Cómo conseguir que tu negocio llegue a más gente

Casi siempre nos relacionamos con la misma gente, en la vida personal y laboral. Pero para ampliar nuestro círculo hay que dar algunos pasos, para llegar a un público diferente y potencial cliente. ¿Cómo se puede hacer?

La clave es acercarse a personas con las que tenemos intereses comunes. Suponen además de una gran enseñanza una manera de abrir nuestro abanico de contactos. Aquello de que hay que tener amigos hasta en el infierno. Llegar a estas personas no es tarea fácil, y desde luego el proceso tiene que ser como una inversión a largo plazo. Son un tesoro que hay que cuidar porque nos van a ayudar a entrar en su grupo, son la puerta de acceso.

Hay un pero, y es que a nosotros esa persona o personas influyentes nos interesan mucho, pero ¿y al revés? En una relación tan desigual, ¿qué podemos aportar? Prueba a hacer una lista con aquellas personas a las que te vendría bien acercarte. Sabes de sobra en qué te pueden ayudar. Ahora piensa en qué puedes ofrecer tú, qué les resultaría interesante de ti o tu negocio. Con esa propuesta es con la que te tienes que presentar.. Huelga decir que de forma elegante, a ser posible en encuentros escogidos a través de alguien conocido o en un ambiente en el que haya algo en común para ambos.

Una manera interesante es acudir a eventos en los que construir relaciones. Lo mejor si tienes claro a quién quieres dirigirte es ir a alguno pequeño, en el que acercarte a personas de tu interés sea más fácil. Piensa también en el esfuerzo que pueda suponerte, a nivel económico y de tiempo, y elige bien. Tampoco parece muy adecuado ni razonable estar siempre en eventos. Tenemos que trabajar.

Y por supuesto, causar una buena impresión es fundamental. Es importante conocer la historia de esa persona, su trayectoria, para intentar encontrar algún punto en el que despertar su interés. Una vez conseguido, tener preparado un guión de tus proyectos, puede ser muy útil para llevar una conversación que pueda ser provechosa.

El Internet de las cosas y su influencia en los negocios

Que Internet ha cambiado nuestra vida en todos los aspectos, es innegable, y además tiene muchas implicaciones. Millones de dispositivos conectados, millones de datos compartidos. Con lo que eso supone entre otras cosas para predecir todo tipo de modelos y comportamientos: más fiabilidad, más eficiencia. Más de todo lo que mejora la vida. Es algo que sobrepasa la simple conectividad, se trata de que los objetos se conviertan en inteligentes.

Miles de máquinas comunicadas consiguen sacar el máximo partido a sus aplicaciones. Se origina una mejor gestión de la comunicación lo que permite una gran reducción de costes, optimización de las operaciones y una gran eficiencia. En definitiva un cambio importante en la manera de trabajar y de organizar las empresas. Si se calcula que en los próximos años habrá 21 mil millones de aparatos conectados con Internet, se puede imaginar el alcance.

¿En qué manera puede cambiar Internet la manera de hacer negocios?

Más datos, mejora de la productividad

La información que comparten los dispositivos puede ser analizada por programas que podrán realizar acciones de forma automatizada o asesorar a los profesionales para que lo hagan. Si las máquinas obtienen tanta cantidad de datos y se identifican patrones de actividad, se aislan los errores y se solucionan en menos tiempo. Todo ese trabajo que hacen los dispositivos permite que los humanos puedan dedicarse a otras tareas en las que puedan ser productivos. Se mejoran también los tiempos de fabricación y se disminuye la producción defectuosa.

Se abarata la tecnología y se hace más sostenible

El Internet de las cosas permite ahorrar, ya que aumenta la eficiencia de los entornos, se reducen los gastos y se maximiza la energía. Los edificios se domotizan, se controla de forma inteligente la calefacción, la luz, la conectividad. Además se consigue mejorar la conexión de dispositivos ubicados en lugares con mala cobertura o difícil acceso. Por ejemplo, con la banda estrecha de internet de las cosas, NB-IoT de Vodafone, exclusiva para empresas, que permitirá la conexión de más de 100.000 dispositivos.

Nuevos modelos de negocio

Las compañías utilizan big data para analizar comportamientos, añadir capacidades a los productos y mejorar las marcas. Internet permite la creación de nuevos canales de venta, ya que mejora la experiencia del cliente. Permite adaptar el modelo tradicional e introducir también nuevas oportunidades que diferencien a las empresas de su competencia. 

Clientes más satisfechos

Tener más datos disponibles permite cumplir y mejorar las expectativas de los usuarios. Todo se personaliza, se fideliza al cliente que si está bien atendido, no necesitará salir del ecosistema de la empresa. Se personaliza la comunicación con los clientes. Al disponer de más datos se obtienen mejores argumentos de venta para el producto o servicio, ya que se disponen de datos de rendimiento reales, que a su vez facilitan una mejor publicidad y la mejora de los propios bienes o servicios.

El éxito de las empresas dependerá de cómo se maneje la información recogida por dispositivos IoT, ya que las decisiones estarán basadas en datos y más datos y les permitirá obtener un mejor conocimiento de sus procesos y productos.

Imagen: LindaInpijn

Errores que no debes cometer en tu negocio

Es inevitable cometer errores en un negocio. Por falta de experiencia, de reacción, apresuramiento, hay mil motivos que pueden llevar al fracaso. Y es lógico, no se puede saber de todo y por mucho interés y entusiasmo que se ponga no se puede controlar todo lo que ocurre. Lo importante es aprender de ellos e intentar no volver a cometerlos.

Disponer de un plan de negocios

Obviamente tienes una idea de lo que quieres al montar un negocio, hasta dónde quieres llegar. Tienes un objetivo y también un punto de partida. ¿Cómo conectar esos dos puntos? Para ponerte en marcha necesitas saber cuál es tu mercado, cómo vas a poner en circulación tu producto y de qué medios dispones.  

Hay que centrarse en la estrategia a seguir

Básicamente porque no quieres perder dinero, ni tiempo, ni nada que te aleje de tu objetivo. Hay que rodearse de personas que te puedan ayudar, a inspirarte, a hacer contactos. Para eso hay que priorizar y focalizarse en algo concreto, no es posible ir cambiando continuamente los planes. Parece obvio, pero no tanto de momento que hay mucha gente que sigue haciéndolo. 

Tener unas expectativas realistas

Las ganas de tener un negocio no bastan. Puede surgir de un sueño, de una ilusión, pero para que crezca hay que trabajar mucho. Estar todo el tiempo pendiente, hacer una buena publicidad de una manera u otra, darse a conocer, para que los usuarios se interesen por tu producto. Eso supone estar permanentemente tomando decisiones. Salir a por los clientes, para llevarlos a ti. No esperes que acudan solos, no de momento. Y tener paciencia, los resultados no suelen verse tan rápido como esperas. 

Hacer planes para dar además de vender

Claro que quieres vender, ese es el principal propósito de un negocio. Pero no siempre puedes estar vendiendo y desde luego a tus usuarios les incomodará pensar que solo ves en ellos una caja registradora. Tienen que notar que te interesas por ellos, que les puedes ayudar. Y puede que captes a un posible cliente con una operación que no sea una venta. Piensa en las cosas interesantes que puedes ofrecer de forma gratuita a tus potenciales clientes para que lleguen a serlo y paguen un dinero por tus servicios.

