¿Por qué hay que ser relevantes en el mundo digital?

En una época de elevator pitches explicar de una forma cautivadora de qué va eso de la estrategia e identidad digital no es fácil. Debo ser torpe, seguro que hay alguien que lo hace mejor que yo, pero explicarlo en menos de 30 segundos es algo que aún no he conseguido. Lo que si te puedo decir es que hacemos webs para que seas uno de los relevantes. ¿Relevante? ¿Por qué, para qué tengo que serlo? Ahora te lo cuento.

  • ¿Cuál es el objetivo de desarrollar una identidad digital? Que nos vean, que destaquemos y que nos perciban de la forma que nos interesa. 
  • ¿Con qué propósito? Depende. Para una empresa el objetivo puede ser vender más, para una organización aumentar su popularidad, un profesional puede buscar una mayor influencia y un particular buscar trabajo, ser popular o ligar, cada uno tendrá su objetivo. Y cualquiera de ellos puede perseguir todos los descritos y más.
  • ¿Dónde queremos que ocurra? Principalmente en el mundo digital, porque es más eficiente. Cualquier cosa que contemos, lo que compartamos con nuestros clientes o seguidores desde ahí llegará también a los medios offline y a las conversaciones entre individuos, consumidores, ciudadanos…

Por qué apostar por las redes sociales para vender más 

Imagina que vendes coches de alta gama ¿buscarías tus clientes en la puerta de un taller de Mercedes? Es una buena táctica, pero no creo que te lo permitiesen por mucho tiempo. También puedes ir a jugar a un campo de golf y hacerte amigo de potenciales clientes o de aquellos que puedan intermediar para que lo sean. Y si tu negocio fuera la fabricación de juguetes para bebés ¿acudirías a un centro de preparación al parto? Seguro que también funcionaría, aunque asesorate bien legalmente. Contactar con los centros donde acuden, con los médicos, preparadores y dejar tu publicidad allí u organizar presentaciones te daría un buen resultado.

Cualquier acción que te permita acercarte a tus potenciales clientes, debe estar en el eje de tu estrategia comercial. Pero si comparamos la eficiencia de estos métodos tradicionales, con el nivel de segmentación que permiten los medios digitales y los resultados que se pueden conseguir, no hay muchas dudas sobre dónde hay que realizar el esfuerzo. Youtube o Facebook aún no nos posibilite llegar directamente a las embarazadas o a los compradores de coches de lujo, pero si que nos facilitan una segmentación muy precisa de ciertas características de los usuarios. Entre ellos están nuestros potenciales clientes o los que se relacionan con ellos y, a partir de ahí, es posible refinar el proceso hasta conseguir una base de datos muy bien depurada.

Por tanto para una empresa seria, con un proyecto de continuidad, una estrategia que funciona bien es alimentar a ese usuario con información que le haga vernos como una autoridad en la materia, que considere interesante lo que contamos y que cuando vea la oportunidad lo comparta con otros que estén en el punto que nos interesa: comprar. Esta estrategia en las redes sociales puede llevar tiempo, en el caso de algunos clientes años incluso, pero si lo haces bien vas a ser uno de los que estarán mejor posicionados en el momento de la compra.

 

Identidad digital: no permitas que otros hablen por ti

La identidad digital, va mucho más allá de los medios online, en la actualidad está presente en todos ellos. En la televisión, la radio o la prensa, porque ellos también son vehículos de transmisión de lo digital, y forman parte del mismo ecosistema, en el que también vivimos tú y yo. Los medios audiovisuales, los periódicos, utilizan las redes sociales, los tweets, los comentarios de sus seguidores para interactuar con ellos. El resto de organizaciones, las empresas, las personas de forma individual, tendrían que actuar de forma parecida. Cada uno a su nivel y dependiendo de los objetivos, de los intereses que se tengan, pero sin duda se debe tener muy en cuenta cómo quieres que te vean los demás, qué percepción tienen de lo que haces y dices.

Esconderse no es una alternativa, en el mundo digital no es posible. No lo es cuando está invadiendo cada parcela de nuestro espacio tradicional. Puedes quedarte en un rincón pensando que lo que haces o dices no se puede trasladar al escenario online, pero te garantizo que si tú no lo haces, alguien lo hará por ti. Si lo que opinas fuera es mínimamente interesante, es polémico o a alguien le beneficia perjudicarte, lo utilizará, no lo dudes. Por lo tanto la única alternativa posible es ser el gestor de cualquier charla sobre ti, tu marca y tus productos y para eso tienes que liderar esa conversación.

