que haces, los servicios que ofreces y porqué debe elegirte. No pongas demasiado texto. Si tu servicio requiere mucho texto debes estructurarlo de lo esencial, a lo más detallado. Si es necesario repártelo en varias páginas.
  • Pie de página, donde deben figurar los datos de contacto, si tienes perfiles en redes sociales y la información legal.
  • No olvides poner una forma de contacto destacada en la parte superior también. Sobre todo si usas el móvil o un teléfono como medios de contacto principales.

Reglas básicas del diseño de una página rentable

Si analizásemos en detalle cualquier página que funciona, pronto encontraríamos un patrón en su diseño, con elementos que se repiten una y otra vez. Esto tiene una ventaja importantísima: si alguien quiere tener una buena web solo tiene que fijarse en los que lo hacen bien. ¿Cuáles serían las reglas básicas? 

  • Debe ser un diseño responsive, que se adapte a cualquier dispositivo sin que dificulte la lectura.
  • Tipografía legible y coherente con el diseño. Escoge una o dos fuentes que combinen bien, de un tamaño que permita una lectura fácil y agradable. Utiliza los encabezados para los títulos, es importante para el SEO. Que el tamaño y el interlineado sean los adecuados para facilitar la lectura y, si tienes muchos contenidos, para no cansar al lector. En cuanto a tamaño, más grande mejor.
  • Colores adecuados. Elige un par de colores, mejor que no sean estridentes. Aunque sería interesante que se ajusten a la imagen que quieres transmitir, sobre todo si tienes tonos corporativos, busca cómo plasmarlo en la web, puede ser en pequeños detalles. Deja los más llamativos para cosas que quieras destacar o para los call to action. El rojo funciona bastante bien en los CTA. Es más fácil que aciertes con una página de fondo blanco.
  • Fotos de buena calidad. Todo el trabajo descrito hasta ahora puede ser estupendo y si las fotos son de mala calidad, el resultado quedará descuidado, poco profesional. Hoy tienes magníficas imágenes por muy poco dinero o incluso gratis.
  • Logotipo representativo, que se lleve bien con los colores de tu web y que se adapte a cualquier otro lugar donde se tenga que ver.

Si sigues los consejos que te he dado tu web pasará a estar entre el 30% de los buenos. Separarse del 70% restante ya supone una importante mejora para la imagen de una empresa.

¿Qué significa deepfake y qué riesgos supone?

Deepfake es una palabra compuesta por los términos deep learning y fake. Deep learning es una parte de la Inteligencia Artificial y fake se utiliza para definir algo falso. Se llama así a la tecnología que utiliza la Inteligencia Artificial para manipular videos, en los que se intercambia la cara real del protagonista y se sustituye por la de otra persona. El nombre proviene de Deepfakes, un usuario de Reedit que en 2017 subió un montaje con videos pornográficos cuyas protagonistas tenían el rostro de conocidas actrices.

¿Cómo se hace un deepfake?

Solo es necesario un ordenador con el que poder procesar imágenes y videos y disponer de imágnes de tu objetivo. Se fusionan los clips de video, para lo que se utiliza el deep learning. Los algoritmos pegan una cara sobre la otra, intercambian los rasgos y mantienen los movimientos de la boca, cejas y ojos. Y ya está listo, con apariencia de que realmente la cara que hemos pegado es la real. 

¿Qué riesgos supone el deepfake?

En principio deepfake puede utilizarse para cosas constructivas e interesantes o lúdicas, como por ejemplo, el Dalí virtual que "trabaja" como guía en el Museo Dalí de San Petersburgo en Florida, y que incluso se hace selfies con los visitantes. Se cuenta con que es una recreación, algo que sirve para hacer más amena y divertida la visita. 

El problema es que la tecnología cada vez está más depurada, sobre todo gracias a la investigación en el campo del reconocimiento facial y el software que realiza los montajes hace verdaderas maravillas, lo que puede llevar a confundir realmente al usuario, que será incapaz de reconocer la suplantación.

Ya ocurre con las noticias falsas a pesar de que en muchos casos es evidente que lo son. Y si un personaje con absoluta credibilidad transmite un determinado mensaje tenemos muchas posibilidades de creernoslo completamente. Si ya se lió en su momento con la Guerra de los Mundos, imagina que mañana saliera por televisión el Presidente de los Estados Unidos anunciando algo parecido. Solo que no es verdad, no es él, es un deepfake. Pero las consecuencias podrían ser muy importante.

Y no solo a ese nivel, que sería grave pero desmentible. Cualquier persona puede facilmente manipular una imagen, solo con descargarla de las redes sociales. No es caro, es muy sencillo, y si la tecnología se perfecciona aún más, es posible que ni haga falta descargarls y las imágenes se puedan generar por sí mismas. Bullying, difamación, bromas de mal gusto. Cualquier cosa podría pasar si alguien pone nuestra cara a otro cuerpo, diciendo cosas que jamás diríamos o haríamos. 

¿Qué se está haciendo para detectarlos?

Ahora lo esfuerzos se centran en reconocer esos deepfakes. De momento se hace de forma manual, aunque se están desarrollando proyectos para automatizar el proceso, como FaceForensics, el proyecto que apoya Google, que ha generado 3.000 videos manipulados de código abiert. Se trata de que la Inteligencia Artificial sea capaz de detectar los deepfake sin la intervención del hombre. 

Facebook también está en el mismo camino y ha anunciado el lanzamiento de Deepfake Detection Challenge, junto a Microsoft, Amazon e investigadores internacionales con el fin de premiar los mejores métodos de detección.

Sin embargo, esto no supondrá resolver el problema, puesto que los algoritmos de generación de deepfake se perfeccionarán también y será más difícil detectarlos. Los implicados aseguran que hay que fomentar medidas de otro tipo, en las que no inventive su creación.

Dos caras de la misma moneda, la Inteligencia Artificial, que permite crear imágenes engañosas y la vez es el instrumento que lucha por identificarlas.

Imagen: Steve Jurvetson

22 buscadores analizados. ¿En qué se diferencian?

¿Qué es un buscador y qué es un navegador?

Primero aclaremos conceptos, porque no es lo mismo buscador que navegador. Un buscador es una herramienta con la que se encuentran resultados en base a la consulta realizada. Un navegador es un programa informático que permite acceder a las páginas web desde el móvil u ordenador, introduciendo una URL. Una URL es la dirección de una página web, por ejemplo http://google.com.

Hay diferentes navegadores o browsers como Chrome, Firefox, Explorer, Safari… Google NO ES UN NAVEGADOR, es un buscador. Aunque muchos usuarios lo utilicen como punto de partida, para llegar a una página web, incluso a las suyas propias, es un paso innecesario. 

Si escribes en el espacio asignado en el navegador para poner la URL, estás pidiéndole que vaya a esa dirección. Cuando se introduce cualquier término en Google, incluso una web, estás buscando. Google te mostrará los resultados, al hacer click en uno de ellos te llevará a la página de destino, lo mismo que si la hubieras tecleado en tu navegador. Por tanto un navegador y un buscador son diferentes herramientas, con propósitos distintos. Aclarado esto vamos con los buscadores.

Los buscadores usan herramientas como las arañas o spiders, que exploran los servidores accesibles públicamente. Indexan todos los contenidos que encuentran en las páginas web, es decir, los ordenan y elaboran un índice. Siguen cualquier enlace que encuentren, hasta una nueva página o al contenido enlazado. Ahora lo vemos en más detalle.

Existen miles de buscadores, Google, Bing, Yahoo son los más utilizados en el mundo. Aunque algunos locales, como los propios de China o Rusia, son muy importantes.

¿Cómo funciona un buscador?

