Un título no sirve para trabajar en Google, ni para sobrevivir en el mercado de trabajo

Anda que ha dicho cualquier cosa el señor Laszlo Bock, a la sazón vicepresidente de Recursos Humanos de Google, en una entrevista de New York Times: “Una de las cosas que hemos aprendido tras analizar todos los datos de nuestro proceso de selección es que el expediente académico y la puntuación de los candidatos en los test son inútiles como criterio de contratación”. Ya verás lo que viene detrás de esto, pero es que es así no hay otra. 

No se si ponerme crítico, cínico o estupendo, porque eso lo llevo diciendo hace como un par de décadas y aún sorprendo miradas de esas de… El sistema educativo tradicional, no puede atender las demandas de una sociedad que avanza a un ritmo que es imposible seguir. Todo el paradigma educativo debe cambiar para capacitar a personas capaces de aprender y buscar soluciones por si mismos, desde el minuto mismo que abandonen los estudios, descubriendo por el camino las herramientas necesarias para resolver los casos que se les presenten. Porque ellos van a llegar allí mucho antes que el sistema educativo.

Una educación diferente, volvemos al latín y a la filosofía 

¿Por qué no se entienden este tipo de planteamientos? Porque la mayor parte de los trabajos precisan personas con habilidades muy concretas y que evolucionan poco con el transcurso del tiempo. Estos son los primeros trabajos con los que acabará la automatización que se avecina. Por contra en el negocio de la tecnología llevamos desde los años 80 enfrentándonos a un entorno constantemente cambiante que nos obliga a estar en permanente autoformación.

…en el negocio de la tecnología llevamos desde los años 80 enfrentándonos a un entorno constantemente cambiante que nos obliga a estar en permanente autoformación

Generación tras generación comprobamos como lo que hoy es complejo y solo al alcance de especialistas, mañana estos mismos expertos lo simplifican, hasta que lo puede hacer cualquier usuario o incluso una máquina. Haber vivido esto durante 4 décadas diferentes da una perspectiva muy distinta del trabajo, los profesionales y los negocios.

Por tanto una sociedad, un país, que quiera ofrecer oportunidades a sus ciudadanos, que quiera contar con los mejores recursos humanos posibles no es que tenga que cerrar las universidades, deberá hacerlo de otra forma. Tendrá que construir un sistema educativo que simplemente enseñe a pensar y resolver problemas. Mucha ciencia y lógica, por tanto denostadas asignaturas como filosofía o latín deberían volver. Una cultura más sólida, basada en el dominio de las ciencias básicas de nuevo y un año o dos para aprender eso que ahora mismo te interesa o resulta atractivo. En cinco años más puede que estés haciendo algo completamente diferente.

El futuro de los trabajos

En el informe El futuro de los trabajos, los investigadores del Foro Económico Mundial anuncian que ha llegado la cuarta revolución industrial y que su impacto en la sociedad no tendrá nada que ver con los anteriores. ¿Sería pedante decir que también lo vengo anunciando desde hace años? Y por la misma razón: uno mismo. Comparativamente hace tiempo que me di cuenta que cada vez es más complejo mantenernos al día en nuestro negocio. Somos una especie de élite en el uso de las tecnologías, con una larga trayectoría de vivir y entender este mundo, y cada vez tenemos que dejar más cosas fuera. No llegamos. Y si miro a mis compañeros más jóvenes veo algo parecido, la diferencia es que la curva es aún más pronunciada: se saturan y ven sobrepasados en menos tiempo. No han tenido tiempo para desarrollar las estrategias adecuadas para lidiar con el cambio. Son pocos los que lo consiguen mantenerse y predigo que irá a más.

En cinco años la disrupción tecnológica dará la vuelta al mundo tal y como lo conocemos. La tecnología interactuando con variables de la economía, política y sociología van a transformar nuestras vidas. Toda la sociedad.

…Dos tercios de los trabajos que se irán para no volver son de tipo administrativo. La tecnología realizará esas tareas… más fáciles de automatizar

Se van a crear nuevos trabajos relacionados con la economía, las finanzas, la tecnología o algunos muy especializados en ventas o administración. Podrán suponer 2 ó 3 millones los nuevos empleos a nivel mundial, según el informe. Pero los que se destruirán supondrán el doble y el triple, no siendo esto lo más dramático que se puede concluir del informe. Muchas de esas personas que dejarán trabajos hoy por hoy más o menos seguros, puede que no vuelvan a tener un trabajo de parecida calidad en su vida. ¿Son la industria o la agricultura en donde se destruirá más empleo? No, aunque también. Dos tercios de los trabajos que se irán para no volver son de tipo administrativo. La tecnología realizará esas tareas que por sencillas, repetitivas y confortables, serán más fáciles de automatizar.

