Cómo mantener la comunicación trabajando en remoto

Cada vez más empresas permiten que sus empleados trabajen total o parcialmente de forma remota. De esta manera se reducen los gastos de los empleados, transporte, comer fuera de casa, el trabajo es más productivo y se equilibra la vida personal y profesional de los empleados. Sin embargo, hay un pero, y es cómo mantener la comunicación del empleado con la empresa y con los demás compañeros.

Trabajar desde casa puede suponer que los empleados pierdan un tanto el concepto de empresa, de desdibujar los fines a los que se encamina su organización, los objetivos, que en un espacio físico se encuentran en cualquier conversación de pasillo.

Para que no se pierda la motivación y los objetivos fundamentales es necesario que se pongan en común y para ello hay varias soluciones.

Reuniones virtuales

La tecnología permite con facilidad y comodidad que se reunan todos los miembros de la empresa, para mantener la alineación respecto a la visión y objetivos a largo plazo de la empresa y afrontar los desafíos que se presenten en cada departamento y el papel que juega cada persona equipo en ellos.

Hay que dejar por escrito todo lo que se hable y decida para consultar en cualquier momento. También se presentarán en estas reuniones a los nuevos empleados y las novedades.

Publicar un informe mensual es interesante porque reúne toda la información importante, como cifras, evolución de la empresa, estadísticas y es un recordatorio, nuevamente de los planes y objetivos de la empresa.

Prioridades documentadas y compartidas

Las empresas deben establecer prioridades y enfocarse en determinadas tareas. En una oficina física se visualiza en una pizarra o cartel, pero de forma remota debe establecerse un espacio, un espacio Wiki, en el que se compartan esas tareas, además de los procesos de la compañía, objetivos mensuales, trimestrales y anuales, además del manual del empleado, lo que permitirá que se pueda consultar fácilmente siempre que sea necesario.

A la empresa este espacio le sirve también para ver a través de comentarios y preguntas de los empleados qué cosas hay que explicarse mejor y las dudas que surgen, para mantener la comunicación y la adecuada alineación con la empresa.

También debe haber reuniones semanales por departamentos, para recordar el papel de cada uno de ellos dentro de la dirección de la empresa. Sirve para mantener la comunicación y la repetición es importante.

Mantener información fluida sobre el estado de los proyectos permite conocer en qué punto se encuentra cada proyecto y mantener contacto y colaboración con los compañeros. 

Los proyectos no suelen salir siempre como se han planeado por lo que mantener la comunicación es fundamental para comprobar que siguen la dirección deseada y que se cumplen los tiempos. Permite que se pueda tomar alguna decisión para que todo vuelve a su cauce.

Software

Por supuesto para poder funcionar de esta manera es necesario tener el software adecuado para organizar el trabajo de forma remota. Hay varios disponibles, Skype, Hangouts, GoToMeeting, Zoom.

La gestión de proyectos y tareas también ha de apoyarse en un software adecuado que permita a las empresas un seguimiento ya actualización de las tareas, Trello, Monday, Basecamp son algunos.

Es necesario también el uso de mensajería instantánea para la comunicación, clave para el normal desarrollo de los proyectos. Las comunicaciones deben ser rápidas, ágiles que permitan actualizar cualquier cuestión en segundos. Telegram, Slack, Google Hangouts Chat o Microsoft Teams son algunas. 

Es interesante tener una reunión cuando ya se ha acabado un proyecto, para ver qué tenía que haber ocurrido, qué pasó y hacer un balance de lo que salió bien, lo que salió mal y lo que se podía mejorar. Aquí los implicados pueden proponer ideas, sugerir futuros cambios y plantear preguntas. Es bueno que se redacte todo esto para utilizarlo también en la zona wiki.

Herramientas para los clientes

En remoto es complicado saber quién se ha encargado de informar o consultar algo a un cliente, cosa que sería tan fácil como preguntar al compañero de al lado en una oficina. El proceso en una empresa que opera en remoto funciona de una manera diferente.

Software de CRM

El softwate de CRM es necesario para mejorar la administarción y la comunicación referente a los proyectos y clientes. Ahorra tiempo, ineficiencias y fallos.

Software de mensajería interna

Sirve para mejorar la comunicación sobre los proyectos, y también la comunicación sobre clientes y proyectos, ya que permite acceder a los empleados y enviar mensajes entre ellos y tener una rápida respuesta.

Actualizaciones semanales

Reuniones semanales para comentar las incidencias con los clientes o cualquier tipo de problema. Es interesantes exponer al principio de cada una las prioridades de la empresa y los datos que puedan indicar quién es el responsable de cada cuestión.

Mantener el desempeño de los empleados

En una empresa física es más o menos visible cuando se produce un cambio en el rendimiento de los empleados. A nivel remoto es más complicado y necesita también de herramientas que permitan cumplir con las expectativas y que se pueda ayudar a los que tengan menor rendimiento.

Pensar en los indicadores de rendimiento para cada función

Cada empleado tiene que tener un rendimiento y competencias concretos dependiendo de su función en la empresa. Es interesante tener un documento con los KPI de cada uno para seguir alineados y evitar expectativas erróneas de los empleados. Se debe hacer una descripción del desempeño que se espera de cada puesto y después los mandos deben describir qué se espera de cada rol. Con un cuadro de mando los mandos pueden capacitar a los empleados que saben con nitidez qué se espera de ellos.

Evaluaciones semanales y mensuales de desempeño

Mantener la comunicación con los empleados para controlar que se cumple el rendimiento previsto para cada uno y que siguen alineados con los objetivos de la empresa. Permitirán comprobar que la comunicación está siendo la adecuada y que los empleados están centrados en sus objetivos. 

Así pues, es posible mantener el ambiente de una empresa física en un entorno de trabajo remoto siempre que se utilicen las herramientas y procesos que permitan mantener la información necesaria para que se lleven a cabo los proyectos de forma alineada a los principios de la empresa.