Los buscadores utilizan una base de datos, que contiene toda la información que han indexado sus spiders a lo largo del tiempo, así como el resto de herramientas que usan para explorar las webs en Internet. Esta base de datos es actualizada permanentemente gracias a estas arañas que actúan como robots autónomos. Van recopilando e indexando los contenidos, para devolverlos al usuario como resultado de una búsqueda. Los algoritmos de clasificación y ordenación trabajan para que el usuario, al realizar la búsqueda, tenga más probabilidades de encontrar la información deseada. Se devolverá filtrada por un algoritmo de ordenación, que mostrará los resultados más relevante en primer término.

Resumiendo: el buscador al hacer la búsqueda solicitada, ofrecerá de entre los datos almacenados los resultados más relevantes según sus algoritmos y el criterio de clasificación. También tendrá en cuenta factores como el lugar geográfico, donde se encuentre el usuario, o su historial de búsqueda previo.

¿Qué tipos de buscadores hay?

Los buscadores encuentran y clasifican la información de diferentes maneras. Se trata de un proceso muy interesante, mucho más complejo y sofisticado de lo que podría parecer a primera vista. Piensa que la respuesta es casi instantánea, que todos los días se realizan centenares de millones de búsquedas, que tienen que explorar entre miles de millones de páginas web. Hace falta mucha magia técnica para realizar un proceso tan complejo de una forma tan eficiente, porque todo ello ocurre en décimas de segundo. 

La forma de ordenar la información facilitará el proceso y que el usuario consiga los resultados deseados. En función de cómo se estructure la información, los buscadores se pueden clasificar de varias maneras.

Hay buscadores jerárquicos. Son básicamente los mencionados hasta ahora. Aquí entrarían Google, Bing, Yandex o Baidou, por ejemplo.

Directorios, índices temáticos o de búsqueda. Son enlaces de páginas web clasificados por categorías, que se ordenan por temas, fechas o de cualquier otra forma que pueda resultar útil. Se construyen de forma manual y son personas, habitualmente los propios usuarios, los que introducen los datos: enlaces, títulos y toda la información necesaria, que o editores o ellos mismos clasificarán en categorías y subcategorías.

Metabuscadores. No poseen bases de datos propias con la información, aunque las utilizan para mejorar la respuesta y calidad de los resultados. Estos metabuscadores buscan en otros, los más importantes como Google o Bing, a los que subcontratan el acceso a los datos. Luego filtran toda la información y ordenan los resultados, para devolver un listado más relevante, teóricamente. La realidad es que salvo excepciones, los resultados son una copia de los que obtendrías si consultases directamente a Goolge o Bin. Así funcionan Dogpile y Metacrawler, por ejemplo.

¿Cuál es el buscador más utilizado?

El buscador favorito de los usuarios es Google. Según datos de eBizMBA de septiembre de 2019, lo visitan de promedio 1.800 millones de usuarios únicos al mes. Ahora piensa ¿cuántas veces crees que pueden acudir cada mes esos usuarios? Fíjate en cómo lo haces tú, se puede multiplicar la cifra de visitas por bastante más de 100, más de una vez al día ¿no? Y el número de búsquedas aún más. Google es el más popular y el mejor, gracias al ecosistema que ha construido alrededor del navegador Chrome y otras herramientas. Las que se encargan de alimentar a su motor de búsqueda con datos y nuestro comportamiento. Algunas de las más conocidas son además de su navegador, Maps, Youtube, Android, Gmail, Drive, Google Ads, Adsense, My Business, Analytics… Sin ellas nos costaría entender la vida cotidiana y profesional, ¿no crees?

Google comenzó a operar en 1997 y más del 90% de los usuarios que utilizan un buscador, lo eligen. Es mucho más que un motor de búsqueda. Solo Baidu, Bing y Yandex intentan mantener el ritmo del gigante, aunque a una distancia considerable.  

Baidu tuvo su mejor momento a nivel mundial en 2009, desde entonces no ha dejado de bajar su popularidad. Su importancia radica en que un 70% de los usuarios en China, 480 milones de usuarios únicos al mes, lo utiliza. Si no fuera así ni aparecería en los rankings 

Yandex tiene en Rusia su principal mercado, aunque desde 2011 ha adquirido cierta popularidad fuera. En Rusia está por delante de Google, con un 51 y un 45% respectivamente, y tiene una versión en inglés, que le ayuda a crecer en el resto del mundo. El abanico de servicios que ofrece es muy parecido al de Google. 

Bing sigue creciendo ligeramente a nivel mundial, no en vano es la niña bonita de Microsoft. Ha logrado una cierta popularidad en Estados Unidos, aunque Google siga estando notablemente por delante. Reino Unido, USA y Canadá son sus tres principales mercados, con un 7,2, 6,9 y 5,1% respectivamente, de participación a nivel local. Funciona en muchos otros idiomas además del inglés.

A pesar del poderío de Google, en términos de SEO, es importante considerar otros buscadores que nos ayuden a posicionarnos en nichos menos competidos. Especialmente si estamos hablando de Rusia y China, por supuesto. Rascar una fracción mínima puede traducirse en miles o incluso millones de visitas a la web. Y los visitantes orgánicos siguen siendo los más rentables, habitualmente.

¿Cuáles son las alternativas a Google?

Bing

Bing es el buscador oficial de Microsoft, y también ofrece una gran cantidad de servicios y productos de búsqueda basados en la búsqueda semántica de Powerset. Está disponible en muchos países e idiomas. Devuelve búsquedas relacionadas y personalizadas, y se puede integrar con Microsoft Office, Hotmail y otros complementos y plugins del fabricante de Redmond. 

Su pantalla de inicio es muy bonita, sí tengo mi corazoncito, su interfaz es tan atractiva, como intuitiva. Presenta unas pocas noticias al pie y si haces scroll aún te da unas cuantas más. Un uso inteligente y equilibrado de un espacio tan limitado como es el de la pantalla, pensado para el usuario medio de Windows. No dan puntada sin hilo los chicos de Gates.

Podría formar parte de mi lista de buscadores favoritos.

Yahoo! Search

Yahoo fue creado en 1994 y durante mucho tiempo fue el líder de las búsquedas en Internet. Además tenía grupos, directorios, noticias y correo. Era el lugar ideal para preguntar sobre temas muy concretos o hacer consultas extensas, está integrado con Yahoo Answer, preguntas y repuestas de Yahoo! Sospecho que Quora les estará ganando la partida, por que aparecen más frecuentemente en los resultados de búsqueda. Desde octubre de 2015, Yahoo y Google decidieron trabajar juntos, utiliza las mismas fuentes que el motor de búsqueda de Google. Sus fuertes, que no diferencias, estarían en herramientas como Yahoo Finance, muy popular sobre todo en el ámbito anglosajón, Yahoo Weather, Yahoo Local y Flickr, la red de imágenes.

Su pantalla principal es la de los típicos portales de hace casi 20 años. Muestra noticias “ligeras” y salvo futuras sorpresas es un producto en declive, lamentablemente, porque es uno de los referentes de la historia de Internet.

Baidu

Baidu tiene gran número de usuarios, casi todos en China. Incluye las herramientas habituales en otros buscadores: Maps, Tieba (foro), Knows, de preguntas, Baike Badu, una especie de wikipedia y Baidu Yun, software en la nube. Entre las diferencias tecnológicas podemos destacar la búsqueda en archivos de audio, en diferentes formatos, con gran precisión.

No podemos decir demasiado sobre la herramienta, nuestro nivel de chino es bastante flojo.

Yandex

Yandex es el buscador principal en Rusia y también cuenta con sus propias herramientas de marketing y analítica. Entre los aspectos más destacables hay que mencionar su navegador, que tiene soporte para DNSCrypt, para proteger la identidad DNS, y protección Wifi. 

