Tecnologías que nos espían

Ya comentamos en un artículo anterior lo valiosos que son los datos. Y no salen de la nada, son el rastro que vamos dejando a través de la tecnología y los dispositivos de los que estamos rodeados en casa, en el trabajo incluso por la calle, que almacenan datos de nuestra actividad diaria. Ni nos paramos a pensarlo, pero muchos de nuestros gestos cotidianos porporcionan muchísima información sobre nosotros, los usuarios.

Por ejemplo, en los hogares podemos encontrar televisores inteligentes con cámara y micro y consolas. Parecen inocentes, pero captan datos. Igual que los asistentes de voz. Algo tan poco intrusivo, pensamos, como los contadores de luz o los termostatos, dan una amplia información de nuestros hábitos de consumo. Los teléfonos móviles tienen un geolocalizador que muestran exactamente en el punto en el que nos encontramos. Y si alguna vez utilizas un wifi gratuito, piensa que normalmente es a cambio del permiso para acceder a algún tipo de información, como tus contactos, fotos o ubicación. Lo mismo ocurre cuando se descarga una aplicación, según qué permisos demos, pueden llegar a todo lo que tengamos en el dispositivo móvil.

Tener un abono de transporte, alquilar una bicicleta del servicio urbano o utilizar una tarjeta para pagar en las zonas de aparcamiento, es dejar un rastro de los trayectos que realizamos. Lo mismo que si tenemos nuestro vehículo conectado a Internet, ya que el GPS registra nuestros movimientos. Y no solo eso. También la manera de conducir, velocidad, incluso si escuchamos música y qué emisora. Esto dentro del vehículo, luego hay que contar con otros elementos que ese encuentran en la calle.

Un ejemplo serían las cámaras de videovigilancia o los controles biométricos. En los centros comerciales es frecuente el uso de sensores de conteo de los clientes, que cuentan el número de visitas y los tiempos de permanencia. La tarjeta de fidelización con la que te aplican una serie de ventajas en el comercio donde compras, también se encarga de recabar información sobre nuestros datos y hábitos de consumo. 

¿Podemos evitar algo de esto? Realmente no. Estamos expuestos cada vez que utilizamos estos aparatos y tecnologías. El Gran Hermano lo tenemos ya aquí 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.