El Internet de las cosas y su influencia en los negocios

Que Internet ha cambiado nuestra vida en todos los aspectos, es innegable, y además tiene muchas implicaciones. Millones de dispositivos conectados, millones de datos compartidos. Con lo que eso supone entre otras cosas para predecir todo tipo de modelos y comportamientos: más fiabilidad, más eficiencia. Más de todo lo que mejora la vida. Es algo que sobrepasa la simple conectividad, se trata de que los objetos se conviertan en inteligentes.

Miles de máquinas comunicadas consiguen sacar el máximo partido a sus aplicaciones. Se origina una mejor gestión de la comunicación lo que permite una gran reducción de costes, optimización de las operaciones y una gran eficiencia. En definitiva un cambio importante en la manera de trabajar y de organizar las empresas. Si se calcula que en los próximos años habrá 21 mil millones de aparatos conectados con Internet, se puede imaginar el alcance.

¿En qué manera puede cambiar Internet la manera de hacer negocios?

Más datos, mejora de la productividad

La información que comparten los dispositivos puede ser analizada por programas que podrán realizar acciones de forma automatizada o asesorar a los profesionales para que lo hagan. Si las máquinas obtienen tanta cantidad de datos y se identifican patrones de actividad, se aislan los errores y se solucionan en menos tiempo. Todo ese trabajo que hacen los dispositivos permite que los humanos puedan dedicarse a otras tareas en las que puedan ser productivos. Se mejoran también los tiempos de fabricación y se disminuye la producción defectuosa.

Se abarata la tecnología y se hace más sostenible

El Internet de las cosas permite ahorrar, ya que aumenta la eficiencia de los entornos, se reducen los gastos y se maximiza la energía. Los edificios se domotizan, se controla de forma inteligente la calefacción, la luz, la conectividad. Además se consigue mejorar la conexión de dispositivos ubicados en lugares con mala cobertura o difícil acceso. Por ejemplo, con la banda estrecha de internet de las cosas, NB-IoT de Vodafone, exclusiva para empresas, que permitirá la conexión de más de 100.000 dispositivos.

Nuevos modelos de negocio

Las compañías utilizan big data para analizar comportamientos, añadir capacidades a los productos y mejorar las marcas. Internet permite la creación de nuevos canales de venta, ya que mejora la experiencia del cliente. Permite adaptar el modelo tradicional e introducir también nuevas oportunidades que diferencien a las empresas de su competencia. 

Clientes más satisfechos

Tener más datos disponibles permite cumplir y mejorar las expectativas de los usuarios. Todo se personaliza, se fideliza al cliente que si está bien atendido, no necesitará salir del ecosistema de la empresa. Se personaliza la comunicación con los clientes. Al disponer de más datos se obtienen mejores argumentos de venta para el producto o servicio, ya que se disponen de datos de rendimiento reales, que a su vez facilitan una mejor publicidad y la mejora de los propios bienes o servicios.

El éxito de las empresas dependerá de cómo se maneje la información recogida por dispositivos IoT, ya que las decisiones estarán basadas en datos y más datos y les permitirá obtener un mejor conocimiento de sus procesos y productos.

Imagen: LindaInpijn

¿Por qué somos menos competitivos digitalmente?

En el mundo digital se han desarrollado algunas de las aventuras empresariales más importantes de todos los tiempos. ¿Quién hubiera apostado hace 20 años que habría marcas que conseguirían casi tantos usuarios como Coca Cola? Facebook, Google y otras lo han logrado. En la actualidad 2018 los usuarios de las redes sociales superan los 3.000 millones. Es algo que han conseguido en muy poco tiempo y nadie duda de que van a por todo el pastel en los próximos años.

¿Quién habría imaginado que en una década, una empresa que apenas era más que un proyecto de un par de amigos en un apartamento, pasara a contarse entre las más valiosas del mundo? Son varias las que lo han logrado. Y esa es la magia de este negocio: el factor multiplicador del valor de algo casi intangible, como son los ceros o los unos.

Pero eso sucede en Estados Unidos, principalmente. Hay algunas iniciativas en el mundo anglosajón y otras en Oriente. Por estas tierras, teniendo el segundo idioma más hablado del mundo, cuesta un poco más. El problema de los latinos es que, salvo excepciones, no nos lo acabamos de creer, no hacemos todo lo necesario para competir en el ecosistema digital. Puesto que no es complicado, sería interesante saber qué nos diferencia de los demás.

Por ejemplo, en España el tamaño de las empresas es mucho menor que el de nuestros vecinos del norte. De acuerdo con las cifras, somos menos competitivos y enfocamos la mayor parte de nuestro esfuerzo en los servicios. Nos falta combustible, la inversión, tanto pública como privada y, en general, sacamos menos rendimiento. Y sin embargo, somos un país rico con iniciativas de lo más interesantes y gente con muchísimas ganas. Sería fantástico que aún fuéramos más los que emprendemos y apostamos por aspirar al premio gordo.