Su aspecto es muy soviético en la pantalla inicial, lo que viene siendo feo, pero en cambio ofrece una serie de funciones claramente destacadas, especialmente en AppMetrica. En estas herramientas se aprecia mucha inteligencia, trabajo y dinero detrás. Tiembla Google. Si no fuera ruso, seguramente la comunidad empresarial lo vería con otros ojos.

Por algunas de sus funcionalidades lo incluiría en la lista de favoritos.

Ask

Ask o Ask Jeeves tiene una interfaz sencilla y fácil de utilizar. Su principal diferencia con los demás era el formato respuesta-pregunta, que contestaba de una manera sencilla las dudas de los usuarios. Sigue siendo muy utilizado en Estados Unidos, pero actualmente no ofrece ninguna ventaja respecto a los grandes. Antes era una solución más interesante, útil, o cuando menos curiosa. Quora le ha comido el pastel.

Aol Search

Aol Search muestra una interfaz simple que tiene una pestaña para ordenar los resultados por fechas y otra para búsquedas seguras, que dependen de los datos de Google. La característica más relevante, no tanto diferencia en la actualidad, es que su interfaz permite realizar búsquedas más finas que Google, en vídeos y fotografías.

Es otro coloso en horas bajas, con el típico estilo de portal. Su fuerte eran las noticias, pero no hoy, o al menos no en español. Yahoo se presenta como un producto algo más depurado, aunque la selección de noticias de Aol parece más interesante.

Su filtros de imágenes y videos formarían parte de mi buscador perfecto.

Duck Duck GO

Duck Duck GO se vale de otros buscadores como Bing y Yandex para ofrecer datos al usuario y lo hace de forma privada, ese ha sido su valor principal desde el lanzamiento: es un buscador que respeta la privacidad, bloqueando a los rastreadores publicitarios y manteniendo el historial de búsqueda también en privado. No comparte datos con nadie. Es de código abierto y solo muestra un anuncio por consulta. 

Los resultados de búsqueda los presenta de forma diferente, con más información que sus competidores. Destaca a la izquierda el resultado más relevante y para los mapas se ha casado con Apple. Una clara alternativa a Google para los que necesiten los mismos resultados y quieran eliminar toda la paja. ¿Serán capaces de mantener su modelo de negocio?

Su minimalismo y capacidades son suficientes para incluirlo en mi lista.

Wolfram Alpha

La diferencia principal de este buscador, es que no lo es en un sentido estricto, aunque devuelve resultados. WA procesa la pregunta e infiere la respuesta a partir de la información de que dispone, va más allá de los buscadores tradicionales que realizan operaciones semánticas. Así, por ejemplo, permite obtener la solución a cálculos complejos.

Su pantalla de inicio y las opciones que muestra son de lo más atípicas para un buscador. Aunque tiene un campo gordo para la búsqueda, ofrece un montón de opciones más orientadas a resolver cuestiones matemáticas, de ciencia y tecnología, sociedad y cultura o la vida diaria. Un producto muy notable.

En la lista de favoritos estaría, habría que ver como integrar sus excepcionales capacidades.

Webcrawler

La principal diferencia de Webcrawler es que es un metabuscador que utiliza Yahoo y Google para mostrar los resultados. Se pueden activar filtros de búsqueda, ver palabras claves relacionadas y demás información, como imágenes, noticias y música, también relacionados con la búsqueda.

Un diseño simple, actualizado, pero con una forma de mostrar la información poco respetuosa con el usuario. Todo muy pequeñito y una auténtica locura de anuncios. Hasta 9 anuncios se pueden contabilizar en los resultados de búsqueda, 5 arriba, 2 entre medias y 2 abajo. Por otra parte ver tres uve dobles en una url y sin un https, es casi un anacronismo. Van contracorriente y creo que solo son una máquina de hacer dinero sin utilidad para el usuario.

Dogpile

Dogpile también es un metabuscador que utiliza en este caso los resultados de los motores de Google, Yahoo y Yandex, para mostrar la información más relevante. Tiene filtros de búsqueda, categorías, preferencias y búsquedas recientes. Permite instalar una barra de herramientas en Mozilla Firefox y Microsoft Edge.

El diseño en la línea de Metacrawler, pero algo mejor el interfaz. Lo de los anuncios también para hacérselo ver.

Startpage

Startpage es otro metabuscador que utiliza los resultados de Google, pero haciendo del respeto por la privacidad del usuario su principal diferencia. Los resultados de la búsqueda son anónimos, no almacena datos, no guarda búsquedas anteriores y elimina las cookies de seguimiento, por lo que no hay anuncios relacionados con la búsqueda.

Ultraminimalista, depurado y moderno, un producto muy interesante. Lo incluiría en la lista.

Exalead

Exalead ha hecho de los filtros de búsqueda por idiomas o tipo de archivo su principal valor y diferencia. Además de los resultados, ofrece estadísticas, consejos, sugerencias e información por categorías y por zonas geográficas.

Su diferencia más llamativa es la miniatura de la página al lado de cada resultado. Aunque la calidad de los resultados es muy mejorable, no siempre tienen relación con la cadena que se busca.

Algunas de sus características podrían formar parte de mi buscador ideal.

Factbites

Me gustaría mencionar Facbites, pese a que ya no esté en funcionamiento, porque es un tipo de buscador que ya no existe. Facbites buscaba los datos en función de la calidad del contenido, no los más populares. Incluía herramientas como AskTheBrain y NationMaster.

Más adelante daremos un repaso por ahí, a ver si encontramos algo parecido.

Kiddle

La diferencia más notable de Kiddle es que se trata de un buscador para niños, en el que se censuran resultados con contenido explícito o engañoso. Es totalmente seguro y tampoco guarda los datos de los usuarios, cada 24 horas elimina los registros.

Dicho lo cual como buscador es un poco frustrante, para los niños y para los adultos. Los únicos resultados buenos que ofrece son los de Google. El resto tienen muchas imágenes pero no tienen demasiado que ver con lo que se busca en inglés y mucho menos en español. Y eso en búsquedas tanto de términos para niños como para adultos. Es un planteamiento interesante que tienen que resolver.

Blippex

Blippex es otro de esos proyectos que pasó a mejor vida pero que se tenía que mencionar. El concepto era muy sencillo: la base de datos la creaban principalmente los propios usuarios del buscador, con un plugin instalado en el navegador. La navegación era completamente anónima e irrastreable. Los resultados se clasificaban así en base a la relevancia, el tiempo y las veces que los usuarios visitaban cada web.

Sin duda algo así tendría sentido, lo ideal sería que lo hicieran Firefox o similares, anónimamente y siempre con el permiso del usuario. Al fin y al cabo Google no tienen que instalar ningún plugin, son los reyes de la búsqueda, y no están compartiendo esta información.

Lycos

Lycos es antiguo, al llegar a su página da la impresión de entrar en un túnel del tiempo. Mantiene servicios gratuitos como correo electrónico, juegos, vídeos o películas.

Como diferencias destacadas, aunque poco tienen que ver con el buscador en sí, en la versión española al menos aún conserva una sección de trabajo y enlaces con servicios para la creación de páginas web, tan tradicionales como Tripod o Angelfire

Peekier

Peekier muestra una lista de resultados en forma de capturas de pantalla, con una vista previa de cada página, que se pueden ampliar para dar un vistazo. Parece una tontería, y conozco algunos buscadores que muestran pequeños thumbnails con capturas, pero nada semejante a Peekier.

Sin duda su principal diferencia es esa manera de mostrar la información. Lo del huevo de Colón hecho buscador. Tiene algunas cosas que solucionar, que no muestre capturas de GitHub es casi un sacrilegio. Parece que los del monigote no les gusta el navegador de Peekier.

