Raymond Kurzweil

Raymond Kurzweil, nació en Massachusetts, el 12 de febrero de 1948. Inventor estadounidense, músico, empresario, escritor y científico especializado en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial. Su tío, ingeniero, le proporcionó los primeros conocimientos en informática. Gran aficionado a las lecturas de ciencia-ficción, con quince años hizo su primer programa de ordenador diseñado para procesar datos estadísticos, que más tarde fue utilizado por investigadores de IBM. En el instituto, creó un sofisticado programa de reconocimiento que analizaba las obras de compositores clásicos y sintetizaba sus propias canciones en un estilo similar.

Durante su segundo año en el MIT, Kurzweil fundó una empresa que usaba un programa de ordenador "Select College Consulting Program" diseñado por él mismo, que comparaba diferentes criterios sobre colegios a través de las respuestas a un cuestionario enviado por los alumnos. La vendió con 20 años a la empresa a Harcourt, Brace & World por 100.000 dólares, más royalties.

En 1970 obtuvo su licenciatura en Ciencias de la Computación y Literatura por el MIT. Cuatro años despues inició su empresa más ambiciosa, Kurzweil Computer Products, Inc., para desarrollar una tecnología que enseñara a los ordenadores a reconocer caracteres impresos de una amplia variedad de fuentes. El resultado fue el primer OCR. La aplicación más interesante de esta tecnología era la capacidad para leer en voz alta un documento impreso a personas invidentes. Esta idea introdujo nuevos desafios ya que todavía no existían ni escáneres para ordenador, ni sintetizadores de voz. La empresa de Kurzweil desarrolló ambos, que combinados, se convirtieron en la primera máquina lectora de documentos impresos para ciegos. El interés de Stevie Wonder y la amistad que entabló con él, le llevó a realizar más investigaciones en el campo de la música generada por ordenador.

En 1980 Kurzweil vendió la empresa a Xerox,7 aunque siguió en ella como consultor hasta 1995. En la actualidad el OCR desarrollado por Kurzweil se llama Nuance Textbridge y ocupa una posición predominante en el mercado. En 1982 fundó Kurzweil Music Systems, basándose en la idea de Wonder de utilizar un ordenador para obtener sonidos similares a los instrumentos reales. Se inventó así en 1984 el sintetizador Kurzweil 250 (K250), primer instrumento por ordenador capaz de reproducir de forma realista el sonido de instrumentos de orquesta. 

Kurzweil impulsó la empresa Kurzweil Applied Intelligence para el desarrollo del reconocimiento de voz por ordenador. En 1987 se lanzó al mercado el primer sistema, que tenía importantes aplicaciones médicas. En 1996 fundó su cuarta empresa, Kurzweil Educational Systems, que rápidamente ocupó una posición predominante en el campo de la tecnología texto-a-voz, de gran ayuda para personas invidentes y con dislexia. Obtuvo importantes beneficios, gran parte de los cuales se trasladaron a la fundación privada de Kurzweil, que fomenta tecnologías para la ayuda a estudiantes ciegos.

Durante los 90, Kurzweil fundó la Medical Learning Company. Los productos de la compañía incluían un programa educativo de ordenador interactivo para doctores y un paciente simulado por ordenador. Alrededor de esa época, Kurzweil desarrolló KurzweilCyberArt.com, un sitio web que desarrolla programas de asistencia a procesos artísticos creativos. El sitio ofrece la descarga gratis de un programa llamado AARON -un sintetizador visual de arte desarrollado por Harlod Cohen- y de "Kurzweil's Cybernetic Poet, que crea poesía de forma automática. Durante este periodo también puso en marcha KurzweilAI.net, un sitio web enfocado a la presentación de noticias de avances científicos, publicidad de ideas de alta tecnología, pensadores y críticos de ese estilo y promoción de discusiones relacionadas con el futurismo, a través del forum Mind-X.

