¿Es una amenaza la concentración en Internet?  

Si utilizas la aplicación de Youtube en el móvil, imagino que has visto los mensajes de la plataforma proponiendo que utilices una versión gratuita de prueba, para abonar más tarde una cuota, como haces con Spotify por ejemplo. Nada nuevo bajo el sol, con una salvedad, Youtube no tiene bastante con lo que ingresa por publicidad -entiendes por qué nos han estado machacando últimamente- y quiere conseguir más ingresos al tiempo que se ventila a un par de competidores.

El primero es obvio, el que mencionaba antes: Spotify. Pero para averiguar cuál es el segundo tampoco hay que echarle mucha imaginación, ¿verdad? Sí, se trata de Netflix. Papá Google, tiene hambre, ya dijeron en su momento que lo de ser evil, bueno, no está tan mal. Y ahora que se ha puesto del lado de los chicos grandes de la defensa, es lógico que vayan dando algún paso más.

El problema que nos plantea Google o Facebook no es que hagan más y en muchos casos gratis, eso les encanta a los usuarios. Para mí ni siquiera lo es que tengan más información o más dinero nuestro, allá cada uno con quien se casa. El principal escollo que presenta el modelo es que eliminan a la competencia y no dejan espacio a nadie, salvo en nichos o negocios tan específicos, que ni siquiera son significativos desde un punto de vista global. ¿Alguien se acuerda de la época anterior a Analytics? Pues eso.

Esto ya era importante hace 10 o 20 años, pero considerando el papel que tiene actualmente Internet en nuestras vidas y hacia donde vamos, está claro que hay que analizar el papel de los grandes actores urgentemente. Google no se convirtió en Alphabet porque le gusten los nombres chulos. Es evidente que nos llevan años de ventaja y que es probable que en las líneas generales de su plan maestro el usuario sea una pieza más. Yo no tengo ninguna duda desde el lanzamiento de Gmail, pero como algunos aún les siguen defendiendo, pues eso.

No seamos inocentes, su apuesta va mucho más allá de la Internet común, las redes sociales o cuatro ocurrencias que son solo cosa de frikis. Amazon quiere dominar la distribución mundial, Google y Facebook la información de los usuarios, Microsoft casi parece un actor menor a estas alturas, pero todos ellos están jugándosela con la Inteligencia Artificial y situando cacharritos a nuestro alrededor para hacer nuestra vida más fácil. O eso quieren que parezca.

Tal y como lo veo, tanto desde el punto de vista de competencia, como del de la innovación, aún más importante, el poder de los gigantes de Internet presenta más inconvenientes que ventajas. Si se pudo dificultar o eliminar la concentración en los ferrocarriles, las comunicaciones o el petróleo ¿por qué no en Internet? Yo lo tengo claro. El cómo bastante menos, la verdad. Se lo dejo a los que pagamos para resolver problemas.

 

¿Por qué necesitas una página web profesional?

¿Por qué necesitas una página web profesional?

No sé lo que vendes, pero de una cosa estoy seguro: quieres vender algo. Como todas las personas que tienen un sueño, que persiguen un proyecto, sé que intentas vender una idea, un producto, a ti mismo… Y como en todo negocio, necesitas un escaparate para mostrarte al mundo. La palanca que estás buscando es una web, ni más ni menos. Por eso, no es que necesites una página web profesional, en realidad es que si no tienes presencia en Internet, no solo serás prácticamente invisible, es que puedes darte por muerto en el mundo digital y pronto en el real.

Los usuarios están ahí todo el día y son un montón

Presta atención a estos datos sobre Internet: 

  • En 2017 se superó el listón de los 4.100 millones de usuarios 
  • Más de 3.000 están activos en las redes sociales
  • El usuario medio pasa más de 6 horas al día en internet 

Si montas un negocio es porque partes de un producto, de un servicio estupendo, en definitiva de algo que haces muy bien. Es lo suyo. Es lo tuyo. Y si hacerlo en una buena esquina, comercial, por donde pasa mucha gente, te permite plantear objetivos más ambiciosos, más visibilidad, más clientes, más ventas, con Internet las posibilidades son ilimitadas. Quizás ahora solo tienes una modesta tienda en una pequeña localidad y acabes convirtiéndote en otro Barrabés. O puedes empezar a vender libros y convertirte en el nuevo Amazon. Tal vez se te ocurra algo que no ha pensado nadie antes y seas la competencia de Airbnb o Uber. Que no es muy distinto de como empezaron esos negocios, que ahora están situados en el mejor local de la calle más comercial: Internet.  Su llegada y auge ha transformado muchos negocios y en otros casos los negocios nacidos de forma digital son los que han cambiado nuestros hábitos de consumo. 

Recuérdalo, es importante: INTERNET ABRE POSIBILIDADES ILIMITADAS. ¿Quieres reinventarte? Es el momento.

¿En qué se diferencia hacer negocios a través de una página web?

Primero vamos con algo que podrá parecer una obviedad. ¿Qué es una página web? Es un escaparate abierto día y noche, de forma continua, para que los potenciales clientes puedan entrar y visitarte en cualquier momento en esa pasarela sorprendente que es Internet. Para un negocio medio significa multiplicar sus posibilidades de ser visible, casi de manera infinita. ¿Exageración? En absoluto, en Internet siempre tendrás la tienda llena si quieres, con un click atraes clientes, con otro lanzas promociones… Recuerda que también en Internet, existe el efecto boca a boca y tu negocio puede volverse viral en cuestión de días. En una web puedes mostrar miles, millones de productos, día y noche. Gracias a una página web puedes plantear negocios con muy poca inversión, que de otra forma sería imposible, eso sí jugando la baza del buen hacer y la mejor de las presentaciones.