Ver las cosas desde el lado del cliente

Cuando se diseña un producto o servicio se puede caer en el error de considerarlo aisladamente, sin pensar en lo que quieren los clientes. Por eso, por muy maravilloso que sea puede llegar a ser un fracaso, si lo se ha diseñado de forma ideal, pero sin tomar en consideración lo que quiere el cliente. Por eso si quieres triunfar tendrás que hacerlo, aunque tengas que modificar algo de tu proyecto inicial. Y para ofrecerles lo que necesitan debes saber qué quieren y cómo ofrecérselo, así que investiga el mercado y a tu competencia. 

No lo quieras hacer todo por ti mismo

Ni tienes tiempo, ni sabes de todo. Siempre hay muchas cosas que hacer en un negocio, sobre todo cuando estás iniciando un proyecto y lo más probable es que tengas pocos recursos. Sin embargo, un buen consejo es que no intentes hacerlo todo tú, porque lo harás de cualquier manera y eso no es bueno para tus planes. Deja que cada uno haga lo que mejor sabe hacer. Toma decisiones sobre lo que es preciso y lo que puede esperar, pero no hagas chapuzas, enderezar algo que empieza mal es complicado.

Tener éxito es una mezcla de muchos factores, entre ellos la constancia y el aprendizaje de los errores. Es imposible saber todo lo que hay que hacer desde un principio, pero al menos, haz caso a los que se han equivocado unas cuantas veces, la experiencia ayuda. 

Cómo utilizar las Redes Sociales en tu negocio

Si utilizas las Redes Sociales, te habrás dado cuenta de que los más grandes están presentes en todas ellas, en todas. Si ellos lo hacen, tú que tienes un negocio, eres tu propio jefe, freelancer, autónomo o emprendedor también tienes que estarlo.

¿Cuál es la Red Social más conveniente para un negocio?

Facebook
El rey imbatible de las Redes Sociales. A pesar de todas las polémicas, Facebook se mantiene en crecimiento, no hay escándalo que lo paralic: los internautas siguen abriéndose perfiles nuevos y siguen compartiendo contenido sin parar. Si Facebook es tu red favorita es seguro que has visto la publicidad de tu café favorito, o de esa chica influencer que quiere mostrarte su último tutorial o una sugerencia del tipo¿Por qué no le das like esta página con los mejores tips de salud? Facebook está lleno de contenido y los más hábiles logran sacar provecho de ello. Sé tú uno de ellos. Pon un anuncio. Lo verán muchísimas personas

¿Más identificado con Twitter?
Twitter es amo y señor de la publicidad en cápsulas ya que solo se cuentan con 140 caracteres para compartir. Aún así, las marcas más reconocidas le han sabido sacar provecho a esos pocos caracteres y son muy activas en esta red, en la que comparten artículos de su página, imágenes inspiradoras, realizan sorteos, responden dudas y solventan inconvenientes.

Con Twitter muchas marcas han logrado incluso cambiar situaciones problemáticas en situaciones a su favor, como ha sido el caso de Chipotle, empresa que salió airososa en sus redes sociales tras un caso de intoxicación en 2016. Clientes fieles a su marca favorita, agradecidos y leales, son algunos de los logros que mantienen a las compañías en Twitter.

¿Instagram, Youtube y Snpachat son el futuro?

Las nuevas generaciones están enganchadísimas a estas redes. ¿Por qué? Imágenes, videos y muchas información en poco tiempo. La clave es la rapidez, lo llamativo, lo interesante. Podemos tomar como ejemplo el auge de los Youtubers e Instagrammers,  jóvenes cuyos videos en Youtube superan hasta los 5 millones de visitas en menos de una semana. Los más famosos en Instagram han logrado unir sus posts  (que ahora incluyen videos cortos como historias) con sus marcas, incrementando así sus ventas y el entusiasmo por sus productos.

Uno de los casos más conocidos es el de la hermana menor del clan Kardashian: Kylie Jenner quien gracias a sus 94.7 millones de seguidores en Instagram mantiene su marca de maquillaje “Kylie” entre una de las más vendidas.

Instagram, Youtube y Snapchat, son las redes con más rapidez, más contenido y más producción visual para tener más seguidores y compradores.

Marcas y redes sociales

Como ves, las redes sociales son una fantástica herramienta, imprescindible para el emprendedor actual. Un instrumento cuyo uso aumenta cada día, son una parte natural de nuestras vida. Revisar las noticias a través de Twitter, las promociones en Facebook o que está de moda en Instagram es un hábito diario. Aquí tienes unos cuantos datos:

  • Un 95 % de los adultos de entre 18 y 34 años es seguidor de alguna marca en redes sociales 
  • El 71 % de los usuarios que tuvieron una buena experiencia con una marca en el social media la recomendará
  • Solamente en 2015 Facebook, influyó en el 52% de las compras de marcas tanto online como en tiendas físicas
  • El 92% de la atención recibida a través de tuits de marcas es por compartir links
  • El 80 % de los usuarios de Instagram sigue por lo menos a una marca

Además no te olvides de que las redes sociales más populares cuentan con aplicaciones móviles, por lo que en cualquier momento y lugar los usuarios pueden acceder a su cuenta de Facebook, Instagram o Twitter. Si tienes en cuenta que, según datos de IAB Spain, un 85% de personas de entre 16 y 65 años utiliza las Redes Sociales, resulta que tienes un potencial mercado de 25 millones de usuarios, no está mal, ¿no? Si además estos usuarios utilizan como media unas cuatro redes sociales, en alguna de ellas pueden toparse contigo. Sigue siendo una fantástica ocasión para darte a conocer.

¿Qué gana tu empresa usando las redes sociales?

Estos son algunos de los beneficios a corto y largo plazo que tu empresa podrá obtener:

Conocimiento de tus consumidores
A través de las redes sociales puedes obtener una gran y variada cantidad de información sobre tus consumidores. Puedes estudiar qué contenidos comparten más, cuáles reciben más likes y favoritos, a qué hora utilizan más las redes, que les desagrada, qué buscan y muchos más datos que te ayudarán a tener una idea más clara de quien es tu cliente.

Visibilidad y autoridad
Si tus redes sociales son gestionadas de manera que tu presencia sea constante y que brinde material de interés y calidad ganarás seguidores. ¿Por qué? Gracias a los nuevos algoritmos aplicados los usuarios están recibiendo continuamente sugerencias de marcas y productos que se acercan más a sus gustos.
Todo esto te hará más visible para nuevos seguidores y la autoridad viene asociada a la calidad de información que compartes. Las marcas con mayor autoridad son aquellas que comparten sus propias imágenes, empatizan con el consumidor, crean sus campañas y son originales ya que esto genera confianza en el consumidor.

