Autoestima profesional en la era de Internet

La autoestima es algo importante en cualquier aspecto de la vida. Profesionalmente también. Los expertos informáticos se agobian por la velocidad, los empresarios y profesionales por su incapacidad para comprender lo que sucede. La realidad es que aunque hay una cierta complejidad, tampoco esto es tan difícil, en serio, solo hay que colocar unas pocas piezas para que todo tenga sentido. Y no tiene que ver con lo digital, trata de como entendemos la vida, las interacciones, las necesidades y sus posibles soluciones.

Según nos vamos acercando a 2020 detecto más pesimismo en el ambiente. Lo noto entre los profesionales técnicos, que se quejan del intrusismo, de lo agotador que es realizar su trabajo y mantenerse al día. Lo escucho a los empresarios que se quejan de competidores cada vez más grandes y agresivos. Y puedo comprender el desánimo, porque todos pasamos por esa estación de tanto en tanto, pero lo que me cuesta un poquito más, es entender a los que deciden quedarse a vivir en un lugar tan inhóspito, como es el de la falta de objetivos, de la pérdida de la propia estima.

Lo que está ocurriendo en el mundo es difícil de entender para cualquiera, si intentamos encajar hasta la menor de las piezas. Los cambios en el mundo laboral, económico, la manera como se mueve la sociedad o la forma en que interactuamos unos con otros, no son cosas fáciles de asimilar. En serio, no lo es ni para los que llevamos en esto de la tecnología casi toda la vida. Pero si bien no puedes competir con lo que hace cada uno de los chavales de veintitantos que tienes en tu entorno -entre ellos tampoco pueden, porque sus trabajos son muy especializados-, tampoco tiene sentido intentar resolver todos y cada uno de los problemas que surgen por uno mismo. Ese es un dato importante: no tienes que resolver todo por ti mismo, debes encontrar al mejor para ayudarte.

Para mi lo más importante, después de tres décadas en este negocio, es entender el escenario global. Intentar comprender cómo son las fuerzas que se están moviendo, que armas utilizan, las herramientas, que se puede producir con ellas y quién tiene la capacidad de hacerlo. Y cuando lo ves desde este punto de vista te das cuenta que haber cumplido algunos años no es ningún tipo de limitación, que tienes incluso más posibilidades que muchos jóvenes que se quieren comer el mundo. Si tuviera que volver a programar tengo la capacidad; si fuera escribiendo en algún blog mejoraría lo que fuese necesario; si de la gestión de proyectos tuviera que reorientarme a la dirección de equipos más especializados sería aún más fácil. Cuando en algún proyecto he tenido jefes, no he sido el responsable de todo, mi vida ha mejorado notablemente, ha sido mucho más fácil. Ojalá no parezca un tipo engreído, vale es difícil :-), pero es que cuando no tienes que encargarte de gestionar toda la película se vive mucho, pero mucho mejor. Si tu trabajo es el de director de esa película, busca un buen director de sonido, al mejor para la fotografía y un par de buenos organizadores y te podrás centrar en la obra final, no en incontables detalles que ni puedes hacer, ni deben ser tu responsabilidad.

El planeta digital es un mundo de oportunidades ilimitado. No es una frase hecha, no es algo para sonar bien, es una realidad que si aún no lo has entendido, es lo primero que deberías solucionar. Porque cuando comprendas lo que se está moviendo, las oportunidades aparecerán en cada conversación, con cada relación que establezcas en tu vida de ahora en adelante.

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.