Imagen: Austin Distel on Unsplash

¿Qué hace que unas empresas triunfen y otras no?

¿Por qué unas empresas triunfan y otras no? Puede hablarse de varios factores, pero sin duda uno determinante es llegar al mercado en el momento adecuado, ni antes ni después. Es importante el clima económico, las condiciones del mercado y lo receptiva que esté en ese momento la sociedad para apreciar la llegada de una idea transgresora.

Si un producto o servicio aparece antes de encontrar acogimiento en el mercado se encontrará con un público reticente, que ofrecerá resistencia. El producto o servicio se quemará sin haber calado en los usuarios. Si en cambio, llega muy tarde se encontrará con un mercado saturado, con competidores mejor situados y con un público que no hará demasiado caso a algo que es más de lo mismo, salvo que el nuevo producto aporte una propuesta de valor interesante, lo suficientemente diferenciadora.

Cuando se llega en el momento adecuado, la startup viene a cubrir una necesidad que no se estaba atendiendo, un nicho inexplorado, o a ofrecer un producto o servicio justo cuando la gente es consciente de que lo necesita. 

Ese es otro factor importante, saber qué exactamente qué necesita el usuario para ofrecérselo. En el caso de empresas que se dedican a la tecnología, que proponen nuevas formas de utilizarla, con conceptos y comportamientos novedosos, hay que contar con la cierta resistencia que el público ofrece al cambio. Hay que presentarse en el momento en que los usuarios están abiertos a las novedades, receptivos a la nueva idea o concepto y que dejen de considerarlas como cosa de frikis.

Es necesario pues, que el consumidor esté preparado, si no es así, rechazarán la idea, por mucho que idealmente sea maravillosa. El ambiente adecuado se da cuando hay cambios económicos o grandes acontecimientos que también cambian la vida de las personas, como puede ser el deseo de mejorar en el propio estatus.

Por eso es importante que la propuesta resuelva un problema, pero tiene que se algo que sea real, presente en el día a día.

Por qué hay que abordar problemas actuales

No es suficiente que su empresa resuelva un problema importante. El problema tiene que ser una preocupación real de su audiencia, esa necesidad debe estar presente en su cabeza, porque algunos cambios pueden suponer una complicación para los usuarios, que sienten frustración y producen rechazo. 

Las nuevas tecnologías se afianzan en el mercado y las personas buscan la forma de adaptarse a los cambios que se producen. Las empresas a mejorar las capacidades del nuevo producto, para facilitar su implantación. Aquí se encuentra un importante nicho para tener éxito, en el que se ofrecen soluciones que acompañan al crecimiento de las nuevas tecnologías. Crear productos para clientes, solucionando los problemas creados por la tecnología, o bien la transformándola, haciendo que sea más fácil de utilizar, más divertida o más potente.

Imagen: Ivan Bertolazzi en Pexels

Resumen semanal. Historia de la informática y el software y del derecho a borrar comentarios en Facebook

La historia de la informática y del software no sería la que es sin la inquietud de todas estas personas que dieron pasos, algunos más grandes que otros, para mejorar lo que ya antes habían hecho otros. 

Desaparecen los likes de las publicaciones

Algunas redes sociales estudian la posibilidad de ocultar la opción publica de los likes en las publicaciones. Facebook ya está realizando alguna prueba con resultados en principio positivos. De momento no parece que sea una medida preocupante para los que viven de la fama, ya que hay otras métricas que permiten valorar la popularidad. 

Se podrán borrar los comentarios ofensivos en Facebook

Compartir una opinión ofensiava en el propio muro de Facebook o en un comentario en uno ajeno pueden tener los días contados. Ahora los tribunales europeos pueden imponer la retirada de comentarios ofensivos o ilegales en cualquier lugar del mundo. Incluso fuera de la propia Unión Europea. 

Google e IBM investigan acerca del ordenador cuántico

¿Más cerca del ordenador cuántico? Google e IBM están avanzando en la creación de sistemas que puedan realizar complicadas operaciones en apenas unos segundos. 

Threads, el WhatsApp de Instagram

Instagram es una red muy popular y añade a sus funcionalidades un servicio de mensajería que permite comunicarse solo con las personas más cercanas que elijamos. Se trata de Threads, que se puede descargar para iOS y Android desde esta misma semana.

Falta personal para cubrir puestos tecnológicos

El mundo tecnológico avanza tan rápido que los planes de estudios son incapaces de adaptarse a las necesidades. Y se ha diversificado tanto, que ahora mismo cualquier parte de un proyecto digital tiene que estar dirigida por un perfil especializado, cuando hace unos años lo podía hacer el mismo profesional. La discordancia entre lo que se enseña y lo que se necesita supone una dificultad a la hora de cubrir algunos puestos en empresas tecnológicas. 

Imagen: launion.com.mx

¿Por qué los modelos convencionales de negocio tienen miedo del cambio digital?

Realmente cuesta más que explicarlo, entenderlo. Los negocios son algo vivo, que tiene que ir adaptándose continuamente a los cambios en el mercado, a los productos, los consumidores y ahora, además a la tecnología. O así debería ser, porque en contra de lo que pudiera parecer, es una asignatura pendiente. Se nota una cierta resistencia a la transformación que supone la digitalización y que permitiría como poco, automatizar procesos, reducir costes y aumentar la eficiencia. Cambios que pueden suponer un antes y un después, que resultan costosos por las decisiones que hay que tomar, pero que no son tan diferentes a las que siempre han tomado los empresarios. Las que han supuesto la supervivencia, la evolución y mejora de sus negocios, o la desaparición en otros casos.