La voz que nos atienda tras el teléfono, el operador que resuelva nuestras dudas en Internet o en el empleado de una oficina bancaria, en unos pocos años será un asistente virtual. Y en la medida que los ordenadores, la inteligencia artificial, los mecanismos de reconocimeinto de voz e imagen sigan avanzando, más y más tareas las realizará una máquina. Y eso es tan solo el principio, es la profecía autocumplida de la automatización.

Ordenadores como el cerebro humano

Para el año 2019 Kurzweil, que tiene bastante buen tino, predijo un ordenador de 1.000 dólares con la capacidad de procesamiento del cerebro humano. No hablamos de inteligencia, conocimiento o nada parecido, solo potencia bruta. Pero esta capacidad siempre trae aparejada la evolución de la máquina, de los ecosistemas de los que se alimenta y del entorno que transforma. Ha ocurrido desde hace más de un siglo, persistentemente, sin descanso. Esta aceleración que vivimos es la que se venía anunciando. Ni siquiera es una novedad. Con la potencia todo acompaña el ritmo de aceleración que se viene anunciando hace décadas. Nuevos descubrimientos, avances en todas las áreas del conocimiento, para acabar en un par de décadas más con un ordenador que tenga la capacidad de pensar de alguna forma. No es dentro de cincuenta años o en un siglo, será en un momento en que la mayor parte de los que vivimos seguiremos aquí. Si cada año de este lustro veremos avanzar todo a semejante velocidad, ¿puedes imaginar como será el siguiente? ¿Cómo será 2025?

Si tiro de bola de cristal ,y esto sirve de ayuda a otros, no veo diferencia con lo ocurrido hasta ahora en nuestro sector. Habrá cambios que desconozco, pero el perfil que tiene más oportunidades está claro: alguien creativo, con un fuerte background técnico, ganas inmensas de aprender y entrenado en resolver problemas desde niño.

Puede que haya un exceso de dramatismo en estas líneas, pero espero que sea el necesario para que te pongas las pilas. Son cambios que suponen grandes oportunidades para algunos y pocas para otros. Algunas cosas van a tener que pasar y deberían ocurrir rápido, porque la sociedad no está preparada y los políticos poco más. Las empresas son el organo más ágil de este cuerpo social, las que tienen un mayor capacidad para evolucionar, aunque no todas. Muchos individuos que tienen los conocimientos o la capacidad de observación para darse cuenta, incluso intuitivamente que algo está ocurriendo. Algo que no había pasado antes. ¿Dónde está tu empresa, dónde estarás tú?

Imagen: Ben Husmann

Raymond Kurzweil

Raymond Kurzweil, nació en Massachusetts, el 12 de febrero de 1948. Inventor estadounidense, músico, empresario, escritor y científico especializado en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial. Su tío, ingeniero, le proporcionó los primeros conocimientos en informática. Gran aficionado a las lecturas de ciencia-ficción, con quince años hizo su primer programa de ordenador diseñado para procesar datos estadísticos, que más tarde fue utilizado por investigadores de IBM. En el instituto, creó un sofisticado programa de reconocimiento que analizaba las obras de compositores clásicos y sintetizaba sus propias canciones en un estilo similar.

Durante su segundo año en el MIT, Kurzweil fundó una empresa que usaba un programa de ordenador "Select College Consulting Program" diseñado por él mismo, que comparaba diferentes criterios sobre colegios a través de las respuestas a un cuestionario enviado por los alumnos. La vendió con 20 años a la empresa a Harcourt, Brace & World por 100.000 dólares, más royalties.

En 1970 obtuvo su licenciatura en Ciencias de la Computación y Literatura por el MIT. Cuatro años despues inició su empresa más ambiciosa, Kurzweil Computer Products, Inc., para desarrollar una tecnología que enseñara a los ordenadores a reconocer caracteres impresos de una amplia variedad de fuentes. El resultado fue el primer OCR. La aplicación más interesante de esta tecnología era la capacidad para leer en voz alta un documento impreso a personas invidentes. Esta idea introdujo nuevos desafios ya que todavía no existían ni escáneres para ordenador, ni sintetizadores de voz. La empresa de Kurzweil desarrolló ambos, que combinados, se convirtieron en la primera máquina lectora de documentos impresos para ciegos. El interés de Stevie Wonder y la amistad que entabló con él, le llevó a realizar más investigaciones en el campo de la música generada por ordenador.