Ya, pero eso es Internet y yo no lo necesito, tengo mi negocio de verdad. Está bien tener un base de ladrillo, pero piensa que cada vez más los usuarios utilizan Internet para consultar antes de hacer una compra o contratar un servicio, incluso en el caso de los negocios locales. ¿Recuerdas la última vez que compraste algo sin antes de echar un vistazo en Internet, comprobar precios y recabar opiniones en los foros? Por lógica, aquellas empresas que tienen presencia online tienen muchas más posibilidades de estar entre las elegidas por aquellos consumidores que están buscando algo, que quieren comprar.

Porque si bien el ecosistema digital tiende a centrarse en servicios que se consumen online, es posible llevar los clientes en las dos direcciones. El supermercado danés Bilka consiguió atraer a 45.000 clientes a sus tiendas físicas mediante una campaña en Facebook. Realizó varias destacando productos populares, para llegar a diferentes tipos de consumidores. Un 7,8% de los usuarios que vio los anuncios visitó las tiendas. Por supuesto costó dinero, probablemente menos de 50 céntimos por cada cliente que acudió, pero ¿te imaginas qué tendrías que hacer para atraer a miles de clientes a un negocio físico, cuál sería la inversión necesaria por los medios tradicionales? Con una ventaja imbatible: el control. La publicidad en Internet es un grifo que abres y cierras a tu antojo, tú decides cuándo y cómo te parezca, eligiendo las franjas de consumidores que te convengan. 

Y es que todo eso que antes hacía el clásico tendero, piensa en cualquier tipo de profesional que se te ocurra, ahora es una tarea que se desarrolla en la web. Tú tienes que centrarte en lo que mejor sabes hacer. Para lo demás busca a un experto que te haga una página web con profesionalidad. Para que puedas contar con amabilidad, quién eres, a lo que te dedicas y mostrar tus productos o servicios de una forma atractiva, utilizando fotografías de calidad -no escatimes en este apartado, es crítico, deben ser aptas para que todo el mundo las vea, sin tener que utilizar una lupa-, y en la que atiendas dudas y comentarios con rapidez y diligencia. ¿A que todo esto es algo que es perfectamente natural para ti? Claro, porque es tu negocio. Además, como entiendes mucho de lo tuyo, describes lo que haces con pasión y ofreces contenidos interesantes. Por eso los usuarios van a estar muy atentos a lo que haces. Y si en algo necesitas ayuda, para eso estamos.

Pues eso es lo que te ofrece una página web profesional. La mejor réplica de ti mismo, de tu negocio, para que los potenciales clientes lo tengan siempre disponible. Si está bien expuesto, cuidas la apariencia, los detalles, tienes un producto o servicio que vale la pena y además eres amable, la posibilidad de que consigas el éxito está ahí al alcance de la mano. Sin olvidar una parte que sé que te preocupa: el dinero. No lo consideres un gasto, es una inversión, casi despreciable considerando el potencial de retorno para tu proyecto.

Por eso, permíteme que insista… da igual si estás empezado, o incluso si ya tienes una página que no es como debería: ¡HAZLA YA!. El reloj es implacable y no puedes perder más tiempo. Por otra parte, si quieres algo de calidad, y no puede ser de otra manera, al profesional que te la haga y a ti os costará un trabajo considerable hacerla. Hay muchas cosas detrás que hay que afinar para que vaya bien desde el principio. 

Así que olvida para esta tarea a ese amigo que sabe algo de informática o a tu cuñado que es un máquina del Photoshop, o eso se cree. Hay que ser serios, profesionales, en un tema en el que te juegas mucho ¿de acuerdo? Invertir en una buena página web te reportará muchos beneficios.

Por eso sé exigente, haz que cumpla con los requerimientos necesarios. Tiene que ser rápida, cómoda, con buenas fotos, unos textos que inviten a la lectura, descriptivos, sin faltas de ortografía o malas traducciones. Que muestren tu mejor tú. Es tu imagen, la que va a ver todo el mundo y eso merece la máxima atención. Tiene que ser PRO-FE-SIO-NAL, soy pesado con esto lo sé, pero es que me ha tocado solucionar muchos líos en los más de 20 años que llevo en este negocio. Y además, muy pero que muy importante, debe tener un gran nivel, porque como dice un amigo, un gran profesional del marketing y las relaciones públicas, a menudo solo tienes un tiro, así que tienes que acertar. Solo tienes una oportunidad de causar una buena primera impresión a tu visitante. Es el instante de un parpadeo. Si tu web plantea algún problema, el usuario, de forma instintiva, casi sin saber porqué irá hacia atrás y seguirá buscando. Y posiblemente acabe en la web de tu competencia, que si se lo pone más fácil, es la que se queda con el cliente. Una pena, ¿no? Que por unos segundos de más de espera, por mostrar una información de forma inadecuada o cualquier problema de fácil solución, el cliente llegue a tu puerta pero no la cruce y se marche a la de al lado.

5 fases críticas 

  1. El momento de la evaluación inconsciente. Apenas dura un par de segundos, menos que un parpadeo, pero es el punto en el que entre un 30 y un 90% de los usuarios abandonan una página web.
  2. En este se produce una evaluación consciente. ¡Bravo! Has conseguido pasar el punto crítico del abandono, has conectado con el usuario. Ahora, si la superas llegas al siguiente punto.
  3. Aquí es donde el usuario navega por tu página y si le resulta una experiencia interesante y agradable puede ser el inicio de una compra o contratación.
  4. Si ya está convencido, en esta fase vendrá la confirmación, el cierre de la venta. Ahora el usuario revisará todos los datos, contacto, acerca de, políticas de contratación, devolución. En definitiva, si eres fiable. Que no es solo serlo, también hay que parecerlo y de forma muy clara.
  5. Los pasos finales, llenar algún formulario, dar datos personales, de envío o realizar el pago, son tan críticos como los anteriores. No puede haber nada extraño, descuidado u oscuro, que justo en ese momento haga cambiar de opinión al comprador. El ratio de abandono en esta fase se acerca al 80%

En condiciones normales son menos de un 25% los usuarios que llegarán al último punto. Y de estos una media del 80% no completará el proceso. En muy buenas condiciones solo un 5% lo hará. Lo normal es que esa cifra sea inferior al 1%. Por tanto la mejora de los ratios en cualquiera de los pasos, multiplicará el éxito del proceso. Así se da el caso de que donde una web vende a un 0,1% de los usuarios, otra consigue hacerlo a un 5%. Si cada usuario llega a través de publicidad en el primer caso están tirando el dinero. Eso significa que para llegar al punto final, la venta, sin ningún problema, el proceso ha de ser impecable. 