En 1999, Kurzweil creó un fondo de inversión libre llamado "FatKat" -Financial Accelerating Transactions from Kurzweil Adaptive Technologies-, que salió al mercado en 2006 y cuyo objetivo era mejorar el desempeño del software de inversiones de FatKat A.I. y mejorar su habilidad para reconocer patrones en "las fluctuaciones monetarias y tendencias de los títulos de propiedad". Según predice él mismo en La era de las máquinas espirituales, los ordenadores demostrarán en el futuro ser superiores a las mejores mentes del mundo financiero para la toma de decisiones sobre inversiones rentables.

En junio de 2005, Ray Kurzweil introdujo el K-NFB Reader, un dispositivo de bolsillo que mejoraba el anterior,compuesto por una cámara digital y una unidad de procesamiento, diseñado para ayudar a los invidentes a leer en voz alta textos escritos a través de imágenes digitales de la cámara integrada.

Kurzweil ha recibido muchos premios y reconocimientos, el principal de ellos, en 2002, figurar en el National Inventors Hall of Fame, creado por la oficina de patentes de los Estados Unidos. Desde 2012 es director de ingeniería en Google, centrándose su trabajo en el aprendizaje automático y el procesamiento del lenguaje natural. Actualmente preside la empresa informática Kurzweil Technologies, que se dedica a elaborar dispositivos electrónicos de conversación máquina-humano y aplicaciones para personas con discapacidad. También es el impulsor de la Universidad de la Singularidad de Silicon Valley.

Y además de su espectacular trayectoria como científico y empresario, Kurzweil es conocido por sus predicciones sobre la importancia de la tecnología y por el desarrollo de conceptos como la Singularidad, que define como un hipotético acontecimiento futuro en el que el progreso tecnológico y el cambio social se acelerarán debido al desarrollo de inteligencias artificiales sobrehumanas. En opinión de Kurzweil, llegará un momento en que los ordenadores serán capaces de hacer cosas que ahora mismo imaginamos exclusivamente al alcance de la inteligencia humana. Cuando una inteligencia mayor que la humana impulse el progreso, éste será mucho más rápido y hará que se creen entidades todavía más inteligentes. Y ese proceso se acelerará de manera exponencial ya que serán absolutamente independientes de sus creadores humanos y tomarán decisiones sobre su propio desarrollo.

No podemos saber si se llegará a cumplir esta predicción, pero lo cierto es que ya compartirmos nuestro mundo con inteligencias al menos equiparables a la humana y quién sabe, si acabaremos obedeciendo algún día a los ordenadores que nosotros mismos hemos creado.

 

Ada Lovelace, la primera programadora de la historia.

Ada Augusta Byron, más conocida con el nombre de Ada Lovelace, nació el 10 de diciembre de 1815 y fue la única hija legítima de Lord Byron, a quien no llegó a conocer ya que éste se separó de la madre al poco tiempo de su nacimiento, se fue del país y murió cuando ella tenía ocho años.

Recibió una educación esmerada, demostró grandes cualidades para las matemáticas y la literatura, aunque su madre hizo que centrara su interés en estudios lógicos según ella, como las matemáticas y las ciencias, para evitar que el acercamiento a la literatura y la poesía la llevaran a tener un temperamento y una vida parecidos al de su padre. También tenía nociones de dibujo y amplio conocimiento del francés. Creció rodeada de personas de gran cultura y tuvo como tutores a Wiliam Frend y a Mary Somerville, amiga de la familia, matemática y astrónoma reputada que llegó a ser miembro de la Real Sociedad Astronómica a la vez que Caroline Herschel, descubridora de numerosos cometas y hermana del famoso astrónomo Sir William Herschel.

Cuando tenía 17 años conoció a Charles Babbage con quien conectó inmediatamente. Por mediación de él comenzó a estudiar matemáticas en la universidad de Londres con el profesor Augustus de Morgan. Ada estaba fascinada por las ideas de Babbage y tuvo oportunidad de conocer su invento, la máquina analítica, mientras aquel la iba desarrollando y quedó impresionada por todo lo que vió.

En 1842, y aprovechando su buen nivel de francés, se le pidió que tradujera al inglés un texto que el ingeniero Luigi Menabrea había redactado sobre la máquina de Babbage. Ada no solo se limitó a traducir el texto, sino que fue añadiendo notas sobre las cuestiones que se le iban ocurriendo y al final estas notas acabaron siendo tres veces más extensas que el propio artículo y se publicaron en una revista especializada en 1843.