En 1980 Kurzweil vendió la empresa a Xerox,7 aunque siguió en ella como consultor hasta 1995. En la actualidad el OCR desarrollado por Kurzweil se llama Nuance Textbridge y ocupa una posición predominante en el mercado. En 1982 fundó Kurzweil Music Systems, basándose en la idea de Wonder de utilizar un ordenador para obtener sonidos similares a los instrumentos reales. Se inventó así en 1984 el sintetizador Kurzweil 250 (K250), primer instrumento por ordenador capaz de reproducir de forma realista el sonido de instrumentos de orquesta. 

Kurzweil impulsó la empresa Kurzweil Applied Intelligence para el desarrollo del reconocimiento de voz por ordenador. En 1987 se lanzó al mercado el primer sistema, que tenía importantes aplicaciones médicas. En 1996 fundó su cuarta empresa, Kurzweil Educational Systems, que rápidamente ocupó una posición predominante en el campo de la tecnología texto-a-voz, de gran ayuda para personas invidentes y con dislexia. Obtuvo importantes beneficios, gran parte de los cuales se trasladaron a la fundación privada de Kurzweil, que fomenta tecnologías para la ayuda a estudiantes ciegos.

Durante los 90, Kurzweil fundó la Medical Learning Company. Los productos de la compañía incluían un programa educativo de ordenador interactivo para doctores y un paciente simulado por ordenador. Alrededor de esa época, Kurzweil desarrolló KurzweilCyberArt.com, un sitio web que desarrolla programas de asistencia a procesos artísticos creativos. El sitio ofrece la descarga gratis de un programa llamado AARON -un sintetizador visual de arte desarrollado por Harlod Cohen- y de "Kurzweil's Cybernetic Poet, que crea poesía de forma automática. Durante este periodo también puso en marcha KurzweilAI.net, un sitio web enfocado a la presentación de noticias de avances científicos, publicidad de ideas de alta tecnología, pensadores y críticos de ese estilo y promoción de discusiones relacionadas con el futurismo, a través del forum Mind-X.

En 1999, Kurzweil creó un fondo de inversión libre llamado "FatKat" -Financial Accelerating Transactions from Kurzweil Adaptive Technologies-, que salió al mercado en 2006 y cuyo objetivo era mejorar el desempeño del software de inversiones de FatKat A.I. y mejorar su habilidad para reconocer patrones en "las fluctuaciones monetarias y tendencias de los títulos de propiedad". Según predice él mismo en La era de las máquinas espirituales, los ordenadores demostrarán en el futuro ser superiores a las mejores mentes del mundo financiero para la toma de decisiones sobre inversiones rentables.

En junio de 2005, Ray Kurzweil introdujo el K-NFB Reader, un dispositivo de bolsillo que mejoraba el anterior,compuesto por una cámara digital y una unidad de procesamiento, diseñado para ayudar a los invidentes a leer en voz alta textos escritos a través de imágenes digitales de la cámara integrada.

Kurzweil ha recibido muchos premios y reconocimientos, el principal de ellos, en 2002, figurar en el National Inventors Hall of Fame, creado por la oficina de patentes de los Estados Unidos. Desde 2012 es director de ingeniería en Google, centrándose su trabajo en el aprendizaje automático y el procesamiento del lenguaje natural. Actualmente preside la empresa informática Kurzweil Technologies, que se dedica a elaborar dispositivos electrónicos de conversación máquina-humano y aplicaciones para personas con discapacidad. También es el impulsor de la Universidad de la Singularidad de Silicon Valley.

Y además de su espectacular trayectoria como científico y empresario, Kurzweil es conocido por sus predicciones sobre la importancia de la tecnología y por el desarrollo de conceptos como la Singularidad, que define como un hipotético acontecimiento futuro en el que el progreso tecnológico y el cambio social se acelerarán debido al desarrollo de inteligencias artificiales sobrehumanas. En opinión de Kurzweil, llegará un momento en que los ordenadores serán capaces de hacer cosas que ahora mismo imaginamos exclusivamente al alcance de la inteligencia humana. Cuando una inteligencia mayor que la humana impulse el progreso, éste será mucho más rápido y hará que se creen entidades todavía más inteligentes. Y ese proceso se acelerará de manera exponencial ya que serán absolutamente independientes de sus creadores humanos y tomarán decisiones sobre su propio desarrollo.

No podemos saber si se llegará a cumplir esta predicción, pero lo cierto es que ya compartirmos nuestro mundo con inteligencias al menos equiparables a la humana y quién sabe, si acabaremos obedeciendo algún día a los ordenadores que nosotros mismos hemos creado.