El efecto del crecimiento exponencial en nuestras vidas

En una reciente charla con mi hija de 14 años, explicándole algunos conceptos económicos y financieros, intentaba que comprendiera la importancia del ahorro. Tal vez no entendió todos los matices, pero la forma en que se abrían sus ojos cuando veía el resultado de ahorrar 50 euros mensuales durante un largo periodo, con o sin intereses, fue suficiente para ver una vez más la reacción cuando se asimilan determinadas magnitudes. Procurar que se entienda el efecto del interés compuesto sobre el ahorro y de perseguir el mejor rendimiento posible, puede cambiar la vida de cualquier persona. Porque conseguir tras 50 años de ahorro 30.000 euros, 130.000 o más de 800.000, es una buena razón para preocuparte de como invertir mejor tu dinero ¿no crees? Pues algo parecido ocurre con el impacto exponencial de lo digital en nuestras vidas. La conmoción que deberías sentir, permíteme ser dramático en este punto, debería ser incluso superior.

url.jpg

 

¿Qué sucede cuando multiplicamos uno por dos 64 veces? Esos son tantos como los granos de trigo que pedía aquel sabio indio, inventor del ajedrez según la leyenda. Comenzando con uno y duplicando el número de granos en cada cuadro, solicitó llenar todas las casillas de un tablero de ajedrez. La cifra total final es de 18 trillones de granos. Unos 15 billones de toneladas métricas o la producción de trigo del planeta durante 20.000 millones de años. Ese es el impacto de una progresión geométrica sobre cualquier cifra. Y es el primer argumento que utilizo en las charlas, cuando hablo sobre el tema digital.

tarjetas de memoria.jpg

 

En la Revolución de las Tecnologías de la Información, Tom Forester, profesor de ciencia y tecnología y autor de diversos libros sobre el tema, ponía otro ejemplo bastante ilustrativo, “Si las industrias del automóvil o la aviación se hubieran desarrollado como la de los ordenadores, un Rolls Royce costaría 2,75 dólares y recorrería más de 4 millones de kilómetros con 4 litros de gasolina. Un Boeing 767 costaría solo 500 dólares y daría la vuelta al mundo en 20 minutos, con algo más de 20 litros de combustible”. Llamativo, ¿verdad? Pues aún puede serlo un poquito más, porque realizó esta comparación en 1985. En 2018 con esos 3 dólares compraríamos varios Rolls Royce y recorrerían billones de kilómetros. Algo parecido ocurriría con los aviones o muchos otros ejemplos que se podrían utilizar.

La realidad es que el impacto de la tecnología, las comunicaciones y todos los aspectos coadyuvantes en el ecosistema son y serán aún más notables. En los 90 se estimaba que secuenciar el genoma humano tomaría 50 años, en 2000 se había completado. ¿De qué forma podemos medir la huella de la secuenciación del genoma en la medicina, en otras ciencias, en la vida de cada ser humano? Creo que estaremos de acuerdo en que va a tener bastante importancia. Pero es que si a principios del siglo XXI el coste de procesar la información de un genoma humano era de unos 95 millones de dólares y llevaba meses, en 2015 se hacía por 1.245 dólares en 26 horas. Antes de 2020 estimo que llevará unos minutos y costará menos de 100 dólares. La última es una predicción de mi cosecha que hacía en 2016, muy poco arriesgada por cierto. Ya hay proyectos comerciales ofreciendo una secuenciación completa del genoma, buscando enfermedades raras o hereditarias por menos de 500 euros.

wolfenstein-1992-BJ-Blazkowicz-comparison.jpg

Considerando que los resultados obtenidos en el caso de la secuenciación del ADN están íntimamente relacionados con la capacidad de proceso de los ordenadores, vamos a darle una pensada a algunas magnitudes para terminar. En 1985 la potencia de procesamiento del Cray-2 era de unos 2 Giga FLOPS, operaciones de coma flotante por segundo. El Samsung Galaxy S6 es capaz de procesar a 34.8 GFLOPS, esto es un smartphone de hace un par de años, es unas 15 veces más potente que uno de los mayores superordenadores del mundo de hace 30 años. Pero es que, una PlayStation 4 es mil veces más potente que el Cray-2. Por tanto, ¿de qué forma influirán estos cambios en nuestra forma de consumir, de trabajar o relacionarnos? Extrapola, piensa donde estábamos hace 3 décadas, analiza la evolución de los últimos 5 años. Mete en la coctelera las costumbres, miles de millones de personas accediendo online, compartiendo, creando, ponle unas gotas de inteligencia artificial hoy, litros mañana. El ordenador de dentro de 30 años, el teléfono, el móvil, puede superar en muchas veces la capacidad del cerebro humano, de hecho eso se espera que ocurra en un par de años con una máquina de 1000 dólares. Y con la capacidad de proceso viene todo lo demás, en 30 años tendremos aquí la singularidad. Nadie tiene todas las respuestas, pero seguro que te haces una idea. Y no olvides a los cisnes negros, siempre aparecen, están ahí.