Aumento de tráfico web
Como te dijimos antes en las redes sociales, la rapidez es importante, mantener tus redes sociales continuamente actualizadas atraerá mayor tráfico hacia tu página o tienda web. Un ejemplo, un link que lleva a un artículo en tu página web publicado en Twitter que se comparta muchísimas veces, logrará una posición alta en las búsquedas de Google. Y con ello captarás la atención de personas que no necesariamente estén en Twitter.

¿Qué está haciendo la competencia?
Hay un dicho que dice que mantengas a tus amigos cerca y a tus enemigos mucho más cerca. De igual forma sucede con la competencia, debes estar siempre al tanto de que hacen y la presencia en redes sociales te lo permite, ofrece algo distinto nuevo y mejor para poder vencerlos.

Es barato
Para tener una cuenta en redes sociales no necesitas hacer ninguna inversión, cualquiera puede abrirse un perfil así que, ¿por qué desaprovechar esto?

¿Cómo manejo las redes sociales para mi marca?

Cuando se trata de tu marca es importante que te hagas las siguientes preguntas, ya que te darán una idea de factores importantes que te permitirán averiguar más de tus usuarios:

  • ¿Cuál es la edad del público al que quiero dirigirme?
  • ¿Qué contenido les interesa?
  • ¿Qué tipo de material es más efectivo? ¿imágenes? ¿vídeos? ¿artículos?
  • ¿De dónde vienen mis consumidores? ¿cómo llegaron a mi marca?

El uso que le das a las redes en plan profesional difiere totalmente del personal. Como empresa o marca debes acercarte a una audiencia que pretendes que te siga y que ese seguimiento te suponga algún tipo de beneficio, con lo cual debes planificar tu estrategia de publicaciones.

El enfoque debe ser este: 

  • Mantener a tus seguidores interesados
  • Aumentar el feedback con todos aquellos que se interesan en tus productos y mantener el de tus clientes más fieles
  • Generar contenido que dé a conocer tus servicios y productos
  • Lograr que tus seguidores se identifiquen con tu marca y por ende la usen y recomienden
  • Para lograr esto debes conocer y utilizar lo más pronto posible: 

Estrategia de marketing social media

¿Qué es?
El marketing social media utiliza las redes sociales como principal herramienta para no solo atraer clientes, sino mantenerlos fieles a la marca. Se trata de una estrategia que para que funcione necesita:

  1. Estudiar el perfil del consumidor
  2. Segmentar las campañas al máximo
  3. Compartir imágenes, videos, artículos de calidad
  4. Interesar al cliente
  5. Puede estar incluso ligada al Inbound marketing generando muchos más beneficios.

Si todo esto te suena a complicado, no sabes por dónde empezar o sencillamente no tienes tiempo o ganas, cuéntanos, nosotros sabemos cómo hacerlo. En el Super.com sabemos dónde, cómo y cuándo comenzar, enfocándonos en las necesidades de tu negocio, proyecto o emprendimiento para ayudarte a triunfar maximizando tu presupuesto.

 

Fenty: El maquillaje creado por Rihanna

Rihanna es conocida en todo el mundo por su música, su belleza, su estilo único al vestir y su irreverencia.
Rihanna se ha sumado al movimiento "Body Positive" que busca la propia aceptación de la belleza y el cuerpo femeninos, liberándolos de prejuicios y complejos. Los problemas a los que se enfrentan las mujeres afroamericanas y las dificultades para ser reconocidas y sentirse representadas le han servido de inspiración para crear su propia marca de maquillaje: Fenty. Su visión:  “No hay que maquillarse nunca por obligación, ni dar la impresión de llevar un uniforme. Disfrutad de la libertad de atrapar al vuelo las nuevas oportunidades, de tomar riesgos, de atreveros a probar algo nuevo o diferente”.

¿Qué llevó a Rihanna a aventurarse con una línea de maquillaje?

La madre de Rihanna trabajó como maquilladora profesional durante muchos años y para Rihanna la primera vez que su madre la maquilló es un recuerdo imborrable: “Pensé que era como Pohotoshop, lo amé”.

Así es que después de dos años de pruebas su firma fue lanzada a finales de 2017, con una característica única en el mercado: 40 tonos para pieles morenas y negras. De esta manera, Fenty ha solucionado un problema muy común para las mujeres que no son blancas, tener un buen surtido de bases, iluminadores y rubores para su tono de piel.

El lanzamiento fue todo un éxito, dejando a la competencia pulverizada. Al mes de salir al mercado Fenty ya había alcanzado los 72 millones en ventas y Time la incluyó en el listado de las mejores invenciones de 2017, junto al Iphone X.

Además de conseguir su propósito de conseguir que todas las mujeres se sientan incluidas, Rihanna ha encontrado un nicho de mercado que no estaba acertadamente atendido. Sus ventas indican que ella lo ha logrado. El siguiente paso en su intención de llegar a todas las mujeres es su línea de lencería Savage x Fenty, ropa íntima sensual y cómoda adaptada a todos los cuerpos y tallas.

Si algo nos ha enseñado Rihanna con su iniciativa es que una de las claves del éxito es arriesgarse y no tener miedo a los sectores del mercados olvidados.

Imagen: Paul VanDerWerf

¿Por qué necesitas una página web profesional?

¿Por qué necesitas una página web profesional?

No sé lo que vendes, pero de una cosa estoy seguro: quieres vender algo. Como todas las personas que tienen un sueño, que persiguen un proyecto, sé que intentas vender una idea, un producto, a ti mismo… Y como en todo negocio, necesitas un escaparate para mostrarte al mundo. La palanca que estás buscando es una web, ni más ni menos. Por eso, no es que necesites una página web profesional, en realidad es que si no tienes presencia en Internet, no solo serás prácticamente invisible, es que puedes darte por muerto en el mundo digital y pronto en el real.

Los usuarios están ahí todo el día y son un montón

Presta atención a estos datos sobre Internet: 

  • En 2017 se superó el listón de los 4.100 millones de usuarios 
  • Más de 3.000 están activos en las redes sociales
  • El usuario medio pasa más de 6 horas al día en internet 

Si montas un negocio es porque partes de un producto, de un servicio estupendo, en definitiva de algo que haces muy bien. Es lo suyo. Es lo tuyo. Y si hacerlo en una buena esquina, comercial, por donde pasa mucha gente, te permite plantear objetivos más ambiciosos, más visibilidad, más clientes, más ventas, con Internet las posibilidades son ilimitadas. Quizás ahora solo tienes una modesta tienda en una pequeña localidad y acabes convirtiéndote en otro Barrabés. O puedes empezar a vender libros y convertirte en el nuevo Amazon. Tal vez se te ocurra algo que no ha pensado nadie antes y seas la competencia de Airbnb o Uber. Que no es muy distinto de como empezaron esos negocios, que ahora están situados en el mejor local de la calle más comercial: Internet.  Su llegada y auge ha transformado muchos negocios y en otros casos los negocios nacidos de forma digital son los que han cambiado nuestros hábitos de consumo. 

Recuérdalo, es importante: INTERNET ABRE POSIBILIDADES ILIMITADAS. ¿Quieres reinventarte? Es el momento.

¿En qué se diferencia hacer negocios a través de una página web?