¿Y por qué soy tan pesado con este tema? Porque la estrategia digital es algo serio. Las consecuencias de los cambios que vivimos nos desbordan, y los que se avecinan amenazan con dejar a muchas empresas fuera del mercado, y a muchos trabajadores sin empleo. Esto es solo el principio de los gigantescas convulsiones que vamos a vivir en los próximos años: cambios que llegarán cada vez más rápido, de forma más brusca, sorpresivos.

Y como siempre, con los cambios llegan las oportunidades. Probablemente la desaparición de los dinosaurios es la razón de que hoy puedas leer estas líneas. La revolución digital permite que personas desconocidas creen o reinterpreten productos que les hacen inmensamente ricos. A una escala más pequeña permite que unos triunfen, donde sus competidores languidecen hasta resultar irrelevantes en términos de competencia. Oportunidades que se presentan, gigantescas, globales, al alcance de cualquiera.

 

Estrategia digital: Construir una Identidad Digital

"El mundo está en perpetuo movimiento y debemos inventar las cosas del mañana. Actúa con audacia".
Madame Clicquot

La identidad digital es lo que los demás perciben de nosotros. Esta percepción se establece a partir de toda la información que mostramos a los otros, de forma voluntaria o no. Y aunque se trata de la forma en que somos vistos por los demás, tenemos una capacidad limitada, pero tangible, de influir en la forma en que lo hacen.

Muchos autores y profesionales circunscriben la identidad digital a algo que ocurre principalmente en Internet, pero creo que es algo que debemos considerar de una forma más amplia. Dadas las circunstancias actuales, no hace falta echar mano de la Ciencia Ficción para darnos cuenta de que nuestra presencia trasciende a los medios online. Lo que hacemos y decimos en Internet se refleja en TV y radio, lo comentan nuestros familiares, amigos y seguidores, y por supuesto aquellos que nos tienen menos simpatía.

Ya no es posible separar identidad digital de la personal para la mayor parte de organizaciones o individuos, pero incluso aquellos que se resisten o que han encontrado la forma de establecer una barrera, están planteando una batalla perdida. La propia actuación de los usuarios y las tecnologías que se incorporen, cada vez más intrusivas, superarán cualquier maniobra tendente a diferenciar u ocultar lo que hacemos. Por tanto pretender circunscribir la identidad digital a la Red no tiene sentido. Saberlo y tenerlo en cuenta es muy importante a la hora de diseñar la construcción de nuestra identidad digital, que está formada principalmente por tres elementos: la imagen que damos, las conversaciones que planteamos y lo que los demás cuentan de nosotros.

Imagen digital

A la hora de definir una imagen digital, el pilar de la identidad digital, es fundamental concretar de forma precisa cómo queremos ser vistos, y los objetivos que queremos lograr. A partir de ellos podremos definir con precisión la imagen que deseamos transmitir y la forma de difundirla, esstableciendo de esta forma la estrategia digital. Nuestra página web, el perfil de Facebook o Linkedin por ejemplo, son elementos centrales de la identidad digital. En el caso de las empresas la creación de un logotipo y una imagen que transmita sólidamente un concepto de lo que son, es imprescindible. Para una persona particular sus fotografías, su curriculum o algún tipo de resumen o declaración de principios definirán claramente su posicionamiento sobre aquello que considere relevante.

La conversación infinita

¿Te has sorprendido ya con alguna referencia sobre tu empresa o sobre ti mismo? En esta sociedad digital, la conversación nunca se interrumpe. Cuanto más popular seas, cuanto mayor sea tu empresa, más interlocutores intervendrán en este diálogo infinito.

Por eso liderar la conversación es imprescindible para conseguir tus fines. La forma en la que cuentes lo que eres, en que transmitas lo que haces, es vital para conectar con aquellos usuarios que te interesan. Tu reputación online es el activo más importante que tienes en la actualidad. Da igual lo buenos que sean tus productos o el magnífico profesional que puedas ser: si tu reputación se ve afectada, todo tu proyecto sufrirá las consecuencias. Y en algunos casos puede ocasionar serios daños. GoDaddy una de las mayores empresas de Internet perdió numerosos clientes grandes y pequeños cuando su fundador publicó una foto cazando elefantes. Organizaciones ecologistas y defensoras de los animales dejaron sus servicios y recomendaron a sus clientes hacer lo mismo.