Así que, además esperemos sorpresas, nuestras vidas seguirán cambiando…otro poquito. ¿Qué nos apostamos? Si quieres comentar algún tema estaré encantado de hacerlo. Gracias por haber leído hasta aquí. Ya tiene mérito 😉

Te interesa por: A efectos de lo que te cuento en este artículo no es tan relevante lo que pueda ocurrir el año que viene o dentro de tres, como la aceleración de los cambios, las consecuencias que tiene para todos. Da igual plantearlo a nivel empresarial, profesional o personal, lo que viene es una ola de dimensiones nunca vista. No te dejes engañar porque parezca que crece poco a poco, analiza la aceleración de la última década e imagina la magnitud en los próximos años. Es una gran ola. Puedes coger la tabla y cabalgarla o… 

Imágenes: One Laptop per Child, ElSuper.com, IMGUR, BRIANFUCKINFANTANA, Carlos P.

Los robots no quitarán el trabajo o sí, depende

José Antonio Gallego, afirma que No, los robots no nos quitarán los puestos de trabajo. Gallego es el Chief Happiness Office de Sngular, un economista que viene del mundo del marketing y el community management. Cuento todo esto porque creo que es significativo para situar su razonamiento.

En su artículo utiliza una argumentación tan lógica, como incorrectamente extrapolada: "Nuestros tatarabuelos ya vivieron este proceso de sustitución de la máquina por el hombre y, por contraintuitivo que parezca, no solo no deja a los humanos sin trabajo y en situación de miseria sino que nuestro bienestar y posibilidades de empleo aumentan". Nos explica lo que ocurrió en la segunda mitad del XIX con la automatización del textil y finaliza "No nos enfrentamos a un fenómeno nuevo, sino a una tendencia con siglos de antigüedad que en términos absolutos ha mejorado las condiciones de vida de los habitantes del planeta". Nos pide ser optimistas. Bien, debemos serlo, pero el optimismo no tiene nada que ver con esto, porque aunque las cosas evidentemente fueron como plantea, no creo que se vayan a repetir.

¿Habrá trabajo para todos?

…viene ocurriendo desde la aparición de la rueda, será un buen porcentaje… los que van a ser reemplazados por máquinas cada vez más sofisticadas

Probablemente no, pero aunque así fuera, podemos hacer las cosas de otra forma. Empecemos por el principio ¿por qué no se sostiene la extrapolación de Gallego? Por ejemplo cuando dice que los coches sin conductor no dejarán sin trabajo a taxistas o transportistas, es cierto, todos no se quedarán sin trabajo. Pero como ocurrió en anteriores revoluciones, como viene ocurriendo desde la aparición de la rueda, un buen porcentaje de éstos serán reemplazados por esas máquinas cada vez más sofisticadas, más inteligentes. Ocurrirá con los repartidores, con los administrativos, los telefonistas, los obreros fabriles, agricultores, muchas de las personas que se encargan de tareas del hogar o el cuidado de niños y ancianos… Y en cualquier otro ámbito.

En unos cuantos años por cada 100 personas que trabajan hoy en un almacén quedarán una cuarta parte, o menos. En diferente grado, pero a un ritmo creciente e imparable, los autómatas y sistemas inteligentes realizarán las tareas que antes hacían las personas en las más diversas actividades.

Siempre tendremos opciones

Y soy optimista, creo que la humanidad como colectivo tiene salida y que la encontraremos, pero no podemos hacernos trampas o hacer como que no sucede nada, porque entonces sí que tendremos problemas serios, porque una cosa es ser optimista y otra ir en plan suicida.

La diferencia de esta revolución respecto a las anteriores es que los nuevos trabajos que aparecen requieren conocimientos y habilidades que no tienen una buena parte de los trabajadores actuales. ¿Pueden adquirirse? sí, pero no es fácil convertir a los contables o almaceneros sin trabajo en diseñadores de órganos humanos o en programadores de autómatas. Son buenos trabajos y mucho mejor pagados, pero además de la especialización que requieren, el número de nuevos empleos serán menos que los terminados, con una gran diferencia.

No olvidemos un factor importante, algunos empleos se crearán en los mismos lugares en que se destruyen, pero una buena parte se realizarán desde países donde la fuerza laboral y las empresas estén más capacitados para competir. No es una cuestión de salarios, no en la alta tecnología o tareas especializadas, un buen programador seguirá cobrando más de 100.000 dólares en Estados Unidos, va de competitividad, de la de verdad. Y en esto cuentan las personas, las empresas y las sociedades. La receta está clara, hay que apostar por la creatividad y la competitividad.

Elegimos que futuro queremos vivir

…existe un consenso casi unánime sobre el aprendizaje: es crítico, la pieza básica sobre la que construir lo que queremos ser

El futuro puede ser un lugar fantástico para vivir, pero hay que currárselo, crear las condiciones para que sea así para todos y no sólo para una élite de ricos y profesionales. La ciencia ficción nos lleva anunciando desde hace un siglo todo tipo de escenarios, solo hay que hacer un repaso y ver por cuál queremos apostar.