Por eso, aunque siempre hay gastos importantes, necesarios en todos los negocios, hay que dejar una parte del presupuesto para afinar los procesos. Es crítico. Tienes que planear la transformación digital de tu negocio, algo inevitable si quieres estar presente. Eso significa pensar en el medio y largo plazo y aunque se trate de una inversión importante, supone también un beneficio casi inmediato. Como mínimo, significa no malgastar recursos sin sentido, porque hacer las cosas bien, profesionalmente, tiene un retorno contante y rápido. Y recuerda algo muy importante: ¡sin clientes no tienes nada que hacer!

Si mi negocio es pequeño ¿necesito una web profesional?

Por supuesto que sí la necesitas, incluso más, porque la competencia es brutal. ¿Y sabes algo? A pesar del gran número de pymes existentes en España, más de dos millones y medio, la gran mayoría no están actualizadas digitalmente. La Comisión Europea calcula que solo el 2% lo está. Eso significa que no están aprovechando unos recursos con los que crecerían mucho más, ya que las que sí lo hacen son mucho más productivas. Y eso que el nivel de la mayoría de las que están online es mejorable, porque lo han hecho como te he explicado antes en párrafos anteriores: sin planificar, de forma descuidada, de manera que el usuario percibe un cierto olor a amateur. Así que hazlo bien, planificando y reflexionando. Sin prisa pero sin pausa.

¿Por qué? Por tu propio bien, cuanto antes mejor, y porque la llegada de la crisis y la de monstruos como Amazon, también ha despertado a los gigantes dormidos. Por ejemplo, El Corte Inglés (ECI) parece que ha comenzado a tomárselo en serio. El salto de calidad en sus páginas en estos dos o tres últimos años ha sido considerable. No solo han realizado un cambio de imagen, mucho más depurada y moderna, sino que ahora parece que son conscientes de qué va el tema y conectan mejor con el usuario, se nota la preocupación por él. Así es que si tienes una web y se parece más a la versión de 2010 de ECI que a la actual y además estás invirtiendo en publicidad en Google o de cualquier otro tipo, permite que te de un consejo: estás perdiendo dinero a chorros, porque se te están yendo los clientes. Es hora de que comiences a tomarte esto en serio.

Piensa que tienes que hacerlo mejor, porque los grandes negocios, los que funcionan, disponen de grandes recursos que les permiten invertir enormes cantidades en marketing, tienen capacidad de publicitarse en cualquier medio. Es un gran gasto, pero les reporta grandes beneficios que vuelven a utilizar para competir contigo. Tal vez no puedas jugar en esa liga, todavía, pero desde luego tienes que encontrar un hueco, un lugar en el que encajar, para conectar con el tipo de cliente que necesitas. Pero además puedes ser más ambicioso, si encuentras tu propio espacio, puedes contar cosas de forma que llegues a un público más amplio. ¿Sabes que puedes vender en lugares que jamás imaginaste y difundir tu mensaje hasta el último confín del mundo? ¿No es increíble? El medio es Internet y la herramienta es una web ¿el límite? Tú decides.

¿No es suficiente con estar en Redes Sociales?

Las Redes Sociales son una plataforma fantástica para llegar a un elevadísimo número de personas, ya que más de 3.000 millones en la actualidad las utilizan. Tener una página de tu negocio en Facebook o una cuenta en Instagram te ayudarán a tener tráfico, no lo dudes, apuesta por ello. De hecho en algunas de las estrategias que planeamos para nuestros clientes, la mayor parte del presupuesto de inversión se realiza en esas plataformas. Pero no siempre es lo más adecuado para la mayoría, sobretodo si el presupuesto es pequeño, porque necesitas que el tráfico tenga un retorno económico para ti, que produzca beneficios.

Por supuesto haces bien en colgar publicaciones con las novedades, fotos con clientes satisfechos. Eso está genial, porque ofrece la impresión de un negocio vivo, cercano al cliente, pero nada de eso suple la función que cumple una web bien diseñada. Las publicaciones en las redes sociales son efímeras, en algunos casos tienen menos de un día de vigencia, se acaban perdiendo. Apostar solo por esa vía es ineficiente, muy caro en términos económicos, además de perjudicial para tu imagen.

Si quieres darte a conocer, ¿no es más lógico tener una web en la que el cliente pueda elegir lo que le apetece ver, cuando quiera, y no solo lo que le muestren Facebook o Twitter? Es mucho más eficiente. Cuelga fotos en las redes, haz comentarios, propón ofertas interesantes, pero luego enlaza a tu página web. Si mañana Facebook se vuelve loco y limita el tráfico en tu muro o fanpage, no es la primera vez que lo ha hecho y hará porque es la manera en que crecen sus beneficios, al menos no todo tu esfuerzo se habrá perdido, porque tendrás un plan B.

Así que deja que los usuarios descubran todos los rincones de tu negocio. Donde y cuando menos lo esperas puede haber algo que les llame la atención, que se traduzca en una venta o algún contacto interesante. Si luego te lo montas bien para cuidar y mimar al cliente, puede ser una relación para muchos años. 