Primero vamos con algo que podrá parecer una obviedad. ¿Qué es una página web? Es un escaparate abierto día y noche, de forma continua, para que los potenciales clientes puedan entrar y visitarte en cualquier momento en esa pasarela sorprendente que es Internet. Para un negocio medio significa multiplicar sus posibilidades de ser visible, casi de manera infinita. ¿Exageración? En absoluto, en Internet siempre tendrás la tienda llena si quieres, con un click atraes clientes, con otro lanzas promociones… Recuerda que también en Internet, existe el efecto boca a boca y tu negocio puede volverse viral en cuestión de días. En una web puedes mostrar miles, millones de productos, día y noche. Gracias a una página web puedes plantear negocios con muy poca inversión, que de otra forma sería imposible, eso sí jugando la baza del buen hacer y la mejor de las presentaciones.

Ya, pero eso es Internet y yo no lo necesito, tengo mi negocio de verdad. Está bien tener un base de ladrillo, pero piensa que cada vez más los usuarios utilizan Internet para consultar antes de hacer una compra o contratar un servicio, incluso en el caso de los negocios locales. ¿Recuerdas la última vez que compraste algo sin antes de echar un vistazo en Internet, comprobar precios y recabar opiniones en los foros? Por lógica, aquellas empresas que tienen presencia online tienen muchas más posibilidades de estar entre las elegidas por aquellos consumidores que están buscando algo, que quieren comprar.

Porque si bien el ecosistema digital tiende a centrarse en servicios que se consumen online, es posible llevar los clientes en las dos direcciones. El supermercado danés Bilka consiguió atraer a 45.000 clientes a sus tiendas físicas mediante una campaña en Facebook. Realizó varias destacando productos populares, para llegar a diferentes tipos de consumidores. Un 7,8% de los usuarios que vio los anuncios visitó las tiendas. Por supuesto costó dinero, probablemente menos de 50 céntimos por cada cliente que acudió, pero ¿te imaginas qué tendrías que hacer para atraer a miles de clientes a un negocio físico, cuál sería la inversión necesaria por los medios tradicionales? Con una ventaja imbatible: el control. La publicidad en Internet es un grifo que abres y cierras a tu antojo, tú decides cuándo y cómo te parezca, eligiendo las franjas de consumidores que te convengan. 

Y es que todo eso que antes hacía el clásico tendero, piensa en cualquier tipo de profesional que se te ocurra, ahora es una tarea que se desarrolla en la web. Tú tienes que centrarte en lo que mejor sabes hacer. Para lo demás busca a un experto que te haga una página web con profesionalidad. Para que puedas contar con amabilidad, quién eres, a lo que te dedicas y mostrar tus productos o servicios de una forma atractiva, utilizando fotografías de calidad -no escatimes en este apartado, es crítico, deben ser aptas para que todo el mundo las vea, sin tener que utilizar una lupa-, y en la que atiendas dudas y comentarios con rapidez y diligencia. ¿A que todo esto es algo que es perfectamente natural para ti? Claro, porque es tu negocio. Además, como entiendes mucho de lo tuyo, describes lo que haces con pasión y ofreces contenidos interesantes. Por eso los usuarios van a estar muy atentos a lo que haces. Y si en algo necesitas ayuda, para eso estamos.

Pues eso es lo que te ofrece una página web profesional. La mejor réplica de ti mismo, de tu negocio, para que los potenciales clientes lo tengan siempre disponible. Si está bien expuesto, cuidas la apariencia, los detalles, tienes un producto o servicio que vale la pena y además eres amable, la posibilidad de que consigas el éxito está ahí al alcance de la mano. Sin olvidar una parte que sé que te preocupa: el dinero. No lo consideres un gasto, es una inversión, casi despreciable considerando el potencial de retorno para tu proyecto.

Por eso, permíteme que insista… da igual si estás empezado, o incluso si ya tienes una página que no es como debería: ¡HAZLA YA!. El reloj es implacable y no puedes perder más tiempo. Por otra parte, si quieres algo de calidad, y no puede ser de otra manera, al profesional que te la haga y a ti os costará un trabajo considerable hacerla. Hay muchas cosas detrás que hay que afinar para que vaya bien desde el principio. 

Así que olvida para esta tarea a ese amigo que sabe algo de informática o a tu cuñado que es un máquina del Photoshop, o eso se cree. Hay que ser serios, profesionales, en un tema en el que te juegas mucho ¿de acuerdo? Invertir en una buena página web te reportará muchos beneficios.

Por eso sé exigente, haz que cumpla con los requerimientos necesarios. Tiene que ser rápida, cómoda, con buenas fotos, unos textos que inviten a la lectura, descriptivos, sin faltas de ortografía o malas traducciones. Que muestren tu mejor tú. Es tu imagen, la que va a ver todo el mundo y eso merece la máxima atención. Tiene que ser PRO-FE-SIO-NAL, soy pesado con esto lo sé, pero es que me ha tocado solucionar muchos líos en los más de 20 años que llevo en este negocio. Y además, muy pero que muy importante, debe tener un gran nivel, porque como dice un amigo, un gran profesional del marketing y las relaciones públicas, a menudo solo tienes un tiro, así que tienes que acertar. Solo tienes una oportunidad de causar una buena primera impresión a tu visitante. Es el instante de un parpadeo. Si tu web plantea algún problema, el usuario, de forma instintiva, casi sin saber porqué irá hacia atrás y seguirá buscando. Y posiblemente acabe en la web de tu competencia, que si se lo pone más fácil, es la que se queda con el cliente. Una pena, ¿no? Que por unos segundos de más de espera, por mostrar una información de forma inadecuada o cualquier problema de fácil solución, el cliente llegue a tu puerta pero no la cruce y se marche a la de al lado.

5 fases críticas 

  1. El momento de la evaluación inconsciente. Apenas dura un par de segundos, menos que un parpadeo, pero es el punto en el que entre un 30 y un 90% de los usuarios abandonan una página web.
  2. En este se produce una evaluación consciente. ¡Bravo! Has conseguido pasar el punto crítico del abandono, has conectado con el usuario. Ahora, si la superas llegas al siguiente punto.
  3. Aquí es donde el usuario navega por tu página y si le resulta una experiencia interesante y agradable puede ser el inicio de una compra o contratación.
  4. Si ya está convencido, en esta fase vendrá la confirmación, el cierre de la venta. Ahora el usuario revisará todos los datos, contacto, acerca de, políticas de contratación, devolución. En definitiva, si eres fiable. Que no es solo serlo, también hay que parecerlo y de forma muy clara.
  5. Los pasos finales, llenar algún formulario, dar datos personales, de envío o realizar el pago, son tan críticos como los anteriores. No puede haber nada extraño, descuidado u oscuro, que justo en ese momento haga cambiar de opinión al comprador. El ratio de abandono en esta fase se acerca al 80%

En condiciones normales son menos de un 25% los usuarios que llegarán al último punto. Y de estos una media del 80% no completará el proceso. En muy buenas condiciones solo un 5% lo hará. Lo normal es que esa cifra sea inferior al 1%. Por tanto la mejora de los ratios en cualquiera de los pasos, multiplicará el éxito del proceso. Así se da el caso de que donde una web vende a un 0,1% de los usuarios, otra consigue hacerlo a un 5%. Si cada usuario llega a través de publicidad en el primer caso están tirando el dinero. Eso significa que para llegar al punto final, la venta, sin ningún problema, el proceso ha de ser impecable. 