No se trata de ser más o menos optimistas, esto va de analizar la realidad, donde estamos, prospectar adecuadamente, a dónde queremos ir, y plantear las soluciones adecuadas.

Probablemente existe un consenso casi unánime sobre el aprendizaje: es crítico, la pieza básica sobre la que construir lo que queremos ser. Hay que mejorar la educación no solo de los niños, los mayores deben ser conscientes de que necesitan prepararse toda la vida, y que deben abandonar su zona de confort.

Los trabajos cómodos, repetitivos, los que no requieran inventiva o imaginación serán los primeros en ser automatizados. Por lo tanto tenemos toda la información: sabemos que será afectado, en que priorizar y hacia dónde dirigirnos. ¿Algún político con visión en la sala? Y si ellos no acuden nosotros tenemos la última palabra, cuando nos vean movernos se subirán al carro.

Video: Robots Kiva operando en un centro logístico de Amazon

Estrategia digital: Marketing Digital

"Internet ha sido el cambio más importante en toda mi vida y por cientos de años para la humanidad"

Rupert Murdoch
Magnate de los medios

 

Explicaré de que va esto del marketing y la estrategia digital. Plantearé esta serie de artículos sobre todo para aquellos que son conscientes de la necesidad de un cambio en su empresa, en su vida, y encuentran dificultades para unir los puntos. Y pondré enlaces a fuentes más tradicionales como Wikipedia, para los que prefieran seguir una línea algo más formal.

El marketing digital se desarrolla tanto en los medios digitales, como en los medios offline. Y aunque se consume principalmente en Internet, a través de todo tipo de dispositivos conectados, cada vez está más presente en los medios tradicionales. Y fíjate que digo principal, porque si bien los medios online se llevan una buena parte del protagonismo mediático, es conveniente recordar que tratamos con personas, da igual como se conecten, y hoy todavía viven en el mundo físico. Aunque esto también cambiará 😉

Desarrollo de forma online una buena parte de mi actividad personal y profesional desde hace 15 años. En la actualidad probablemente son pocos los que pueden permitirse vivir a espaldas del mundo digital. Mientras las nuevas organizaciones desarrollan una buena parte de su operativa casi exclusivamente online. Sin embargo sé por mis clientes y usuarios que lo normal es que no se trate de un un todo o nada. Hay conexiones y la transición se debe realizar gradualmente. Pero no hay demasiado margen. Cada vez hay menos volumen de negocio para el mundo offline, que es ocupado rápidamente por las empresas online. Mientras el  número de competidores tradicionales decrece lentamente, por tanto cada vez les queda menos negocio.

En el marketing primero las personas

Las personas son importantes. Son el elemento central de cualquier discurso, los destinatarios de lo que contamos, los compradores de lo que creamos

Las personas son importantes. Son el elemento central de cualquier discurso, los destinatarios de lo que contamos, los compradores de lo que creamos. En una charla ante un grupo de empresarios escuchaba a un experto en Linkedin repetir, que media hora al día era suficiente para mantener la presencia de los asistentes en la red profesional. Bastante optimista tal como lo expresaba y así lo entendió la audiencia. Cuando empezaron a preguntarle como se conseguían ingresos, como se compensaba al menos la inversión en tiempo, el esfuerzo, no fue capaz de concretar y cambio la argumentación: hay que sembrar, que no se recoge a corto plazo, etc. Razón no le faltaba, pero olvidó que trataba con personas, con sus propios intereses y necesidades. La buena noticia es que no tienes que elegir: puedes vivir conectado tanto a la realidad online, como a la offline.

Desde 1995 integro el marketing digital en todos los proyectos por los que he pasado, actuando como responsable en el área de marketing y comunicación de alguno de ellos. No me calificaría como experto, creo que es muy difícil serlo hoy en día, tal vez lo sea en áreas concretas. Lo mío es más bien la creación de negocios online, la gestión de proyectos en su totalidad. Sí son grandes expertos los numerosos especialistas en marketing y muchas otras áreas con los que trabajo. Durante este tiempo he aprendido un par de cosas, que me han permitido, por ejemplo, crear webs que han incrementado las ventas un 30% en cuestión de meses o construir comunidades con más de 50.000 miembros en menos de un año. Como empresario que eres estas experiencias creo que pueden resultarte útiles.

Lecciones del marketing digital

La primera lección que aprendí es que hay que invertir tiempo, mucho, para estar al día en todo lo relacionado con la tecnología. Llevo estudiando casi cada día desde hace 30 años. El negocio de Internet no es para lobos solitarios, necesitamos ayuda y por eso intervienen en un proyecto numerosos profesionales con perfiles muy diferentes. Se invierten bastantes horas, un proyecto típico precisa de al menos 10 horas semanales para conseguir resultados a medio plazo. El doble es más habitual.