Resumiendo, si tienes una página web profesional…

  • Se amplían las posibilidades de negocio, porque a través de ella puedes llegar a cualquier lugar del mundo. Y tú quieres vender, mucho si es posible. Para eso tienes un negocio, ¿verdad? Así que utiliza todo lo que la tecnología pone a tu alcance. Es absurdo no hacerlo. 
  • Estarás más cerca de tus clientes. Para que tus potenciales clientes te conozcan, tienen que saber dónde estás. La única manera de que te encuentren es tener presencia en Internet. Si no es así, no es que sea difícil, es que pronto llegará a ser imposible. Tienes que estar entre las opciones entre las que van a a escoger.
  • Quieres tener éxito, ser un referente. Para triunfar necesitas clientes y necesitas un lugar en el que recibirlos. Y ese sitio es tu página web. 
  • Vender a un cliente existente, es la forma más eficiente de generar ingresos. Para mejorar y mantener la clientela es necesario que interactúes con ellos. Hay muchas maneras de hacerlo: a través de un blog o la sección de noticias en tu web, lugar para poner post y recibir comentarios; un chat para atender o solucionar problemas; y, por supuesto, en las Redes Sociales. De esta manera comprobarás qué necesitan, lo que opinan de ti, cómo te ven. Una información valiosísima.

Si bien es cierto que esto no es fácil, ni se consigue sin un cierto esfuerzo, es posible hacerlo. Recuerda, un 2% está en ello. Y tú tienes un papel fundamental porque tienes que elegir a la empresa adecuada, la que se vuelque contigo y te ayude a cumplir objetivos. Es la manera de simplificar las cosas y mejorar las posibilidades de hacerlo bien. 

Porque además de tener una web, primer paso para ser visible y darse a conocer, necesitas hacer algunas cosas más. Es necesario diseñar la estrategia adecuada para cada negocio. Si tu presupuesto es pequeño, aún es más importante que aprendas a llevar a cabo una estrategia de Marketing Digital y solo un especialista puede ayudarte a definirla. Es una labor en la que tienes que trabajar día a día, optimizando todos los elementos, hasta sacar el máximo partido. Implica estar dispuesto a introducir cambios en tu organización, en tu proyecto, necesarios para ir cada día un pasito más allá. Aunque no tengas los recursos mínimos te podemos ayudar a ir en la dirección correcta y evitar los errores, que consumen, además de dinero, un tiempo precioso.

En 2018 ya es casi tarde, pero no adaptarse supone sin lugar a dudas la desaparición de tu negocio. Antes de 2025 morirán más de la mitad de las empresas y el proceso se acelerará aún más. No tiene demasiado sentido que unos estén viendo como integrar la inteligencia artificial, multiplicar su capacidad de venta y atención mediante chatbots, mientras otros ni siquiera tienen una buena página web. Es una cuestión de supervivencia ¿no crees?
 

¿Por dónde empezar un proyecto digital en la web?

Ya tenemos claro que es necesario tener una web profesional. Así que vamos a ponernos las pilas y ver de todos los objetivos que hemos hablado, cuáles tienes que priorizar. Del cerca de centenar que hay que considerar, estos son los más importantes:  

Estratégicos

Define los objetivos
Desarrolla una visión a largo plazo
Concreta con claridad tu estrategia a 2, 5 y 10 años
Estudia bien a tu cliente objetivo
Muéstrate
Crea un gran sitio web
Sé brillante

Imagen 

Da una magnífica primera impresión
Se reconocible de un vistazo
Crea una sólida imagen corporativa
Muestra tu logo en todas los sitios
Abusa, con inteligencia, de los colores de tu marca

Comunicación

Crea un mensaje claro y poderoso
Sé consistente
Transmite confianza
Sé transparente
Sé accesible
Repite tu mensaje siempre que puedas

Y si no te apetece o no tienes ni idea, porque esto no es lo tuyo, busca a un profesional que conozca el mundo digital en profundidad. Que te hable claro, con conocimientos y suficiente experiencia para recomendarte lo que necesitas. Tienes que elegir lo mejor, porque después de todo pones en manos de un extraño, tu negocio, una parte de tu vida y tus ilusiones. 

Y tras ElNegocioDigital.com (END) se encuentra ElSuper.com un equipo enfocado en esto de lo digital desde 1999. Somos una buena opción, porque vamos a considerar todos los aspectos de tu proyecto, empezando por uno de los más importantes: tu presupuesto. Hemos trabajado en proyectos de gigantes empresariales y también en cientos de pequeñas y medianas organizaciones, dentro y fuera de España. Somos especialistas en la transformación digital y tenemos una dilatada experiencia en el comercio electrónico. Si crees que podemos ser de ayuda solo tienes que contactarnos. 

Mientras tanto, en END seguiremos dándote información de cómo y por dónde comenzar, cómo acometer esa transformación digital, con las mejores herramientas, estudio de métricas de consumo, diseño de estrategias comerciales, de marketing digital y mucho más.

Si tienes alguna duda también puedes plantearla en los comentarios.

Imágenes: Mad Ball, Facebook.com, ElSuper.com

¿Por qué somos menos competitivos digitalmente?

En el mundo digital se han desarrollado algunas de las aventuras empresariales más importantes de todos los tiempos. ¿Quién hubiera apostado hace 20 años que habría marcas que conseguirían casi tantos usuarios como Coca Cola? Facebook, Google y otras lo han logrado. En la actualidad 2018 los usuarios de las redes sociales superan los 3.000 millones. Es algo que han conseguido en muy poco tiempo y nadie duda de que van a por todo el pastel en los próximos años.