Estaría en mi lista de favoritos.

Qwant

Qwant no recopila datos personales, no hace seguimiento y tampoco personaliza los resultados de búsqueda. Clasifica los resultados de búsqueda en categorías, como noticias, reacciones en redes, resultados web o vídeos para que el usuario escoja la que más le interese.

Qwant es un buscador que haciendo lo mismo, sin embargo es bastante diferente. Desde su moderna apariencia, tiene opciones para buscar música o una versión para los más pequeños, en Qwant Junior. Si le sumamos su alianza con Brave, el navegador que más ruido está haciendo últimamente, sin duda es una opción de lo más interesante.

A la lista.

Qwant Junior

Qwant Junior es la versión juvenil de Qwant, un buscador que me ha gustado mucho. Pero la versión infantil de Qwant, además de un bonito y sencillo interfaz ¿qué aporta exactamente? Las noticias son más ligeras, aunque la primera es una de Trump.

No veo diferencias notables que justifiquen este tipo de buscadores o no con los representantes que hemos encontrado.

Yippy

Yippy utiliza los datos de los principales buscadores, asistido por el Watson de IBM, que aprovecha el Big Data, para ofrecer listados diferentes. Desde luego es el único que muestra resultados no vistos en el resto de buscadores. No sé si serán más precisos, pero, desde luego distintos son.

No me entusiasma la forma en la que muestra los resultados, demasiado pequeños. Curioso lo de abrir el resultado en una pestaña diferente y aún más que deje hacer una previsualización del contenido en un pequeño frame. Otro al que habrá que prestarle atención.

 

Por los resultados de búsqueda diferentes iría a la lista de favoritos, al menos para hacer un estudio más detallado.

Metacrawler

Metacrawler aseguraba ordenar los resultados basándose en el tiempo que pasan los usuarios en cada web para una búsqueda similar, priorizando los resultados en inglés y de Reino Unido. Bien, creo que no cumple ninguno de sus compromisos.

Metacrawler es otro buscador que aprovecha los resultados de Microsoft para mostrar toneladas de publicidad de Google y Bing. Completamente inútil.

Gibiru

Gibiru lleva tiempo mostrando contenidos sin censurar que los demás no muestran. En la búsqueda de prueba, al hacer click en Uncensored, sin duda muestra contenidos diferentes, otra cosa es que no tienen nada que ver con la búsqueda 🙂

Por tanto, su principal diferencia es que permite acceder a contenido censurado en otros buscadores, asegurando la privacidad del usuario, porque utiliza un proxy anónimo para búsquedas. Permite instalar una aplicación móvil o una VPN, para aumentar aún más el anonimato. Un buscador al que habrá que prestar más atención. El interfaz requiere una revisión a fondo: no se mantiene en la línea elegida por el usuario, está poco aprovechado, textos pequeños…

A la lista por las opciones de privacidad.

Ecosia

Ecosia es un buscador que decía respetar la privacidad del usuario, permitía la búsqueda anónima y no vendía datos a terceros. Ahora no tengo claro que eso sea así, dados los anuncios, aunque podría haberlos y ser anónimo, han preferido convertirse en un buscador ecológico. Las búsquedas son de Microsoft, así como la publicidad.

La principal diferencia está en que en colabora con Myclimate y neutraliza las emisiones de CO2 de sus servidores, infraestructuras, oficinas y dispositivos de los usuarios. Dedica un porcentaje de los ingresos a plantar árboles. Francamente eso habría que comprobarlo, porque 70 millones de árboles plantados son muchos árboles y mucha pasta, aunque fuera a euro por árbol. No es imposible, pero insisto en que sería interesante que lo demostrasen.

Nuestro buscador favorito

Si mañana tuviera que construir un buscador empezaría a enumerar las funcionalidades a partir de esta conclusión.

Bing ofrece una experiencia global muy bien resuelta. Si Google no fuera quien es probablemente sería el ganador, gracias a que Windows puede colocarlos en la mayor parte de las pantallas del mundo.

Yandex tiene algunas características dirigidas al profesional muy interesantes.

Duck Duck Go también proporciona una experiencia equilibrada al usuario. Sus resultados son los mismos de Google, y son mucho más respetuosos. El usuario típico de Google se podría cambiar mejorando en todos los aspectos. 

Wolfram Alpha es difícil de encajar como buscador, pero sin duda es una herramienta destacable y muy útil.

Startpage es otra gran experiencia de usuario. En la línea de Bing, DDG y otros relacionados en esta públicación.

Exalead tendría que analizarse despacio, hay características como los filtros u otros que lo convierten en un producto bastante diferenciado.

Peekier es otro buscador realmente diferente, aunque mostrar thumbnails no sea algo excepcional, la forma en que lo han resuelto lo convierte en una herramienta que puede ser muy útil.

Algunas funcionalidades de Qwant formarían parte del buscador ideal. Lo que han hecho hasta el momento está muy bien resuelto.

Yippi es el único que ofrece resultados de búsqueda realmente distintos, no sé si mejores, habría que analizarlo más a fondo.

Las opciones de privacidad de Gibiru, así como otras, lo convierten en un producto destacable.

Y el ganador es…

Que no puede haber un solo ganador.

Desde el punto de vista de los resultados de búsqueda, el que se situaría en cabeza es Yippi, por devolver lo que no muestra ningún otro.

Si lo planteásemos desde el punto de vista de lo que ofrece, sería Peekier, su forma de presentar los resultados con imágenes sin duda lo convierten en un producto diferente.

Y si se trata de encontrar el producto más equilibrado, que respete al usuario, casi requeriría un análisis más profundo, porque el ganador estaría entre Duck Duck Go, StartPage, Qwant y Gibiru.

Qué es la Web de las Cosas: WoT vs IoT

La próxima gran revolución de Internet es la de las cosas, la IoT. Nos decían que para el año 2020 habría más de 50.000 millones de dispositivos conectados a Internet. Sea el número que sea impone, ¿no?. Pero lo que impresiona es que alcanzar el rango del billón de dispositivos estaría solo unos pocos años más allá. Aunque para que se produzca una revolución real, para que desliegue todo el potencial que encierra esta nueva web, los dispositivos tendrán que hablar un mismo idioma y comunicarse utilizando canales y protocolos comunes. Y eso es lo que viene a resolver la Web de las cosas, WoT

Internet está cambiando constantemente y cuando la Red cambia el mundo también lo hace. Es una lección que hemos aprendido sobre todo durante las dos últimas décadas, y que empezó a mostrar su potencial en los primeros 90.

Desde una web que estaba orientada principalmente a los datos, Internet evolucionó a una más amable, una red para las personas. En este tiempo los cambios han sido notables. La sociedad, la forma en que nos comunicamos, cómo nos ofrecen sus servicios las empresas, cómo se derriban modelos previos y crean nuevos paradigmas para facilitar el intercambio de información, nos han llevado de la web 2.0 a la revolución móvil, y de ésta a la de las redes sociales en menos de quince años.

Pero el cambio en la forma de comunicarse no es algo que afecte solo a las instituciones humanas y los individuos, la última revolución concierne también a los dispositivos, a las cosas. El previsible impacto futuro-al integrarse con el Big Data y la AI, para gestionar el inmenso volumen de datos que se producen-, traerá una explosión de nuevos métodos, negocios y productos. Y recuerda que en esto de Internet el principal producto somos los humanos.

La Internet of Things, internet de las cosas (IoT), y la Web of Things, web de las cosas (WoT), son dos piezas fundamentales para entender este segmento de la economía digital, y cómo se desarrollarán las "cosas" en este nuevo escenario.

¿Qué es la IoT?