Tal vez la transformación digital sea más costosa "mentalmente hablando", porque es otra dimensión. Puede ser. Hay que cambiar el chip, al menos contemplar otras opciones: introducir tecnología, redes sociales, páginas web, tal vez una tienda online y todo lo que conlleva, y estar siempre disponible para los usuarios, no solo en horario de oficina. Teniendo en cuenta además, que los clientes si están digitalizados y que su manera de buscar y comprar productos y servicios ha cambiado. Ya no se dan una vuelta por el barrio a ver que encuentran. Su barrio es Internet.

Y a pesar de saber todo esto, que la tendencia es ir a más, algunos aún insisten en permanecer al margen de un fenómeno que ni es friki ni una moda pasajera. El mundo digital es una realidad y crece y evoluciona exponencialmente. Y eso significa ni más ni menos que a los que permanecen ajenos, a los rezagados, cada vez le resultará más difícil incorporarse. Que si hoy están a dos pasos mañana a más del doble. Y no hay que olvidar que es uno mismo el que debe adaptarse a los tiempos, no al revés. No ahora, desde siempre ha sido así. 

¿Qué ocurre entonces? Tal vez es el problema es que llegados a este punto el empresario no sabe cómo iniciar esa transición. O que igual cree que el propio mercado lo regulará todo. Es posible incluso que permanecer al margen lo convierta en una rara avis que le de fama y popularidad precisamente por eso. 

La cuestión es que es fácil encontrar todavía negocios que ni siquiera tienen una página web, activa. Los datos hablan de que un 75% las tienen, aunque no siempre tenerlas significa que se les de algún uso. Y muchos de esos negocios tienen productos y servicios que cubrirían un nicho inexplorado, puede que poco rentables o deseables para grandes compañías, pero muy importantes para comercios pequeños. Pero no aprovechan la oportunidad.

Según datos del estudio de Siemens "España 4.0, el reto de la transformación digital de la economía", sólo un 38% de las empresas españolas cuenta con un plan de estrategia digital. Entre ellas, solo un 10% en el sector industria y un 15% en el de infraestructuras tienen una estrategia digital establecida. La presencia en Redes Sociales se limita al 21% y tan solo un 16% de ellas vende de forma online. Y es curioso, porque cuando uno abre un negocio su mayor necesidad y lo que le produce ganancias, es vender. Y existiendo la posibilidad de tener el negocio abierto de forma continua y hacer caja a cualquier hora, no se entiende muy bien que no se haga.

¿Qué será de estas empresas que ahora mismo subsisten pero que quedarán fuera del ecosistema digital?. Por no hablar de la cantidad de dinero y clientela que están perdiendo. Ahora aún es sostenible, pero en el momento en que sus clientes habituales no estén, vendrán las dificultades. El tema es salir del barrio físico y entrar en ese que se encuentra en la Red y abarca todo el mundo. Porque las consecuencias, como todos los que no se adaptan a los cambios, a un nuevo ecosistema, es inevitablemente desaparecer.

 

¿Por qué no se cubren los puestos de perfil tecnológico?

En España hay vacantes de profesionales de perfil tecnológico requeridos por empresas que quieren adaptarse al modelo digital en sus negocios, que sin embargo no se cubren. Y según los datos que aportan agencias de empleo, este fenómeno seguirá aumentando, es decir que seguirán faltando los profesionales para empleos altamente cualificados. 

Las empresas necesitan profesionales conocedores de analítica de datos, Big Data y Data Science, realidad virtual, desarrollo de datos, ciberseguridad. Los perfiles más demandados según Randstad son aquellos que tienen que ver con la ingeniería de automatización y control, Inteligencia Artificial. También expertos en clockchain o Internet de las cosas. Justo lo que necesitan las empresas para dar el paso y digitalizarse.

Esto significa a primera vista, que hay una brecha entre lo que se estudia y lo que demandan las empresas. Que nuestros jóvenes no se están preparando de una manera adecuada porque las carreras universitarias no ofrecen la preparación necesaria para que esa realidad, esos empleos de alta cualificación se cubran. Y, ¿por qué ocurre esto?

La universidad no sabe qué necesitan las empresas y éstas no encuentran lo que necesitan en los licenciados. Esto ocurre más en las públicas, que ofrecen una cierta resistencia al cambio, algo para lo que las privadas son más receptivas. Es necesario que en los planes de estudio se incluyan materias que sirvan para cumplir las demandas de las empresas, en vez de pensar en el estatus de la entidad o las rencillas que pueda haber entre departamentos universitarios. 

Ya debe ocurrir en la educación básica. Se debe ofrecer una formación adecuada, impartiendo materias realmente útiles y que se enseñen de forma eficaz, pensando en preparar a los alumnos para los estudios superiores, la vida laboral y el esfuerzo, más que en la frustración del alumnado por no conseguir otros rendimientos.

Las empresas, por su parte, también deberían considerar los perfiles que no son universitarios, porque se quedan por el camino personas válidas que vienen de la Formación Profesional o que han adquirido sus destrezas en el entorno laboral. Se suelen minusvalorar este tipo de perfiles.

La solución obviamente es que la educación se adapte a las necesidades de las empresas, al mundo real. Los planes de estudio deben ser realistas y muy dinámicos porque los cambios en las empresas se producen constantemente a gran velocidad y la programación educativa se plantea a medio plazo con lo que muchas de las enseñanzas quedan o bien obsoletas o anticuadas cuando se llega al mundo laboral. Salen excelentes licenciados de nuestras universidades, pero con una formación que no se ajusta a lo que se necesita.

Algo que se debe solucionar pronto porque la existencia de este desajuste produce un freno al crecimiento, a la transformación de las empresas y por ende de la economía, lo que se traduce en pérdida de competitividad a nivel internacional.

 

 

¿Por qué necesitas una página web profesional?

¿Por qué necesitas una página web profesional?

