AirTm emprendedores para el desarrollo

El dinero en efectivo es un bien cada vez más escaso, el futuro apunta hacia las criptomonedas, hacia la descentralización y hacia economías menos dependientes de los estados.

Al tiempo que la tecnología Blockchain y el internet toman más protagonismo en la economía han surgido iniciativas exitosas que nos permiten manejar nuestro dinero de forma electrónica sin depender de una entidad bancaria:

  • Paypal
  • Uphold
  • Local Bitcoin
  • Payoneer
  • Western Union

Estos son tan solo algunos de los nuevos medios usados para evitarnos el proceso de sacar efectivo de un cajero.

Pero desafortunadamente en algunos países del mundo el avance es más lento, los problemas socioeconómicos, los regímenes totalitarios y la corrupción han hecho que los países en vías de desarrollo no les sigan el paso al resto del mundo.

Por esa razón dos emprendedores mexicanos: Rubén Galindo Steckel y Antonio García Aerenlund han creado una plataforma P2P llamada Airtm

Ambos vivieron la Crisis Monetaria Mexicana de 1994 en la que el peso mexicano disminuyó más de la mitad de su valor frente al dólar, esto trajo numerosas pérdidas para empresarios, inversores y para los ciudadanos de a pie.

Luego de esta terrible experiencia este par de inversores decidieron crear un medio por el cual las personas pudiesen resguardar su dinero sin intermediarios, proteger los capitales de sus empresas y recibir remesas sin el control del estado.

Así que con estos ideales de libertad económica y autonomía se lanzaron a la aventura de crear una plataforma muy similar a los cajeros, sencilla de usar y que les ha facilitado la vida a muchas personas en Latinoamérica.

Airtm ha sido una excelente opción y una salida para los venezolanos en medio de la crisis económica en la que viven.

De esta forma Airtm se ha convertido en una de las primeras opciones para Latinoamérica y otros países del tercer mundo y sigue creciendo

Una vez más este tipo de empresas demuestra que la accesibilidad y la democratización es un tema que será de gran importancia para la economía del futuro.

Conviértete en tu propio Growth Hacker

El Growth Hacking es la habilidad del momento  si quieres mantener a tu empresa en constante movimiento y crecimiento.

Como ya aprendiste las prácticas más usuales y útiles del Growth Hacking pasaré a profundizar un poco más en el uso de sus estrategias, en el cómo y en el porqué.

¿Cómo trabajan realmente los Growth Hackers?

Una de las tareas que debe ejecutar un Growth Hacker es la de priorizar tareas, analizar resultados y trabajar en consecuencia a ellos.

Para esto se valen de los Pirate Metrics, una forma de categorizar diferentes métricas y KPI’s para saber en cuáles áreas deben enfocarse para mejorar.

Las categorías de los Pirate Metrics son:

Acquisition: Ganar leads

Activation: Persuadirlos de usar el producto

Retention: Mantener a los consumidores y evitar que abandonen el proceso de compra

Revenue: Hacer dinero al concretar las conversiones

Referral: Lograr que tus nuevos compradores te refieran a más personas

Al analizar estos 5 puntos, el Growth Hacker establecerá cuáles puntos deben ser atacados y cómo.

Más tips para que seas tu propio Growth Hacker

Además de estudiar y analizar los AARRR para poder aplicar las tácticas de Growth Hacking más adecuadas para tu empresa debes hacerte algunas preguntas:

¿Quiénes son mis consumidores y qué quieren?

Esta pregunta debe ser la base de las acciones que vas a realizar, su respuesta te llevará a conocer quiénes te están comprando y qué es lo mejor para ellos.

Para contestarte esto debes hacer un cuidadoso muestreo de tus visitantes, recabar datos y clasificarlos para conocer exactamente quién es tu Buyer Persona.

Una vez que hayas definido el perfil más específico de tu Buyer Persona estás listo para realizar lead scorings y para dirigir campañas de nurturing que te permitan lograr tus objetivos.

¿Tu sitio web permite que los leads avancen?

Un punto importante al que en ocasiones no se le da la importancia que merece es a la usabilidad.

¿Tu página web es de hecho útil?

¿Pueden tus leads conocer las características de tu producto?

¿Pueden iniciar sesión sin problemas?

¿Pueden agregar al carrito?

¿Los botones, descripciones y diseño son lo suficientemente explicativas?

Porque tu tráfico no aumentarán si tu website no es posible de entender o de utilizar.

Metas inteligentes y realistas

Ciertamente el Growth Hacking puede lograr milagros con tu marca, pero tus metas deben ser inteligentes y realistas.

