3 Claves para triunfar en un negocio digital

Somos digitales4.000 millones de usuarios, 3.000 en las redes sociales. Más de la mitad de la población mundial ya tiene acceso a Internet.. Y en menos de cinco años se incorporarán otros 2.000 millones. Así que está claro: el homo digital ya está aquí. Y como en toda cultura, los usuarios que transitan por Internet tienen sus propios modos y costumbres, las herramientas están en constante evolución y cada vez tenemos más información para saber lo que funciona y lo que no.

Hay montones de acciones que podemos llevar a cabo para que un negocio funcione en Internet, empezando por una buena página web profesional. Pero además, la experiencia me permitió hace más de una década identificar cuál era la receta de los proyectos exitosos y estas son las claves del éxito que voy a compartir contigo.

Coherencia

Simple, ¿verdad? El usuario espera coherencia. Todos buscamos eso, si algo no funciona o tenemos dudas, porque algo no nos encaja, nos vamos a otro sitio más confiable, después de todo hay muchos para elegir. 

¿En que consiste la coherencia? En que todas las piezas estén equilibradas: la apariencia de la web, no tiene que ser ni bonita, ni espectacular, ni la más moderna. Sencillamente  tiene que encajar con lo que un usuario espera, con lo que entiende por normal. ¿Qué es normal? Lo que el usuario está acostumbrado a ver.

Es crítico captar su atención en los preciosos segundos iniciales. También lo es la información sobre tus productos y servicios. Si hay algo que no entiende no te comprará. De hecho es posible que se asuste y salga pitando. La primera impresión es única. Debes cuidar la redacción, dar los datos precisos y cautivarle con los detalles. No insistiré suficiente sobre el tema de cuidar las fotos o cualquier elemento gráfico. No valen fotos pequeñas o de mala calidad. Lo mismo es aplicable a los vídeos.

Es básico lo que cuentas y cómo lo haces, acerca de tu empresa. El usuario debe confiar en ti. Y TODOS los datos de contacto deben estar bien visibles. Si es de difícil acceso sentirá que le estás hurtando información. ¿Por qué debería perder tiempo buscando algo que tiene que estar a la vista?

Por supuesto debes cumplir las normativas y mostrar los términos legales, que además servirán para que sepa cuáles son las reglas del juego, para ti y para él. 

Honestamente, ¿harías una compra online que no cumpla con estos requisitos? Los demás tampoco…

Servicio

El usuario tiene que sentir que realmente te preocupas por su satisfacción, que el servicio es lo más importante para ti y eso solo ocurrirá si cumples todo anteriormente mencionado. 

En primer lugar, dar un buen servicio es mostrar la información adecuadamente. Procura superar sus expectativas, porque la competencia es dura.

Es importante que pueda contactar contigo fácilmente. Anímale a hacerlo online, mediante formularios de contacto, si es posible por chat y siempre por teléfono. Por supuesto debes responder las preguntas en el plazo más breve posible. Los emails que se responden en menos de una hora, multiplican por dos las posibilidades de cerrar un acuerdo, respecto a aquellos que se responden un día después.

Una forma de mostrarle tu interés es disponer de un formulario de contacto en todas las páginas. Si además le pides que te informe de cualquier cosa que no funciona o es mejorable, estarás en otra categoría: la de los que realmente quieren dar el mejor servicio posible. Y si cuando está solucionado, le avisas y se lo agradeces con alguna oferta o regalo, sencillamente te adorará. 

Afina tus procesos de devolución. Aunque intentes que sea el porcentaje mínimo, es inevitable, asume que tiene que ocurrir e inclúyelo en tus cuentas. Perder una venta es doloroso, perder a un cliente puede ser irreparable.

No dejes insatisfecho a un cliente. Puede que el importe de una devolución sea importante, pero al cliente le tienes que solucionar el problema. Un cliente enfadado por un mal trato es una bomba de relojería. La onda expansiva en Internet llega muy lejos y muy rápidamente, puede causarte un daño que ni imaginas. Tener fama de mal vendedor o de mala atención puede ser letal en tu negocio. 

Procura dar el mejor servicio posible y si te equivocas en algo, busca la forma de solucionarlo. No dejes cabos sueltos.

Automatización

Aunque he dejado la automatización para el último lugar, no es porque sea lo menos importante, solo es que no quería empezar la casa por el tejado.

Cuanto más serio es un proyecto digital, más importancia se da a la automatización de procesos y tareas en todas las fases: en la captación o preventa, durante el cierre de las operación y una vez que se ha producido la venta.