En ellas describió como se podrían crear códigos para meter de forma manual letras, símbolos y números. Teorizó sobre un método para que la máquina repitiera una serie de instrucciones, conocido como looping que las computadoras utilizan hoy. Generalmente, un bucle es utilizado para hacer una acción repetida sin tener que escribir varias veces el mismo código, lo que simplifica la creación y el mantenimiento de los programas informáticos. Lovelace describió un algoritmo para que la máquina procesara números de Bernoulli, lo que la convierte en la primera programadora de computadoras, la primera creadora de software. 

No es algo que despertara mucho interés en su momento y de hecho sus notas quedaron apartadas hasta que unos cien años después volvieron a tomarse en cuenta. En sus últimos años intentó desarrollar modelos para apostar y ganar en los juegos de azar, que desafortunadamente fracasaron y la pusieron en una situación económica complicada. Murió en 1852 y su deseo fue ser enterrada junto a su padre.

El día 13 de octubre, en homenaje a las mujeres programadoras se celebra el dia de Ada Lovelace y también existe un lenguaje de programación que lleva su nombre. Las ideas de Ada Lovelace denotan desde un punto de vista moderno una perspectiva visionaria, porque más allá de la finalidad inmediata de la máquina, fue capaz de ver las posibilidades que tenían las computadoras en otro ámbito que no fuera el de las matemáticas.

Una buena manera de encarar el mundo y sacarle más partido a las cosas: ver siempre un poco más allá de lo que tenemos delante.

 

Robert Metcalfe, inventor de Ethernet

Robert Metcalfe nació el 7 de abril de 1946. Es ingeniero eléctrico de formación y coinventor de Ethernet. Además fundó 3Com, empresa legendaria en el mundo de la informática, y formuló la ley de Metcalfe. Se graduó en 1969 en el MIT- Massachussets Institute of Technology- con dos diplomaturas, una en Ingeniería Eléctrica y la otra en Gestión Industrial. En 1970 completado el postgrado, obtuvo una Maestría en Matemáticas Aplicadas en Harvard. En 1973 se doctoró en Ciencias de la Computación. 

Mientras tenía que elaborar su tesis doctoral, aceptó un trabajo del MIT para el MAC project, que consistía en crear el hardware necesario para unir los minicomputadores del MIT con los de ARPAnet -red de computadoras creadas para el dpto de defensa de EEUU para utilizarla como medio de comunicación entre las instituciones académicas y estatales-. El primer nodo fue creado en la Universidad de California en Los Ángeles, y fue la espina dorsal de Internet hasta 1990, tras finalizar la transición al protocolo TCP/IP, iniciada en 1983. Dado que este tema le apasionaba, aprovechó los conocimientos y su tesis doctoral trató sobre conmutación de paquetes, un método de envío de datos en una red de computadoras. Un paquete es información que consta de dos partes: los datos propiamente dichos y la información de control, que indica la ruta a seguir a lo largo de la red hasta el destino del paquete.

En 1972 comenzó a trabajar en Xerox donde conoció a D. R. Boggs, que tenía experiencia con sistemas de radio, y juntos idearon Ethernet en 1973. Metcalfe tomó como referencia ALOHAnet y diseñó un algoritmo  para gestionar el tráfico de datos, y evitar el colapso cuando había conflictos en la red. El sistema Ethernet permitía conectar un número de ordenadores y formar una red local con protocolos para controlar el paso de información, y evitar la transmisión simultánea entre dos o más sistemas y esto lo convertía en un modelo mucho más eficiente. Debe su nombre al éter, el quinto elemento según los presocráticos, y que en el siglo XIX se suponía que era el elemento a través del cual se propagaban las ondas de la luz.

En 1979 abandonó Xerox y fundó 3Com y con el apoyo de DEC, Intel y Xerox y consiguió imponer Ethernet como el estándar más popular en conectividad de redes LAN. En el año 1990 dejó 3Com y siguió trabajando en temas de conectividad mientras su labor se reconoció con prestigiosos premios: Medalla Nacional de Tecnología e Innovación en 2003.  En la actualidad sigue en el mundo de la Informática, básicamente impartiendo conferencias y charlas de Pop Tech, comunidad global de innovadores, y es miembro principal de la empresa Polaris Venture Partners.