La segunda lección duramente aprendida en numerosos proyectos, es que las redes sociales no tienen un retorno directo para la mayoría de las empresas. El que te diga que no lo haces bien porque no te diriges al consumidor en Facebook o Instagram, y a las empresas en Twitter o Linkedin, o argumentos parecidos, o no se entera o tiene otros intereses. Es bastante más complejo, lo cierto es que el consumidor no quiere que le vendas nada más, la mayor parte del tiempo. Estamos saturados, en las redes sociales mucho más, así que primero debes ganártelo. Nuevamente hace falta tiempo.

Entendiendo que es una carrera de largo recorrido, que solo tendrá un retorno si tienes claros los objetivos, de qué van los diferentes medios y cuál es la dinámica de la comunicación online, estás en la mejor situación para acertar con tu estrategia de marketing digital.

Marketing digital para novatos

…lo digital es casi siempre el eje sobre el que enfocar el esfuerzo, sin descuidar el mundo real…

El Marketing Digital es la más conocida de las piezas que forman parte de la Estrategia Digital, ED. Si bien es cierto que hacer una diferencia entre lo digital y el mundo offline tiene sentido en una gran organización, para la mayor parte de las empresas o quien está construyendo cualquier tipo de carrera profesional, lo digital es casi siempre el eje sobre el que enfocar el esfuerzo, sin descuidar el mundo real. Algunas de las relaciones más beneficiosas van a seguir concretándose personalmente. Por lo tanto cuanto más escasos sean los recursos, más importante es aprovechar la integración del mundo virtual con el físico. Adapta lo que sea necesario para sacar más rendimiento a tu inversión en tiempo y/o dinero, centra tu actividad, refina lo esencial de tu mensaje y mejorarás notablemente tus resultados.

Imagina que participas en un evento y das una charla ante un grupo de profesionales. Esta conferencia debes comunicarla primero a través de tus redes sociales, anunciar de que tratará, donde se celebrará, fecha, etc. Despertar el interés en lo que vas a hacer. Si puedes ir con un colaborador mejor, para grabar el evento o tomar imágenes, es importante para dejar constancia gráfica de tu actuación. Te aconsejo que hagas algo en tiempo real, algún comentario en Twitter, y después sigues en tu blog o en Linkedin.

Así que teniendo siempre en cuenta esta relación entre lo digital y lo físico, no la olvides, me centraré en lo digital, vamos a ver algunas de las principales herramientas y técnicas que deben formar parte de tu arsenal para el marketing online. Estos son los apartados a considerar para proyectar una imagen competitiva, en orden de importancia. 

Algunas herramientas del marketing digital

Este orden no es caprichoso atiende a una serie de razones. No tiene sentido utilizar la analítica web, sin tener tráfico o resultados que analizar. Para conseguir tráfico debes antes generar contenidos y oportunidades. Es el orden que entiendo más lógico, considerando la facilidad de aplicación de cada técnica para la organización, y el impacto tanto en los resultados conseguidos, como en la economía de la empresa.

Herramientas que veremos en capítulos sucesivos.

  • Marketing de contenidos
  • Generación de oportunidades
  • Email marketing
  • Social media marketing
  • Publicidad online
  • Analítica web
  • Optimización de la conversión
  • Optimización de buscadores

Nos vemos en el siguiente capítulo.

Qué es la Estrategia Digital

La estrategia digital se define a partir de dos elementos claves: la identidad digital y los planes estratégicos de la empresa. Para crear una estrategia digital que funcione primero hay que definir claramente la identidad digital. La identidad es el pilar básico de la estrategia digital, que deberá modelarse en función de lo que somos y queremos ser, los objetivos de la empresa y los planes para lograrlo. Y estos planes se orquestan alrededor de una estrategia digital, que es hoy el elemento central de la estrategia de la organización, en la mayor parte de los casos, que deben ser complementarias. En un mundo que tiende a lo digital, pero en el que conviven actores con hábitos muy diferentes, salvo excepciones, una organización sin estrategia digital se ha quedado fuera de la competición.

Qué es la Identidad Digital

Es la combinación de elementos digitales y no digitales que utilizamos para mostrarnos y comunicar en el medio online

Empecemos con la identidad digital ¿qué es? Es la combinación de elementos digitales y no digitales que utilizamos para mostrarnos y comunicar en el medio online. Se forma a partir de lo que somos en la red y de lo que hacemos. Lo que somos incluye, aunque no exclusivamente, la visión del proyecto, la página web -elemento central de la mayor parte de identidades digitales-, las cuentas de correo, nuestros blogs, perfiles en redes sociales o canales de vídeo, entre otros muchos. Tanto los individuos como las organizaciones pueden tener múltiples identidades digitales, desde las que se proyectan diferentes proyectos o perfiles, que pueden estar relacionados y coordinados entre sí, o no, aunque desde un punto de vista económico y de aprovechamiento de los recursos y resultados, es más interesante que lo estén, que haya una superestrategia que unifique la de las diferentes partes o proyectos. Si hablamos de lo que hacemos se trataría de los mensajes que lanzamos, cómo modulamos lo que decimos, qué canales priorizamos, en definitiva como es nuestro diálogo con el mundo digital, con los usuarios que son o pueden convertirse en nuestros clientes, seguidores o fans, tal y como se denominan en algunas redes sociales.

