¿Te apetece un poco de Spam?

Es una de esos palabras que utilizamos de forma habitual, de la que posiblemente desconocemos su origen y significado. La palabra Spam se relaciona con publicidad, ofertas no solicitadas, de remitente desconocido, en general contenidos indeseados que nos envían a través del correo electrónico. Pero resulta que en origen no tiene nada que ver ni con la informática ni con la tecnología. SPAM es el acrónimo de "Shoulder of Pork and Ham", hombro y jamón de cerdo, una especie de embutido enlatado que la empresa Hormel Foods comercializó en todo el mundo en 1957. Anteriormente fue la comida habitual de los soldados británicos y soviéticos en la Segunda Guerra Mundial. Esta comida tenía dos características poco apetecibles: era muy abundante y nadie la quería.

Los Monty Python, en un glorioso sketch de la serie Monty Python´s Flying Circus, hicieron popular este nombre en los años 70. La parodia transcurre en un restaurante en el que todos los platos contienen este producto, Spam, que la camarera repite machaconamente, cuando unos clientes le preguntan sobre lo que pueden comer. En el mismo local hay un grupo de comensales vikingos que comienzan a gritar la palabra Spam, haciendo imposible mantener cualquier otro tipo de conversación. El Spam se adueña de todo…    https://www.youtube.com/watch?v=owxT2fy8LF0

El término se ha utilizado desde entonces para describir cosas que resultan molestas porque son invasivas y machaconas y no permiten prestar atención a nada más. Que es exactamente lo que ocurre cuando nuestra cuenta de correo se llena de mensajes de publicidad y acaba haciendo invisibles los que nos interesan. Los correos Spam son como aquella comida de guerra: abundantes y nadie los quiere.

En relación con el email se generalizó y viralizó definitivamente el 12 de abril de 1994 cuando Siegel y Canter, un matrimonio de abogados de la ciudad de Phoenix, Estados Unidos, enviaron un mensaje publicitario de su firma relacionado con la lotería de la "Green Card". Se convirtió en el primer envio masivo de spam a través de USENET que les proporcionó una gran cantidad de clientes y otras tantas reclamaciones.

No era la primera vez que se utilizaba este tipo de métodos invasivos -en el siglo XIX ya se había intentado embaucar a empresarios americanos con ofertas dudosas de negocio a través de envios masivos de telegramas- pero el hecho de utilizar un software específico para enviar e-mail indeseados a personas que no los han solicitado, es lo que definitivamente ha dado al término Spam el significado con el que lo identificamos actualmente y que queda tan lejos de su definición original.  

Imagen: Mike Mozart