Comprar con calma, pagar deprisa

Seguramente pagar es la experiencia menos apetecible para cualquier cliente. Un consumidor puede pasar horas en un comercio, pero no tiene paciencia para esperar su turno en la cola de caja. Aunque sean apenas unos minutos, siempre le va a parecer que es una eternidad. Y la paciencia se transforma en enfado si resulta que los que están delante son lentos o entretienen a los cajeros.

Según datos de algunas encuestas una gran mayoría de consumidores no soporta a los cajeros lentos o que charlen con los clientes. Tampoco entienden que no estén funcionando todas las líneas de caja cuando hay mucho público. Quieren pagar deprisa. Y si eso no sucede, saldrán enfadados del negocio. Si tienen que esperar mucho, mucho suelen ser cinco minutos, o es una situación que se repite, es posible que busquen otro sitio en el que comprar. 

Los negocios luchan por tener los mejores y más variados productos, la mejor atención, buenos precios, en definitiva, hacer que la experiencia de compra del usuario sea inmejorable en una tienda arreglada con esmero y detalle. Y esa experiencia satisfactoria se rompe justo al llegar a la línea de caja. El cliente sale mal de la tienda, todo el esfuerzo por hacer que su paso por la tienda fuera placentero, se pierde en unos minutos.

Por ello en algunos lugares funcionan las cajas de autopago, pero la única diferencia es que el cliente se cobra a sí mismo, el resto de pasos y también la espera, es la misma. En algunos casos incluso más si desconoce los pasos o el terminal. Además de que suele ser necesaria la supervisión de algún empleado para finalizar el proceso. 

¿Cómo perder menos tiempo pagando?

Scan and Go era la aplicación utilizada en 2013 en Sam´s Club para que los clientes escanearan códigos de barras y pagaran en una cola especial. En 2016 se actualizó y permitía que los cliente pagaran con su móvil. Al hacerlo recibían un correo electrónico con un recibo que servía de justificante para salir de la tienda. No han eliminado las cajas tradicionales, aunque evita colas y proporciona datos sobre las compras hechas con anterioridad.

Google dispone de un pago Hands Free que permite que a la hora de pagar, el cleinte solo tenga que elegir pagar con Google, lo que hará una vez se compruebe su identidad y se verifique su foto.

Just Walk Out de Amazon Go, funciona en sus propias tiendas, en las que pagar es tan sencillo como salir por la puerta. Lo único que tiene que llevar encima el usuario es el móvil con la aplicación y la lista de la compra. De lo demás se encarga la tecnología, que detecta con sensores y escáneres los movimientos del cliente en la tienda. Saben lo que se lleva y cuando reconocen que el cliente ha salido, le cargan la compra. Tal y como haya decidido previamente. 

Negocios como Starbucks o Taco Bell permiten encargar el pedido y pagar en la nube. El cliente solo tiene que llegar al punto de recogida y disfrutar del menú.

Es cuestión de tiempo que los sistemas que ahora funcionan se perfeccionen muchísimo y proporcionen una mejor experiencia de cliente al usuario que va a las tiendas. Además, el registro de sus compras, los pasillos que visita con más frecuenta o lo que mira o rechaza en las estanterías, proporciona unos datos muy valiosos para la publicidad y marketing, que permitirán una mayor y más eficiente personalización para cada usuario. Eso sí, sería necesario un sistema que permitiera pagar en todas las tiendas, y no depender de una aplicación para cada uno de los comercios que visitarmos. ¿Imposible? Este es un concepto que no existe en tecnología.

Que existan estas posibilidades no significa, por prácticas que parezcan, que todo el mundo las vaya a instalar y utilizar. Muchos negocios tal vez no tengan la tecnología o el dinero para implantarla. Algunos clientes no tendrán la aplicación o sencillamente preferirán charlar con el dueño del negocio o el cajero. Siempre habrá amantes de la compra tradicional.

Imagen: Sikander Iqbal

¡Herramientas indispensables para todo Growth Hacker!

¿Puede LeBron James jugar descalzo?

¿Acaso Serena Williams podría ganar Grand Slams sin su raqueta?

¡Imposible!

Toda persona de éxito guarda bajo su manga una serie de herramientas que empleadas con la suficiente habilidad y experiencia los ayudan a crear la historia que quieren.