Y qué es la Estrategia Digital

La estrategia digital sería entonces, la que a partir de la identidad digital nos ayuda a unir todas las piezas tanto del mundo digital como del físico -porque éste también tiene alguna influencia en el digital-, para cumplir con los planes estratégicos de la empresa. Se trata de concretar los objetivos, a partir de la visión y los valores de la compañía, para ver cual es la mejor forma de desarrollarlos, contando con que competimos y lo seguiremos haciendo en un entorno fundamentalmente digital, que es dónde se está desarrollando la conversación con y entre los usuarios, en buena medida.

Desde el desarrollo del producto, hasta su comercialización y servicio postventa…

¿Qué piezas hay que unir? Todas. Desde el desarrollo del producto, hasta su comercialización y servicio postventa, todo lo que pueda estar relacionado: tecnología, imagen, comunicación, creación de contenidos… Todo debe estar alineado en la estrategia digital para que la organización funcione creando procesos en los que imaginamos, planificamos, aplicamos, medimos y corregimos, para volver a empezar, y repetir una y otra vez. Todos los departamentos y personas están implicados, nadie queda al margen de la estrategia digital, porque si son parte de la organización, hay que conseguir que formen parte de la digitalización.

Los vencedores del mundo digital planean en su estrategia la forma de colaborar, incluso con algunos competidores. Piensan en la forma en que los usuarios, el propio medio trabaje para ellos, creando las condiciones necesarias para triunfar en una batalla en la que la principal arma es la información.

La guerra por el dominio de la realidad virtual ya está aquí

Se abre la veda, la realidad virtual se ha convertido en el nuevo petróleo digital, en la carrera espacial de las nuevas tecnologías. Quien la domine, se hará el dueño del presente tecnológico. Pero basta de metáforas, hablemos de realidad.

Todo indica que la realidad virtual será el siguiente paso en la revolución tecnológica (más bien, “guerra tecnológica”), y ello lo comprobamos por los “bichos” que están trabajando en estos proyectos como Sony (con la marca Playstation), Samsung, HTC, Microsoft o Apple. Incluso los negocios online más importantes como Google, Facebook (quien ha adquirido Oculus Rift, el primer modelo de realidad virtual en videojuegos que hubo) o Amazon, también están desarrollando sus prototipos.

Pero, ¿por qué tanto revuelto durante los últimos meses? Hay que recordar que la realidad virtual ha existido desde hace muchos años, pero, hasta hoy, los avances en la tecnología no permitían tal inmersión realista de gráficos convirtiendo a la realidad virtual, en prácticamente algo que supera la realidad.

Hace unos años parecía que la realidad aumentada iba a ser el futuro de las nuevas tecnologías, pero todo quedó en el intento. O al menos, en un segundo plano para centrarse en el desarrollo de la realidad virtual, la que, como he comentado antes, con los nuevos avances se ha permitido un desarrollo casi perfecto. Microsoft, de todos modos, ha seguido confiando en la tecnología de la realidad aumentada para crear las Hololens, unas gafas que mezclan realidad virtual y realidad aumentada, que durante este año saldrán los primeros prototipos a la venta.

Lo que es seguro es que la realidad virtual seguirá creciendo durante los próximos años sin ningún tipo de límite. Gartner, la multinacional consultora y de investigación tecnológica, afirma que en el año 2020 se habrán vendido unas 40 millones de gafas de realidad virtual en todo el mundo. Incluso abordará muchos más sectores que a los que hoy va dirigidos principalmente, es decir, videojuegos y marketing. Al más puro estilo ciencia ficción, nuestro cerebro estará conectado en cualquier lugar del mundo y dispuesto a vivir experiencias inolvidables sin apenas movernos del sofá. ¿Y si se utilizara para formar parte de una reunión de trabajo?, ¿y si puedes estar con los tuyos en Navidad pese a vivir a más de mil kilómetros?, ¿y si las agencias de viajes pudiesen exponer experiencias de viajes exóticos sin apenas moverte de tu ciudad?, ¿y si pudieses formar parte del reparto de una película? Lo que hoy tenemos es tan sólo un “borrador”, en un futuro es posible que se pueda responder afirmativamente a estas preguntas.

Teniendo en cuenta nuestra ambición como ser humano y teniendo en cuenta el poder del capitalismo, realmente puede asustar el alcance que puede llegar a tener los avances en la realidad virtual. ¿Quién se hará el dueño del mayor trozo del pastel de la realidad virtual? No tardaremos mucho en saberlo. La guerra no ha hecho nada más que empezar y nosotros, los consumidores, también formaremos parte de ella siendo los que finalmente decidan el destino de esta tecnología.

