La actriz Hedy Lamarr precursora de las tecnologías actuales del GPS y Wifi

Conocida como la mujer más hermosa de la historia del cine, esta actriz austríaca, nacida en 1914 ya dejó claro que no era una mujer al uso de la época. Recibió una exquisita educación y comenzó a estudiar Ingenieria a los dieciseis años, se la consideraba superdotada, aunque abandonó al poco tiempo para dedicarse a su carrera cinematográfica. Escandalizó al mundo entero con una escena de desnudo en la película checa Extasis, algo muy atrevido en los años treinta. Al poco tiempo se casó y mientras su marido, el comerciante de armas Friedrich Mandl la mantenía en régimen de semiesclavitud, Hedy aprovechó su aislamiento para seguir estudiando ingeniería. Utilizó los contactos que le proporcionó su matrimonio, por medio del cual conoció a Hitler y Mussolini, para conseguir información valiosa sobre la tecnología armamentística de la época, y saber de los problemas en la transmisión de las comunicaciones. Más tarde le serían de gran utilidad para hacer una gran aportación al mundo de las telecomunicaciones.

Consiguió escapar de este matrimonio forzado, con historia de amor lésbica y persecución incluída, y ya en Londres conoció por casualidad a Louis B. Mayer, empresario de la Metro Goldwyn Mayer, con quien embarcó hacia Estados Unidos. En aquel viaje se forjó su nueva identidad y su nuevo entorno el cual la llevó a tratar con el compositor George Antheil. Entre los dos mejoraron un sistema de guiado de torpedos por medio de radiofrecuencias que ya era conocido, pero que no funcionaba porque se podía interferir en la frecuencia e inutilizar el dispositivo.

Lo original de su idea era la introducción del concepto salto de frecuencia, que consistía en cambiar constantemente la del transmisor y la del receptor y así hacer imposible interferir el control del artefacto. Estaba inspirado en un principio musical, el invento funcionaba con 88 frecuencias equivalentes a las teclas que tiene el piano, y era capaz de hacer saltar señales de transmisión entre las frecuencias del espectro magnético. Registraron la patente de este sistema y la ofrecieron de forma gratuita al gobierno de los Estados Unidos, que no la llegó a utilizar, pero que guardó y mantuvo en secreto. A pesar de insistir en colaborar con ellos, lo máximo que requirió el gobierno de Hedy, fue que fuera imagen en la propaganda para vender bonos de guerra. Su idea fue la solución esencial para la comunicación secreta vía radio y compartir el numero de canales ocupados, e hizo posible la transmisión de señales secretas sin ser interferidas por el enemigo. Aunque en 1957 la empresa estadounidense Silvana Electronics Systems Division utilizó transmisores para desarrollar la idea de Lamarr, el gobierno de los Estados Unidos no la tuvo en cuenta hasta la crisis de Cuba.  

Fue la precursora de la tecnología que se utiliza actualmente en las comunicaciones inalámbricas de los teléfonos móviles, los GPS y la tecnología Wifi: Espectro ensanchado por salto de frecuencia. Es una técnica de modulación en la que la señal se emite sobre una serie de radiofrecuencias aparentemente aleatorias, saltando de frecuencia en frecuencia simultáneamente con el transmisor. De esta manera los receptores no autorizados escucharán una señal ininteligible y si se intentara interceptar la señal, sólo se conseguirían unos pocos bits. 

Tal vez, de no ser por Lamarr, ahora mismo no tendríamos ni wifi ni gps, o sí, porque otra persona lo habría inventado. La cuestión es que a cualquiera, a tí mismo, sin necesidad de nada más que tu cerebro, se te puede ocurrir alguna genialidad como a ella, y  cambiar el mundo, No dejes pasar la oportunidad y que la inspiración te pille trabajando.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.