Así que:

  • Sé ESPECÍFICO
  • Haz que tus metas puedan ser medidas
  • No te pongas objetivos pasajeros, el crecimiento que deseas lograr debe ser duradero
  • No establezcas metas inalcanzables

Apunta alto pero siempre con los pies en la tierra, evalúa si tienes al personal suficiente, si está capacitado, tu presupuesto y el tiempo en el que quieres alcanzarlas.

Compara todas estas variables y plantéate un objetivo que puedas alcanzar

Y antes de irte revisa estas 48 herramientas de Growth Hacking.

Errores que no debes cometer en tu negocio

Es inevitable cometer errores en un negocio. Por falta de experiencia, de reacción, apresuramiento, hay mil motivos que pueden llevar al fracaso. Y es lógico, no se puede saber de todo y por mucho interés y entusiasmo que se ponga no se puede controlar todo lo que ocurre. Lo importante es aprender de ellos e intentar no volver a cometerlos.

Disponer de un plan de negocios

Obviamente tienes una idea de lo que quieres al montar un negocio, hasta dónde quieres llegar. Tienes un objetivo y también un punto de partida. ¿Cómo conectar esos dos puntos? Para ponerte en marcha necesitas saber cuál es tu mercado, cómo vas a poner en circulación tu producto y de qué medios dispones.  

Hay que centrarse en la estrategia a seguir

Básicamente porque no quieres perder dinero, ni tiempo, ni nada que te aleje de tu objetivo. Hay que rodearse de personas que te puedan ayudar, a inspirarte, a hacer contactos. Para eso hay que priorizar y focalizarse en algo concreto, no es posible ir cambiando continuamente los planes. Parece obvio, pero no tanto de momento que hay mucha gente que sigue haciéndolo. 

Tener unas expectativas realistas

Las ganas de tener un negocio no bastan. Puede surgir de un sueño, de una ilusión, pero para que crezca hay que trabajar mucho. Estar todo el tiempo pendiente, hacer una buena publicidad de una manera u otra, darse a conocer, para que los usuarios se interesen por tu producto. Eso supone estar permanentemente tomando decisiones. Salir a por los clientes, para llevarlos a ti. No esperes que acudan solos, no de momento. Y tener paciencia, los resultados no suelen verse tan rápido como esperas. 

Hacer planes para dar además de vender

Claro que quieres vender, ese es el principal propósito de un negocio. Pero no siempre puedes estar vendiendo y desde luego a tus usuarios les incomodará pensar que solo ves en ellos una caja registradora. Tienen que notar que te interesas por ellos, que les puedes ayudar. Y puede que captes a un posible cliente con una operación que no sea una venta. Piensa en las cosas interesantes que puedes ofrecer de forma gratuita a tus potenciales clientes para que lleguen a serlo y paguen un dinero por tus servicios.

Ver las cosas desde el lado del cliente

Cuando se diseña un producto o servicio se puede caer en el error de considerarlo aisladamente, sin pensar en lo que quieren los clientes. Por eso, por muy maravilloso que sea puede llegar a ser un fracaso, si lo se ha diseñado de forma ideal, pero sin tomar en consideración lo que quiere el cliente. Por eso si quieres triunfar tendrás que hacerlo, aunque tengas que modificar algo de tu proyecto inicial. Y para ofrecerles lo que necesitan debes saber qué quieren y cómo ofrecérselo, así que investiga el mercado y a tu competencia. 

No lo quieras hacer todo por ti mismo

Ni tienes tiempo, ni sabes de todo. Siempre hay muchas cosas que hacer en un negocio, sobre todo cuando estás iniciando un proyecto y lo más probable es que tengas pocos recursos. Sin embargo, un buen consejo es que no intentes hacerlo todo tú, porque lo harás de cualquier manera y eso no es bueno para tus planes. Deja que cada uno haga lo que mejor sabe hacer. Toma decisiones sobre lo que es preciso y lo que puede esperar, pero no hagas chapuzas, enderezar algo que empieza mal es complicado.

Tener éxito es una mezcla de muchos factores, entre ellos la constancia y el aprendizaje de los errores. Es imposible saber todo lo que hay que hacer desde un principio, pero al menos, haz caso a los que se han equivocado unas cuantas veces, la experiencia ayuda. 

Cómo crear una buena marca en Internet

Es una realidad que el medio online y digital ha propiciado la creación de compañías dedicadas exclusivamente a operar a través de Internet. Las ventajas de este medio, unidas a su globalización y a su fácil usabilidad, le convierten en una de las mejores opciones para emprendedores y para la creación de nuevos negocios, es decir, para la creación de marcas digitales.

Grandísimas marcas, como Google, Facebook o Amazon, han surgido del medio online, pero ¿cómo han creado una marca tan potente? A continuación, os dejamos con cinco consejos imprescindibles para crear una buena marca en Internet. Atentos:

1. Definir los objetivos

Como cualquier negocio, debes empezar desde un plan en el que fijes tus objetivos a corto, medio y largo plazo, y en el que definas las estrategias y las tácticas para tener claro cómo llegar a las metas establecidas, en un principio, enfocadas en crear una buena imagen de marca.