Imagen: Nan Palmero

El siguiente paso en la búsqueda de empleo por Interent

Más allá de los estudios y los artículos profesionales que afirman que en los próximos años el medio digital invadirá la acción de búsqueda de trabajo, yo, en este artículo, hablaré desde mi propia experiencia y con mi humilde opinión para corroborar tal poder de lo online en la búsqueda de empleo. Naturalmente, todas estas palabras son teorías que, en 2020, por ejemplo, puede que sea hagan realidad o no.

Hace poco ya os contamos que Internet es la mejor alternativa que tienen los jóvenes en estos tiempos para acceder a un puesto de trabajo una vez finalizan sus estudios, pero realmente, no sólo los jóvenes, no sólo los titulados. Los tiempos cambian y el mundo se adapta a las nuevas necesidades y, al igual que los libros y las revistas han dado el salto al formato digital, algo tan tradicional como buscar trabajo en el periódico va a perderse con el paso de los años. Y para esto no queda mucho. 2020, incluso antes.

Mi mayor teoría de cambio tiene que ver con los portales de empleo, la mayor fuente de búsqueda de empleo en Internet, pero para mí, tal y como están confeccionados hoy día, ni mucho menos la mejor. Les falta una pequeña evolución, una evolución de la que estamos viendo ya sus primeros pasos una vez se han reajustado sus funciones a los parámetros de las redes sociales. Creo que por aquí irán los tiros en un futuro no muy lejano.

Queremos inmediatez, sencillez, exclusividad, proximidad, contacto con otros usuarios y/o comodidad; es decir, algunas de las necesidades que han ido surgiendo en la sociedad con la revolución digital. Por lo tanto, pienso que brotará un sistema (o aplicación) capaz de fusionar la ubicación geográfica del usuario con la globalización/ultracomunicación que ofrece el medio online con las redes sociales. Hoy vemos que aplicaciones como las de pedir comida a domicilio o las de pedir transporte cerca de tu localización ya están triunfando, por lo que esta tendencia llegará también a la búsqueda de empleo a través de sus nuevas funcionalidades sociales.

La geolocalización es un gran punto a favor para el desarrollo de dichas herramientas. Con algo similar a lo que hoy conocemos como Google Maps, por ejemplo, estarás al tanto de las empresas que ofrecen trabajo (de tu perfil) a tu alrededor. Incluso saltarán notificaciones si caminas cerca de una empresa o un negocio que busca alguien como tú. Además, otro de los aspectos que pueden ser más llamativos y beneficiosos, es que las propias empresas ofrecerán más abiertamente sus puestos de trabajo. Hasta contactarán ellas mismas con los candidatos. En tan solo unos segundos una empresa podrá elaborar un listado de candidatos a un puesto gracias a las preferencias y a los parámetros de los usuarios e, instantáneamente, enviarles su oferta, porque como he comentado antes, la comodidad, la inmediatez y la cercanía, son algunos de los puntos clave de la revolución digital.

¿Vas a estar sentado ahí esperando a que te lleguen las ofertas de trabajo? Pues oye, quizás pronto sí.

Un título no sirve para trabajar en Google, ni para sobrevivir en el mercado de trabajo

Anda que ha dicho cualquier cosa el señor Laszlo Bock, a la sazón vicepresidente de Recursos Humanos de Google, en una entrevista de New York Times: “Una de las cosas que hemos aprendido tras analizar todos los datos de nuestro proceso de selección es que el expediente académico y la puntuación de los candidatos en los test son inútiles como criterio de contratación”. Ya verás lo que viene detrás de esto, pero es que es así no hay otra. 

No se si ponerme crítico, cínico o estupendo, porque eso lo llevo diciendo hace como un par de décadas y aún sorprendo miradas de esas de… El sistema educativo tradicional, no puede atender las demandas de una sociedad que avanza a un ritmo que es imposible seguir. Todo el paradigma educativo debe cambiar para capacitar a personas capaces de aprender y buscar soluciones por si mismos, desde el minuto mismo que abandonen los estudios, descubriendo por el camino las herramientas necesarias para resolver los casos que se les presenten. Porque ellos van a llegar allí mucho antes que el sistema educativo.

Una educación diferente, volvemos al latín y a la filosofía 

¿Por qué no se entienden este tipo de planteamientos? Porque la mayor parte de los trabajos precisan personas con habilidades muy concretas y que evolucionan poco con el transcurso del tiempo. Estos son los primeros trabajos con los que acabará la automatización que se avecina. Por contra en el negocio de la tecnología llevamos desde los años 80 enfrentándonos a un entorno constantemente cambiante que nos obliga a estar en permanente autoformación.

