La turbina que puede alimentar a una ciudad

GE Global Research ha desarrollado una turbina de pequeño tamaño que podría producir energía para 10.000 hogares. Está propulsada con dióxido de carbono y produciría energía súper eficiente. Tal como está diseñado el proyecto puede producir 10.000 kilovatios pero la pretensión es alcanzar 500 megavatios.

Lo característico de esta turbina es su pequeño tamaño, similar al de un escritorio, su ligereza, no llega a los 70 kilos y que funciona con dióxido de carbono. El ingeniero principal del proyecto, Doug Hofer, ha asegurado que es una manera limpia, eficiente y sostenible de generar energía. 

¿Cómo funciona?

La turbina está propulsada por dióxido de carbono. A altas temperaturas y presión extrema se encuentra en un estado físico a mitad camino entre gas y líquido, algo que la turbina aprovecha para transferir parte del calor y convertirlo en electricidad. Su diseño permite que se pueda encender y apagar con facilidad, por lo que es más eficiente para el almacenamiento de la red, aventajando a la energía solar y eólica. 

El dióxido de carbono está circulando continuamente por lo que no genera productos de desecho. Además la unidad es impulsada por dióxido de carbono supercrítico, a una presión muy alta y hasta 700 grados C. El dióxido se enfría cuando pasa a través de la turbina y se vuelve a presurizar antes de repetir el ciclo.

Este sistema supone una mejora por las mejores propiedades de transferencia del calor y menor necesidad de compresión que proporciona el uso del dióxido supercrítico frente al vapor. Además es mucho más rápido ya que apenas tarda un par de minutos en ponerse en funcionamiento, frente a los 30 minutos de una de vapor.

GE Global Research está en contacto con agencias gubernamentales de los EE. UU para probar dichas turbinas.

Imagen: GE Global Research

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.