Cuando se afinan y automatizan los procesos en cualquiera de estos apartados los ratios de mejora son espectaculares. Por ejemplo, ¿qué sucede cuando llevamos a 10.000 potenciales clientes a una web y nos hemos gastado 10 céntimos en cada uno? Que hemos gastado 1.000 euros. Si conseguimos un ratio de conversión del 0,5% se traduce en 50 operaciones cerradas. No está mal, 20 euros por operación. Aunque todo el mundo no se puede permitir pagar 20 euros por cada nuevo cliente, dependerá del producto que se venda. Las cosas serían muy diferentes si el ratio fuera del 3%. Y aún más con un 5% ¿verdad?

Hacer las cosas bien y automatizar los procesos permite mejoras en este orden e incluso superiores. Todo depende del tipo de servicio que ofrezcas y el tipo de conversión a realizar, incluso si el producto que vendes eres tú mismo.

Captar clientes es muy caro y cada día lo será más, previsiblemente. Facebook y Google acaparan cada vez más el tráfico y el resto de empresas se pelean por su parte del pastel. Cuanto más tardes en engrasar las piezas para encajar la automatización en tus proyectos más dinero y esfuerzo te va a costar.

Coherencia, servicio y automatización, son las tres claves de los negocios exitosos en Internet y de aquellos que buscan como sacar el máximo partido de la transformación digital. Estoy seguro de que lo entiendes y también que percibes las ventajas. Así que manos a la obra.

Si tienes alguna duda sobre el tema estaré encantado de responderla y si quieres charlar sobre tus proyectos en ElSuper.com, estamos a tu disposición.

 

Cómo crear una buena marca en Internet

Es una realidad que el medio online y digital ha propiciado la creación de compañías dedicadas exclusivamente a operar a través de Internet. Las ventajas de este medio, unidas a su globalización y a su fácil usabilidad, le convierten en una de las mejores opciones para emprendedores y para la creación de nuevos negocios, es decir, para la creación de marcas digitales.

Grandísimas marcas, como Google, Facebook o Amazon, han surgido del medio online, pero ¿cómo han creado una marca tan potente? A continuación, os dejamos con cinco consejos imprescindibles para crear una buena marca en Internet. Atentos:

1. Definir los objetivos

Como cualquier negocio, debes empezar desde un plan en el que fijes tus objetivos a corto, medio y largo plazo, y en el que definas las estrategias y las tácticas para tener claro cómo llegar a las metas establecidas, en un principio, enfocadas en crear una buena imagen de marca.

Tu negocio y tu marca siempre irán de la mano. Una crece al lado de la otra. Si tu negocio aumenta en ventas, tu marca se valorizará más; y si tu marca es valiosa, las ventas aumentarán. Es por eso que los difíciles comienzos que puede tener el medio digital se solucionan creando, desde cero, una buena imagen que llegue al consumidor.

2. Una imagen visual potente

El logotipo, uno simple, atractivo y de rápido recuerdo, debe ser la base de la creación de la imagen de marca. Este logo tiene que ser visible en cuantas más plataformas mejor: en la web, en las redes sociales, en tu ordenador, en tu móvil, etc. Cuanta más gente se tope con él, más se grabará en la memoria colectiva y en seguida será reconocible al instante. O lo que es lo mismo, conocerán tu negocio.

Además, desde el principio tienes que definir los colores corporativos para todas tus plataformas, generalmente relacionado con el diseño del logo.

3. Tener una estrategia de marketing

Aunque tu presupuesto sea mínimo para marketing o publicidad, utilízalo. Es algo clave para dar a conocer tu marca a un mayor número de personas y a la vez, un método para afianzar tu imagen de marca. Puedes utilizar campañas low cost en redes sociales, con noticias, imágenes (si tienes contactos de personas famosas, mejor) o vídeos fáciles de compartir y que gusten en tu público objetivo; tener una web profesional, bien redactada y con la información clara; o crear un blog temático que atraiga tráfico y genere opinión. Demuestra que eres un experto en el tema.

Y no lo olvides, lo primero de todo: crea imagen.

4. Saber que los clientes lo son todo

Aunque no los veas físicamente, aquí los clientes también son imprescindibles. Cuídalos y gánate su confianza teniendo un buen servicio al cliente, haciéndote fuerte en redes sociales, contactando habitualmente con ellos o superando sus expectativas del servicio ofrecido.