Definiendo lo básico

Parecería obvio pensar que para una empresa el diálogo debería centrarse fundamentalmente en sus productos, pero la realidad es que hace ya muchos años que no es así. De hecho tienen que mostrar una cara amable o al menos en sintonía con sus consumidores y, si bien un directivo puede ser crítico o activo en temas políticos o de otra naturaleza polémica, nunca podrá superar los límites que son aceptables para sus usuarios o para aquellos que puedan influirles.

Por tanto hay que hablar de lo que hacemos, pero también de lo que nos interesa a nosotros, que, o bien debe coincidir con los intereses de nuestros seguidores, o en el caso de que no sea exactamente así, deberemos ser capaces de influir en ellos y que tomen en consideración nuestra opinión.

El diálogo así se establece en dos niveles: uno, lo que hacemos o producimos y dos, lo que somos o queremos mostrar de nosotros mismos. La imagen que mostramos, cómo contamos las cosas, son elementos esenciales para ganarnos el interés y simpatía de nuestros usuarios.

Qué es la Estrategia Digital

La estrategia digital se define a partir de dos elementos claves: la identidad digital y los planes estratégicos de la empresa. Para crear una estrategia digital que funcione primero hay que definir claramente la identidad digital. La identidad es el pilar básico de la estrategia digital, que deberá modelarse en función de lo que somos y queremos ser, los objetivos de la empresa y los planes para lograrlo. Y estos planes se orquestan alrededor de una estrategia digital, que es hoy el elemento central de la estrategia de la organización, en la mayor parte de los casos, que deben ser complementarias. En un mundo que tiende a lo digital, pero en el que conviven actores con hábitos muy diferentes, salvo excepciones, una organización sin estrategia digital se ha quedado fuera de la competición.

Qué es la Identidad Digital

Es la combinación de elementos digitales y no digitales que utilizamos para mostrarnos y comunicar en el medio online

Empecemos con la identidad digital ¿qué es? Es la combinación de elementos digitales y no digitales que utilizamos para mostrarnos y comunicar en el medio online. Se forma a partir de lo que somos en la red y de lo que hacemos. Lo que somos incluye, aunque no exclusivamente, la visión del proyecto, la página web -elemento central de la mayor parte de identidades digitales-, las cuentas de correo, nuestros blogs, perfiles en redes sociales o canales de vídeo, entre otros muchos. Tanto los individuos como las organizaciones pueden tener múltiples identidades digitales, desde las que se proyectan diferentes proyectos o perfiles, que pueden estar relacionados y coordinados entre sí, o no, aunque desde un punto de vista económico y de aprovechamiento de los recursos y resultados, es más interesante que lo estén, que haya una superestrategia que unifique la de las diferentes partes o proyectos. Si hablamos de lo que hacemos se trataría de los mensajes que lanzamos, cómo modulamos lo que decimos, qué canales priorizamos, en definitiva como es nuestro diálogo con el mundo digital, con los usuarios que son o pueden convertirse en nuestros clientes, seguidores o fans, tal y como se denominan en algunas redes sociales.

Y qué es la Estrategia Digital

La estrategia digital sería entonces, la que a partir de la identidad digital nos ayuda a unir todas las piezas tanto del mundo digital como del físico -porque éste también tiene alguna influencia en el digital-, para cumplir con los planes estratégicos de la empresa. Se trata de concretar los objetivos, a partir de la visión y los valores de la compañía, para ver cual es la mejor forma de desarrollarlos, contando con que competimos y lo seguiremos haciendo en un entorno fundamentalmente digital, que es dónde se está desarrollando la conversación con y entre los usuarios, en buena medida.

Desde el desarrollo del producto, hasta su comercialización y servicio postventa…

¿Qué piezas hay que unir? Todas. Desde el desarrollo del producto, hasta su comercialización y servicio postventa, todo lo que pueda estar relacionado: tecnología, imagen, comunicación, creación de contenidos… Todo debe estar alineado en la estrategia digital para que la organización funcione creando procesos en los que imaginamos, planificamos, aplicamos, medimos y corregimos, para volver a empezar, y repetir una y otra vez. Todos los departamentos y personas están implicados, nadie queda al margen de la estrategia digital, porque si son parte de la organización, hay que conseguir que formen parte de la digitalización.

Los vencedores del mundo digital planean en su estrategia la forma de colaborar, incluso con algunos competidores. Piensan en la forma en que los usuarios, el propio medio trabaje para ellos, creando las condiciones necesarias para triunfar en una batalla en la que la principal arma es la información.