…en el negocio de la tecnología llevamos desde los años 80 enfrentándonos a un entorno constantemente cambiante que nos obliga a estar en permanente autoformación

Generación tras generación comprobamos como lo que hoy es complejo y solo al alcance de especialistas, mañana estos mismos expertos lo simplifican, hasta que lo puede hacer cualquier usuario o incluso una máquina. Haber vivido esto durante 4 décadas diferentes da una perspectiva muy distinta del trabajo, los profesionales y los negocios.

Por tanto una sociedad, un país, que quiera ofrecer oportunidades a sus ciudadanos, que quiera contar con los mejores recursos humanos posibles no es que tenga que cerrar las universidades, deberá hacerlo de otra forma. Tendrá que construir un sistema educativo que simplemente enseñe a pensar y resolver problemas. Mucha ciencia y lógica, por tanto denostadas asignaturas como filosofía o latín deberían volver. Una cultura más sólida, basada en el dominio de las ciencias básicas de nuevo y un año o dos para aprender eso que ahora mismo te interesa o resulta atractivo. En cinco años más puede que estés haciendo algo completamente diferente.

El futuro de los trabajos

En el informe El futuro de los trabajos, los investigadores del Foro Económico Mundial anuncian que ha llegado la cuarta revolución industrial y que su impacto en la sociedad no tendrá nada que ver con los anteriores. ¿Sería pedante decir que también lo vengo anunciando desde hace años? Y por la misma razón: uno mismo. Comparativamente hace tiempo que me di cuenta que cada vez es más complejo mantenernos al día en nuestro negocio. Somos una especie de élite en el uso de las tecnologías, con una larga trayectoría de vivir y entender este mundo, y cada vez tenemos que dejar más cosas fuera. No llegamos. Y si miro a mis compañeros más jóvenes veo algo parecido, la diferencia es que la curva es aún más pronunciada: se saturan y ven sobrepasados en menos tiempo. No han tenido tiempo para desarrollar las estrategias adecuadas para lidiar con el cambio. Son pocos los que lo consiguen mantenerse y predigo que irá a más.

En cinco años la disrupción tecnológica dará la vuelta al mundo tal y como lo conocemos. La tecnología interactuando con variables de la economía, política y sociología van a transformar nuestras vidas. Toda la sociedad.

…Dos tercios de los trabajos que se irán para no volver son de tipo administrativo. La tecnología realizará esas tareas… más fáciles de automatizar

Se van a crear nuevos trabajos relacionados con la economía, las finanzas, la tecnología o algunos muy especializados en ventas o administración. Podrán suponer 2 ó 3 millones los nuevos empleos a nivel mundial, según el informe. Pero los que se destruirán supondrán el doble y el triple, no siendo esto lo más dramático que se puede concluir del informe. Muchas de esas personas que dejarán trabajos hoy por hoy más o menos seguros, puede que no vuelvan a tener un trabajo de parecida calidad en su vida. ¿Son la industria o la agricultura en donde se destruirá más empleo? No, aunque también. Dos tercios de los trabajos que se irán para no volver son de tipo administrativo. La tecnología realizará esas tareas que por sencillas, repetitivas y confortables, serán más fáciles de automatizar.

La voz que nos atienda tras el teléfono, el operador que resuelva nuestras dudas en Internet o en el empleado de una oficina bancaria, en unos pocos años será un asistente virtual. Y en la medida que los ordenadores, la inteligencia artificial, los mecanismos de reconocimeinto de voz e imagen sigan avanzando, más y más tareas las realizará una máquina. Y eso es tan solo el principio, es la profecía autocumplida de la automatización.

Ordenadores como el cerebro humano

Para el año 2019 Kurzweil, que tiene bastante buen tino, predijo un ordenador de 1.000 dólares con la capacidad de procesamiento del cerebro humano. No hablamos de inteligencia, conocimiento o nada parecido, solo potencia bruta. Pero esta capacidad siempre trae aparejada la evolución de la máquina, de los ecosistemas de los que se alimenta y del entorno que transforma. Ha ocurrido desde hace más de un siglo, persistentemente, sin descanso. Esta aceleración que vivimos es la que se venía anunciando. Ni siquiera es una novedad. Con la potencia todo acompaña el ritmo de aceleración que se viene anunciando hace décadas. Nuevos descubrimientos, avances en todas las áreas del conocimiento, para acabar en un par de décadas más con un ordenador que tenga la capacidad de pensar de alguna forma. No es dentro de cincuenta años o en un siglo, será en un momento en que la mayor parte de los que vivimos seguiremos aquí. Si cada año de este lustro veremos avanzar todo a semejante velocidad, ¿puedes imaginar como será el siguiente? ¿Cómo será 2025?

Si tiro de bola de cristal ,y esto sirve de ayuda a otros, no veo diferencia con lo ocurrido hasta ahora en nuestro sector. Habrá cambios que desconozco, pero el perfil que tiene más oportunidades está claro: alguien creativo, con un fuerte background técnico, ganas inmensas de aprender y entrenado en resolver problemas desde niño.