Por eso, aunque siempre hay gastos importantes, necesarios en todos los negocios, hay que dejar una parte del presupuesto para afinar los procesos. Es crítico. Tienes que planear la transformación digital de tu negocio, algo inevitable si quieres estar presente. Eso significa pensar en el medio y largo plazo y aunque se trate de una inversión importante, supone también un beneficio casi inmediato. Como mínimo, significa no malgastar recursos sin sentido, porque hacer las cosas bien, profesionalmente, tiene un retorno contante y rápido. Y recuerda algo muy importante: ¡sin clientes no tienes nada que hacer!

Si mi negocio es pequeño ¿necesito una web profesional?

Por supuesto que sí la necesitas, incluso más, porque la competencia es brutal. ¿Y sabes algo? A pesar del gran número de pymes existentes en España, más de dos millones y medio, la gran mayoría no están actualizadas digitalmente. La Comisión Europea calcula que solo el 2% lo está. Eso significa que no están aprovechando unos recursos con los que crecerían mucho más, ya que las que sí lo hacen son mucho más productivas. Y eso que el nivel de la mayoría de las que están online es mejorable, porque lo han hecho como te he explicado antes en párrafos anteriores: sin planificar, de forma descuidada, de manera que el usuario percibe un cierto olor a amateur. Así que hazlo bien, planificando y reflexionando. Sin prisa pero sin pausa.

¿Por qué? Por tu propio bien, cuanto antes mejor, y porque la llegada de la crisis y la de monstruos como Amazon, también ha despertado a los gigantes dormidos. Por ejemplo, El Corte Inglés (ECI) parece que ha comenzado a tomárselo en serio. El salto de calidad en sus páginas en estos dos o tres últimos años ha sido considerable. No solo han realizado un cambio de imagen, mucho más depurada y moderna, sino que ahora parece que son conscientes de qué va el tema y conectan mejor con el usuario, se nota la preocupación por él. Así es que si tienes una web y se parece más a la versión de 2010 de ECI que a la actual y además estás invirtiendo en publicidad en Google o de cualquier otro tipo, permite que te de un consejo: estás perdiendo dinero a chorros, porque se te están yendo los clientes. Es hora de que comiences a tomarte esto en serio.

Piensa que tienes que hacerlo mejor, porque los grandes negocios, los que funcionan, disponen de grandes recursos que les permiten invertir enormes cantidades en marketing, tienen capacidad de publicitarse en cualquier medio. Es un gran gasto, pero les reporta grandes beneficios que vuelven a utilizar para competir contigo. Tal vez no puedas jugar en esa liga, todavía, pero desde luego tienes que encontrar un hueco, un lugar en el que encajar, para conectar con el tipo de cliente que necesitas. Pero además puedes ser más ambicioso, si encuentras tu propio espacio, puedes contar cosas de forma que llegues a un público más amplio. ¿Sabes que puedes vender en lugares que jamás imaginaste y difundir tu mensaje hasta el último confín del mundo? ¿No es increíble? El medio es Internet y la herramienta es una web ¿el límite? Tú decides.

¿No es suficiente con estar en Redes Sociales?

Las Redes Sociales son una plataforma fantástica para llegar a un elevadísimo número de personas, ya que más de 3.000 millones en la actualidad las utilizan. Tener una página de tu negocio en Facebook o una cuenta en Instagram te ayudarán a tener tráfico, no lo dudes, apuesta por ello. De hecho en algunas de las estrategias que planeamos para nuestros clientes, la mayor parte del presupuesto de inversión se realiza en esas plataformas. Pero no siempre es lo más adecuado para la mayoría, sobretodo si el presupuesto es pequeño, porque necesitas que el tráfico tenga un retorno económico para ti, que produzca beneficios.

Por supuesto haces bien en colgar publicaciones con las novedades, fotos con clientes satisfechos. Eso está genial, porque ofrece la impresión de un negocio vivo, cercano al cliente, pero nada de eso suple la función que cumple una web bien diseñada. Las publicaciones en las redes sociales son efímeras, en algunos casos tienen menos de un día de vigencia, se acaban perdiendo. Apostar solo por esa vía es ineficiente, muy caro en términos económicos, además de perjudicial para tu imagen.

Si quieres darte a conocer, ¿no es más lógico tener una web en la que el cliente pueda elegir lo que le apetece ver, cuando quiera, y no solo lo que le muestren Facebook o Twitter? Es mucho más eficiente. Cuelga fotos en las redes, haz comentarios, propón ofertas interesantes, pero luego enlaza a tu página web. Si mañana Facebook se vuelve loco y limita el tráfico en tu muro o fanpage, no es la primera vez que lo ha hecho y hará porque es la manera en que crecen sus beneficios, al menos no todo tu esfuerzo se habrá perdido, porque tendrás un plan B.

Así que deja que los usuarios descubran todos los rincones de tu negocio. Donde y cuando menos lo esperas puede haber algo que les llame la atención, que se traduzca en una venta o algún contacto interesante. Si luego te lo montas bien para cuidar y mimar al cliente, puede ser una relación para muchos años. 

Resumiendo, si tienes una página web profesional…

  • Se amplían las posibilidades de negocio, porque a través de ella puedes llegar a cualquier lugar del mundo. Y tú quieres vender, mucho si es posible. Para eso tienes un negocio, ¿verdad? Así que utiliza todo lo que la tecnología pone a tu alcance. Es absurdo no hacerlo. 
  • Estarás más cerca de tus clientes. Para que tus potenciales clientes te conozcan, tienen que saber dónde estás. La única manera de que te encuentren es tener presencia en Internet. Si no es así, no es que sea difícil, es que pronto llegará a ser imposible. Tienes que estar entre las opciones entre las que van a a escoger.
  • Quieres tener éxito, ser un referente. Para triunfar necesitas clientes y necesitas un lugar en el que recibirlos. Y ese sitio es tu página web. 
  • Vender a un cliente existente, es la forma más eficiente de generar ingresos. Para mejorar y mantener la clientela es necesario que interactúes con ellos. Hay muchas maneras de hacerlo: a través de un blog o la sección de noticias en tu web, lugar para poner post y recibir comentarios; un chat para atender o solucionar problemas; y, por supuesto, en las Redes Sociales. De esta manera comprobarás qué necesitan, lo que opinan de ti, cómo te ven. Una información valiosísima.

Si bien es cierto que esto no es fácil, ni se consigue sin un cierto esfuerzo, es posible hacerlo. Recuerda, un 2% está en ello. Y tú tienes un papel fundamental porque tienes que elegir a la empresa adecuada, la que se vuelque contigo y te ayude a cumplir objetivos. Es la manera de simplificar las cosas y mejorar las posibilidades de hacerlo bien. 