No sé lo que vendes, pero de una cosa estoy seguro: quieres vender algo. Como todas las personas que tienen un sueño, que persiguen un proyecto, sé que intentas vender una idea, un producto, a ti mismo… Y como en todo negocio, necesitas un escaparate para mostrarte al mundo. La palanca que estás buscando es una web, ni más ni menos. Por eso, no es que necesites una página web profesional, en realidad es que si no tienes presencia en Internet, no solo serás prácticamente invisible, es que puedes darte por muerto en el mundo digital y pronto en el real.

Los usuarios están ahí todo el día y son un montón

Presta atención a estos datos sobre Internet: 

  • En 2017 se superó el listón de los 4.100 millones de usuarios 
  • Más de 3.000 están activos en las redes sociales
  • El usuario medio pasa más de 6 horas al día en internet 

Si montas un negocio es porque partes de un producto, de un servicio estupendo, en definitiva de algo que haces muy bien. Es lo suyo. Es lo tuyo. Y si hacerlo en una buena esquina, comercial, por donde pasa mucha gente, te permite plantear objetivos más ambiciosos, más visibilidad, más clientes, más ventas, con Internet las posibilidades son ilimitadas. Quizás ahora solo tienes una modesta tienda en una pequeña localidad y acabes convirtiéndote en otro Barrabés. O puedes empezar a vender libros y convertirte en el nuevo Amazon. Tal vez se te ocurra algo que no ha pensado nadie antes y seas la competencia de Airbnb o Uber. Que no es muy distinto de como empezaron esos negocios, que ahora están situados en el mejor local de la calle más comercial: Internet.  Su llegada y auge ha transformado muchos negocios y en otros casos los negocios nacidos de forma digital son los que han cambiado nuestros hábitos de consumo. 

Recuérdalo, es importante: INTERNET ABRE POSIBILIDADES ILIMITADAS. ¿Quieres reinventarte? Es el momento.

¿En qué se diferencia hacer negocios a través de una página web?

Primero vamos con algo que podrá parecer una obviedad. ¿Qué es una página web? Es un escaparate abierto día y noche, de forma continua, para que los potenciales clientes puedan entrar y visitarte en cualquier momento en esa pasarela sorprendente que es Internet. Para un negocio medio significa multiplicar sus posibilidades de ser visible, casi de manera infinita. ¿Exageración? En absoluto, en Internet siempre tendrás la tienda llena si quieres, con un click atraes clientes, con otro lanzas promociones… Recuerda que también en Internet, existe el efecto boca a boca y tu negocio puede volverse viral en cuestión de días. En una web puedes mostrar miles, millones de productos, día y noche. Gracias a una página web puedes plantear negocios con muy poca inversión, que de otra forma sería imposible, eso sí jugando la baza del buen hacer y la mejor de las presentaciones.

Ya, pero eso es Internet y yo no lo necesito, tengo mi negocio de verdad. Está bien tener un base de ladrillo, pero piensa que cada vez más los usuarios utilizan Internet para consultar antes de hacer una compra o contratar un servicio, incluso en el caso de los negocios locales. ¿Recuerdas la última vez que compraste algo sin antes de echar un vistazo en Internet, comprobar precios y recabar opiniones en los foros? Por lógica, aquellas empresas que tienen presencia online tienen muchas más posibilidades de estar entre las elegidas por aquellos consumidores que están buscando algo, que quieren comprar.

Porque si bien el ecosistema digital tiende a centrarse en servicios que se consumen online, es posible llevar los clientes en las dos direcciones. El supermercado danés Bilka consiguió atraer a 45.000 clientes a sus tiendas físicas mediante una campaña en Facebook. Realizó varias destacando productos populares, para llegar a diferentes tipos de consumidores. Un 7,8% de los usuarios que vio los anuncios visitó las tiendas. Por supuesto costó dinero, probablemente menos de 50 céntimos por cada cliente que acudió, pero ¿te imaginas qué tendrías que hacer para atraer a miles de clientes a un negocio físico, cuál sería la inversión necesaria por los medios tradicionales? Con una ventaja imbatible: el control. La publicidad en Internet es un grifo que abres y cierras a tu antojo, tú decides cuándo y cómo te parezca, eligiendo las franjas de consumidores que te convengan. 

Y es que todo eso que antes hacía el clásico tendero, piensa en cualquier tipo de profesional que se te ocurra, ahora es una tarea que se desarrolla en la web. Tú tienes que centrarte en lo que mejor sabes hacer. Para lo demás busca a un experto que te haga una página web con profesionalidad. Para que puedas contar con amabilidad, quién eres, a lo que te dedicas y mostrar tus productos o servicios de una forma atractiva, utilizando fotografías de calidad -no escatimes en este apartado, es crítico, deben ser aptas para que todo el mundo las vea, sin tener que utilizar una lupa-, y en la que atiendas dudas y comentarios con rapidez y diligencia. ¿A que todo esto es algo que es perfectamente natural para ti? Claro, porque es tu negocio. Además, como entiendes mucho de lo tuyo, describes lo que haces con pasión y ofreces contenidos interesantes. Por eso los usuarios van a estar muy atentos a lo que haces. Y si en algo necesitas ayuda, para eso estamos.

Pues eso es lo que te ofrece una página web profesional. La mejor réplica de ti mismo, de tu negocio, para que los potenciales clientes lo tengan siempre disponible. Si está bien expuesto, cuidas la apariencia, los detalles, tienes un producto o servicio que vale la pena y además eres amable, la posibilidad de que consigas el éxito está ahí al alcance de la mano. Sin olvidar una parte que sé que te preocupa: el dinero. No lo consideres un gasto, es una inversión, casi despreciable considerando el potencial de retorno para tu proyecto.

Por eso, permíteme que insista… da igual si estás empezado, o incluso si ya tienes una página que no es como debería: ¡HAZLA YA!. El reloj es implacable y no puedes perder más tiempo. Por otra parte, si quieres algo de calidad, y no puede ser de otra manera, al profesional que te la haga y a ti os costará un trabajo considerable hacerla. Hay muchas cosas detrás que hay que afinar para que vaya bien desde el principio. 