Kevin Ashton mencionó por primera vez la IoT en 1999, en una presentación para Procter & Gamble. En ese mismo año, Bill Joy definió las Seis webs en el Foro de Davos. Llamó D2D a una de ellas, una Internet de sensores, en la que los sistema urbanos serían los protagonistas.

En un magnífico artículo Dominique Guinard, describía así la IoT: La Interntet of Things es un sistema de dispositivos físicos que pueden ser descubiertos, monitorizados, controlados o manejados por dispositivos electrónicos que se comunican a través de una red, y que eventualmente podrían conectarse a Internet.

Aunque he adaptado algo la traducción, para que tenga sentido para la mayoría, me extenderé un poco más. La IoT es básicamente una red de dispositivos. Si bien hay muchos tipos de redes, y en algunos casos tendrán sentido algunas específicas que puedan ser accesibles solo para las propias necesidades de una organización, en los términos de este artículo nos interesa la IoT que se construye alrededor de Internet.

Por tanto tenemos dispositivos que se comunican a través de Internet. ¿Con quién? Pues más bien con qué. Aunque los dispositivos obviamente pueden intercambiar información con personas, el destinatario de la información habitualmente es otro objeto tecnológico: un dispositivo, un servidor… 

¿Y por qué es así? Básicamente porque no nos interesa saber cada minuto la presión arterial o el pulso, que temperatura hace en casa o que nos recuerden constantemente que hay que comprar algo para la nevera. ¿Te imaginas que decenas o cientos de dispositivos te estuvieran bombardeando constantemente con información tan poco relevante? Sería insufrible y muy poco práctico.

Por eso los dispositivos envían esa información a otros sistemas que serán los encargados de hacer algo con esa información: subir o bajar la temperatura, añadir algo a la lista de la compra de nuestro supermercado favorito, o acumular los datos de salud, para actuar en el caso de que algo se salga de lo habitual.

Por tanto la IoT es una gigantesca red en la que algunos dispositivos se comunican entre sí. El problema es que lo hacen cada uno de una manera y utilizando sistemas incompatibles, lo que sería tan ineficiente, como poco práctico. Utilizar una app para comunicarte con tu smartwatch, otra para controlar los dispositivos domóticos y otra para que la nevera o el lavavajillas se comuniquen con el fabricante correspondiente, o el supermercado para encargar algo puede mejorarse. Y aquí es cuando entra en escena la WoT.

¿Qué es la WoT?

Si la IoT es una red de dispositivos, la Web of Things es una capa por encima de la infraestructura de comunicaciones que permite a los dispositivos utilizar medios de comunicación y lenguajes comunes. Los medios de comunicación serían los protocolos más básicos, como el HTTP, y los lenguajes podrían ser también algo tan básico como HTML o formas estandarizadas de intercambiar información, como JSON.

A cada una de estas cosas se le llama una Web Thing, una Cosa Web. Me cuesta decirlo en español, pero intentaré hacerlo. En cualquier caso si lees Web Thing, ya sabes de que estamos hablando.

Una Cosa Web es la capa de comunicación, pero puede ser también el propio dispositivo. Un sensor puede incorporar una cierta inteligencia, adquiere información, la procesa y la devuelve, pero para comunicarse con el exterior, para interactuar y ser interactuado lo hace a través de la capa de comunicación. A todos los efectos para el mundo fuera del dispositivo, el dispositivo es la Cosa Web.

¿Los humanos somos algo más que nuestros cerebros? Para nosotros mismos no mucho más, proporcionalmente hablando, aunque estamos plagados de sensores y dispositivos que nos permiten interaccionar con el mundo exterior. Sin embargo, para otros somos bastante más que nuestros cerebros. Nuestro cererbro sería el dispositivo de la IoT y nuestro cuerpo y forma de interaccionar, sería la WoT.

En resumen, podríamos pensar en la IoT como esos dispositivos inteligentes que hacen cosas, algo, de forma desatendida, y en WoT como una capa de arquitectura Web que facilita el intercambio de información entre dispositivos y sistemas, las Cosas Web. Pero en realidad no hay una sola capa, más bien son cuatro y además la capa de arquitectura también podría tener "inteligencia", como en un humano.

En su libro Building de Web of Things, Guinard y Trifa, definen cuatro capas: Acceso, búsqueda, compartir y componer. Otros autores hablan de la capa de arquitectura y la de servicio, con lo que probablemente la definición de Guinard y Trifa tenga más sentido.

En arás de hacerlo más comprensible podríamos enumerarlas así:

  • Acceso
  • Descubrimiento
  • Comunicación
  • Creación

Veamos cada una en detalle.

La capa de acceso
Si queremos que una Internet Thing se convierta en una Web Thing necesitamos que sea accesible y que a su vez pueda interactuar con otros dispositivos. Esta es la capa de acceso. El protocolo HTTPS (Hypertext Transfer Protocol Secure) y las APIs, son los actores principales de esta capa. 

Las APIs permiten la interacción desde y con otros sistemas. Y se comunican utilizando el protocolo HTTPS, principalmente.

La capa de descubrimiento
Discovery es un término que se utiliza mucho en la web moderna y que describe mejor el propósito que Find, buscar. En este mismo sentido los dispositivos que se comunican en la WoT deben hacerlo de forma entendible y esto es lo que permite la capa de descubrimiento.

Las Cosas Web serían esencialmente una API que puede ser descubierta, entendida, por otras WoT, servicios, sistemas o elementos del mundo real, como los propios seres humanos.

Imaginemos que tienes que comunicarte con el sistema que vigila tu pulso en tu reloj inteligente. Habitualmente lo harás a través de un interfaz en el propio reloj, que puede ser parte del sistema operativo o una app. Estos sistemas externos, estarían comunicándose con la API del sistema que controla el pulso, estarían comunicándose con una Cosa Web, incluso dentro del mismo dispositivo, haciendo uso de las diferentes capas del sistema, y especialmente de las de acceso y descubrimiento.

La capa de comunicación
Como tu reloj es inteligente, tiene la capacidad de comunicarse con otros dispositivos y ser consultado por diferentes sistemas. La capa de descubrimiento es la que permite realizar esta labor, pero para que tu reloj intercambie datos de una forma inteligible y segura con otros dispositivos, necesitamos una capa de comunicación.

En esta capa la Cosa Web utilizará los protocolos que permiten enviar y recibir información a través de Internet, además de forma segura si fuera preciso. Para lograrlo utilizará protocolos como TLS (Transport Layer Security) u otros.

La capa de creación
Finalmente, para que se produzca la comunicación dentro de la WoT, entre esta y otras WoT o los sistemas, y al mismo tiempo con los humanos, serán necesarias diferentes tipos de apicaciones e interfaces para interactuar con ellas por los medios necesarios. Esta es la capa de creación.

Estamos hablando de actores y dispositivos muy diferentes, que pueden usar diferentes protocolos y formatos de información. Toda esa información incompatible y modos heterogéneos deben encapsularse en aplicaciones que faciliten la interacción.

En esta capa estarían los frameworks o librerías que permiten crear las aplicaciones para interactuar con la Web Thing.

La inteligencia de la IoT y la WoT

¿Somos solo nuestra inteligencia consciente? Obviamente no, somos bastante más, ¿no crees? Una enorme parte del trabajo que hace nuestro cerebro se lo debemos agradecer a la parte no consciente. Es la que controla nuestras manos y nos permite ir tomando pedazos de la ensalada, mientras hablamos o leemos al mismo tiempo. No tenemos que concentrarnos en la labor de nuestras manos, ni en la de la boca, ni por supuesto en cómo todo el aparato digestivo se encarga de descomponer los alimentos y distribuir cada elemento a su lugar correspondiente. 