Tu negocio y tu marca siempre irán de la mano. Una crece al lado de la otra. Si tu negocio aumenta en ventas, tu marca se valorizará más; y si tu marca es valiosa, las ventas aumentarán. Es por eso que los difíciles comienzos que puede tener el medio digital se solucionan creando, desde cero, una buena imagen que llegue al consumidor.

2. Una imagen visual potente

El logotipo, uno simple, atractivo y de rápido recuerdo, debe ser la base de la creación de la imagen de marca. Este logo tiene que ser visible en cuantas más plataformas mejor: en la web, en las redes sociales, en tu ordenador, en tu móvil, etc. Cuanta más gente se tope con él, más se grabará en la memoria colectiva y en seguida será reconocible al instante. O lo que es lo mismo, conocerán tu negocio.

Además, desde el principio tienes que definir los colores corporativos para todas tus plataformas, generalmente relacionado con el diseño del logo.

3. Tener una estrategia de marketing

Aunque tu presupuesto sea mínimo para marketing o publicidad, utilízalo. Es algo clave para dar a conocer tu marca a un mayor número de personas y a la vez, un método para afianzar tu imagen de marca. Puedes utilizar campañas low cost en redes sociales, con noticias, imágenes (si tienes contactos de personas famosas, mejor) o vídeos fáciles de compartir y que gusten en tu público objetivo; tener una web profesional, bien redactada y con la información clara; o crear un blog temático que atraiga tráfico y genere opinión. Demuestra que eres un experto en el tema.

Y no lo olvides, lo primero de todo: crea imagen.

4. Saber que los clientes lo son todo

Aunque no los veas físicamente, aquí los clientes también son imprescindibles. Cuídalos y gánate su confianza teniendo un buen servicio al cliente, haciéndote fuerte en redes sociales, contactando habitualmente con ellos o superando sus expectativas del servicio ofrecido.

Otro aspecto clave es que la comunicación sea recíproca, el llamado feedback, es decir, que puedan dar su opinión sobre lo ofrecido. Si la opinión es buena, otros clientes vendrán en busca de tu negocio.

5. Es una carrera de fondo, no desesperes

Tienes que ser constante y permanente. En este medio no llega todo de un día para otro, quizás lo que siembres hoy no recojas sus frutos hasta pasado un año. No desesperes y trabaja duro. Al final llegará la recompensa.

Algo importantísimo es dedicar todo tu tiempo al negocio y no pensar que, como es algo online (posiblemente lo estés desarrollando desde casa o con pocos compañeros), se trate sólo de un hobby. Es un negocio como cualquier otro, dedícale el tiempo que merezca dejando a un lado todo lo demás.

Con el tiempo y siguiendo los puntos anteriores, tu negocio obtendrá los beneficios suficientes y, por qué no, llegar a convertirse en algo exitoso.

Imagen: Johan Larsson

¿Quieres convertirte en un emprendedor digital?

Videos frikis aparte he utilizado el término emprendedor porque es lo que se usa hoy en día, pero lo cierto es que cualquiera que monta una empresa o que se dedica a crear, comprar y vender es un empresario. Lo ha sido toda la vida y lo seguirá siendo. En este caso un EMPRESARIO DIGITAL. Y por supuesto un empresario es un emprendedor. Alguien que emprende, que sueña, que cree y crea. Contra viento y marea, contra el ayuntamiento, hacienda o quien sea 🙂 Porque lo cierto es que iniciar una empresa hoy es realmente fácil. Que funcione es harina de otro costal, no te voy a pintar un camino de rosas.

Nunca ha sido más fácil crear una empresa en España, al menos en Madrid lo es. Además cuesta muy poco dinero. Hace 20 años no ponías una empresa en marcha, sin unos gastos iniciales de al menos 1.000 euros, hoy con menos de 300 puede estar funcionando una sociedad limitada, realizas todas las gestiones desde un mismo lugar y solo te queda esperar al nombre y firmar en el notario. Si eres autónomo puedes salir con la empresa funcionando. Así que ponerla en marcha está chupado. Ahora solo falta que funcione.

¿Qué hace falta para que una empresa digital funcione? Una buena idea que pueda implementarse haciendo uso de la tecnología, algún plan, un mejor desarrollo, una capacidad de trabajo a prueba de bombas y los recursos necesarios.