Así que olvida para esta tarea a ese amigo que sabe algo de informática o a tu cuñado que es un máquina del Photoshop, o eso se cree. Hay que ser serios, profesionales, en un tema en el que te juegas mucho ¿de acuerdo? Invertir en una buena página web te reportará muchos beneficios.

Por eso sé exigente, haz que cumpla con los requerimientos necesarios. Tiene que ser rápida, cómoda, con buenas fotos, unos textos que inviten a la lectura, descriptivos, sin faltas de ortografía o malas traducciones. Que muestren tu mejor tú. Es tu imagen, la que va a ver todo el mundo y eso merece la máxima atención. Tiene que ser PRO-FE-SIO-NAL, soy pesado con esto lo sé, pero es que me ha tocado solucionar muchos líos en los más de 20 años que llevo en este negocio. Y además, muy pero que muy importante, debe tener un gran nivel, porque como dice un amigo, un gran profesional del marketing y las relaciones públicas, a menudo solo tienes un tiro, así que tienes que acertar. Solo tienes una oportunidad de causar una buena primera impresión a tu visitante. Es el instante de un parpadeo. Si tu web plantea algún problema, el usuario, de forma instintiva, casi sin saber porqué irá hacia atrás y seguirá buscando. Y posiblemente acabe en la web de tu competencia, que si se lo pone más fácil, es la que se queda con el cliente. Una pena, ¿no? Que por unos segundos de más de espera, por mostrar una información de forma inadecuada o cualquier problema de fácil solución, el cliente llegue a tu puerta pero no la cruce y se marche a la de al lado.

5 fases críticas 

  1. El momento de la evaluación inconsciente. Apenas dura un par de segundos, menos que un parpadeo, pero es el punto en el que entre un 30 y un 90% de los usuarios abandonan una página web.
  2. En este se produce una evaluación consciente. ¡Bravo! Has conseguido pasar el punto crítico del abandono, has conectado con el usuario. Ahora, si la superas llegas al siguiente punto.
  3. Aquí es donde el usuario navega por tu página y si le resulta una experiencia interesante y agradable puede ser el inicio de una compra o contratación.
  4. Si ya está convencido, en esta fase vendrá la confirmación, el cierre de la venta. Ahora el usuario revisará todos los datos, contacto, acerca de, políticas de contratación, devolución. En definitiva, si eres fiable. Que no es solo serlo, también hay que parecerlo y de forma muy clara.
  5. Los pasos finales, llenar algún formulario, dar datos personales, de envío o realizar el pago, son tan críticos como los anteriores. No puede haber nada extraño, descuidado u oscuro, que justo en ese momento haga cambiar de opinión al comprador. El ratio de abandono en esta fase se acerca al 80%

En condiciones normales son menos de un 25% los usuarios que llegarán al último punto. Y de estos una media del 80% no completará el proceso. En muy buenas condiciones solo un 5% lo hará. Lo normal es que esa cifra sea inferior al 1%. Por tanto la mejora de los ratios en cualquiera de los pasos, multiplicará el éxito del proceso. Así se da el caso de que donde una web vende a un 0,1% de los usuarios, otra consigue hacerlo a un 5%. Si cada usuario llega a través de publicidad en el primer caso están tirando el dinero. Eso significa que para llegar al punto final, la venta, sin ningún problema, el proceso ha de ser impecable. 

Por eso, aunque siempre hay gastos importantes, necesarios en todos los negocios, hay que dejar una parte del presupuesto para afinar los procesos. Es crítico. Tienes que planear la transformación digital de tu negocio, algo inevitable si quieres estar presente. Eso significa pensar en el medio y largo plazo y aunque se trate de una inversión importante, supone también un beneficio casi inmediato. Como mínimo, significa no malgastar recursos sin sentido, porque hacer las cosas bien, profesionalmente, tiene un retorno contante y rápido. Y recuerda algo muy importante: ¡sin clientes no tienes nada que hacer!

Si mi negocio es pequeño ¿necesito una web profesional?

Por supuesto que sí la necesitas, incluso más, porque la competencia es brutal. ¿Y sabes algo? A pesar del gran número de pymes existentes en España, más de dos millones y medio, la gran mayoría no están actualizadas digitalmente. La Comisión Europea calcula que solo el 2% lo está. Eso significa que no están aprovechando unos recursos con los que crecerían mucho más, ya que las que sí lo hacen son mucho más productivas. Y eso que el nivel de la mayoría de las que están online es mejorable, porque lo han hecho como te he explicado antes en párrafos anteriores: sin planificar, de forma descuidada, de manera que el usuario percibe un cierto olor a amateur. Así que hazlo bien, planificando y reflexionando. Sin prisa pero sin pausa.

¿Por qué? Por tu propio bien, cuanto antes mejor, y porque la llegada de la crisis y la de monstruos como Amazon, también ha despertado a los gigantes dormidos. Por ejemplo, El Corte Inglés (ECI) parece que ha comenzado a tomárselo en serio. El salto de calidad en sus páginas en estos dos o tres últimos años ha sido considerable. No solo han realizado un cambio de imagen, mucho más depurada y moderna, sino que ahora parece que son conscientes de qué va el tema y conectan mejor con el usuario, se nota la preocupación por él. Así es que si tienes una web y se parece más a la versión de 2010 de ECI que a la actual y además estás invirtiendo en publicidad en Google o de cualquier otro tipo, permite que te de un consejo: estás perdiendo dinero a chorros, porque se te están yendo los clientes. Es hora de que comiences a tomarte esto en serio.