Applesfera: Yo sí me preocupo

El estado del sector tecnológico en España debe mejorar. Se trabaja con presupuestos muy bajos y cada vez se aprecia más improvisación, menos planificación y cuidado. Qué las aplicaciones y los sistemas tecnológicos fallen es normal. Que lo hagan sistemas que llevan muchos años en operación, que tienen una funcionalidad bastante limitada, y ocurra con elementos básicos del proceso, es algo más serio, creo. Aún estando en renovación. Tanto como para plantearme escribir este post y pensar en los porqués de la situación que vive el Internet español.

Applesfera uno de mis blogs favoritos, soluciónalo por favor

Me gusta mucho Applesfera, sus contenidos en general, pero no tanto sus sistemas. Me apasionan algunos debates, pocos, en los que rebosa el conocimiento, porque la mayoría son una guerra entre los aburridos de unas plataformas, con los fanboys de otras. Creo que los contenidos son bastante mejorables en general: les falta profundidad, tiempo para cocinarlos. Se aprecia precipitación, falta de cariño. Pero la calidad de los contenidos no es el tema del que me gustaría hablar, aunque sea significativo y esté directamente relacionado.

Hoy al intentar dejar un comentario el sistema me ha pedido que me identifique y no ha aceptado la contraseña almacenada, llamativo, porque lleva ahí mucho tiempo. No le dí mayor importancia pensé en alguna pájara de mi Mac. Lo que me sí me chocó es que en el formulario de login no hay una opción con el proceso para recuperar la contraseña. La busqué en el de registro y tampoco. ¿Habrá pasado algo con el sistema? Bueno me registro de nuevo. Pero no me deja, claro, porque ya hay una cuenta asociada a mi dirección email. Vaya, incómodo, frustrante, pero nadie es perfecto. Así que como usuario colaborador y participativo, soy de esos, decido informaros de lo que me he encontrado Applesfera. Después de encontrar y rellenar el formulario de marras, menos mal que existe, en otros sitios está desapareciendo, además tiene varias opciones, incluida una para problemas técnicos, muy bien hecho, me encuentro ahora un error en el envío de los datos. Vaya otro problema. La pantalla que adjunto a este post. He tenido malas experiencias como usuario de vuestras webs, pero la de hoy creo que ha sido la más frustrante con diferencia. Así que me preocupa y por ello escribo estas líneas.

Tal vez esto no le parezca significativo al staff de Applesfera, pero espero que al menos una persona sea capaz de apreciar la gravedad de lo que sucede. Creo que es serio y llueve sobre mojado. Qué no haya una opción de recordar contraseña en el formulario de autenticación, muestra poca profesionalidad, en los que se ocupan de la técnica y un serio problema de supervisión. Esto en una empresa de blogs -no en el blog raquítico de una cadena de supermercados, que no saben nada de tecnología-, implica una dirección del proyecto en la que hay algún tipo de problema: ¿no se seleccionan a las personas adecuadas? ¿No hay dinero? ¿Fallan las directrices o la supervisión?

Sector tecnológico español: en casa del herrero cuchillo de palo

Las webs del grupo Weblogs SL arrastran una historia de aplicaciones bastante mejorables. Soy un ávido seguidor de Applesfera o El Blog Salmón, mis favoritas del grupo, junto con Xataka, aunque últimamente entro menos. El impacto de las redes sociales están cambiando nuestros hábitos y los míos también. En webs tan populares, siempre me llamó la atención el funcionamiento tan peculiar del sistema de comentarios y el de valoración de usuarios. Dos elementos clave en la interación entre éstos y que es una de las principales bazas de los blogs del grupo, la alta participación de los que lo leen. ¿Alguien es consciente en Weblogs SL de la frustración acumulada en, probablemente, millones de usuarios, a lo largo de años? Usuarios que en un buen número tienen un perfil técnico. Lo del funcionamiento en los móviles, la experiencia de usuario y el sistema de newsletters, daría para otra publicación. Sobre todo esas newsletters con una letra imposible de leer en el móvil. O el lío que se hacía el sistema para decidir a que versión te llevaba, o cuando te sacaba de ella. Con lo que estabas en una versión móvil, muy poco móvil, y aparecías de repente en la de escritorio. Temas serios que solo recientemente se les ha empezado a prestar atención. Años así señores. Y ahora lo de hoy.

