Tener una web no es la base de una estrategia digital

Hay un tipo de cliente que entiende que tener una web o un cierto nivel de informatización en sus empresas les convierte en organizaciones digitales. Nada más lejos de la realidad.

Tener una web era algo necesario, obligatorio en algunos sectores, incluso antes de 2000. Catorce años después tener una web no es gran cosa. Y dependiendo cómo sea la web, la información que ofrezca y de qué forma se integre con la estrategia de la empresa, aún menos.

Estamos informatizados porque tenemos una facturación o esto o lo otro, bueno, realmente no sé qué decir ante esto. Me he encontrado con organizaciones de decenas de empleados de cuello blanco que toda su informática financiera se limitaba a un contaplus y un informático a tiempo parcial. Unos pocos años después con cientos de empleados, en el departamento de informática eran cerca de veinte personas y todo giraba alrededor de SAP. Posiblemente lo primero era insuficiente y lo segundo excesivo.

La estrategia digital se orquesta alrededor de objetivos, planes y propósitos. No es una cuestión de creencias, ocurrencias, herramientas o canales. De si tenemos esto o lo otro. Se trata de entender la realidad digital y alinear todos los elementos de la organización para llegar a nuestros usuarios o clientes continua y eficientemente. La tecnología es una herramienta y para clavar clavos lo mejor es un martillo. ¿Manual o neumático? Depende.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.