Piensa que tienes que hacerlo mejor, porque los grandes negocios, los que funcionan, disponen de grandes recursos que les permiten invertir enormes cantidades en marketing, tienen capacidad de publicitarse en cualquier medio. Es un gran gasto, pero les reporta grandes beneficios que vuelven a utilizar para competir contigo. Tal vez no puedas jugar en esa liga, todavía, pero desde luego tienes que encontrar un hueco, un lugar en el que encajar, para conectar con el tipo de cliente que necesitas. Pero además puedes ser más ambicioso, si encuentras tu propio espacio, puedes contar cosas de forma que llegues a un público más amplio. ¿Sabes que puedes vender en lugares que jamás imaginaste y difundir tu mensaje hasta el último confín del mundo? ¿No es increíble? El medio es Internet y la herramienta es una web ¿el límite? Tú decides.

¿No es suficiente con estar en Redes Sociales?

Las Redes Sociales son una plataforma fantástica para llegar a un elevadísimo número de personas, ya que más de 3.000 millones en la actualidad las utilizan. Tener una página de tu negocio en Facebook o una cuenta en Instagram te ayudarán a tener tráfico, no lo dudes, apuesta por ello. De hecho en algunas de las estrategias que planeamos para nuestros clientes, la mayor parte del presupuesto de inversión se realiza en esas plataformas. Pero no siempre es lo más adecuado para la mayoría, sobretodo si el presupuesto es pequeño, porque necesitas que el tráfico tenga un retorno económico para ti, que produzca beneficios.

Por supuesto haces bien en colgar publicaciones con las novedades, fotos con clientes satisfechos. Eso está genial, porque ofrece la impresión de un negocio vivo, cercano al cliente, pero nada de eso suple la función que cumple una web bien diseñada. Las publicaciones en las redes sociales son efímeras, en algunos casos tienen menos de un día de vigencia, se acaban perdiendo. Apostar solo por esa vía es ineficiente, muy caro en términos económicos, además de perjudicial para tu imagen.

Si quieres darte a conocer, ¿no es más lógico tener una web en la que el cliente pueda elegir lo que le apetece ver, cuando quiera, y no solo lo que le muestren Facebook o Twitter? Es mucho más eficiente. Cuelga fotos en las redes, haz comentarios, propón ofertas interesantes, pero luego enlaza a tu página web. Si mañana Facebook se vuelve loco y limita el tráfico en tu muro o fanpage, no es la primera vez que lo ha hecho y hará porque es la manera en que crecen sus beneficios, al menos no todo tu esfuerzo se habrá perdido, porque tendrás un plan B.

Así que deja que los usuarios descubran todos los rincones de tu negocio. Donde y cuando menos lo esperas puede haber algo que les llame la atención, que se traduzca en una venta o algún contacto interesante. Si luego te lo montas bien para cuidar y mimar al cliente, puede ser una relación para muchos años. 

Resumiendo, si tienes una página web profesional…

  • Se amplían las posibilidades de negocio, porque a través de ella puedes llegar a cualquier lugar del mundo. Y tú quieres vender, mucho si es posible. Para eso tienes un negocio, ¿verdad? Así que utiliza todo lo que la tecnología pone a tu alcance. Es absurdo no hacerlo. 
  • Estarás más cerca de tus clientes. Para que tus potenciales clientes te conozcan, tienen que saber dónde estás. La única manera de que te encuentren es tener presencia en Internet. Si no es así, no es que sea difícil, es que pronto llegará a ser imposible. Tienes que estar entre las opciones entre las que van a a escoger.
  • Quieres tener éxito, ser un referente. Para triunfar necesitas clientes y necesitas un lugar en el que recibirlos. Y ese sitio es tu página web. 
  • Vender a un cliente existente, es la forma más eficiente de generar ingresos. Para mejorar y mantener la clientela es necesario que interactúes con ellos. Hay muchas maneras de hacerlo: a través de un blog o la sección de noticias en tu web, lugar para poner post y recibir comentarios; un chat para atender o solucionar problemas; y, por supuesto, en las Redes Sociales. De esta manera comprobarás qué necesitan, lo que opinan de ti, cómo te ven. Una información valiosísima.

Si bien es cierto que esto no es fácil, ni se consigue sin un cierto esfuerzo, es posible hacerlo. Recuerda, un 2% está en ello. Y tú tienes un papel fundamental porque tienes que elegir a la empresa adecuada, la que se vuelque contigo y te ayude a cumplir objetivos. Es la manera de simplificar las cosas y mejorar las posibilidades de hacerlo bien. 

Porque además de tener una web, primer paso para ser visible y darse a conocer, necesitas hacer algunas cosas más. Es necesario diseñar la estrategia adecuada para cada negocio. Si tu presupuesto es pequeño, aún es más importante que aprendas a llevar a cabo una estrategia de Marketing Digital y solo un especialista puede ayudarte a definirla. Es una labor en la que tienes que trabajar día a día, optimizando todos los elementos, hasta sacar el máximo partido. Implica estar dispuesto a introducir cambios en tu organización, en tu proyecto, necesarios para ir cada día un pasito más allá. Aunque no tengas los recursos mínimos te podemos ayudar a ir en la dirección correcta y evitar los errores, que consumen, además de dinero, un tiempo precioso.

En 2018 ya es casi tarde, pero no adaptarse supone sin lugar a dudas la desaparición de tu negocio. Antes de 2025 morirán más de la mitad de las empresas y el proceso se acelerará aún más. No tiene demasiado sentido que unos estén viendo como integrar la inteligencia artificial, multiplicar su capacidad de venta y atención mediante chatbots, mientras otros ni siquiera tienen una buena página web. Es una cuestión de supervivencia ¿no crees?
 

¿Por dónde empezar un proyecto digital en la web?