Esta es una constante del sector tecnológico en España: la desconexión entre las empresas, sean tecnológicas o no, y sus usuarios. La falta de mimos que sentimos, lo desamparados o perdidos que nos encontramos a menudo. Para temas que son sota, caballo y rey. ¿Por qué nos gusta tanto reinventar la rueda? Solo hay que vigilar la presión y el dibujo leñe. Salvo honrosísismas excepciones, incluso alguna de las mayores empresas se plantean la tecnología, la forma de relacionarse con sus usuarios, de una forma que podríamos calificar como peculiar, cuando menos.

Ocurre con los bancos, los fallos en la usabilidad, en lo que el usuario siente y ve, son portentosos, no voy a entrar en la seguridad y la peculiar forma que tienen algunos de tratar de limitar los daños, que dibuja un panorama de inseguridad en lo que están haciendo que da mucho, pero mucho que pensar, como usuario de ciertas instituciones financieras. ING sería la mejor excepción en este sentido. Las empresas de distribución han sido un ejemplo de ineptitud, siento decirlo así, pero creo que no se puede calificar de otra forma, empezando por el líder del comercio nacional El Corte Inglés, que no ha tenido algo parecido a una web decente hasta hace un par de años. Amazon sería la excepción. Ves como las webs de algunas empresas, más que un vehículo para conseguir un fin concreto, son más una ocurrencia en las que cuesta trabajo adivinar el objetivo, Zara sería un buen exponente de esto. Y así podríamos continuar sector por sector, desde lo privado hasta lo público, pensando de que clase de análisis han surgido esas webs kafkianas. Por cierto Amazon e ING tienen algo en común: ninguna de las dos son españolas. ¿Llamativo no?

¿Qué sucede con el sector tecnológico en España? ¿Es falta de inversión? En el caso de los bancos obviamente no, al menos de los grandes. En la distribución no tengo ni idea, pero imagino que si ha faltado un proyecto estratégico y una apuesta por lo digital sobre todo de hace cinco años para atrás, algo se está haciendo ahora. Se ha llegado tarde y no se está haciendo todo lo bien que se debiera. Creo que las estrategias digitales han estado en manos de personas que no estaban capacitadas para unir todos los puntos y formar equipos que pudieran no ya llevarles al siguiente nivel, debían convertirles en referentes dentro de sus sectores o cuando menos no hacer el ridículo. Uno ve las webs y creo que hay más de ocurrencia, de una dirección no capacitada, que de un interés real por hacer negocio en la red y de cuidar a los usuarios. Así las cosas al final viene alguien de fuera y les roba el pastel.

No es el caso de Weblogs SL supongo, que no es tan fácil que se lo quiten, hay mucha potencia de fuego ahí. Aunque nada es imposible. No puedo dejar de sorprenderme porque un grupo de medios basados en la tecnología funcionen así, cuando entiendo que deben ser rentables. Pero el resultado no podría ser de otra forma, al estar basado en decisiones tanto prácticas, como de usabilidad y tecnológicas equivocadas, bajo mi punto de vista. Ojalá lo resolváis pronto.

Un usuario al que le gustaría mejores contenidos y una mejor experiencia

He pasado incontables horas en vuestros blogs y me gustaría seguir pasando muchas más, así que dejo un par de comentarios por si pueden ser de ayuda. Imagino que no es solo una impresión mía que el número de comentarios se haya reducido notablemente, sobre todo en El Blog Salmón. Supongo que la crisis, el cansancio en los usuarios y como están cambiando las costumbres tienen que ver con ello. Pero si además no se les ayuda y no se consigue que la experiencia sea grata, en lugar de motivarles e incentivar la participación, se acaba reforzando la idea de que algo no va bien por allí y que el principal activo de un grupo de blogs, sus usuarios, no merecen un exquisito cuidado. Sin los comentarios una buena parte de los artículos que se publican no merecen mucho la pena, sobre todo en El Blog Salmón. El nivel medio de los contenidos es mejor en Applesfera y mucho mejor en alguna de las Xatakas. El nivel de algunos de los colaboradores habituales no parece suficiente para medios tan populares. Webs que fueron tan importantes como Barrapunto son casi irrelevantes en la actualidad, siendo líderes en interacción entre usuarios. No me gustaría que por ejemplo a El Blog Salmón le sucediera lo mismo.

Esta publicación no es una forma de postularme para escribir en sus medios, no es lo mío. Pero creo que si les podríamos echar una mano en el tema tecnológico, si ven que puede ser interesante me pueden encontrar en ElSuper.com.