Porque además de tener una web, primer paso para ser visible y darse a conocer, necesitas hacer algunas cosas más. Es necesario diseñar la estrategia adecuada para cada negocio. Si tu presupuesto es pequeño, aún es más importante que aprendas a llevar a cabo una estrategia de Marketing Digital y solo un especialista puede ayudarte a definirla. Es una labor en la que tienes que trabajar día a día, optimizando todos los elementos, hasta sacar el máximo partido. Implica estar dispuesto a introducir cambios en tu organización, en tu proyecto, necesarios para ir cada día un pasito más allá. Aunque no tengas los recursos mínimos te podemos ayudar a ir en la dirección correcta y evitar los errores, que consumen, además de dinero, un tiempo precioso.

En 2018 ya es casi tarde, pero no adaptarse supone sin lugar a dudas la desaparición de tu negocio. Antes de 2025 morirán más de la mitad de las empresas y el proceso se acelerará aún más. No tiene demasiado sentido que unos estén viendo como integrar la inteligencia artificial, multiplicar su capacidad de venta y atención mediante chatbots, mientras otros ni siquiera tienen una buena página web. Es una cuestión de supervivencia ¿no crees?
 

¿Por dónde empezar un proyecto digital en la web?

Ya tenemos claro que es necesario tener una web profesional. Así que vamos a ponernos las pilas y ver de todos los objetivos que hemos hablado, cuáles tienes que priorizar. Del cerca de centenar que hay que considerar, estos son los más importantes:  

Estratégicos

Define los objetivos
Desarrolla una visión a largo plazo
Concreta con claridad tu estrategia a 2, 5 y 10 años
Estudia bien a tu cliente objetivo
Muéstrate
Crea un gran sitio web
Sé brillante

Imagen 

Da una magnífica primera impresión
Se reconocible de un vistazo
Crea una sólida imagen corporativa
Muestra tu logo en todas los sitios
Abusa, con inteligencia, de los colores de tu marca

Comunicación

Crea un mensaje claro y poderoso
Sé consistente
Transmite confianza
Sé transparente
Sé accesible
Repite tu mensaje siempre que puedas

Y si no te apetece o no tienes ni idea, porque esto no es lo tuyo, busca a un profesional que conozca el mundo digital en profundidad. Que te hable claro, con conocimientos y suficiente experiencia para recomendarte lo que necesitas. Tienes que elegir lo mejor, porque después de todo pones en manos de un extraño, tu negocio, una parte de tu vida y tus ilusiones. 

Y tras ElNegocioDigital.com (END) se encuentra ElSuper.com un equipo enfocado en esto de lo digital desde 1999. Somos una buena opción, porque vamos a considerar todos los aspectos de tu proyecto, empezando por uno de los más importantes: tu presupuesto. Hemos trabajado en proyectos de gigantes empresariales y también en cientos de pequeñas y medianas organizaciones, dentro y fuera de España. Somos especialistas en la transformación digital y tenemos una dilatada experiencia en el comercio electrónico. Si crees que podemos ser de ayuda solo tienes que contactarnos. 

Mientras tanto, en END seguiremos dándote información de cómo y por dónde comenzar, cómo acometer esa transformación digital, con las mejores herramientas, estudio de métricas de consumo, diseño de estrategias comerciales, de marketing digital y mucho más.

Si tienes alguna duda también puedes plantearla en los comentarios.

Imágenes: Mad Ball, Facebook.com, ElSuper.com

Whatsapp Business

Whatsapp presenta la versión beta de Whatsapp Business, aplicación de mensajería instantánea enfocada a empresas y organizaciones, con herramientas exclusivas que permitirán a las compañías conectar e interactuar con sus clientes de forma rápida y personalizada. Los usuarios tendrán la seguridad de estar tratando con una compañía porque todas pasarán por un proceso de verificación. Una vez superado se les asignará una insignia verde que diferenciará las cuentas de empresa de las que no lo son.

La aplicación empezará a probarse en breve con las empresas asociadas y dependiendo de la acogida se irán introduciendo nuevas funciones, como bots de inteligencia artificial y transacciones con la misma aplicación como ocurre con WeChat, la app de comunicaciones todo en uno, para mensajes de texto, SMS, MMS, llamadas de voz y video, momentos, fotos y juegos.

WhatsApp Business será gratuita para pequeñas y medianas empresas o negocios, aunque las herramientas e información disponibles serán básicas. Las empresas más grandes ofrecerán herramientas a través de las cuales los clientes podrán comprar, hacer seguimientos de transacciones realizadas, envíos o poner una reclamación. Por ello pagarán una cuota, aún por establecer, que permitirá que Whatsapp monetice sus servicios, algo que no hace actualmente con sus más de 1.300 millones de usuarios.

El programa piloto de verificación de perfiles ya ha empezado. La primera que ha participado es la aerolínea KLM, que ya ha publicado un vídeo mostrando todo lo que se podrá hacer a través de Whatsapp Business: comprobar el estado de una reserva, alertas para check-in, notificaciones sobre el estado del vuelo, o cualquier otro servicio adicional. Todo desde un mismo perfil de forma automatizada, en tiempo real, las 24 horas del día, desde cualquier lugar del mundo. 

En breve empezarán a verificarse más perfiles de empresas en esta aplicación. Será el cliente el que elija ponerse en contacto con ellas, Whatsapp no quiere que los usuarios reciban SPAM, por lo que existe la opción de bloqueo si se produce algún abuso y de reportar este hecho a la aplicación.

 

¿Necesitas una buena imagen digital? III-Conseguir nuevos clientes

Este artículo se divide en seis partes:

1 El mundo es digital
2 Tu imagen lo es todo, o casi
3 Conseguir nuevos clientes
4 Fidelizar a tus clientes
5 Mostrar el profesional que eres
6 Destacar de la competencia

¿Qué es para ti un cliente? Para mi el sumun, el no va más, el orgasmo de cualquiera que venda. Cerrar una operación es lo más. Y tan importantes son las de miles de euros, como cada uno de esos pedidos de 9 euros que entran automáticamente en tu cuenta. ¿No es fantástico?

Pero además de la experiencia emocional, sería como ligar, como encontrar novia o novio, está la parte pecuniaria: vivimos gracias a nuestros clientes. ¿Mimaste a tu novia? Pues no te cuento lo que vas a tener que hacer a tu cliente.

Y tal como están las cosas conseguir nuevos clientes no es fácil, porque cada día el usuario, que está extraordinariamente entrenado, se cruza con centenares de nuevas empresas y ofertas de todo tipo. ¡Todo el mundo quiere ligar con él!

La ventaja es que la mayor parte de estas propuestas no merecen ni unas décimas de segundo de su tiempo. Nuestro cerebro no podría manejar tanta información y simplemente la deja pasar. El usuario, tu potencial cliente, solo está abierto a lo que realmente merezca la pena.

El cliente te busca, no lo sabe, aún no te conoce

Solo aquellos planteamientos que destacan por alguna razón se toman en consideración. Y eso no significa ser el más llamativo, simplemente encajar en lo que el usuario considera interesante: dar la información precisa, estar en el lugar y la forma apropiados, parecer un socio fiable.