Otro aspecto clave es que la comunicación sea recíproca, el llamado feedback, es decir, que puedan dar su opinión sobre lo ofrecido. Si la opinión es buena, otros clientes vendrán en busca de tu negocio.

5. Es una carrera de fondo, no desesperes

Tienes que ser constante y permanente. En este medio no llega todo de un día para otro, quizás lo que siembres hoy no recojas sus frutos hasta pasado un año. No desesperes y trabaja duro. Al final llegará la recompensa.

Algo importantísimo es dedicar todo tu tiempo al negocio y no pensar que, como es algo online (posiblemente lo estés desarrollando desde casa o con pocos compañeros), se trate sólo de un hobby. Es un negocio como cualquier otro, dedícale el tiempo que merezca dejando a un lado todo lo demás.

Con el tiempo y siguiendo los puntos anteriores, tu negocio obtendrá los beneficios suficientes y, por qué no, llegar a convertirse en algo exitoso.

Imagen: Johan Larsson

B2C y redes sociales

El e-commerce B2C a nivel mundial ascendió a 1.7 billones de dólares en el 2015, y se prevé una cifra de 1.9 billones para el 2016. El comercio en línea ha tenido un ascenso vertiginoso y las redes sociales han sido uno de los canales para llegar a potenciales consumidores. Sin embargo, no siempre son aprovechadas de manera óptima,  es importante entender que pueden ser un medio de comunicación, un generador de engagement y una plataforma de atención al cliente. Pero sobre todo, una herramienta para conectar con tus compradores.

Redes sociales como Facebook y Pinterest son apropiadas para publicar el catálogo de productos y servicios que tienes en tu web. Además, la interacción con otros usuarios es mucho más cómoda que en sitios como Twitter. Claro está que son de carácter distinto. Pero Facebook, a diferencia de Pinterest y de cualquier otra red social, te permite promocionar un sitio web con presupuestos diarios de 1 dólar en adelante, y escoger a quienes quieres llegar mediante un filtro de género, edades, intereses y ubicación. Este tipo de promoción envía cualquier clic en el anuncio a tu página web. Un estudio realizado por Shareaholic en el 2014, reveló que el 24.63% del total del tráfico en sitios web, proviene de Facebook, seguido de Pinterest con un 5.06% y Tiwtter con 0.82%.

Facebook, Pinterest y Twitter son recursos que no implican una mayor inversión que otros canales de Marketing online y offline, y un punto de partida que puede acabar en una venta. La estrategia del Social Media debe ir enfocada en generar tráfico, aumentar el tamaño de seguidores y conservar el posicionamiento de tu marca. Cualquier objetivo debe estar basado en el tipo de negocio que tengas. Existen redes sociales en las que una compañía de servicios no tiene el mismo impacto que una de bienes, y su visibilidad dependerá de cuál sea la estrategia usada para hacer presencia en una determinada red.    

¿Quieres convertirte en un emprendedor digital?

Videos frikis aparte he utilizado el término emprendedor porque es lo que se usa hoy en día, pero lo cierto es que cualquiera que monta una empresa o que se dedica a crear, comprar y vender es un empresario. Lo ha sido toda la vida y lo seguirá siendo. En este caso un EMPRESARIO DIGITAL. Y por supuesto un empresario es un emprendedor. Alguien que emprende, que sueña, que cree y crea. Contra viento y marea, contra el ayuntamiento, hacienda o quien sea 🙂 Porque lo cierto es que iniciar una empresa hoy es realmente fácil. Que funcione es harina de otro costal, no te voy a pintar un camino de rosas.

Nunca ha sido más fácil crear una empresa en España, al menos en Madrid lo es. Además cuesta muy poco dinero. Hace 20 años no ponías una empresa en marcha, sin unos gastos iniciales de al menos 1.000 euros, hoy con menos de 300 puede estar funcionando una sociedad limitada, realizas todas las gestiones desde un mismo lugar y solo te queda esperar al nombre y firmar en el notario. Si eres autónomo puedes salir con la empresa funcionando. Así que ponerla en marcha está chupado. Ahora solo falta que funcione.

¿Qué hace falta para que una empresa digital funcione? Una buena idea que pueda implementarse haciendo uso de la tecnología, algún plan, un mejor desarrollo, una capacidad de trabajo a prueba de bombas y los recursos necesarios.