Sucede igual con los profesionales del marketing online, y no podía ser distinto con el emergente: Growth Hacker.

En palabras de Neil Patel:

“Un Growth Hacker se vale de su conocimiento en producción y distribución para encontrar los caminos más ingeniosos y automatizados tecnológicamente para impulsar el crecimiento de formas inesperadas”

Como puedes ver el Growth Hacker además de valerse de su intelecto y creatividad también tiene una serie de ases bajo la manga para apoyarse.

5 herramientas muy útiles para el Growth Hacker:

  1. Colibrí

Un regalo para todos aquellos que no saben programar, porque con Colibrí no es necesario.

  • Es compatible con Google Analytics
  • Puedes diversificar tu tráfico y mejorar tu SEO
  1. Pay with a tweet

Otra posibilidad para aquellos que de HTML no saben nada, uno de sus principales atractivos es que te aseguras de que tus consumidores tengan en su poder el contenido que has creado y de que además lo compartan

  1. Click to tweet

Similar al anterior, pero… TOTALMENTE GRATIS.

Excelente para promocionar tus servicios y darte a conocer

  1. Zapier

Con zapier podrás automatizar tus tareas y conectarlas con tus aplicaciones web sin problemas.

Te permite añadir más de 300 aplicaciones y conservar toda tu data

  1. Kissmetrics

Excelente si quieres mantener los datos relacionados con la audiencia exclusiva de tu nicho.

Podrás rastrear los hábitos de tus visitantes, que otras páginas están leyendo, qué están comprando y qué no.

De esta forma podrás tener más control y hacer que tus estrategias sean lo más sofisticadas y directas posible.

Si ninguna te convence revisa esta lista que trae 31 recomendaciones más, dadas por el mismísimo Neil Patel.

Mantén estas 5 sugerencias de los expertos a la mano, escoge la que más se adapta a tus necesidades y haz crecer tu marca sin que nada te detenga.

Snapchat a la conquista de nuestras vidas

Snapchat es la red social que durante los últimos meses está haciendo tambalear a las grandes Facebook y Twitter. Es más, la red social del pájaro azul ha empezado 2016 en caída libre en la bolsa, en gran medida por el abandono de sus usuarios a otras redes sociales donde Snapchat se ha llevado la mayor parte del pastel. Además, tal es su impacto que hasta Facebook ha decidido imitar el carácter autodestructivo de sus mensajes para la herramienta de mensajería Messenger. Si Facebook imita, copia o se inspira en algo, por algo será, ¿no?

A día de hoy 100 millones de usuarios la utilizan diariamente con una media de 25 – 30 minutos y, además, se ha convertido en una de las aplicaciones que acoge más reproducciones de vídeo por usuario (10.000 millones de reproducciones diarias) superando así, a Twitter, Instagram o Vine, y colocándose cerca de Facebook y Youtube, augurándole un futuro prometedor, no sólo como red social, sino como aplicación de producción y reproducción de vídeos. Pero, ¿cómo ha llegado Snapchat tan lejos? Principalmente por ofrecer lo de siempre, pero de distinta forma.

Una breve explicación sobre el funcionamiento de Snapchat

Si todavía no has dado el salto a esta red social, atento, que te explicamos cuál es su funcionamiento.

Snapchat es una mezcla entre red social (compartir historias y cualquier tipo de publicación)  y aplicación de mensajería y vídeo (para comunicarte en tiempo real con otros usuarios) con el factor diferencial de la autodestrucción de sus mensajes y publicaciones pasadas 24 horas, o antes si así lo desea el usuario.

Una vez te hayas descargado la aplicación tan sólo tienes que agregar a tus amigos y/o a los famosos, o cualquier otro usuario, a los que quieras seguir. Hay varias maneras de hacerlo, o bien introduciendo el nick de usuario, o bien, leyendo el código amarillo que aparece sobre su respectivo fantasmita del logo, otro de los rasgos más característicos que representa a Snapchat.

Ahora ya es hora de comunicarte con tus amigos y de compartir todo lo que quieras a todo el entorno 2.0. Eso sí, no olvides que sólo estará disponible 24 horas. Ah, y tampoco olvides usar los divertidos filtros a tiempo real sobre nuestras caras que ofrece esta red social, otro de sus rasgos diferenciales. Y ya van tres.

¿Cuál ha sido su efecto en la sociedad?