¿Quién habría imaginado que en una década, una empresa que apenas era más que un proyecto de un par de amigos en un apartamento, pasara a contarse entre las más valiosas del mundo? Son varias las que lo han logrado. Y esa es la magia de este negocio: el factor multiplicador del valor de algo casi intangible, como son los ceros o los unos.

Pero eso sucede en Estados Unidos, principalmente. Hay algunas iniciativas en el mundo anglosajón y otras en Oriente. Por estas tierras, teniendo el segundo idioma más hablado del mundo, cuesta un poco más. El problema de los latinos es que, salvo excepciones, no nos lo acabamos de creer, no hacemos todo lo necesario para competir en el ecosistema digital. Puesto que no es complicado, sería interesante saber qué nos diferencia de los demás.

Por ejemplo, en España el tamaño de las empresas es mucho menor que el de nuestros vecinos del norte. De acuerdo con las cifras, somos menos competitivos y enfocamos la mayor parte de nuestro esfuerzo en los servicios. Nos falta combustible, la inversión, tanto pública como privada y, en general, sacamos menos rendimiento. Y sin embargo, somos un país rico con iniciativas de lo más interesantes y gente con muchísimas ganas. Sería fantástico que aún fuéramos más los que emprendemos y apostamos por aspirar al premio gordo.

Toda nuestra arquitectura conceptual está orientada a la supervivencia en un entorno hostil para el emprendimiento: solo triunfan dos tipos de proyectos empresariales: los que se aclimatan… y los que innovan. El resto está condenado a la desaparición.

Una buena parte del ecosistema digital está cambiando, sin que esté demasiado claro por donde evolucionará. Por eso mismo, éste es otro de esos momentos especiales lleno de oportunidades para los que logren recoger con energía el testigo.

Estamos en los inicios del aprovechamiento en los negocios de las tecnologías relacionadas con la AI, inteligencia artificial. Significa que habrá muchos cambios y que ocurrirán muy rápido. Algunos de los paradigmas con los que operamos en Internet desde hace dos décadas van a verse transformados por completo.

Con la llegada de los móviles y las tablets pasamos a una Internet eminentemente móvil. Desde aquella que consultábamos solamente desde los ordenadores. La incorporación del reloj inteligente, smartwacht, y los wearables, otros dispositivos que llevamos encima, como las gafas o prendas inteligentes, ha supuesto un paso de gigante.

Casi todos los dispositivos coinciden en un interface eminentemente visual, porque vemos lo que hacemos. Pero ahora se le dará otra vuelta de tuerca y tendremos desde dispositivos en los que no habrá interacción mediante la vista, la voz y el oido serán los interfaces habituales en poco tiempo, a aquellos que tienen que ver con la IoT, Internet of Things, Internet de las cosas. Dispositivos con los que podríamos no interactuar de ninguna forma, porque se dedicarán a "hablar" entre ellos. Un escenario apasionante para el que tenemos que estar preparados.

Te interesa por: Al llevar más de 20 años en el negocio de Internet he vivido bastantes cambios y trabajado con muchos tipos de clientes y usuarios. Los conceptos que se han ido incorporando desde hace quince años, principios de la década, son incomprensibles para muchos "profesionales". Para alguien que ve una página web como algo estático, el concepto móvil o responsivo es muy difícil de asimilar, pedir que se comprenda una Internet que a veces es visual y otras no, es algo que nos cuesta asimilar a la mayoría. Los niveles en los que hay que moverse son cada vez más especializados. La competitividad no admite medias tintas, ni experimentos. El "Me lo hace mi primo que es ingeniero o diseñador y sabe mucho de todo esto", debería estar absolutamente desterrado de cualquier estrategia digital que aspire a no malgastar el tiempo y los recursos económicos. Es un consejo.

Imagen: Pascal Swier

 

 

WiFi para todos

La subvención WiFi4EU (Wifi para Europa) tiene como objetivo fomentar la igualdad de oportunidades en el acceso a Internet. Para ello la Comisión Europea entregará 15.000 bonos para que los ayuntamientos de países comunitarios instalen puntos de Internet gratuitos sin cables en espacios públicos. 

Alrededor de 700 municipos españoles se han registrado para solicitar la subvención, casi un 30%, mientras la media europea es del 17%. Entre julio y agosto se resolverá la primera convocatoria. Antes de 2020 habrá cuatro oportunidades más para los ayuntamientos. Cada país recibirá como mínimo 15 ayudas.

Las conexiones tendrán que ser como mínimo de 30 Mbps, cantidad muy superior a la que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia permite para conexiones públicas gratuitas, que es de 0,25 Mbps para no perjudicar a las operadoras. En este caso, hará una excepción con los municipios que obtengan la ayuda puesto que después de un análisis de la situación ha concluido que las actuaciones realizadas dentro de este programa no afectarán a la competencia. Por ello no se establecerá ninguna condición adicional de uso, salvo que la actividad financiada entre en conflicto con operadoras privadas. Si un municipio quisiera intalar Wifi gratis por su cuenta, la CNMC decidirá si puede hacerlo o no, ya que fuera de la circular 1 /2010, del programa Wifi4EU, o de las ayudas de un operador privado es la Comisión la que tiene potestad para hacerlo.  

Los ayuntamientos que reciban la subvención se comprometen a pagar la conexión a Internet y a mantener las antenas de telefonía al menos durante tres años. También tendrán libertad para escoger la compañía, pero las conexiones Wifi no pueden incluir datos personales ni publicidad.

Imagen: Nick Youngson – http://www.nyphotographic.com/

Amazon lanza su propio navegador web: Internet

Amazon ha lanzado un navegador web propio para Android con el nombre de Internet: rápido, ligero y privado, que promete ser más ligero que la competencia. El anuncio se ha hecho a través de TechCrunch

El nuevo navegador ocupa muy poco espacio en el dispositivo, solo 2MB, en comparación con los 20MB que utilizan Chromo o Firefox. Además el Internet de Amazon utiliza y conserva una cantidad muy pequeña de datos y ofrece privacidad absoluta en la navegación, porque no solicita permisos adicionales ni recopila datos de los usuarios.