Vamos a dar por hecho que la buena idea está ahí, se te ha ocurrido una web genial, una APP que revolucionará el mundo de los juegos, algo que representará un revulsivo en tu sector. Bien. Puede que la idea sea buena, pero tal vez no sea el momento o la forma de hacerla o no convenza el modelo de negocio. ¿Cómo sabes que la idea es buena? Es lo primero que vas a tener que averiguar, así que empieza a preguntar a todo hijo de vecino. ¿Van a pagar por ello? Tienes que preguntarlo también, si necesitan lo que vendes, ¿cuánto están dispuestos a pagar? Si no has hecho estos dos ejercicios, ni se te ocurra poner tu idea genial en marcha. La mayor parte de las empresas que se lanzan al mercado ofrecen un producto que no tiene demanda o que no encaja.

Ahora a planificar. No digo que un business plan sea imprescindible, pero algo más que unos números en una servilleta, ayuda, un montón. Así que empieza a calcular que necesitas para poner en marcha el proyecto, para promocionarlo y para aguantar hasta que lleguen los ingresos. Si no eres capaz de unir esas piezas básicas, busca a alguien que sepa hacerlo y que te pueda guiar, porque tienes todas las papeletas para ser una de ese 40% de empresas que no superan el primer año de vida.

¿Tienes los recursos necesarios para poner en marcha el proyecto? ¿Para alcanzar el primer hito significativo? Fantástico. ¿No hay suficiente dinero? Encuentra financiación. ¿No la hay? Replantéate el proyecto. Intenta hacer más con menos. ¿Tampoco salen los números? Mucho cuidado, las posibilidades de fallar son muy altas. Prioriza la búsqueda de financiación, consigue un socio. Si eres bueno hay uno para ti ahí fuera, seguro.

El desarrollo del proyecto no es que sea fundamental: es crítico. Solo los proyectos que son capaces de controlar todas las etapas del desarrollo salen adelante. Es mucho más importante que la idea inicial, porque es posible que lo que hagas a los seis meses no se parezca en casi nada a lo que planeaste, pero si tienes controlada tu empresa estás en el camino para conseguirlo. Si te equivocas… el 60% de las empresas no pasan del segundo año. ¿Quieres ser de esas?

En un mundo digital vas a tener que prestar mucha atención a cada detalle. Menos es más, casi siempre. A todos los efectos siempre, para no liarte. Invierte tu dinero en desarrollar una imagen creíble, una comunicación que te haga un socio o proveedor atractivo para tus clientes y en automatizar tanto como los recursos te lo permitan. Tus clientes pueden aceptar que seas pequeño, que acabes de llegar, pero no aceptarán que no sepas venderte. Encuentra el tono adecuado para tu audiencia y te lo recuerdo otra vez: menos es más. Mejor poco y bien hecho, que mucho y mal. Si no tienes ni idea eligiendo la ropa, decorando la casa o seleccionando los muebles de la oficina, con el resto no lo vas a hacer mejor, probablemente. Busca ayuda.

¿Te apasiona tu proyecto, te gusta trabajar, no hay horas suficientes en el día para dedicarle? Enhorabuena. Es lo que hace falta para empezar. Y posiblemente durante una larga temporada, así que deja a un lado cualquier otra responsabilidad y ponte al 100%. ¿No puedes? Pues considera seriamente donde te vas a meter, porque a tu competencia probablemente le sobra el tiempo, las ganas y la dedicación.

Si tienes todo lo anterior o si crees que puedes conseguirlo, adelante con tu proyecto. Si piensas que no es así, plantéate seriamente tus compromisos, sobre todo contigo mismo. No pasa nada por dejarlo para un momento más apropiado o reconocer que esto de emprender no se ha hecho para todo el mundo.

Y si lo tienes claro, estás seguro de que tu proyecto tiene sentido, lánzate aunque no se den las mejores condiciones. Estás asumiendo un gran riesgo, pero de las grandes apuestas surgen los mayores premios.

Javier de Alfonso. Entrevista España Digital 2020.

Segunda entrevista España Digital 2020 realizada a Javier de Alfonso, empresario y emprendedor en serie. Javier de Alfonso siempre ha estado profesionalmente muy conectado con el mundo digital. Director de Medio Minuto, fundador de varios proyectos como Voces en la red, Massphoning y Urbanicultor, este último lleva una parte de su corazón, como afirma en la entrevista.Su deseo, convertirse en un business angel de trinchera, el que está con el emprendedor en todas las etapas del proceso. En la entrevista se recogen sus opiniones más personales sobre el avance de la tecnología, el panorama actual, sus proyectos y lo que pasará en 2020 en torno a la integración de lo tecnológico y digital en España.