Estrategia digital: Marketing de contenidos

"Finalmente tenemos la tecnología por primera vez en la historia humana, que realmente permite a la gente conectarse con muchas otras personas".

Pierre Omidyar
Fundador de eBay

Desde hace más de quince años llevo insistiendo en la importancia de la creación de contenidos. Aún hoy es lo más valioso que podemos ofrecer a los usuarios y el principal mecanismo que utiliza Google para evaluar lo que hacemos. Cambiará, pero esa es otra historia.

Una vez definida tu identidad o imagen digital, lo que quieres ser de mayor, el siguiente paso es proyectarla de una forma atractiva, interesante para tu audiencia, creíble para aquellos que esperas convertir en clientes. Técnicamente todo debe estar bien estructurado y accesible, para que pueda ser fácilmente navegable, indexable por Google y el resto de buscadores. Si decides crear los contenidos por ti mismo planea qué vas a contar, cómo lo harás, la línea que vas a seguir, el estilo…

Da igual que vendas el producto más cool o el más anodino y poco atractivo, siempre hay una forma cautivadora de mostrarlo. Inspírate en aquellos que lo hacen bien, en la línea que siguen, no en los contenidos, y decide cuál es el medio en el que te sientes más cómodo: escribiendo en tu web, en un blog u otras páginas en las que puedas mostrar tu experiencia.

Si eres un buen comunicador, tienes una voz interesante, creando podcast en los que transmitas estos conocimientos, o con videos que puedas publicar en Youtube y otros canales online, además de en tus propias páginas. Si haces contenidos de audio o video, recuerda siempre incluir una reseña, con las palabras clave precisas, para que los buscadores puedan indexar ambos.

Te cuento algo. Ayer recibí dos mensajes por email, de esos mágicos donde se ofrece la solución a todos los males profesionales y un futuro feliz si sigues sus recetas, ofreciendo la asistencia a webinars. La diferencia entre ambos era notable. Mientras que uno se planteaba como un discurso mecánico, recurriendo a los tópicos habituales, además de con bastantes faltas de ortografía y un tono casi de homilía, el segundo era cautivador, cercano, mucho más interesante e infinitamente más cuidado. Seguí los enlaces y les di un vistazo, el resto seguía una línea parecida, aunque en el segundo no fui capaz de apuntarme al webinar, ya que la parte técnica falló. Pero como me gustó tanto se lo dije al autor, en otro caso, sencillamente me habría ido.

Mensajes que por su estilo, tono y contenido nos seducen, frente a otros que son más de lo mismo. Cautivar al usuario o aburrirlo mortalmente, esa es la cuestión. 

 

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.