De momento los únicos que podrán probar Internet son los usuarios de la India que utilicen smartphones con Android 5.0 Lollipop o versiones superiores, ya que las funcionalidades se han adaptado para este mercado. De momento se desconoce si se lanzará a otros.

El usuario es el creador del mundo digital

Cómo decía en el artículo anterior puede que el usuario no sepa exactamente lo que quiere, pero en cuanto lo ve lo tiene claro. No lo ha dibujado en su cabeza, posiblemente ni se ha parado a considerarlo, simplemente lo ve, se da cuenta de que es útil y sigue adelante con ello. Va y escoge qué herramientas utilizar y cómo hacerlo. Parece que lo hicieran a propósito, diciendo a mí me gusta así. Menudos son los usuarios 🙂

La tríada digital: usuario + comunicación + ubicuidad

En el artículo anterior hablaba de tres elementos fundamentales del mundo digital: usuarios, comunicación y ubicuidad. Y la pieza clave de este trío es la primera, el usuario, como siempre. Hablamos de un mundo digital porque son muchos los que utilizan Internet, unos 3.600 millones en 2016. En 2000 eran justo 10 veces menos. Hoy crecen y participan de otra forma, no son meros observadores, ni se limitan a consumir: opinan, eligen. Mediante la tecnología, creando y compartiendo información, consumiendo productos online, han ido conformando el ecosistema digital durante los últimos 20 años.

El segundo elemento era la comunicación. La propia Internet, las redes telemáticas, que permiten la interacción de un usuario con otro, o con millones, son las vías de comunicación del mundo digital. Las recorremos mediante todo tipo de dispositivos, sobre todo gracias a los móviles. Sin estas carreteras los mensajes no llegarían a su destino, no tendrían eco. Esa red hoy es usada por la mitad de la población mundial y en muy pocos años será posible acceder desde prácticamente cualquier lugar del mundo. Y ya se están diseñando los sistema y protocolos para que los usuarios puedan utilizar Internet desde el espacio, no dan puntada sin hilo.

Y la ubicuidad, la tercera, el acceso permanente a la información, la disponibilidad en todo momento y lugar, es lo que completa el dibujo del mundo digital. El vehículo esencial para esta disponibilidad constante es sin duda el teléfono móvil. El smartphone hoy, y previsiblemente en un futuro cercano con sus variantes, será la herramienta perfecta para estar permanentemente atentos a lo que ocurre. Según Telefónica en España, en 2016 el 88,3% de los usuarios acceden a Internet a través del móvil, superando al ordenador que baja hasta el 78,2%, una tendencia que imagino continuará. Al mismo tiempo sube el acceso a través de la TV, 44%, o la consola, 32%. El medio ideal para llegar al usuario es y será, cada día más el móvil. De momento, insisto.

Todo lo demás es atrezzo, accesorios, elementos más o menos importantes, que permiten un desarrollo a la medida de cada usuario. Es éste el que elige qué hacer y cómo hacerlo, diseñando su parcela digital, creando un producto comunicativo propio, con un poco de Facebook y dos pizcas de blogs y otra de Twitter.

El usuario utiliza los ingredientes que resuelven sus necesidades, contagiando a otros en el proceso, que emularán lo que hacen los más avanzados, los early adopters.

El usuario centro del organigrama digital

La empresa que quiera triunfar en este escenario se amoldará a las condiciones existentes, participará y jugará con las reglas digitales. Que son las que viene imponiendo el usuario, sobre todo a partir de 2005, con la llegada de la web 2.0, una Internet aún más participativa. Y emplean mucho tiempo en construir la Red que quieren, 2 de cada 5 usuarios se conectan más de 3 horas al día, para uso no profesional, según Nominalia. El 14%, lo hace más de cinco horas. Más tiempo del que se dedicaba a la televisión y que previsiblemente irá creciendo.

Por supuesto se trata de informatizar, automatizar procesos o llegar a las redes sociales mejor o más rápido que la competencia, pero sobre todo, de comprender al usuario, ponerse a su nivel y entender cuáles son sus deseos. Las empresas están tratando de asimilar y de dar respuesta a cada necesidad que manifiesta, todo el tiempo, inmediatamente. Los que dominen este proceso serán los triunfadores. Una empresa como Facebook ha conseguido unir a 1.600 millones de usuarios a su plataforma, en poco más de 10 años. Todo está por inventar, por hacer, probablemente nunca alcanzaremos un límite, las posibilidades son casi infinitas.

Escucha activa de las organizaciones

Tal vez no parezca demasiado fácil, esto nos desborda: una tecnología en constante cambio, multitud de medios, un exceso de información… evolucionando a un ritmo vertiginoso. Pero por otro lado es más fácil, claro que lo es, mucho más. Tenemos una ventaja fundamental: públicamente el usuario está haciendo algo asombroso, que antes solo veían los grandes en los estudios de mercado, nos está contando masivamente, de diferentes formas, lo que le gusta, aún más si le apasiona, y también cuando no le interesa en absoluto o le desagrada. Se trata por tanto de estar más receptivo y prestar atención a lo que cuentan. La principal innovación que debe implantar cualquier organización es escuchar al usuario activamente. Encontrar la forma de ser un participante activo de este diálogo.

La información está ahí, al alcance de la mano, y nos da la oportunidad de construir para ahora y pensar el mañana. Tendremos que diseñar productos irresistibles para los clientes, descritos de forma tan creíble como cautivadora. Vamos a tener que mimarles mucho, si queremos convertirles en cómplices fieles. Y aunque la competencia no dejará de crecer, tampoco dejarán de hacerlo las oportunidades.