Quizás el impacto de Snapchat no ha sido tan notorio como con redes sociales anteriores porque nuestra sociedad ya está acostumbrada al uso de estas herramientas, sin embargo, pienso que ha cambiado totalmente la forma de ver los peligros que rondan el entorno online, concretamente en el ámbito de la privacidad de información.

Lo que pasa en Snapchat se queda en Snapchat.

La privacidad ha dado un vuelco porque aquí nada queda registrado ni en la propia aplicación, ni en ninguna “nube”, ni, sobre todo y más importante, en ningún buscador web (véase Google). Nadie puede extraer información personal de tu perfil, nadie puede “espiarte”, nadie puede “estudiar” tus pasos como en otras redes sociales. Todo es improvisado e instantáneo. Lo que pasa en Snapchat se queda en Snapchat.

Y, ¿qué es lo más compartido aquí? Cosas efímeras, inmediatas o espontáneas que suceden en tu día a día. Desde tu última comida, hasta tu última fiesta con tus amigos. Snapchat es un compañero de aventuras, un diario personal digital, una aplicación social de entretenimiento, un Instagram sin maquillaje (huye de los filtros y la estética porque para qué, si en 24 horas desaparecerá la información) con el principal objetivo de mantenerte en contacto con tus amigos y, en definitiva, pasarlo bien.

Personalmente jamás hubiese pensado que Snapchat hubiese llegado tan lejos. La veía muy juvenil, enfocada únicamente para adolescentes y con un futuro algo turbio. Me ha callado la boca. Tanto, que hasta las empresas y las marcas han dado el salto a la plataforma para elaborar sus estrategias sociales de marketing  y de comercio electrónico. Incluso los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se verán en directo gracias a la cesión de derechos de la televisión norteamericana NBC. Todo un avance de las redes sociales.

Imagen: Adam Przezdziek

¿Está muriendo Twitter?

La noticia saltó hace algunos días: Twitter se desploma en bolsa haciendo peligrar notablemente su futuro como empresa y como red social. Desde principio de este 2016, la compañía creada y liderada por Jack Dorsey no ha dejado de acumular problemas, tanto internos como externos. A la reestructuración interna como consecuencia del abandono de algunos de los ejecutivos e ingenieros más importantes, hay que sumarle las pérdidas económicas y el descenso del valor de sus acciones.

Producto de esta mini-crisis de Twitter, los expertos bursátiles confiaban en una mejoría durante el mes de marzo y abril, y en parte, así ha sido. Las ventas se han incrementado un 36% y los usuarios han crecido un 3%, pero estos datos no corresponden a las previsiones de los expertos, quienes afirman que le está costando volver a crecer. De ahí su reciente desplome en la bolsa, con acciones que han perdido hasta dos tercios de su valor en apenas un año.

Pero, ¿a qué se debe la caída de esta red social que, en teoría, es la mejor herramienta para estar informado al instante y en tiempo real? Twitter “lo petó” debido a la comercialización de los smartphone y la filosofía de las nuevas tecnologías de tener todo al alcance cuándo y dónde quieras. Gracias a esto se convirtió en el medio perfecto para estar informado al minuto sobre las noticias de última hora, y justo ese era el propósito inicial de Jack Dorsey. Personalmente creo que Twitter ha abusado del renovarse o morir que ha terminado por convertirla en una plataforma con difusa personalidad provocando que deje a un lado su filosofía inicial. Gran parte de culpa la ha tenido el deseo de querer equipararse como red social a su competencia (Facebook o Instagram).

Una vez Twitter perdió su personalidad con este intento de creerse igual o mejor que la competencia, los usuarios ya no saben bien qué hacer en ella y como consecuencia, se mudan a otras alternativas que sí están bien definidas. Por ejemplo, usuarios que les gusta subir sus mejores fotos o contar y presumir sobre su vida, utilizan Instagram; usuarios que hablan con sus amigos, utilizan Whatsapp; o, usuarios que buscan virales y vídeos graciosos, simplemente se dejan caer por Facebook.