Ya tenemos claro que es necesario tener una web profesional. Así que vamos a ponernos las pilas y ver de todos los objetivos que hemos hablado, cuáles tienes que priorizar. Del cerca de centenar que hay que considerar, estos son los más importantes:  

Estratégicos

Define los objetivos
Desarrolla una visión a largo plazo
Concreta con claridad tu estrategia a 2, 5 y 10 años
Estudia bien a tu cliente objetivo
Muéstrate
Crea un gran sitio web
Sé brillante

Imagen 

Da una magnífica primera impresión
Se reconocible de un vistazo
Crea una sólida imagen corporativa
Muestra tu logo en todas los sitios
Abusa, con inteligencia, de los colores de tu marca

Comunicación

Crea un mensaje claro y poderoso
Sé consistente
Transmite confianza
Sé transparente
Sé accesible
Repite tu mensaje siempre que puedas

Y si no te apetece o no tienes ni idea, porque esto no es lo tuyo, busca a un profesional que conozca el mundo digital en profundidad. Que te hable claro, con conocimientos y suficiente experiencia para recomendarte lo que necesitas. Tienes que elegir lo mejor, porque después de todo pones en manos de un extraño, tu negocio, una parte de tu vida y tus ilusiones. 

Y tras ElNegocioDigital.com (END) se encuentra ElSuper.com un equipo enfocado en esto de lo digital desde 1999. Somos una buena opción, porque vamos a considerar todos los aspectos de tu proyecto, empezando por uno de los más importantes: tu presupuesto. Hemos trabajado en proyectos de gigantes empresariales y también en cientos de pequeñas y medianas organizaciones, dentro y fuera de España. Somos especialistas en la transformación digital y tenemos una dilatada experiencia en el comercio electrónico. Si crees que podemos ser de ayuda solo tienes que contactarnos. 

Mientras tanto, en END seguiremos dándote información de cómo y por dónde comenzar, cómo acometer esa transformación digital, con las mejores herramientas, estudio de métricas de consumo, diseño de estrategias comerciales, de marketing digital y mucho más.

Si tienes alguna duda también puedes plantearla en los comentarios.

Imágenes: Mad Ball, Facebook.com, ElSuper.com

Whatsapp Business

Whatsapp presenta la versión beta de Whatsapp Business, aplicación de mensajería instantánea enfocada a empresas y organizaciones, con herramientas exclusivas que permitirán a las compañías conectar e interactuar con sus clientes de forma rápida y personalizada. Los usuarios tendrán la seguridad de estar tratando con una compañía porque todas pasarán por un proceso de verificación. Una vez superado se les asignará una insignia verde que diferenciará las cuentas de empresa de las que no lo son.

La aplicación empezará a probarse en breve con las empresas asociadas y dependiendo de la acogida se irán introduciendo nuevas funciones, como bots de inteligencia artificial y transacciones con la misma aplicación como ocurre con WeChat, la app de comunicaciones todo en uno, para mensajes de texto, SMS, MMS, llamadas de voz y video, momentos, fotos y juegos.

WhatsApp Business será gratuita para pequeñas y medianas empresas o negocios, aunque las herramientas e información disponibles serán básicas. Las empresas más grandes ofrecerán herramientas a través de las cuales los clientes podrán comprar, hacer seguimientos de transacciones realizadas, envíos o poner una reclamación. Por ello pagarán una cuota, aún por establecer, que permitirá que Whatsapp monetice sus servicios, algo que no hace actualmente con sus más de 1.300 millones de usuarios.

El programa piloto de verificación de perfiles ya ha empezado. La primera que ha participado es la aerolínea KLM, que ya ha publicado un vídeo mostrando todo lo que se podrá hacer a través de Whatsapp Business: comprobar el estado de una reserva, alertas para check-in, notificaciones sobre el estado del vuelo, o cualquier otro servicio adicional. Todo desde un mismo perfil de forma automatizada, en tiempo real, las 24 horas del día, desde cualquier lugar del mundo. 

En breve empezarán a verificarse más perfiles de empresas en esta aplicación. Será el cliente el que elija ponerse en contacto con ellas, Whatsapp no quiere que los usuarios reciban SPAM, por lo que existe la opción de bloqueo si se produce algún abuso y de reportar este hecho a la aplicación.

 

¿Está muriendo Twitter?

La noticia saltó hace algunos días: Twitter se desploma en bolsa haciendo peligrar notablemente su futuro como empresa y como red social. Desde principio de este 2016, la compañía creada y liderada por Jack Dorsey no ha dejado de acumular problemas, tanto internos como externos. A la reestructuración interna como consecuencia del abandono de algunos de los ejecutivos e ingenieros más importantes, hay que sumarle las pérdidas económicas y el descenso del valor de sus acciones.

Producto de esta mini-crisis de Twitter, los expertos bursátiles confiaban en una mejoría durante el mes de marzo y abril, y en parte, así ha sido. Las ventas se han incrementado un 36% y los usuarios han crecido un 3%, pero estos datos no corresponden a las previsiones de los expertos, quienes afirman que le está costando volver a crecer. De ahí su reciente desplome en la bolsa, con acciones que han perdido hasta dos tercios de su valor en apenas un año.

Pero, ¿a qué se debe la caída de esta red social que, en teoría, es la mejor herramienta para estar informado al instante y en tiempo real? Twitter “lo petó” debido a la comercialización de los smartphone y la filosofía de las nuevas tecnologías de tener todo al alcance cuándo y dónde quieras. Gracias a esto se convirtió en el medio perfecto para estar informado al minuto sobre las noticias de última hora, y justo ese era el propósito inicial de Jack Dorsey. Personalmente creo que Twitter ha abusado del renovarse o morir que ha terminado por convertirla en una plataforma con difusa personalidad provocando que deje a un lado su filosofía inicial. Gran parte de culpa la ha tenido el deseo de querer equipararse como red social a su competencia (Facebook o Instagram).