Toda nuestra arquitectura conceptual está orientada a la supervivencia en un entorno hostil para el emprendimiento: solo triunfan dos tipos de proyectos empresariales: los que se aclimatan… y los que innovan. El resto está condenado a la desaparición.

Una buena parte del ecosistema digital está cambiando, sin que esté demasiado claro por donde evolucionará. Por eso mismo, éste es otro de esos momentos especiales lleno de oportunidades para los que logren recoger con energía el testigo.

Estamos en los inicios del aprovechamiento en los negocios de las tecnologías relacionadas con la AI, inteligencia artificial. Significa que habrá muchos cambios y que ocurrirán muy rápido. Algunos de los paradigmas con los que operamos en Internet desde hace dos décadas van a verse transformados por completo.

Con la llegada de los móviles y las tablets pasamos a una Internet eminentemente móvil. Desde aquella que consultábamos solamente desde los ordenadores. La incorporación del reloj inteligente, smartwacht, y los wearables, otros dispositivos que llevamos encima, como las gafas o prendas inteligentes, ha supuesto un paso de gigante.

Casi todos los dispositivos coinciden en un interface eminentemente visual, porque vemos lo que hacemos. Pero ahora se le dará otra vuelta de tuerca y tendremos desde dispositivos en los que no habrá interacción mediante la vista, la voz y el oido serán los interfaces habituales en poco tiempo, a aquellos que tienen que ver con la IoT, Internet of Things, Internet de las cosas. Dispositivos con los que podríamos no interactuar de ninguna forma, porque se dedicarán a "hablar" entre ellos. Un escenario apasionante para el que tenemos que estar preparados.

Te interesa por: Al llevar más de 20 años en el negocio de Internet he vivido bastantes cambios y trabajado con muchos tipos de clientes y usuarios. Los conceptos que se han ido incorporando desde hace quince años, principios de la década, son incomprensibles para muchos "profesionales". Para alguien que ve una página web como algo estático, el concepto móvil o responsivo es muy difícil de asimilar, pedir que se comprenda una Internet que a veces es visual y otras no, es algo que nos cuesta asimilar a la mayoría. Los niveles en los que hay que moverse son cada vez más especializados. La competitividad no admite medias tintas, ni experimentos. El "Me lo hace mi primo que es ingeniero o diseñador y sabe mucho de todo esto", debería estar absolutamente desterrado de cualquier estrategia digital que aspire a no malgastar el tiempo y los recursos económicos. Es un consejo.

Imagen: Pascal Swier

 

 

Novedades en Google

La conferencia de desarrolladores Google I/O 18 ha traido novedades interesantes. La compañía quiere que la inteligencia artificial, que hace más fácil la vida de las personas esté al alcance de todo el mundo. Las innovaciones que se han presentado se centran en varios aspectos: Android, el sistema operativo que permite el acceso a Internet, la realidad virtual y el Internet de la Cosas.

Ya conocíamos las mejoras en Gmail, con respuestas automáticas más sofisticadas. Y Fotos a partir de ahora podrá convertir fotos en PDF, hacer retoques e iluminar fotos antiguas en blanco y negro. Google sigue trabajando en su Asistente para el hogar que llegará al público en más idiomas y será capaz de entender dos órdenes en una misma oración. Además, para obedecer necesitará que se completen las órdenes con un "por favor". Pensando en las personas con discapacidad visual, se ha creado un traductor de código morse y voz humana.

A Google también le preocupa la adicción a la tecnología y contraataca al FOMO, miedo a perderse algo, con el JOMO, gozo de perderse algo. Así es que informará a cada usuario en qué aplicaciones gasta más tiempo y le ofrecerá la posibilidad de controlarlo. Esta semana llegará esta novedad además de más herramientas para controlar a los menores en el uso de dispositivos.

Se ha presentado también la división Google News Initiative creada para ayudar a los medios en la transformación digital. La compañía quiere que los periodistas retomen su papel en la sociedad. Para ello ofrecerá medios de calidad, confiables, para cuya elección se utilizará la inteligencia artificial. El responsable de esta unidad, Trystan Upstill, cree que para los usuarios es importante estar al día en temas de actualidad y profundizar en la visión de los diferentes medios. También existirá la posibilidad de suscribirse a medios a través del usuario de Google. La aplicación saldrá a la venta en la próxima semana.

Se han introducido mejoras en las notificaciones, la batería y el acceso a las aplicaciones en Android P. También se podrá programar el móvil para que a partir de una hora determinada se ponga en blanco en negro y prepare al usuario para dormir.

Google Maps ofrecerá sugerencias de visitas basándose en búsquedas previas. La cámara del móvil podrá fundirse con los mapas y superponer la realidad en el mapa. Con Lens cualquier usuario podrá fotografiar cualquier objeto que llame su atención y saber dónde comprarlo en instantes. Por último será posible utilizar una aplicación para llamar a uno de sus cohes sin conductor. 

Imagen: Nick Youngson  http://www.nyphotographic.com/