También ha elaborado la Ley de Metcalfe que dice que el valor de una red de comunicaciones aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema (n2). Según este enunciado, cuanto más se utiliza una red por parte de los usuarios, más valioso se hace el conjunto de la red: hardware, software, la información y los propios usuarios.

La actriz Hedy Lamarr precursora de las tecnologías actuales del GPS y Wifi

Conocida como la mujer más hermosa de la historia del cine, esta actriz austríaca, nacida en 1914 ya dejó claro que no era una mujer al uso de la época. Recibió una exquisita educación y comenzó a estudiar Ingenieria a los dieciseis años, se la consideraba superdotada, aunque abandonó al poco tiempo para dedicarse a su carrera cinematográfica. Escandalizó al mundo entero con una escena de desnudo en la película checa Extasis, algo muy atrevido en los años treinta. Al poco tiempo se casó y mientras su marido, el comerciante de armas Friedrich Mandl la mantenía en régimen de semiesclavitud, Hedy aprovechó su aislamiento para seguir estudiando ingeniería. Utilizó los contactos que le proporcionó su matrimonio, por medio del cual conoció a Hitler y Mussolini, para conseguir información valiosa sobre la tecnología armamentística de la época, y saber de los problemas en la transmisión de las comunicaciones. Más tarde le serían de gran utilidad para hacer una gran aportación al mundo de las telecomunicaciones.

Consiguió escapar de este matrimonio forzado, con historia de amor lésbica y persecución incluída, y ya en Londres conoció por casualidad a Louis B. Mayer, empresario de la Metro Goldwyn Mayer, con quien embarcó hacia Estados Unidos. En aquel viaje se forjó su nueva identidad y su nuevo entorno el cual la llevó a tratar con el compositor George Antheil. Entre los dos mejoraron un sistema de guiado de torpedos por medio de radiofrecuencias que ya era conocido, pero que no funcionaba porque se podía interferir en la frecuencia e inutilizar el dispositivo.

Lo original de su idea era la introducción del concepto salto de frecuencia, que consistía en cambiar constantemente la del transmisor y la del receptor y así hacer imposible interferir el control del artefacto. Estaba inspirado en un principio musical, el invento funcionaba con 88 frecuencias equivalentes a las teclas que tiene el piano, y era capaz de hacer saltar señales de transmisión entre las frecuencias del espectro magnético. Registraron la patente de este sistema y la ofrecieron de forma gratuita al gobierno de los Estados Unidos, que no la llegó a utilizar, pero que guardó y mantuvo en secreto. A pesar de insistir en colaborar con ellos, lo máximo que requirió el gobierno de Hedy, fue que fuera imagen en la propaganda para vender bonos de guerra. Su idea fue la solución esencial para la comunicación secreta vía radio y compartir el numero de canales ocupados, e hizo posible la transmisión de señales secretas sin ser interferidas por el enemigo. Aunque en 1957 la empresa estadounidense Silvana Electronics Systems Division utilizó transmisores para desarrollar la idea de Lamarr, el gobierno de los Estados Unidos no la tuvo en cuenta hasta la crisis de Cuba.  

Fue la precursora de la tecnología que se utiliza actualmente en las comunicaciones inalámbricas de los teléfonos móviles, los GPS y la tecnología Wifi: Espectro ensanchado por salto de frecuencia. Es una técnica de modulación en la que la señal se emite sobre una serie de radiofrecuencias aparentemente aleatorias, saltando de frecuencia en frecuencia simultáneamente con el transmisor. De esta manera los receptores no autorizados escucharán una señal ininteligible y si se intentara interceptar la señal, sólo se conseguirían unos pocos bits. 

Tal vez, de no ser por Lamarr, ahora mismo no tendríamos ni wifi ni gps, o sí, porque otra persona lo habría inventado. La cuestión es que a cualquiera, a tí mismo, sin necesidad de nada más que tu cerebro, se te puede ocurrir alguna genialidad como a ella, y  cambiar el mundo, No dejes pasar la oportunidad y que la inspiración te pille trabajando.