Como vemos, el futuro de Twitter es muy incierto tirando a horrendo. Los datos no mienten, y personalmente, yo, como usuario fiel de Twitter desde hace más de seis años, he podido comprobar de primera mano este descenso en su uso y en su tráfico. Por ejemplo, en los tweets por minuto cada vez que actualizo mi timeline, o también en las estadísticas de visualización de cada uno de mis tweets. Vamos, que se nota ese ambiente que ronda por toda red social (o aplicación/programa social) cuando está en sus últimos días. Imagino que si esto lo he notado yo, un simple usuario, las grandes compañías con sus milimétricas herramientas de medición también se habrán dado cuenta.

Por el bien de Twitter, una de mis redes sociales más utilizadas durante los últimos años (hasta en mí, un usuario fiel, se ha notado el descenso), hay que hacer algo para resucitarla y no ponerla en la lista tras Messenger, Fotolog, MySpace o Tuenti. Es ahora cuando quedamos los usuarios que estamos por el propósito inicial de Twitter, estar informados al minuto, así que, partiendo de esta premisa de nuevo, a ver si su siguiente paso es el definitivo para cavar su tumba o si por el contrario, es el paso para darle alas otra vez.

¿Triste o alegre?, Spotify te ayuda a escuchar música según tu estado de ánimo

Recuerdo que hace algunos años, antes de la consolidación de la música en streaming, la web Rockola FM ofrecía playlists de música en streaming y al azar entre un inmenso catálogo de canciones. Pero el punto fuerte de la web residía en que las elegías según tu estado de ánimo. Es decir, si te sentías feliz, triste o melancólico, había una playlist de música en la nube esperando a ser escuchada por ti. Hoy día, Rockola FM es algo del pasado, su catálogo ha bajado notablemente en cuanto a cantidad y calidad, así que esta oportunidad de escuchar música según tu estado de ánimo la han aprovechado otras plataformas de música en streaming como la que hoy todos conocemos y seguro que utilizamos: Spotify.

Para acceder a esta utilidad, dentro de la aplicación de Spotify nos vamos a “Explorar”, y dentro de aquí a la pestaña “Géneros y Estados de Ánimo”. Como veréis, os aparecerá un recuadro/listado con las playlists más populares correspondientes a los diversos géneros musicales: Pop, Rock, Indie/Alternativa, Dance, Hip Hop, Música Latina, Punk, Country, Soul, Metal, Folk, Jazz, Blues, Reggae, Funck o Música Clásica. Por otro lado, en “Géneros y Estados de Ánimo” también nos encontraremos con algunos apartados con listas de reproducción correspondientes a un momento concreto de nuestra vida para escuchar música, por ejemplo, música para estudiar, música para salir de fiesta, música para relajarte o canciones para viajar. Y por último, vamos a lo que nos corresponde en este artículo: el apartado “Estados de Ánimo” el cual contiene las playlists más populares según tu estado de ánimo. De esta forma, podremos acceder desde la enérgica “Despierta y sonríe” hasta la animada “Que tengas un buen día”, pasando siempre por la afligida “Melancholia”.

La funcionalidad de “Estados de Ánimo” es muy difernte a la de Rockola FM. Spotify tan solo sirve como un buscador de las listas de reproducción promocionales o las listas creadas por sus usuarios que concuerdan con el tema/género elegido. A diferencia de Rockola FM, donde todo era al azar puro y duro entre su música de la nube correspondiente a los distintos estados de ánimo, en Spotify cada lista de reproducción está limitada a las canciones que el usuario ha decidido introducir y que, salvo alguna modificación, siempre tendrá la misma música. Eso sí, el número de playlists es casi infinito.

Actualmente, a falta de un buen catálogo musical en Rockola FM, yo me mantengo fiel a su filosofía utilizando Spotify en mi tiempo de siesta dejándome llevar por las listas de reproducción más relajantes. Una mezcla entre ambas plataformas que aúnen el catálogo musical de Spotify con la funcionalidad de reproducción musical al azar de Rockola, creo que sería una aplicación digna de admirar. Así que si por casualidad algún creador de aplicaciones musicales está leyendo esto, no me robes la idea, por favor, cuenta conmigo para su desarrollo.

Planifica tu viaje con Google Destinos

Ay, Google, ¿qué haríamos sin ti? Gracias por simplificar nuestra vida, gracias por hacernos todo más fácil. ¿Lo último que nos trae? Algo que alegrará a los amantes de los viajes: Google Destinos.