Pues si bien en la IoT puede haber inteligencia "consciente", no solo una labor automática de captura de información, en la WoT, también puede haber inteligencia que realice tareas más específicas con la información que ya ha depurado el dispositivo. Podrían ser como dos cerebros dentro de un mismo organismo, o mejor, que cada uno de ellos realice una determinada labor. No hay ninguna regla sobre cuál tiene que ser más inteligente o especializado, aunque probablemente tenderemos a poner más inteligencia en la Cosa Web.

El futuro¿Wisdom Web of Things?

El rápido desarrollo de la IoT y la WoT, con innumerables aplicaciones que ya existen, y la avalancha que se prevé, plantea importantes retos para que la comunicación entre las personas con los dispositivos y sistemas se realice de la forma más eficiente y segura posible. Y para que esto pueda llevarse a cabo se está creando una segunda generación de la WoT, se trata de la Wiswom Web of Things (W2T).

En Research Challenges and Perspectives on Wisdom Web of Things, Ning Zhong et al. describen la W2T como un sistema que se inspiraría en el ciclo material del mundo físico. Para estos autores la W2T se enfocaría así en el ciclo de la información.

Este ciclo de la información iría…

  • de las cosas a los datos
  • de estos a la información
  • pasando por el conocimiento y la inteligencia
  • para acabar en los servicios
  • llegando así hasta los humanos 
  • y de nuevo de vuelta a las cosas 

En los próximos años veremos concretarse nuevos frameworks y protocolos, probablemente adaptados de alguno de los servicios Restful existentes. Javascript se anticipa como la piedra angular de la WoT. La semántica, las antologías, los sistemas de indexación y búsqueda, serán esenciales para el aprovechamiento por sistemas automatizados, que no tienen una inteligencia notable, o no todavía.

Por tanto, parece que estamos ante propuestas esencialmente prácticas, de cómo realizar una simbiosis con sentido. Una simbiosis lo más armoniosa posible, para construir una WoT tan operativa para las cosas y los sistemas, como para los humanos.

¿Quiénes son los programadores o informáticos más influyentes de la historia?

Parece casi imposible acotar y dejar en una breve lista a los personajes más influyentes de la historia de la informática y computación. Siguiendo el criterio, personal, del impacto que ha tenido su trabajo en otros profesionales y desarrollos, así como en las empresas y la ciudadanía en general, esta sería en orden de mayor a menor importancia. No están todos los que son, pero sí son todos los que están. Es interesante conocer sus nombres, porque aunque muchas cosas no formen parte de tu día a día, sin ellos el mundo no sería tal y como lo conocemos. Por sus inventos y soluciones innovadoras, o porque fueron la inspiración para otros que llegaron después y revolucionaron el mundo.

  • Grace Murray Hopper. Creadora del primer compilador, del lenguaje Flow-Matic, en el que se inspiró el lenguaje Cobol.
  • Kathleen Booth. Creadora del primer lenguaje ensamblador.
  • Ken Thompson y Dennis Ritchie. Co-creadores del lenguaje C y el sistema operativo Unix.
  • Brian Kenighan. Co-creador de Unix.
  • Vinton Cerf. Co-creador del protocolo TCP/IP y de Internet.
  • Bjarne Stroustrup. Creador del lenguaje C++.
  • Donald D. Chamberlain y Raymond F. Boyce. Co-creadores del lenguaje SQL, a partir de un modelo de Ted Codd.
  • Linus Torvalds. Creador del sistema operativo Linux.
  • Tim Berners-Lee. Es el inventor de la WWW (World Wide Web) y co-creador del lenguaje HTML.
  • Bill Gates. Co-fundador de Microsoft.
  • Steve Jobs. Co-fundador de Apple.
  • John McAfee. Creador de del primer antivirus popular de la historia.
  • Ray Tomlinson. Creador del primer sistema de correo electrónico.
  • Marc Andreessen. Co-creador de Mosaic, precursor del navegador Netscape.
  • James Arthur Gosling. Creador del lenguaje Java.
  • David Axmark y Michael Widenius. Co-creadores de la base de datos MySql.
  • Larry Ellison. Co-fundador de Oracle, creadores de la base de datos del mismo nombre.
  • Richard Stallman. Uno de los promotores del movimiento Open Source, GNU Project y la Free Software Foundation.
  • Rasmus Lerdorf. Creador del lenguaje PHP.
  • Brendan Eich. Creador de Javascript y fundador del proyecto Mozilla.
  • Cecil Wayne Ratlif. Creador de la base de datos Vulcan, precursora de dBase.
  • Niklaus Wirth. Creador del lenguaje Pascal.
  • Ada Lovelace. La primera "programadora" de la historia, definió el concepto de algoritmo.
  • Rob Barnaby. Creador del procesador de texto Wordstar.
  • Dan Bricklin. Co-creador de la hoja de cálculo VisiCalc.
  • John Carmack. Co-creador del juego Doom y otros juegos 3D.
  • Larry Page. Co-fundador de Google y creador del algoritmo de indexación.
  • Guido van Rossum. Creador del lenguaje Python.
  • Anders Hejlsberg. Creador de Turbo Pascal.

ISO 27001, en un mundo digital la seguridad es la clave

El ecosistema digital alcanza a todos los ámbitos de nuestra vida. Vivimos rodeados de dispositivos y sistemas tecnológicos que nos interconectan, dejando nuestra información allá por donde pasamos. La seguridad es un elemento clave a considerar tanto en lo personal, como en lo profesional.

La seguridad personal en Internet

¿Usas contraseñas seguras y las mantienes a buen recaudo? ¿Tienes la precaución de no abrir mensajes potencialmente peligrosos en tu email? Enhorabuena, formas parte de una destacada minoría: aquellos que tienen pocas probabilidades de ver su vida privada divulgada en la Red o que tienen menos posibilidades de ser estafados. Es el mismo planteamiento a seguir con los dispositivos conectados, esos que se utilizan a diario: teléfono móvil, tablet, smartwatch, ordenador, alexas o lo que venga con la IoT.

Una filosofía que deberían adoptar los miembros de tu familia para vivir sin sobresaltos. El sistema más seguro es tan débil como el más débil de sus eslabones. Sin ser consciente tu hijo puede ser el responsable de que otros acaben teniendo acceso a tus datos personales. Está ocurriendo con dispositivos inteligentes, tan en principio inocentes como algunos juguetes, o desde sus perfiles en las redes sociales. Las vías son cada vez más variadas y los métodos más sofisticados.

Para las empresas la seguridad se llama ISO 27001

Todo lo anterior también es aplicable a cualquier organización. Incluso para los que llevamos cierto tiempo enredando con los bits, es inevitable caer en las redes de los modernos piratas digitales. La principal defensa y también el punto más vulnerable en la seguridad digital empresarial son igualmente los propios empleados. ¿Parece contradictorio? No lo es.

Los empleados son los que más a menudo descubren las fallas de seguridad en los sistemas, dado que son sus usuarios habituales. Por la misma razón nuestro equipo también es el principal punto débil. Dos brechas de seguridad que padecen las empresas frecuentemente, se deben a una mala política de contraseñas y el coladero del phishing en el email. Son solo dos ejemplos, pero una organización segura deberá contemplar también otros aspectos.

El mejor método de protección para las empresas es una buena política de seguridad digital. Y la mejor herramienta para minimizar los riesgos es la implementación de la ISO 27001. El cumplimiento de esta normativa asegura un nivel de protección óptimo de los datos empresariales, al comprender dispositivos, procesos y servicios.

