Compra online de casas

Encontrar la casa ideal sigue siendo una de las cosas más importantes en la vida de una persona. Y el sector inmobiliario quiere hacer que sea cada vez más fácil, que se acaben esos interminables recorridos para encontrarla. La idea es que en un breve lapso de tiempo, cualquiera pueda comprar una vivienda sin ni siquiera visitar ni el solar donde se va a edificar, ni el propio inmueble. Algunos creen que se podrá evitar incluso el trámite notarial, tal como lo conocemos actualmente. Hay algunas trabas legales que impiden que eso ocurra ahora mismo, pero se está trabajando para acelerar los trámites administrativos y facilitar todo el papeleo en un paquete.

Lo cierto es que el sector inmobiliario se incorpora con cierto retraso al mundo digital si consideramos el recorrido que ya llevan otros. Desde hace algunos días funciona a través de la consultora CBRE, la primera plataforma a través de la que se puede reservar en España una vivienda de forma online en cuestión de minutos. 

A través de la plataforma el cliente puede acceder a toda la información necesaria, desde la visita virtual, elección y personalización de la vivienda a su gusto, a la firma de la reserva online, tramitación de documentos necesarios, incluso verificación de blanqueo de dinero y pago en entorno seguro. El pago de la reserva de la vivienda se hace con tarjeta bancaria. Una vez hecho esto el cliente tiene acceso a un área exclusiva en la que consultar datos de la vivienda y hacer un seguimiento del avance de las obras. En el plazo de un año quieren que el resto de las fases, registro, banco y notario, también se puedan digitalizar.

La plataforma ya está preparada para ser utilizada por las promotoras para comercializar sus residenciales. La primera será en Alcobendas, Madrid, con la intención de alcanzar más de 3.000 viviendas y alcanzar entre un 20% y un 30% de reservas online hasta 2022. No se quiere sustituir la compra tradicional, pero si integrar ambas opciones.

Altamira, propiedad del Santander y la Sareb, está haciendo una campaña publicitaria en Amazon, en la que muestra viviendas de obra nueva en Madrid, Barcelona y la costa. Los clientes pueden consultar la oferta y después comprar, a través de Altamira puesto que no es venta directa de Amazon. Ya ha vendido así dos propiedades en Madrid y una en Cataluña. 

Garantías legales

Desde el Consejo General del Notariado no tienen tan claro que se pueda obviar la presencia física de un notario, ya que la identificación y estado de la persona, la titularidad del inmueble o la legalidad de la operación, no se pueden asegurar en un entorno digital.

Algunos plantean la solución de hacer estos trámites por videoconferencia, tal como ha propuesto Kindelan. Desde luego en algún momento se encontraría la solución adecuada para eso, tal como ha manifestado el director de Prinex, Alberto Fernández-Aller, que ve más complicado conseguir que el cliente se resista a visitar un piso presencialmente y se conforme con hacerlo virtualmente. Sigue habiendo además un vínculo fuerte entre comprador y vendedor, además de la necesidad de percibir de forma personal determinados detalles que no salen en la foto. Por otra parte la confianza en las promotoras se podría solucionar con puntuaciones dadas por los clientes tal como ocurre en otros sectores.  

 

¿Quién recoge tu compra online?

Se puede comprar en cualquier sitio a cualquier hora del día o de la noche, lo que sea, es cuestión de minutos. Pero después, ¿quién recepciona esa compra? Tiene que haber alguien en casa para recoger el pedido. Y es algo que no siempre sucede: lo más habitual es que el horario de reparto coincida con la propia jornada laboral. 

Esto puede suponer un problema para realizar una compra online, y las compañías han encontrado una solución: los puntos de entrega. Son básicamente locales o receptáculos en los que se puede retirar el paquete en el horario deseado por el comprador. Están cerca del domicilio y con un horario amplio que facilita la recogida. Cuando llega el paquete a su destino el cliente recibe un SMS o correo electrónico avisándolo.

Amazon Locker

Es la solución que ofrece Amazon. Son armarios automáticos en los que se depositan los paquetes, normalmente ubicados en comercios o locales con amplios horarios. En España ahora mismo hay 200 repartidos entre 50 ciudades, número que aumentará en breve. El cliente recibe una notificación de entrega tras la cual puede acceder al armario correspondiente a través de un código de barras o mensaje al móvil. 

CityPaq

Es la apuesta de Correos, que ya ofrece sus oficinas como punto de recogida, y que además ha creado su propio punto de entrega y recogida de paquetería. Son armarios automáticos en los que el cliente introduce un código o emplea un lector para recoger o devolver un paquete. De momento solo se encuentra en una red de comercios asociados, pero permite utilizar el servicio para cualquier envío de paquetería ajeno a la red utilizando un código único que recibe el cliente cuando se registra. Con eso es suficiente para recoger un pedido.

Puntos Kiala, Seur Pickup y Celeritas

Resulta costoso iniciar de nuevo un proceso de entrega cuando el destinatario está ausente. Por eso una solución interesante es la que han encontrado SEUR con Pickup, Celeritas o Ups con puntos Kiala: puntos alternativos o intermedios para recoger las entregas fallidas. Depositando el paquete en uno de estos puntos las compañías solo tienen que pagar una comisión al propietario del local, que resulta mucho más barato que volver a empezar de nuevo.