Lo más importante de todo lo que me gustaría dejarte, es que tu presencia digital es siempre una vía para conseguir nuevos clientes. No importa lo que hagas, independientemente de lo que vendas, el precio o la forma de entregarlo, en el medio digital los usuarios se dejan centenares de miles de millones al año. Un pastel enorme, en el que los comensales te están buscando. ¿Te lo vas a perder?

Y no significa que la venta tenga que producirse ya, puede ocurrir en otro momento, cuando el consumidor esté preparado, cuando tenga la necesidad. O incluso puede que quien te vea no sea el comprador, pero sí la persona con capacidad para recomendarte a quien será tu cliente.

¿Sabes lo mejor de todo? Que una buena parte de este trabajo ocurre de forma automática, desatendida, en algunos casos la venta se va a cerrar sin que tengas que hacer nada. En otros simplemente te permite estar disponible 24 horas al día, 365 días al año. ¡No se ha inventado nada mejor!

En el siguiente capítulo hablamos de fidelizar a los clientes que tienes. Y recuerda que si necesitas ayuda puedes dejar las preguntas aquí o estoy a tu disposición en la web. Me alegrará saber que he sido útil para ti.

 

¿Qué es la transformación digital?

Imaginemos por un momento que mañana es el cumpleaños de un amigo y quieres regalarle las últimas zapatillas de Adidas. Acaban de salir y sabes que las lleva siguiendo desde hace unos días. Tienes claro cual es el modelo que le gusta, pero además sabes que le molan las suelas amarillas, más mullidas por las molestias de sus rodillas, y tú quieres aportar algo especial cambiando el color de los cordones y un par de detalles más. Bajas a la tienda, le pasas las especificaciones a un dependiente robotizado, aclaras algunas cosas con el encargado humano, casi tan amable como el androide, y mientras las preparan te tomas un café. Podrías haberlo hecho desde la web y te las habrían llevado a casa en cuestión de minutos un dron.

¿Te ha sonado excesivamente futurista? Pues dado el punto en el que están todas las tecnologías implicadas, más los avances que podemos vislumbrar, será como se desarrollen una buena parte de las ventas en los próximos años. Probablemente lo más notable de este proceso sea el hecho de que no habrá un stock de zapatillas y que el nivel de personalización podrá ser casi ilimitado. El producto se fabricará delante del cliente o en la trastienda mediante impresoras 3D y la intervención de otros robots autónomos o colaborativos, que crearán las zapatillas perfectas para cada cliente. Las grandes marcas en muchos casos dejarán de ser productores, para encargarse del diseño y el marketing del producto. Una buena parte de la cadena de producción y distribución se verá alterada.

Así es como Adidas podría ver transformado su negocio por las tecnologías digitales. Y con la marca de calzado deportivo, sus fabricantes en China, los almacenes distribuidores por todo el mundo y las tiendas que despachan sus productos, porque una parte signficativa de las ventas ocurriría por el canal online. Así que si fabricas cordones, vendes zapatillas o las repartes, esto también tiene que ver contigo.

En el trato con las organizaciones que quieren iniciar la transformación digital, casi siempre me encuentro con varias de estas cuestiones:

– Hay una falta de información o conocimiento: no se entiende que es el mundo digital ni sus implicaciones.
– No se tiene idea de que sea necesario realizar la transformación digital. Se considera que todo va más despacio de lo que realmente va.
– Cuando se entienden las dos primeras lo más habitual es que no se vea la forma de unir los puntos. La complejidad del proceso, las posibilidades desbordan a las personas implicadas.
– Casi nunca se contempla una variación significativa del negocio. Hay modelos que no es posible transformar digitalmente, y que tal y como están planteados están muertos. Hace falta reinventar los negocios.

Imaginemos un fabricante de tornillos, de piezas mecanizadas de alta precisión. Hace décadas que utilizan máquinas de control numérico y que han informatizado una parte del proceso. Sin embargo, como en la mayoría de los casos, es una empresa aún intensiva en mano de obra. En un futuro en el que ese tornillo lo podrá crear una máquina de forma remota, una empresa que quiera no solo sobrevivir, sino competir para triunfar, debería estar centrando su esfuerzo en como traducir su conocimiento para que sean esas máquinas las que creen el producto. Podría estar elaborando un catálogo digitalizado que comercializar a los fabricantes de impresoras, el software que las gestione, desarrollar los materiales que utilizarian las máquinas… Las posibilidades son inmensas y si ese fabricante no lo hace, que tenga por seguro que muchos otros lo harán.

La transformación digital no se trata de desarrollar una estrategia digital, es algo mucho más profundo que afecta a la empresa en su conjunto, en lo que hace ahora y en como lo hará. Se trata, sobre todo, de tener una estragia para un mundo que es digital y lo será cada vez más.

 

Competición digital: Europa vs EEUU

Hoy reflexionaba sobre lo digital en un comentario en El Blog Salmón. Llevo mucho tiempo dándole vueltas a estos temas, algunas décadas de hecho, saber porqué funcionan aquí en España o en Europa las cosas que lo hacen y en otros sitios, como en Estados Unidos otras diferentes, y en este asunto, creo, es un tema de mentalidad.

No creo que en Europa veamos los negocios, ni el trabajo, por tanto tampoco el emprendimiento, ni la inversión, como se hace en EEUU. Eso ya sería determinante, porque aquí se crearían negocios locales, pequeños, con excesivos vínculos con la administración u otras industrias existentes, nos colocamos a la sombra de algún árbol para que nos cobije la confortable sombra de lo conocido, de lo manejable. A más dinero, mayores son la sombra y los vínculos. 

Allá, en los EEUU, dos pirados, jovencísimos -lógicamente inconscientes, ¿por qué no va a poder hacerse?-, dicen me pongo con esto porque me apetece. Ni siquiera tienen que ver un negocio tras ello, mucho menos global, es que a veces ni local, no lo había tras Facebook o Google. El primero lo crearon poco menos que para vacilar con las churris o con los churros, sí luego le han dado el toque épico, pero no había mucho más. En el caso de Google, si en Yahoo hubieran sido más listos, lo hubieran comprado por un par de millones cuando ya estaba en marcha. Es una exageración, pero no va muy descaminada. Ellos a lo suyo: ponen la pelota a rodar, en un momento dado se dan cuenta de que el pasatiempo, su idea, tiene posibilidades. Cuando son conscientes de las implicaciones, se lo cuentan a un par de tipos y en cuestión de días o como mucho semanas, consiguen dinero suficiente para testar ese modelo y dar el siguiente paso, a otra escala algo mayor. Será después, cuando han comprobado que tiene sentido ese prototipo, que van a por la dominación nacional o mundial de una industria. Al principio no tienen objetivos tan ambiciosos, normalmente se adaptan a las reglas del juego que ellos mismos van creando y, cuando llegan al punto adecuado, consiguen que gente con cientos o miles de millones de dólares les apoyen. Creo que solamente por esa razón Europa ya no tendría ninguna posibilidad en el juego. Porque todos deberíamos cambiar el chip, y sabiendo como se mueven las sociedades y quienes las dirigen, eso no parece probable que suceda.