Una vez Twitter perdió su personalidad con este intento de creerse igual o mejor que la competencia, los usuarios ya no saben bien qué hacer en ella y como consecuencia, se mudan a otras alternativas que sí están bien definidas. Por ejemplo, usuarios que les gusta subir sus mejores fotos o contar y presumir sobre su vida, utilizan Instagram; usuarios que hablan con sus amigos, utilizan Whatsapp; o, usuarios que buscan virales y vídeos graciosos, simplemente se dejan caer por Facebook.

Como vemos, el futuro de Twitter es muy incierto tirando a horrendo. Los datos no mienten, y personalmente, yo, como usuario fiel de Twitter desde hace más de seis años, he podido comprobar de primera mano este descenso en su uso y en su tráfico. Por ejemplo, en los tweets por minuto cada vez que actualizo mi timeline, o también en las estadísticas de visualización de cada uno de mis tweets. Vamos, que se nota ese ambiente que ronda por toda red social (o aplicación/programa social) cuando está en sus últimos días. Imagino que si esto lo he notado yo, un simple usuario, las grandes compañías con sus milimétricas herramientas de medición también se habrán dado cuenta.

Por el bien de Twitter, una de mis redes sociales más utilizadas durante los últimos años (hasta en mí, un usuario fiel, se ha notado el descenso), hay que hacer algo para resucitarla y no ponerla en la lista tras Messenger, Fotolog, MySpace o Tuenti. Es ahora cuando quedamos los usuarios que estamos por el propósito inicial de Twitter, estar informados al minuto, así que, partiendo de esta premisa de nuevo, a ver si su siguiente paso es el definitivo para cavar su tumba o si por el contrario, es el paso para darle alas otra vez.

Cómo buscarán y comprarán los consumidores en 2020

Imagina que eres una hermosa mujer. Eres algo más baja de lo habitual, tus caderas son algo más anchas, con un estilo y aspecto diferente a la mayoría, tienes tu propio look. La versión de Google, Bing o Amazon en 2020 sabrá todo esto. Y será una información que tendrá en cuenta cuando digas, porque no lo vas a escribir, "búscame una blusa verde para la fiesta del viernes. Muéstrame lo que está de moda o será tendencia". Y la búsqueda te ofrecerá en cuestión de segundos un breve informe con imágenes, contenidos y enlaces a todo lo necesario, para que hagas tu elección en función de tus gustos y de otros requisitos previos. Por eso no te mostrará la ropa de los Zara de turno, y sí la de aquellas empresas que son capaces de hacer algo que te quede bien.

Dará igual que seas un apuesto hombre bajito y regordete o un muchacho alto y desgarbado, habrá opciones más que de sobra para cada tipo de consumidor. La tecnología y la oferta de millones de empresas hará posible que cualquiera pueda tener un estilo, que seguirá algún tipo de tendencia, pero adaptado a sus peculiaridades.

La convergencia de tecnologías será la causante de estos resultados. La convergencia y el aprovechamiento que harán empresas nuevas o los gigantes existentes de todas estas posibilidades. Tecnologías que serán capaces de entender perfectamente lo que dices a tu móvil u ordenador, incluso la entonación o tu estado de ánimo, al menos en alguna medida. Capaces de convertir tu pregunta en una búsqueda lógica, con sentido, que te devuelva, casi siempre, lo que realmente estás buscando. Y será capaz de aprender de tus hábitos y compras anteriores para devolver aquello que puede gustarte. Cuando hagas el pedido, si implica algún tipo de alteración o adaptación, sistemas automatizados se encargarán de completarlos, o bien de dirigirlos al operario especializado que te enviará tu prenda al día siguiente.

¿Están preparadas las empresas para esta revolución? En su mayor parte no. Ni a nivel productivo, ni de entender o procesar los deseos de los clientes. En la mayoría de los casos ni de conectar y comunicar con éstos para ofrecerles lo que les gusta. ¿Pueden adaptarse? Sin duda. Deben. Y harían bien en empezar a integrar lo antes posible la estrategia digital en el corazón de sus organizaciones.

Imagen: Francisco Huguenin Uhlfelder

La Generación C, un objetivo de la estrategia de posicionamiento en internet

La Generación C nació de los Millenials, nativos digitales entre 20 y 35 años que se hicieron adultos con el cambio de milenio. Son un grupo de consumidores a nivel global, que se caracterizan por su comportamiento y sus intereses que giran en torno a cuatro importantes aspectos: la creación, la selección de contenidos, la conexión y la comunidad.

  • El 90% de los integrantes de la Generación C crea contenidos online al menos una vez al mes.
  • Tres cuartas partes de sus integrantes comparten contenidos online al menos una vez a la semana.
  • Necesitan estar conectados desde cualquier lugar, motivados por el Fear Of Missing Out, el miedo a perderse algo.
  • Siete de cada diez miembros crean o comparten contenidos con el fin de crear un pensamiento común.

La Generación C está conformada por consumidores activos, son 3,6 veces más propensos a comprar, y adoptan rápidamente nuevas tendencias. Uno de los medios que más consumen es YouTube. Google reveló que “el 76% de sus integrantes de todo el mundo entra en el sitio todas las semanas, mientras que el 36% lo hace a diario”, lo que convierte a YouTube en una plataforma clave para que las marcas se conecten con los miembros de la Generación C y creen nuevas formas de generar engagement. Si tu marca consigue transmitir y aportar valor, tendrás a menos personas omitiendo tu anuncio en YouTube y a grandes prescriptores de ésta. Si logras conectar con la Generación C, no solo atraerás a potenciales consumidores, obtendrás un canal para darle mayor alcance a tu estrategia de posicionamiento en internet.

Identifica usuarios que tengan un gran número de seguidores en YouTube y en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Tumblr, clasifica sus perfiles psicográficos y los de las personas que los siguen, y enfoca tu estrategia hacia esos que se ajustan más al prototipo de tu consumidor final.