Si pensábamos que las búsquedas en Google poco (o nada) podían mejorar en cuanto a rutas o viajes se refería, ahora va y nos sorprende a todos con esta nueva función llamada Google Destinos, o Google Destinations en su idioma original. Ésta nace de la fusión de otras dos plataformas turísticas del buscador como son Google Vuelos y Hotel Search.

Ahora, Google posee un todo en uno turístico en su buscador (no es necesaria aplicación individual) para no perdernos nada a tiempo real en la ciudad que estemos visitando y/o donde, previamente, podrás planificar perfectamente unas vacaciones de ensueño gracias a una guía de viaje virtual que te muestra las mejores ofertas de alojamiento, las mejores fechas para viajar o los sitios de interés.

¿Cómo utilizar Google Destinos? Muy sencillo. En tu buscador de Google, tan sólo con buscar la ciudad o el país (incluso la región) deseada, más la palabra “Vacaciones” o “Viaje”, te aparecerá un listado de datos de interés sobre la ciudad buscada y, más abajo, un desplegable con el título “Guía de viaje de la ciudad que escribas”. Por ejemplo, si queremos perdernos un fin de semana por Barcelona debemos buscar en Google: “Barcelona vacaciones”, y después de la publicidad SEM de compañías aéreas y de alojamientos, de las imágenes de la ciudad, de su información de Wikipedia o la temperatura media del día, aparecerá un desplegable llamado “Guía de viaje Barcelona”. Pues bien, pinchando en él accederás directamente a toda la información ofrecida por Google Destinos: Información sobre la ciudad, los lugares más visitados, cuándo ir (nos dice cuándo es más popular viajar a tu destino y el clima que hará), y, su punto fuerte, la pestaña “Planear un viaje”, en la que indicarás la fecha en la que quieres viajar y las noches que pasarás, y en seguida te hará un presupuesto estimado del viaje teniendo en cuenta el transporte desde tu ubicación y los alojamientos más recomendables.

Nunca antes había sido tan fácil programar un viaje y estar informado sobre tu destino al mismo tiempo. Google, al igual que se expande globalmente llegando hasta todo los sectores de búsqueda en Internet, también tiene la capacidad de individualizarse para cada usuario según sus preferencias y sus gustos.

A continuación os dejo con un vídeo corporativo de Google que nos enseña de primera mano el funcionamiento de esta nueva herramienta:

Aunque todavía esté en fase de prueba, Google, con este último movimiento en el sector turístico, espera aunar en un mismo sitio a los billones de usuarios que reservan vuelos y alojamientos a través Google Vuelos y Hotel Search con el objetivo de facilitarles el trabajo porque, ¿para qué tener algo por separado que va tan unido de la mano pudiéndolo tener todo en el mismo sitio?

El siguiente paso en la búsqueda de empleo por Interent

Más allá de los estudios y los artículos profesionales que afirman que en los próximos años el medio digital invadirá la acción de búsqueda de trabajo, yo, en este artículo, hablaré desde mi propia experiencia y con mi humilde opinión para corroborar tal poder de lo online en la búsqueda de empleo. Naturalmente, todas estas palabras son teorías que, en 2020, por ejemplo, puede que sea hagan realidad o no.

Hace poco ya os contamos que Internet es la mejor alternativa que tienen los jóvenes en estos tiempos para acceder a un puesto de trabajo una vez finalizan sus estudios, pero realmente, no sólo los jóvenes, no sólo los titulados. Los tiempos cambian y el mundo se adapta a las nuevas necesidades y, al igual que los libros y las revistas han dado el salto al formato digital, algo tan tradicional como buscar trabajo en el periódico va a perderse con el paso de los años. Y para esto no queda mucho. 2020, incluso antes.

Mi mayor teoría de cambio tiene que ver con los portales de empleo, la mayor fuente de búsqueda de empleo en Internet, pero para mí, tal y como están confeccionados hoy día, ni mucho menos la mejor. Les falta una pequeña evolución, una evolución de la que estamos viendo ya sus primeros pasos una vez se han reajustado sus funciones a los parámetros de las redes sociales. Creo que por aquí irán los tiros en un futuro no muy lejano.