Aunque hay otro elemento, bajo mi punto de vista determinante: la asimilación de lo digital. Decía el articulista: "A raíz de este cambio de enfoque, lo que se inició como un cuasi-experimento universitario de mera interconexión, de cuya importancia estratégica sólo eran conscientes unas pocas mentes visionarias en el planeta, pasó a popularizarse". DARPA la que financió esa red en buena medida, siempre ha estado detrás de todo esto. Tal vez no haya un plan demasiado concreto al principio, tienen dinero suficiente para probar con alguna chaladura, pero nuevamente se trata de investigación, de explorar posibilidades, aunque claro que son conscientes de la importancia estratégica de una red descentralizada, que no deje a los centros de mando desconectados en caso de un ataque enemigo o del GPS o de tantas otras cosas. No tengo ninguna duda de que saben lo que hacen, lo comprenden perfectamente desde hace medio siglo. Y se ven acompañados por una una sociedad que se sube al carro de lo digital, lo abrazan como posesos en los años 70 y 80. Solo hay que ver la trayectoria de Apple o Microsoft. Pero es que si leías un Computer Shopper, revista de ordenadores, un tocho tipo páginas amarillas ¡pero mensual! con decenas de páginas de anuncios minúsculos, ahí ya se estaba escribiendo todo lo que está sucediendo hoy, de alguna forma. Y por si eso no era suficiente, señores como Kurzweil o Negroponte nos explicaron de que iba a ir todo eso de lo digital, desde hace más de 20 años.

Esa falta de comprensión de lo digital de una parte importante de la sociedad es lo que ha llevado a que, a principios de este año en Davos, den un toque de atención a los mandases de los negocios, la industria y los políticos y les digan: Eh! que todo esto va a cambiar en los próximos 3 o 4 años. Y los de los bancos acongojados, porque no saben por donde les va a llegar la próxima.

Todo está cambiando desde hace tiempo y el desencadenante último fue un cacharrito por el que muchos no daban dos duros: el iPhone. Llevar un ordenador e Internet en el bolsillo nos ha traído hasta aquí. Miles de millones de personas que hubieran tardado, probablemente, varios lustros en hacerse con un ordenador, incluso décadas, de repente contaban con uno gracias a la popularización de la telefonía móvil por empresas como Samsung y todos los fabricantes chinos, que popularizaron el concepto de Apple. Y son estos usuarios los que están reinventando todo, por la forma en que lo utilizan cada día. Algunos simplemente están pendientes: anda mira lo que hacen estos dos, una oportunidad, vamos a aprovecharla y crear algo que resuelva esa necesidad. Y puede ser Pinterest, Snapchat o Pokemon Go.

No entendemos lo digital, no somos conscientes de las gigantescas implicaciones que tiene. Por mucho que algunos organismos como Hacienda estén informatizados hace lustros, ves los procedimientos de la administración y parece que los ha diseñado un ingeniero soviético hasta arriba de vodka y grifa. Los bancos llevan también un par de decenios en esto y tienen que venir cuatro chalaos para ponerles el tinglado patas arriba, porque no son capaces de evolucionar. A La Caixa, uno de los adelantados del sector, le cuesta moverse lo que no está escrito: soluciones de pago que ofrece cualquier empresa americana desde hace más de 10 años, y que esta entidad no puede, no quiere o no considera importante ofrecer. Y el camino se lo mostró Apple: crea una plataforma para que la gente piense nuevas formas y dales libertad para que las haga, que se invente como quiere cobrar, pagar o intercambiar dinero. Sé la autopista, no el guardia.

Y si esto es así para el común de los mortales, ahora vete y le dices a Doña Julia, la tendera de la esquina, o a Don Manuel, con su empresa de mecanizados que tanto le ha costado sacar adelante, que el futuro se nos ha echado encima, que tienen que invertir en cosas que no entienden. Que son incapaces de unir los puntos, que deben apostar por unas redes sociales donde es casi imposible que haya un retorno directo de cualquier inversión, pero que si ellos no están, son otros los que van a dirigir la conversación sobre su empresa, lo que se dice de ella. Que si no inventan la forma de encajar todas esas piezas, de pasar de su negocio pequeño o local a algo más, no podrán continuar en la competición. Pueden mantener su especialización y su carácter, pero deben dar el paso hacia algo más eficiente, más amplio. Y eso a menudo deben lograrlo apostando por un experto de todo a cien y luego por otro que les dice que lo del community management es lo más de lo más, ayer, y que mañana será otra cosa. Confuso, demasiado, para personas que bastante tienen con mantener su negocio.

Luego ves a los equipos y te das cuenta de que es muy difícil progresar, van con la lengua fuera. La gente no cobra lo suficiente, porque los clientes no pagan lo que toca, porque no ingresan lo necesario. La pescadilla infernal que se muerde la cola. Y en esos equipos ves que personas con muy buenos mimbres se queman, porque sus trabajos no dan más de sí. En realidad sí, demasiado, son ellos los que no pueden mantener el ritmo. Y saltan de master en master a la búsqueda de un santo grial que no existe. El que consiga meter la cabeza en una empresa de posibles, se quedará ahí para los restos, sean estos los que sean. Y ellos son los profesionales, los que deberían estar al día constantemente, porque dependemos de ellos para diseñar el presente y el futuro, pero… Esto es España, cobro poco, estoy desmotivado, he tenido que dejarme las pestañas en tres trabajos diferentes desde que me licencié, estoy supermayor, he cumplido 35, y creo que es el momento de hacer algo diferente con mi vida, algo que sea menos demandante y menos estresante. Los que podrían intentar unir los puntos se bajan del tren, porque aunque dominan la tecnología, no entienden los negocios, ni la realidad de una sociedad que es mucho más compleja de lo que parece.

Solo una observación más para comprender porque la competencia de Europa y Estados Unidos es poco probable. Cualquier cosa que se crea en EEUU tiene un mercado de 300 millones de personas, con un poder adquisitivo notable, consumistas hasta decir basta, que hablan un solo idioma básicamente, y con un nivel de regulación a años luz del de aquí, salvo algunos de sus estados a la "europea". Solo esto haría muy difícil la competencia. Si además le sumamos las ventajas de su ecosistema empresarial y emprendedor, ya solo en este punto tendría que haber un cambio muy profundo en la sociedad e instituciones europeas, que en estas condiciones no puede darse. Y el caso es que tenemos casi todo lo necesario para que suceda.

Lo del idioma no tiene arreglo, somos viejos, llevamos siglos hablando nuestras lenguas, y lo de España es caso aparte. Pero no veo como Europa va a autodesregularse, sería como ir en contra del ADN de esas instituciones que hemos creado. Haría falta homogeneizar normas, eliminar unas cuantas, facilitar el comercio entre nosotros -por ejemplo lo del IVA del comercio electrónico intracomunitario es para quitarle la idea a cualquiera que tenga intención de poner una tienda online exportadora- y que alguien liderase el cambio desde Europa, en contra de todos esos políticos locales que no ven más allá de la próxima cita electoral.

Ultimamente me ha dado por pensar que es algo que puede hacer un país por si solo. ¿Por qué no España? Solo hace falta un partido que convenza a la ciudadania que es posible estar entre los ganadores. Aunque va a tocar currar mucho: sangre, sudor y lágrimas. Más, lo sé.