¿Es seguro Huawei sin Android?

Los usuarios están preocupados porque los nuevos Huawei podrían no contar con los servicios de Google, ni sus aplicaciones favoritas, después de que el gigante estadounidense les revocase la licencia de sus aplicaciones. A los más frikis el tema les parecerá menos grave, incluso un soplo de aire fresco porque se anunció que incluirán una versión open source de Android. Pero a mí me preocuparía bastante más desde el punto de vista de privacidad y la seguridad de la propia información. Porque no es solo que un fabricante no pueda hacer perrerías mil sin que te enteres, pero si además, controla el ecosistema de hardware y software, y viendo como se las gastan en China…

Huawei debería tener importantes incentivos para no hacer tonterías con los datos en Occidente, como mantener su cuenta de resultados, gracias a usuarios satisfechos y otros gobiernos que no les dificulten la actividad. Pero pedir que una empresa china no esté más o menos influida desde instancias oficiales, es como exigirlo de una americana o de cualquier otro país. Cuando llaman del gobierno de turno seguro que alguien coge el teléfono y hace lo que se supone que debe hacer, sin cuestionar en exceso, por la cuenta que les tiene.

Las grandes tecnológicas tienen una desmedida apetencia por nuestros datos e información personal, además de un largo historial de compadreo con los chicos malos y el lado oscuro. Pero el caso chino es especialmente grave. En occidente existen ciertos controles y los gobiernos, al menos, deben dar una imagen de legalidad y transparencia. El caso de China es más preocupante si cabe, porque directamente bloquean el acceso a sus ciudadanos a aplicaciones tan populares como Google, censuran contenidos y con total seguridad espiarán cualquier actividad, especialmente en Internet o en los móviles. Sería absurdo que tomaran las medidas anteriores con los de casa y no se metieran hasta la cocina del resto ¿no crees?

Creo que los fabricantes del gigante asiático deberían ser los primeros interesados en ofrecer total transparencia sobre sus sistemas tecnológicos y cualquier práctica que realicen. Pero es absurdo pensar que puedan actuar de forma diferente a como les "indique" su gobierno. Por tanto para una empresa importante, organismos públicos occidentales, ya no digo de seguridad, fiarlo todo a la hipotética bonhomía de unos u otros, es un riesgo inasumible. Incluso para las PYMEs o profesionales que puedan tener que competir o depender en algún punto de su cadena de suministros de compañías chinas, aunque sea bastante más improbable, yo no me la jugaría. Sobre todo si están trabajando en algún producto que pueda ser estratégico para China.

 

Google, Intel y Qualcom vetan a Huawei

Google ha vetado a Huawei, después de las presiones de Trump contra la competencia tecnológica extranjera, a la que considera una amenaza para la seguridad nacional. Esto significa que los propietarios de teléfonos y tablets de esta marca no podrán actualizar su sistema operativo Android, porque sencillamente no se podrán descargar apps o servicios tan habituales como Play Store o Gmail. Aunque Huawei ha asegurado que no afectará a los terminales que ya están en funcionamiento y que ya cuenta con un sistema operativo propio en caso de que esto ocurriera.

Reuters ha avanzado que todavía se están perfilando los detalles por parte de Alphabet Inc. y que Google dejará de colaborar con la empresa china en asuntos que requieran transferencia de hardware y software y en servicio técnico no público. 

Mientras, la compañía china también evalúa las consecuencias de esta decisión, que no por esperada deja de tener grandes implicaciones. Ya en 2012, en la administración de Obama, Estados Unidos abrió la primera investigación oficial a Huawei y ZTE, que acabó por tener su propio sistema operativo. 

Huawei está desarrollando la tecnología 5G, en la que ofrece servicios muy interesantes a precios muy competitivos. Trump también lleva tiempo acusando a la compañía de diseñar sus sistemas con el ejército chino, una amenaza para la seguridad nacional. De ahí el veto y las fuertes presiones para que sus aliados hagan lo mismo. Aún así, parece que al menos de momento, nuestro gobierno seguirá apoyando y facilitando un acuerdo bilateral entre la compañía china y Telefónica sobre el 5G.

Las implicaciones son importantes, por la incertidumbre que produce ahora mismo en los clientes actuales y futuros, las ventas, y por convertirse en una empresa poco atractiva para investigadores. De momento Intel Corp, Qualcom, Xilinc Inc y Broadcom no suministrarán chips a Huawei hasta nuevo aviso. 

Ahora habrá que ver las soluciones que ofrece la compañía, y las reacciones de las principales aplicaciones de Android, que son estadounidenses y podría haber alguna sorpresa.  

Imagen: GillyBerlin