Un consejo: la labor prioritaria es definir estrategias donde el usuario tenga un papel protagonista. Deben ser planes con suficiente recorrido implicándole, para evitar a los competidores más ágiles y a los copiones. No es tan fácil robar usuarios satisfechos.

En el siguiente artículo te voy a contar como está cambiando el comportamiento de los usuarios.

 

Cómo crear una buena marca en Internet

Es una realidad que el medio online y digital ha propiciado la creación de compañías dedicadas exclusivamente a operar a través de Internet. Las ventajas de este medio, unidas a su globalización y a su fácil usabilidad, le convierten en una de las mejores opciones para emprendedores y para la creación de nuevos negocios, es decir, para la creación de marcas digitales.

Grandísimas marcas, como Google, Facebook o Amazon, han surgido del medio online, pero ¿cómo han creado una marca tan potente? A continuación, os dejamos con cinco consejos imprescindibles para crear una buena marca en Internet. Atentos:

1. Definir los objetivos

Como cualquier negocio, debes empezar desde un plan en el que fijes tus objetivos a corto, medio y largo plazo, y en el que definas las estrategias y las tácticas para tener claro cómo llegar a las metas establecidas, en un principio, enfocadas en crear una buena imagen de marca.

Tu negocio y tu marca siempre irán de la mano. Una crece al lado de la otra. Si tu negocio aumenta en ventas, tu marca se valorizará más; y si tu marca es valiosa, las ventas aumentarán. Es por eso que los difíciles comienzos que puede tener el medio digital se solucionan creando, desde cero, una buena imagen que llegue al consumidor.

2. Una imagen visual potente

El logotipo, uno simple, atractivo y de rápido recuerdo, debe ser la base de la creación de la imagen de marca. Este logo tiene que ser visible en cuantas más plataformas mejor: en la web, en las redes sociales, en tu ordenador, en tu móvil, etc. Cuanta más gente se tope con él, más se grabará en la memoria colectiva y en seguida será reconocible al instante. O lo que es lo mismo, conocerán tu negocio.

Además, desde el principio tienes que definir los colores corporativos para todas tus plataformas, generalmente relacionado con el diseño del logo.

3. Tener una estrategia de marketing

Aunque tu presupuesto sea mínimo para marketing o publicidad, utilízalo. Es algo clave para dar a conocer tu marca a un mayor número de personas y a la vez, un método para afianzar tu imagen de marca. Puedes utilizar campañas low cost en redes sociales, con noticias, imágenes (si tienes contactos de personas famosas, mejor) o vídeos fáciles de compartir y que gusten en tu público objetivo; tener una web profesional, bien redactada y con la información clara; o crear un blog temático que atraiga tráfico y genere opinión. Demuestra que eres un experto en el tema.

Y no lo olvides, lo primero de todo: crea imagen.

4. Saber que los clientes lo son todo

Aunque no los veas físicamente, aquí los clientes también son imprescindibles. Cuídalos y gánate su confianza teniendo un buen servicio al cliente, haciéndote fuerte en redes sociales, contactando habitualmente con ellos o superando sus expectativas del servicio ofrecido.

Otro aspecto clave es que la comunicación sea recíproca, el llamado feedback, es decir, que puedan dar su opinión sobre lo ofrecido. Si la opinión es buena, otros clientes vendrán en busca de tu negocio.

5. Es una carrera de fondo, no desesperes

Tienes que ser constante y permanente. En este medio no llega todo de un día para otro, quizás lo que siembres hoy no recojas sus frutos hasta pasado un año. No desesperes y trabaja duro. Al final llegará la recompensa.

Algo importantísimo es dedicar todo tu tiempo al negocio y no pensar que, como es algo online (posiblemente lo estés desarrollando desde casa o con pocos compañeros), se trate sólo de un hobby. Es un negocio como cualquier otro, dedícale el tiempo que merezca dejando a un lado todo lo demás.

Con el tiempo y siguiendo los puntos anteriores, tu negocio obtendrá los beneficios suficientes y, por qué no, llegar a convertirse en algo exitoso.

Imagen: Johan Larsson

Tim Berners-Lee creador de la WWW

Timothy Berners-Lee nació el 8 de junio de 1955, se licenció en Física en 1976 en el Queen's College de la Universidad de Oxford. Es considerado el principal padre de la web. Sus padres eran matemáticos y formaron parte del equipo que construyó el Manchester Mark I (uno de los primeros ordenadores). En 1978, trabajó en D.G. Nash Limited (en Poole) donde creó un sistema operativo.

En 1990 Tim Berners Lee trabajaba como consultor en el CERN. Necesitaba enviar a sus colegas artículos, gráficos y para facilitar esa labor, diseñó la primera versión del HTML (Hiper Text Markup Language), una herramienta con estructura secuencial que permite crear, agregar, enlazar y compartir información de diversas fuentes por medio de enlaces asociativos. El 6 de agosto de 1991, fue puesta en línea desde el CERN la primera página web, el primer servidor. A partir de ese momento su programa se empezó a distribuir espontáneamente y gratuitamente en el mundo académico.

Berners-Lee consiguió conectar diversos aspectos de Internet, Inconexos hasta el momento, y construir un sistema de comunicación que permitía transmitir datos e información de manera ordenada y rápida. El resultado fue el universo de la WWW -World Wide Web, la telaraña mundial- un sistema de acceso universal que ha abierto las puertas de la red a todo el mundo, a través de buscadores, páginas webs y la oportunidad de compartir imágenes, vídeos y todo tipo de recursos multimedia, más allá del texto.