 

 

Las claves de la ISO 27001

El estándar ISO 27001 se publicó en 2005. La norma especifica los requisitos que debe cumplir un SGSI (Sistema de gestión de seguridad de la información). Está organizado en base a 14 dominios, 35 objetivos de control y 114 controles, exigiendo la consideración de los siguientes apartados generales:

  • Políticas de seguridad de la información.
  • Políticas operativas y de comunicaciones.
  • Seguridad física, del entorno y los recursos humanos.

La implantación de la ISO 27001 es la vía para que una empresa pueda operar con los más altos niveles de seguridad informática. Es una notable ventaja competitiva sobre los rezagados. Y es además, una forma de seguir el ritmo de los que encabezan la competición digital, que es crucial y aún lo será más en años venideros.

Qué son los Data Broker

Continuamente dejamos huella de nuestro paso por Internet, cada vez que hacemos una búsqueda, compramos online, contratamos una tarjeta de crédito, una wifi o participamos en una encuesta. Los datos que dejamos en los formulario de registro. 

Pero no solo eso, también dejamos un rastro con todas las reacciones o comentarios en Redes Sociales. En cualquier documento que un organismo haya volcado en Internet. Toda esa información, esos datos que aparentemente pasan inadvertidos, como si no tuvieran importancia, son procesados por los Data Broker. Y no es que sean importantes, son valiosísimos, porque ofrecen un perfil muy ajustado de nuestra situación económica, social, política, amorosa… y cada vez más gracias a los algoritmos que utilizan las empresas que los recaban.

Esta información es la que los intermediarios, los Data Broker venden a terceros. Empresas que venden productos y servicios, y que con estos datos envían la publicidad adecuada a cada perfil, a cada potencial cliente, personalizándola todo lo posible. 

¿Hasta que punto los datos se toman sin nuestro permiso? Es importante leer las condiciones y términos de uso que nos muestran cuando aparecen las cookies.

¿Todos los datos están disponibles?

España es uno de los países más proteccionistas. La ley General de Telecomunicaciones y la de Servicios de la Sociedad de la Información se encargan de velar por los derechos de los usuarios. Desde el año pasado si una empresa que no tiene domicilio en la UE presta servicios o monitoriza a usuarios europeos, tiene que someterse a las leyes europeas de protección de datos y tiene que asignar un representante.

Es obligatorio que en los consentimientos de cesión de datos se establecezcan los fines a los que se destinarán. Y además no puede denegarse la prestación del servicio para conseguirlo. El problema surje porque las políticas de privacidad son poco accesibles y muy confusas, dada la diversidad de servicios que ofrecen las empresas.

Según la LOPD hay tres niveles básicos de seguridad en los ficheros. El básico se aplicará a los ficheros que solo contengan datos identificativos y a todos los niveles medio y alto de seguridad. Eso es datos como nombre, edad, sexo, fecha de nacimiento, domicilio, teléfono, correo electrónic o número de la seguridad social. 

En el nivel medio de seguridad, se aplicará esta protección a ficheros que contengan datos de solvencia patrimonial, operaciones de crédito o financieras. Por ejemplo, datos de seguridad social, patrimonio, sanciones y también antecedentes penales o currículums.

El nivel alto de seguridad se aplica a datos especialmente protegidos, afiliación sindical y política, religión y creencias, origen racial, salud, alimentación, bajas laborales o vida y práctica sexual.

Hay que vender

Las empresas quieren vender tanto como puedan, es obvio. Y también que para hacerlo necesitan conocer mejor a los usuarios, sus gustos y preferencias, para que acaben siendo sus clientes. La tecnología permite personalizar al máximo el mensaje que se lanza a cada usuario. Es por eso que las inmensas bases de datos son un tremendo negocio, que permite acumular datos de todo tipo que se cruzan, analizan y comparten.

En Estados Unidos se dió un caso, el relacionado con las Soccer Mom, término con el que se define a las madres que acompañan a sus hijos al fútbol. Este deporte es minoritario en el país y es practicado generalmente por gente de alto nivel adquisitivo. Un segmento muy apetitoso para las empresas de productos y servicios de alta gama, que solo tendrían que comprar esa valiosa información. 

Las empresas encargadas de recabarla fueron denunciadas. Su defensa ante el Senado americano fue que conseguir e investigar estos datos no afectaba a la vida de los usuarios. De hecho esgrimían que en realidad, era un beneficio para ellos recibir publicidad solo de cosas que les interesaban de verdad. Además, aseguraron, los usuarios sabían que sus datos se iban a vender a terceros.

Para proteger de alguna manera al usuario hace años se instó al Congreso norteamericano a que aprobara leyes que permitieran acceder a los usuarios a las bases de datos centralizadas y tener acceso a la información obtenida. 

Otro caso fue el de la empresa Exact Data, que en 2017 aseguró tener los datos de 1,8 millones de musulmanes, que ofreció a Amnistía Internacional por algo más de 126.000 euros. La empresa aseguraba además, tener datos de 200 millones de estadounidenses categorizados entre otras, por religión y raza.

¿Hasta qué punto es ético comerciar los datos? 

La mayoría de veces no pasa de ser una molestia en forma de publicidad. El problema es cuando esa  información pueda vulnerar algún derecho fundamental, que se atente contra la privacidad de las personas. También hay que pensar en la seguridad, en lo que podría ocurrir si esas bases de datos son atacadas y quedan al descubierto en manos inadecuadas. Imaginemos lo que podría ocurrir a alguien categorizado como problemático en su trabajo, con su salud o con un historial económico complicado. Sin saberlo, se encontraría con una serie de trabas, a la hora de pedir un préstamo o hacerse un seguro de salud.

Algunos expertos opinan que hay que pedir a las webs a las que se les han cedido datos, que por seguridad los eliminen. También que las empresas limpien los datos de los usuarios cada cierto tiempo de forma automática.

En Europa hay apenas medio centenar de empresas que recopilan datos, a nivel mundial más, aunque es una cantidad incierta. No hay mucha información sobre ellas, que en cambio, lo saben todo de nosotros. Cualquier dato, por insignificante que nos parezca, convenientemente cruzado y elaborado es extremadamente valioso.

En cualquier caso, los Data Broker no tienen el monopolio en el acceso a los datos de los consumidores. Sensores situados en las calles comerciales que permiten seguir a través del wifi a los usuarios de Smartphone como Turnstyle Solutions en Toronto, lo que permite conocer sus rutas, hábitos de consumo y de vida. O iBeacon que sigue la señal de los móviles de sus clientes en las tiendas Apple Store y centros comerciales que se lo permiten. No son las únicas formas de conocer los hábitos de los potenciales clientes, lo más valioso para una empresa. Y sigue siendo muy importante llegar el primero, ofreciendo justo lo que necesita cada uno.

 

 

Sobre los derechos de autor en el mercado único digital, artículo 13 

La Unión Europea ha aprobado la reforma de la Ley de copyright y dos artículos, el 13 que regula los derechos de autor, y el 11, que ha implantado la tasa Google, han desatado la polémica. Esta directiva, pensada para reformar los derechos de autor en el mercado único digital, comenzó a desarrollarse en 2016, aunque no se ha votado hasta septiembre de este año. En enero se producirá la segunda votación y es posible que se puedan impugnar estos dos artículos.     

Con la propuesta de este artículo las plataformas donde se suban contenidos de forma masiva, como YouTube, Facebook, Wikipedia o cualquier foro de Internet, deben tener un filtro que vele por que el contenido que alojan no viole en copyright. Para ello tendrán que vigilar todo aquello que publican y monitorizar los contenidos con sistemas que detecten y eliminen los que no cumplan con los requisitos. De no hacerlo, las sancionadas podrían ser ellas. Las plataformas se convierten en las responsables de lo que hospedan. Las grandes pueden permitírselo, las pequeñas tendrán dificultades debido a su elevado coste. 