Vamos a dar por hecho que la buena idea está ahí, se te ha ocurrido una web genial, una APP que revolucionará el mundo de los juegos, algo que representará un revulsivo en tu sector. Bien. Puede que la idea sea buena, pero tal vez no sea el momento o la forma de hacerla o no convenza el modelo de negocio. ¿Cómo sabes que la idea es buena? Es lo primero que vas a tener que averiguar, así que empieza a preguntar a todo hijo de vecino. ¿Van a pagar por ello? Tienes que preguntarlo también, si necesitan lo que vendes, ¿cuánto están dispuestos a pagar? Si no has hecho estos dos ejercicios, ni se te ocurra poner tu idea genial en marcha. La mayor parte de las empresas que se lanzan al mercado ofrecen un producto que no tiene demanda o que no encaja.

Ahora a planificar. No digo que un business plan sea imprescindible, pero algo más que unos números en una servilleta, ayuda, un montón. Así que empieza a calcular que necesitas para poner en marcha el proyecto, para promocionarlo y para aguantar hasta que lleguen los ingresos. Si no eres capaz de unir esas piezas básicas, busca a alguien que sepa hacerlo y que te pueda guiar, porque tienes todas las papeletas para ser una de ese 40% de empresas que no superan el primer año de vida.

¿Tienes los recursos necesarios para poner en marcha el proyecto? ¿Para alcanzar el primer hito significativo? Fantástico. ¿No hay suficiente dinero? Encuentra financiación. ¿No la hay? Replantéate el proyecto. Intenta hacer más con menos. ¿Tampoco salen los números? Mucho cuidado, las posibilidades de fallar son muy altas. Prioriza la búsqueda de financiación, consigue un socio. Si eres bueno hay uno para ti ahí fuera, seguro.

El desarrollo del proyecto no es que sea fundamental: es crítico. Solo los proyectos que son capaces de controlar todas las etapas del desarrollo salen adelante. Es mucho más importante que la idea inicial, porque es posible que lo que hagas a los seis meses no se parezca en casi nada a lo que planeaste, pero si tienes controlada tu empresa estás en el camino para conseguirlo. Si te equivocas… el 60% de las empresas no pasan del segundo año. ¿Quieres ser de esas?

En un mundo digital vas a tener que prestar mucha atención a cada detalle. Menos es más, casi siempre. A todos los efectos siempre, para no liarte. Invierte tu dinero en desarrollar una imagen creíble, una comunicación que te haga un socio o proveedor atractivo para tus clientes y en automatizar tanto como los recursos te lo permitan. Tus clientes pueden aceptar que seas pequeño, que acabes de llegar, pero no aceptarán que no sepas venderte. Encuentra el tono adecuado para tu audiencia y te lo recuerdo otra vez: menos es más. Mejor poco y bien hecho, que mucho y mal. Si no tienes ni idea eligiendo la ropa, decorando la casa o seleccionando los muebles de la oficina, con el resto no lo vas a hacer mejor, probablemente. Busca ayuda.

¿Te apasiona tu proyecto, te gusta trabajar, no hay horas suficientes en el día para dedicarle? Enhorabuena. Es lo que hace falta para empezar. Y posiblemente durante una larga temporada, así que deja a un lado cualquier otra responsabilidad y ponte al 100%. ¿No puedes? Pues considera seriamente donde te vas a meter, porque a tu competencia probablemente le sobra el tiempo, las ganas y la dedicación.

Si tienes todo lo anterior o si crees que puedes conseguirlo, adelante con tu proyecto. Si piensas que no es así, plantéate seriamente tus compromisos, sobre todo contigo mismo. No pasa nada por dejarlo para un momento más apropiado o reconocer que esto de emprender no se ha hecho para todo el mundo.

Y si lo tienes claro, estás seguro de que tu proyecto tiene sentido, lánzate aunque no se den las mejores condiciones. Estás asumiendo un gran riesgo, pero de las grandes apuestas surgen los mayores premios.

Cristina Limón y Marta Correal. Entrevista España Digital 2020

Cristina Limón y Marta Correal son las fundadoras y coordinadoras de Grupo Tangram, empresa especializada en ayuda Social y Familiar. Desarrollan su trabajo bajo diferentes marcos de  intervención, utilizando conocimientos y recursos propios de la terapia sistémica, la psicología cognitivo-conductual y la PNL (programación neurolingüística).Tanto Cristina como Marta son profesionales del campo de la Educación Social y Familiar. Tras una larga trayectoria profesional en este terreno, fundaron Grupo Tangram. En la actualidad se encargan de la coordinación, gestión, planificación y desarrollo de los servicios que ofrece la empresa. También se ocupan de la atención individualizada en casos de Familia y la intervención socioeducativa grupal con familias y menores llevada a cabo en centros de educación.En la entrevista Cristina y Marta nos cuentan su visión sobre la evolución de la tecnología y lo digital en el mundo de la educación y sobre todo hacen hincapié en la necesidad de un salto más grande en la integración de lo digital en la educación española, situación que en la actualidad se encuentra muy por detrás de otros países según afirman las entrevistadas.