Desarrollado con el sistema operativo NEXTSTEP -creado en la empresa NEXT fundada por Steve Jobs-, nacieron la WWW, el lenguaje HTML y el primer servidor de páginas web. En 1994 lo usaban ya 50 millones de personas en todo el mundo. Actualmente el WWW es el servicio más utilizado y se le considera la causa y vehículo principal de la gran expansión de Internet. Los estadounidenses Vinton Cerf, Lawrence G. Roberts y Robert Kahn son también considerados “padres” de Internet.

Berners-Lee también es el autor del libro "Weaving The Web" publicado en 1999, en el que describe el nacimiento y evolución de la Web. En 2004, fue investido oficial de la Orden del Imperio Británico por sus contribuciones al desarrollo global de Internet.

Actualmente Tim Berners Lee trabaja en el MIT. Es el fundador y director de 3WC, -World Wide Web Consortium- corporación que trabaja en el desarrollo y normalización del WWW, haciendo recomendaciones, coordinando estándares y añadiendo nuevas funcionalidades. Su objetivo fundamental es hacer de la Web un medio de colaboración e interacción entre personas sin importar donde se encuentren.

B2C y redes sociales

El e-commerce B2C a nivel mundial ascendió a 1.7 billones de dólares en el 2015, y se prevé una cifra de 1.9 billones para el 2016. El comercio en línea ha tenido un ascenso vertiginoso y las redes sociales han sido uno de los canales para llegar a potenciales consumidores. Sin embargo, no siempre son aprovechadas de manera óptima,  es importante entender que pueden ser un medio de comunicación, un generador de engagement y una plataforma de atención al cliente. Pero sobre todo, una herramienta para conectar con tus compradores.

Redes sociales como Facebook y Pinterest son apropiadas para publicar el catálogo de productos y servicios que tienes en tu web. Además, la interacción con otros usuarios es mucho más cómoda que en sitios como Twitter. Claro está que son de carácter distinto. Pero Facebook, a diferencia de Pinterest y de cualquier otra red social, te permite promocionar un sitio web con presupuestos diarios de 1 dólar en adelante, y escoger a quienes quieres llegar mediante un filtro de género, edades, intereses y ubicación. Este tipo de promoción envía cualquier clic en el anuncio a tu página web. Un estudio realizado por Shareaholic en el 2014, reveló que el 24.63% del total del tráfico en sitios web, proviene de Facebook, seguido de Pinterest con un 5.06% y Tiwtter con 0.82%.

Facebook, Pinterest y Twitter son recursos que no implican una mayor inversión que otros canales de Marketing online y offline, y un punto de partida que puede acabar en una venta. La estrategia del Social Media debe ir enfocada en generar tráfico, aumentar el tamaño de seguidores y conservar el posicionamiento de tu marca. Cualquier objetivo debe estar basado en el tipo de negocio que tengas. Existen redes sociales en las que una compañía de servicios no tiene el mismo impacto que una de bienes, y su visibilidad dependerá de cuál sea la estrategia usada para hacer presencia en una determinada red.    

Robert Metcalfe, inventor de Ethernet

Robert Metcalfe nació el 7 de abril de 1946. Es ingeniero eléctrico de formación y coinventor de Ethernet. Además fundó 3Com, empresa legendaria en el mundo de la informática, y formuló la ley de Metcalfe. Se graduó en 1969 en el MIT- Massachussets Institute of Technology- con dos diplomaturas, una en Ingeniería Eléctrica y la otra en Gestión Industrial. En 1970 completado el postgrado, obtuvo una Maestría en Matemáticas Aplicadas en Harvard. En 1973 se doctoró en Ciencias de la Computación. 

Mientras tenía que elaborar su tesis doctoral, aceptó un trabajo del MIT para el MAC project, que consistía en crear el hardware necesario para unir los minicomputadores del MIT con los de ARPAnet -red de computadoras creadas para el dpto de defensa de EEUU para utilizarla como medio de comunicación entre las instituciones académicas y estatales-. El primer nodo fue creado en la Universidad de California en Los Ángeles, y fue la espina dorsal de Internet hasta 1990, tras finalizar la transición al protocolo TCP/IP, iniciada en 1983. Dado que este tema le apasionaba, aprovechó los conocimientos y su tesis doctoral trató sobre conmutación de paquetes, un método de envío de datos en una red de computadoras. Un paquete es información que consta de dos partes: los datos propiamente dichos y la información de control, que indica la ruta a seguir a lo largo de la red hasta el destino del paquete.

En 1972 comenzó a trabajar en Xerox donde conoció a D. R. Boggs, que tenía experiencia con sistemas de radio, y juntos idearon Ethernet en 1973. Metcalfe tomó como referencia ALOHAnet y diseñó un algoritmo  para gestionar el tráfico de datos, y evitar el colapso cuando había conflictos en la red. El sistema Ethernet permitía conectar un número de ordenadores y formar una red local con protocolos para controlar el paso de información, y evitar la transmisión simultánea entre dos o más sistemas y esto lo convertía en un modelo mucho más eficiente. Debe su nombre al éter, el quinto elemento según los presocráticos, y que en el siglo XIX se suponía que era el elemento a través del cual se propagaban las ondas de la luz.

En 1979 abandonó Xerox y fundó 3Com y con el apoyo de DEC, Intel y Xerox y consiguió imponer Ethernet como el estándar más popular en conectividad de redes LAN. En el año 1990 dejó 3Com y siguió trabajando en temas de conectividad mientras su labor se reconoció con prestigiosos premios: Medalla Nacional de Tecnología e Innovación en 2003.  En la actualidad sigue en el mundo de la Informática, básicamente impartiendo conferencias y charlas de Pop Tech, comunidad global de innovadores, y es miembro principal de la empresa Polaris Venture Partners.

También ha elaborado la Ley de Metcalfe que dice que el valor de una red de comunicaciones aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema (n2). Según este enunciado, cuanto más se utiliza una red por parte de los usuarios, más valioso se hace el conjunto de la red: hardware, software, la información y los propios usuarios.