Los medios cobrarán a los que agreguen noticias que copien extractos en su contenido. Algo tan habitual como copiar un párrafo de un texto y poner el enlace a la noticia original, permitirá al medio en el que se ha publicado reclamar sus derechos.

¿Qué consecuencias tiene el artículo 13?

Si sale adelante cambiará la forma en la que se consumen ahora los contenidos. Habrá diferencias entre lo que puede ver un usuario en Europa y lo que pueda otro en cualquier lugar del mundo.

Además, al tratase de una directiva, es decir, que la Unión Europea obliga a que se alcancen unos objetivos, pero deja que cada país decida cómo, no se aplicará por igual en todos los países, aunque el resultado deba ser el mismo.

La censura supone prohibición, limitación. La esencia de Internet es ser un espacio libre, abierto, y de esta forma pasará a estar controlado y censurado.

Se restringe el acceso a información, a la cultura y al conocimiento. El dominio público, pensado para disfrutar del contenido creado a lo largo del tiempo se verá afectado cada vez más. Un contenido que se difunde a través del medio más habitual para hacerlo, Internet, y que se verá limitado. 

La regulación no afecta solo a vídeos y audios, también a cualquier tipo y forma de derechos de autor. Comentarios, enlaces, críticas, memes, también serán revisados y censurados. El principal afectado será el usuario, que verá notablemente mermada y filtrada la oferta multimedia. 

Por otra parte, las plataformas dejarán de percibir ingresos por publicidad y si se reduce la cantidad de contenidos, el volumen de información, el tráfico… todo el ecosistema de los gigantes de los contenidos se verá afectado.

Se producirá una brecha entre las grandes plataformas, que ya han desarrollado la tecnología necesaria para cumplir con la ley, y las más pequeñas que si no pueden monitorizar sus contenidos, desaparecerán. 

¿Qué ocurrirá finalmente? Habrá que esperar a enero para saber si habrá algún tipo de modificación. 

El Internet de las cosas y su influencia en los negocios

Que Internet ha cambiado nuestra vida en todos los aspectos, es innegable, y además tiene muchas implicaciones. Millones de dispositivos conectados, millones de datos compartidos. Con lo que eso supone entre otras cosas para predecir todo tipo de modelos y comportamientos: más fiabilidad, más eficiencia. Más de todo lo que mejora la vida. Es algo que sobrepasa la simple conectividad, se trata de que los objetos se conviertan en inteligentes.

Miles de máquinas comunicadas consiguen sacar el máximo partido a sus aplicaciones. Se origina una mejor gestión de la comunicación lo que permite una gran reducción de costes, optimización de las operaciones y una gran eficiencia. En definitiva un cambio importante en la manera de trabajar y de organizar las empresas. Si se calcula que en los próximos años habrá 21 mil millones de aparatos conectados con Internet, se puede imaginar el alcance.

¿En qué manera puede cambiar Internet la manera de hacer negocios?

Más datos, mejora de la productividad

La información que comparten los dispositivos puede ser analizada por programas que podrán realizar acciones de forma automatizada o asesorar a los profesionales para que lo hagan. Si las máquinas obtienen tanta cantidad de datos y se identifican patrones de actividad, se aislan los errores y se solucionan en menos tiempo. Todo ese trabajo que hacen los dispositivos permite que los humanos puedan dedicarse a otras tareas en las que puedan ser productivos. Se mejoran también los tiempos de fabricación y se disminuye la producción defectuosa.

Se abarata la tecnología y se hace más sostenible

El Internet de las cosas permite ahorrar, ya que aumenta la eficiencia de los entornos, se reducen los gastos y se maximiza la energía. Los edificios se domotizan, se controla de forma inteligente la calefacción, la luz, la conectividad. Además se consigue mejorar la conexión de dispositivos ubicados en lugares con mala cobertura o difícil acceso. Por ejemplo, con la banda estrecha de internet de las cosas, NB-IoT de Vodafone, exclusiva para empresas, que permitirá la conexión de más de 100.000 dispositivos.

Nuevos modelos de negocio

Las compañías utilizan big data para analizar comportamientos, añadir capacidades a los productos y mejorar las marcas. Internet permite la creación de nuevos canales de venta, ya que mejora la experiencia del cliente. Permite adaptar el modelo tradicional e introducir también nuevas oportunidades que diferencien a las empresas de su competencia. 

Clientes más satisfechos

Tener más datos disponibles permite cumplir y mejorar las expectativas de los usuarios. Todo se personaliza, se fideliza al cliente que si está bien atendido, no necesitará salir del ecosistema de la empresa. Se personaliza la comunicación con los clientes. Al disponer de más datos se obtienen mejores argumentos de venta para el producto o servicio, ya que se disponen de datos de rendimiento reales, que a su vez facilitan una mejor publicidad y la mejora de los propios bienes o servicios.

El éxito de las empresas dependerá de cómo se maneje la información recogida por dispositivos IoT, ya que las decisiones estarán basadas en datos y más datos y les permitirá obtener un mejor conocimiento de sus procesos y productos.

Imagen: LindaInpijn

¿Qué ocurre con nuestros datos en la red?

Que las Redes Sociales y las grandes plataformas saben mucho más de los usuarios que ellos mismos es una realidad. Los datos son algo valiosísimo, por el provecho que se puede sacar de ellos. De hecho es la base de algunos negocios Los usuarios somos convertimos en un preciado producto. Pero esos datos que saben de nosotros, ¿para qué se utilizan?

Cada vez que entramos en una web las cookies obtienen información de nuestra actividad online. Al propietario de la web le llega información sobre nuestra IP, el tiempo que estamos conectados, cómo utilizamos un sitio concreto, si somos habituales y muchos más datos jugosos e interesantes. En ocasiones empresas ajenas a la web pagan para poder instalar sus cookies para obtenerlos y es posible que esos datos acaben siendo vendidos a terceros. Es decir, que no sabemos dónde y para qué se utilizará esa información que se conoce de nosotros. Las opciones para protegerse son no aceptar las cookies, lo que conlleva no poder navegar por algunas páginas o bien borrarlas de nuestro dispositivo.

Con las Redes Sociales ocure algo parecido. Por ejemplo, Facebook tiene muchos datos proporcionados por el propio usuario, pero también los obtiene de la interacción entre las personas, lo que le permite ir afinando el perfil de cada uno. La información es analizada y clasificada por algoritmos que nos definen como consumidores, una información muy valiosa para enviarnos justo la publicidad que nos puede interesar. 

Eso desde el ordenador porque si entramos desde el smartphone y tenemos instalado el messenger, el sistema puede activar de forma remota la cámara y el micro, acceder a mensajes y fotografías y seguir elaborando un perfil mucho más ajustado. 

Tampoco somos excesivamente conscientes de lo delatador que resulta permitir a Google el acceso a nuestra ubicación en nuestros teléfonos, el uso las redes wifi o las cámaras de video vigilancia que encontramos en cualquier lugar. Incluso con algo tan inocente como utilizar una tarjeta de fidelización hece que se produzca una conexión entre nuestros datos personales y bancarios con un cierto patrón de consumo.

Algo que también ocurre con los electrodomésticos inteligentes que tenemos en el hogar, que conocen y almacenan nuestros hábitos, datos nuevamente son valiosos para cualquiera que quiera vendernos productos y servicios que ni siquiera pensamos necesitar. 

A algunas personas este comercio de datos no les resulta un problema, incluso consideran que es un beneficio, porque les permitirá tener una mejor atención, más personalizada precisamente porque está basada en esa información. Pero, ¿y si no queremos que eso ocurra? ¿cómo evitar que sin saberlo, información sensible salga a la luz? Lo único cierto es que nuestra vida queda expuesta de una manera que por el momento, no podemos controlar.