Puede que haya un exceso de dramatismo en estas líneas, pero espero que sea el necesario para que te pongas las pilas. Son cambios que suponen grandes oportunidades para algunos y pocas para otros. Algunas cosas van a tener que pasar y deberían ocurrir rápido, porque la sociedad no está preparada y los políticos poco más. Las empresas son el organo más ágil de este cuerpo social, las que tienen un mayor capacidad para evolucionar, aunque no todas. Muchos individuos que tienen los conocimientos o la capacidad de observación para darse cuenta, incluso intuitivamente que algo está ocurriendo. Algo que no había pasado antes. ¿Dónde está tu empresa, dónde estarás tú?

Imagen: Ben Husmann

Apple fabricará robots

En 2020 el mercado de los robots moverá 150.000 millones de dólares, según Merryl Linch. Solo por esa razón Apple fabricará robots. Pero es que tanto si el mercado de robots alcanza esa cifra, como si no, lo cierto es que será una de las industrias de mayor crecimiento en los próximos decenios, superando con creces a otros sectores de la economía. Por tanto el siguiente gigante tecnológico se creará alrededor de la industria de la robótica. Y bien podría ser uno de los actores del momento. Apple tiene todas las papeletas.

La afirmación con la que empiezo el artículo es una predicción, no tengo acceso a ninguna informacín concreta que me permita afirmarlo, excepto por Titan, el proyecto del coche de Apple, que se supone será autónomo e incorporará importantes avances tecnológicos. Creo que Titan de llevarse a cabo sería una aventura industrial de dimensiones colosales, incluso para una empresa como Apple, ya sea para la fabricación de coches o de cualquier otra cosa. ¿Qué sabe Apple de coches? Nada. Está contratando el talento. ¿Qué saben de robots? Un poquito más, pero muy poco. También tendrían que atraer el talento, pero ¿quién nos dice que una buena parte de los contratados en el proyecto Titan, y muchos otros, no pudieran estar ya trabajando en una división robótica en Apple o en otras actividades industriales?

Apple fabricará robots porque…

  • En ese mercado hay mucho dinero.
  • Se relaciona directamente con lo que hace en la actualidad.
  • Afecta tanto al sector doméstico, como al profesional.
  • Y, sobre todo, porque tienen que encontrar nuevas vías para mantener es nivel de crecimiento y beneficios al que están acostumbrados. Además de sacar rentabilidad a lo que tienen en caja.

Así que sí, van a fabricar robots, comprando a otra empresa, haciéndolo desde cero o como sea. Y es muy posible que un iRobot de Apple, con permiso de Roomba, esté más cerca en el tiempo, que un posible Apple Car. Se admiten apuestas.

¿Cuantas direcciones IP hay disponibles? IPv4 vs IPv6, el futuro está aquí

Siempre que hablamos de direcciones IP acaba surgiendo la pregunta de cuántas direcciones IP hay disponibles en la actualidad. Hablemos de los dos estándares y de a donde nos lleva todo esto. Con este artículo vamos a empezar una serie en la que se procuraré explicar algunas piezas básicas de la tecnología que utilizamos en la sociedad actual. 

IPv4 se creó en 1981. Una dirección utiliza 32 bits, que nos da un número de posibilidades de 2^32, esto es 4.294.967.296 direcciones IP posibles. Las direcciones IP en IPv4 se representan por 4 secuencias de 3 dígitos, separadas por un punto. Que irían desde 0.0.0.0 hasta 255.255.255.255, aunque la primera no pueda utilizarse como una dirección de destino. Una dirección IP podría ser como una que posiblemente te suene: 192.168.1.1.

Aunque parezcan muchas 4.000 millones de direcciones IP no dan para el uso actual que hacemos de la tecnología. La mayor parte de las direcciones IP están asignadas a países europeos y Estados Unidos, fueron los primeros en llegar a Internet. Así países como India o China no tendrían direcciones IP disponibles, de ahí la necesidad de crear IPv4.

En 1992 se crean los grupos de trabajo que definirán IPv6 dos años después. IPv6 es capaz de definir 2^128 direcciones IP, 340 sextillones. Creo que serán suficientes hasta que la humanidad pueble medio universo. Una dirección IPv6 podría ir desde 0.0.0.0.0.0.0.0 a ffff.ffff.ffff.ffff.ffff.ffff.ffff.ffff. Así podríamos tener direcciones como 231a:ff12:0001:0000:877d:3ed4:000f:0011. A mi me va a llevar un rato más memorizarlas, posiblemente.

Con IPv6 no solo tendremos más direcciones IP disponibles, lo que implican más dispositivos -la IoT, o Internet de las Cosas ya está aquí-, también mejora la seguridad, la configuración y facilitará el uso de Internet. Así que sea lo que ocurra a partir de este momento, lo que puedes tener seguro es que estamos en el inicio de una nueva era. Prepárate para una explosión de dispositivos y creatividad. ¿Cuántas direcciones IP llevaremos encima en 10 años? Aventúrate. Yo digo que un individuo medio será el portador de al menos 20 direcciones IP.