Queremos inmediatez, sencillez, exclusividad, proximidad, contacto con otros usuarios y/o comodidad; es decir, algunas de las necesidades que han ido surgiendo en la sociedad con la revolución digital. Por lo tanto, pienso que brotará un sistema (o aplicación) capaz de fusionar la ubicación geográfica del usuario con la globalización/ultracomunicación que ofrece el medio online con las redes sociales. Hoy vemos que aplicaciones como las de pedir comida a domicilio o las de pedir transporte cerca de tu localización ya están triunfando, por lo que esta tendencia llegará también a la búsqueda de empleo a través de sus nuevas funcionalidades sociales.

La geolocalización es un gran punto a favor para el desarrollo de dichas herramientas. Con algo similar a lo que hoy conocemos como Google Maps, por ejemplo, estarás al tanto de las empresas que ofrecen trabajo (de tu perfil) a tu alrededor. Incluso saltarán notificaciones si caminas cerca de una empresa o un negocio que busca alguien como tú. Además, otro de los aspectos que pueden ser más llamativos y beneficiosos, es que las propias empresas ofrecerán más abiertamente sus puestos de trabajo. Hasta contactarán ellas mismas con los candidatos. En tan solo unos segundos una empresa podrá elaborar un listado de candidatos a un puesto gracias a las preferencias y a los parámetros de los usuarios e, instantáneamente, enviarles su oferta, porque como he comentado antes, la comodidad, la inmediatez y la cercanía, son algunos de los puntos clave de la revolución digital.

¿Vas a estar sentado ahí esperando a que te lleguen las ofertas de trabajo? Pues oye, quizás pronto sí.

Google me lo paró… el taxi

Si no puedes con el enemigo, únete a él. O en el caso de las grandes compañías como Google, cómpralo. El último servicio que ha adquirido la compañía más importante de Internet es el de pedida de taxis desde tu móvil.

Dicho servicio de localización y pedida de taxis se incorpora a la aplicación Google Maps, la que ya ofrecía búsquedas, prácticamente milimétricas, de cómo llegar de un punto A a un punto B mediante transporte público, en coche, en bicicleta o a pie. Es por eso que la última actualización incluye la opción de cómo llegar en taxi, así como te permite pedir un taxi, comprobar la tarifa de tu destino y saber cuánto te tocará esperarle.

Google añade este servicio gracias a su último movimiento relacionado con lo que he mencionado antes de, si no puedes con el enemigo, cómpralo, y así lo ha hecho Google. Tras la compra de Uber, la aplicación más conocida en Estados Unidos para viajar en coches de particulares (y que tanta controversia ha causado en el sector del taxi de España), según informa Silicon, ahora también Google controlará 99Taxis, Ola Cabs, Gett, Hailo y Mytaxi.

Con esta compra por parte de Google, los taxistas de las grandes ciudades españolas no podrán quejarse de los servicios ofrecidos como Uber o, la más popular en nuestras fronteras, BlaBlaCar, ya que la aplicación y los beneficios van dirigidos al sector del taxi profesional.

Actualmente, sólo podrán pedir un taxi los usuarios de móviles Android, pero usuarios de Apple, tranquilos, que la aplicación llegará en breve a terminales iOS. Por otro lado, en España, este servicio de taxi de Google Maps estará disponible en Madrid y Barcelona gracias a las aplicaciones Hailo y Mytaxi, y, además, en Valencia y Sevilla estará disponible gracias a esta última. No obstante, cuando se perfeccione el servicio, Google planea dar el salto a más ciudades españolas.

La vuelta de Uber a Madrid

Casualmente, ayer, miércoles 30 de marzo, Uber, tras ser cancelada en España por orden judicial en 2014, volvió con un pequeño, pero a la vez grandísimo cambio ya que, tan sólo los profesionales con licencia de conducir VTC pueden registrarse como conductores.

UberX es como se ha bautizado y como conoceremos a partir de ahora a dicha aplicación en España, una aplicación que se aferra a un incuestionable vacío legal después de las denuncias de los profesionales del sector del transporte y, con más de 15.000 licencias de VTC en Madrid, esta aplicación espera triunfar en nuestras fronteras como lo está haciendo BlaBlaCar en viajes de larga distancia.

Veremos cómo transcurre UberX, pero, según la experiencia personal de Sergio Ferrer en un artículo leído ayer mismo en El Confidencial, el servicio se acomoda a cada cliente, sin embargo, el precio podría ser la asignatura pendiente de la aplicación. Más caro o más barato que un taxi convencional, todo dependerá del servicio ofrecido, que según sus palabras, ha sido perfecto.