¿Necesitas una buena imagen digital? II-Tu imagen lo es todo, o casi

Este artículo se divide en seis partes:

1 El mundo es digital
2 Tu imagen lo es todo, o casi
3 Conseguir nuevos clientes
4 Fidelizar a tus clientes
5 Mostrar el profesional que eres
6 Destacar de la competencia

¿Qué ha pasado con esos negocios tradicionales que había en cualquier ciudad y nos vendían los más variados productos? Unos eran generalistas, otros se especializaban en droguería o alimentación. Estaban ahí a la vuelta de la esquina, pero muchos ya no están.

La mayoría han desaparecido y los que no se han adaptado, han transformado su imagen. Se han actualizado y ofrecen lo mismo que antes o incluso más, aunque lo hacen de otra forma: se han transformado para adaptarse a sus clientes, a los tiempos si lo prefieres.

Hay algunos que tienen la personalidad para seguir adelante como fueron, pero ¿van a estar ahí siempre? No es que no sean buenos, lo son y mucho, es que otros casi tan expertos como ellos, les copiarán y harán lo mismo, pero mejor. Y vale para casi todos, a no ser que sea un mesón tradicional o venda alpargatas de esparto. ¿Y estos deberían adaptarse? Respóndelo tú.

En poco más que un parpadeo

En el tiempo que dura un parpadeo, el usuario ya se ha formado una opinión de ti, a partir de la imagen que ofreces. En la mayoría de los casos no vas a poder alterar esa primera impresión. Si no aciertas, no hay una segunda oportunidad.

Antes de que exploren los servicios que ofreces en tu web, que vean los productos que ofreces en tu tienda o que lean lo que cuentas en tu blog, aunque continue con tu web, el usuario ya ha decidido si comprará tu producto o no.

¿Se puede cambiar la impresión que recibe el usuario?

La mayor parte de las veces no podemos cambiar la impresión del usuario, hace falta un esfuerzo enorme para corregirla. Siempre que hablamos de esfuerzo se trata de dinero, básicamente. ¿Estás de acuerdo?

La  mayor parte de las veces no puedes cambiar su opinión porque directamente se irá, no seguirá navegando. Has dejado pasar la oportunidad de captar su atención.

Y en el resto de los casos, porque somos animales menos racionales de lo que creemos y nuestro cerebro reptiliano gana al cortex 9 de cada 10 veces. La impresión gana a la razón casi siempre y nos dejamos llevar por ella.

Por eso vas a construir una buena imagen para que te visiten, podría decir que no tienes alternativa, pero es que merece la pena. Para que se queden contigo y, si no compran lo que vendes en ese momento, para que te recuerden.

En la próxima entrega toca hablar de como conseguir nuevos clientes. Mientras tanto si te ronda algo por la cabeza, puedes dejarlo aquí mismo o preguntar en la web. Cualquier cosa siempre es bienvenida, saber que alguien me lee del otro lado, que lo que cuento es útil, es una satisfacción.

 

¿Necesitas una buena imagen digital? I-El mundo es digital

Este artículo se divide en seis partes:

1 El mundo es digital
2 Tu imagen lo es todo, o casi
3 Conseguir nuevos clientes
4 Fidelizar a tus clientes
5 Mostrar el profesional que eres
6 Destacar de la competencia

El debate de si lo que se toca es más importante que lo virtual, si fue primero el huevo o la gallina, no tiene sentido, no altera en nada la realidad. Es fácil, imagina… ¿qué pasaría si mañana desapareciesen todos los periódicos en papel? Algunos nos llevaríamos un disgusto, pero no pasaría nada. Seguiría habiendo información por otros medios, incluso los periódicos podrían existir solo en Internet. De hecho algunos ya han dado ese paso.

¿Pero y si pasado mañana no funcionase la red? Dejarían de hacerlo servicios básicos como las comunicaciones, fallaría la distribución de alimentos y todo tipo de bienes y suministros necesarios, no habría bancos, la sanidad o la seguridad tendría dificultades serias para operar… Y no sigo porque no quiero asustarte, pero sí, es evidente que nos afectaría. El mundo hoy, una parte muy importante de él, es fundamentalmente digital.

Competir en el mundo digital

Este primer motivo ya sería suficiente para hacer una apuesta seria por lo digital. Si el mundo es así, tienes que estar en este peculiar ecosistema en las mejores condiciones posibles.

Y además tienes que destacar sobre tu competencia. No puedes permitirte perder ni un minuto más. ¿Vas a defraudar a tus potenciales clientes? Porque no puedes olvidar que a tu lado en Internet hay cientos, miles de ofertas, tan atractivas o más que la tuya.

Pero es que si sabes hacerlo, o cuentas con quien sepa, es muy, pero que muy rentable. Garantiza los ingresos actuales y, aún más importante, una forma de hacer negocios que es la única que tendrá sentido mañana.

Y mañana no es dentro de cinco años o el año que viene: mañana empezó hace tiempo. El carro del mañana arrancó allá por el 2005, más o menos, y cada vez se mueve más rápido. Llevamos al menos 10 años en el mañana, algunos dirían que más.

¿Te planteas como una tarea prioritaria resolver este tema o necesitas más razones? Pues tengo cinco más que compartir contigo.

En el siguiente capítulo hablaremos de la imagen digital, de la tuya. Si quieres preguntar alguna cosa puedes hacerlo aquí mismo o preguntar en la web. Estaré encantado de aclarar lo que sea necesario, debatir contigo o leer tus críticas.