El futuro de Facebook es privado

Facebook ha tenido varios problemas serios con los datos de sus usuarios. Después de cada uno de ellos se ha insistido en que se trabajaba para mejorar la situación y que no volviera a ocurrir, aunque haya vuelto a hacerlo. 

El mensaje ha sido el mismo en la conferencia de desarrolladores F8, en la que además, se han presentado las novedades de la plataforma. Zuckerberg ha asegurado que están trabajando para que los datos estén seguros. 

Al margen de que eso pueda ser más o menos factible, el verdadero riesgo es que Facebook se convierta en un absorbente ecosistema de vida, que toda nuestra vida, social, profesional, laboral transcurra en esta plataforma. No hablamos de la vida que hay en el exterior, sino de que Facebook se encargue de cubrir todas nuestras necesidades. ¿Por qué? porque el día que se vuelva incontrolable o desaparezca, que puede ocurrir, el cataclismo sería increíble. 

Facebook hace cambios constatemente, siempre en aras de mejorar el servicio que se presta a los usuarios, pero también nos deja la sensación de que aunque sea así, la plataforma sale siempre un poco más beneficiada. Nada que objetar, después de todo es una empresa y quiere ganar dinero, como todas.

Así es que nos tomaremos con un cierto escepticismo esta nueva promesa, de que esta vez sí, los datos estarán más seguros y tendremos más privacidad. Si decides quedarte, aprovecha las posibilidades, hay mucho e interesante que hacer ahí dentro. Pero no dejes de tener en cuenta que nadie puede asegurar al cien por cien tu privacidad, y que tus datos están ahí. Y que hoy por hoy son el bien más valioso del mundo. 

Imagen: Maurizio Pesce

¿Qué ocurre con nuestros datos en la red?

Que las Redes Sociales y las grandes plataformas saben mucho más de los usuarios que ellos mismos es una realidad. Los datos son algo valiosísimo, por el provecho que se puede sacar de ellos. De hecho es la base de algunos negocios Los usuarios somos convertimos en un preciado producto. Pero esos datos que saben de nosotros, ¿para qué se utilizan?

Cada vez que entramos en una web las cookies obtienen información de nuestra actividad online. Al propietario de la web le llega información sobre nuestra IP, el tiempo que estamos conectados, cómo utilizamos un sitio concreto, si somos habituales y muchos más datos jugosos e interesantes. En ocasiones empresas ajenas a la web pagan para poder instalar sus cookies para obtenerlos y es posible que esos datos acaben siendo vendidos a terceros. Es decir, que no sabemos dónde y para qué se utilizará esa información que se conoce de nosotros. Las opciones para protegerse son no aceptar las cookies, lo que conlleva no poder navegar por algunas páginas o bien borrarlas de nuestro dispositivo.

Con las Redes Sociales ocure algo parecido. Por ejemplo, Facebook tiene muchos datos proporcionados por el propio usuario, pero también los obtiene de la interacción entre las personas, lo que le permite ir afinando el perfil de cada uno. La información es analizada y clasificada por algoritmos que nos definen como consumidores, una información muy valiosa para enviarnos justo la publicidad que nos puede interesar. 

Eso desde el ordenador porque si entramos desde el smartphone y tenemos instalado el messenger, el sistema puede activar de forma remota la cámara y el micro, acceder a mensajes y fotografías y seguir elaborando un perfil mucho más ajustado. 

Tampoco somos excesivamente conscientes de lo delatador que resulta permitir a Google el acceso a nuestra ubicación en nuestros teléfonos, el uso las redes wifi o las cámaras de video vigilancia que encontramos en cualquier lugar. Incluso con algo tan inocente como utilizar una tarjeta de fidelización hece que se produzca una conexión entre nuestros datos personales y bancarios con un cierto patrón de consumo.

Algo que también ocurre con los electrodomésticos inteligentes que tenemos en el hogar, que conocen y almacenan nuestros hábitos, datos nuevamente son valiosos para cualquiera que quiera vendernos productos y servicios que ni siquiera pensamos necesitar. 

A algunas personas este comercio de datos no les resulta un problema, incluso consideran que es un beneficio, porque les permitirá tener una mejor atención, más personalizada precisamente porque está basada en esa información. Pero, ¿y si no queremos que eso ocurra? ¿cómo evitar que sin saberlo, información sensible salga a la luz? Lo único cierto es que nuestra vida queda expuesta de una manera que por el momento, no podemos controlar.

 

 

   

Cómo solicitar el consentimiento del usuario para recibir email y otras comunicaciones

Con el ruido que están causando las nuevas regulaciones en materia de privacidad y protección de datos, es un buen momento para ver cómo gestionar este delicado aspecto cumpliendo con la legalidad. Al mismo tiempo, aprovechamos para reforzar el vínculo con nuestros usuarios y demostrar hasta qué punto apreciamos la relación que mantenemos.

El email solicitando el consentimiento

Si tienes una base de datos de usuarios, estás obligado a solicitar su consentimiento. Aunque ya lo hayas hecho con anterioridad, es mejor que te evites complicaciones y lo hagas de nuevo.

Te puedes dirigir a ellos con un email que cumpla los requerimientos de este tipo de mensajes y además, que sea breve, claro, amable y con una recompensa. Por ejemplo algo así:
 

Estimado/a Nombre,

Nos gustaría estar en contacto contigo y mantenerte informado de las novedades sobre …

En su momento nos diste el consentimiento cuando te suscribiste. Ahora con la nueva regulación a partir del día 25 de mayo, necesitamos de nuevo tu autorización, para poder seguir en contacto contigo.

Si nos lo permites, te prometemos que vamos cuidar tus datos como hemos venido haciendo hasta ahora. No los compartiremos con nadie más y seguiremos enviándote información útil y actualizada. Como por ejemplo la nueva edición del Ebook Digitalizándote.

Solo te llevará unos segundos…

Ok, contar conmigo
 

 

La página de gestión de comunicaciones

Cuando el usuario haga click en el enlace o botón, es el momento para asegurarse de qué es lo que quiere recibir, le llevaremos a una página de confirmación. Esto es sumamente importante.

Si el usuario percibe que no hay interés por bombardearle con todo tipo de información, será más probable que confíe en nosotros. Muestra respeto si quieres que te respeten.

Además esta página informativa siempre estará disponible, idealmente debería estar asociada al perfil del usuario en tu sistema. Así le vamos a llevar directamente a la gestión de las comunicaciones, desde donde puede gestionar sus datos personales, empresariales o acceder a otra información de su registro.

El formato de la página de confirmación podría ser algo así:

 

Hola, NombreDeUsuario

Vamos a utilizar tu información con el máximo respeto y cuidado. Puedes cambiar esta selección en cualquier momento desde los boletines periódicos.

Por favor confirma tus opciones:

Nuestros boletines
  · Seleccionar todos
  · Boletín mensual
  · Boletín semanal
  · Noticias diarias
  · Eventos especiales

Sobre productos y servicios
  · Seleccionar todos
  · La serie Amazing
  · Cómo desarrollar tu negocio
  · Oportunidades comerciales

Cómo nos comunicaremos
Quiero ser informado por
  · SMS
  · Email
  · Correo
  · Teléfono
  · Push en la web
  · Chatbot

No quiero recibir más información

Enviar
 

 

Una manera sencilla y poco intrusiva de solicitar nuevamente el permiso del usuario para recibir las notificaciones de tu organización.

 

Clear history, el nuevo control de privacidad de Facebook

Facebook está trabajando en un nuevo control de privacidad, Clear history, que permitirá a los usuarios eliminar la información de sus datos que la compañía ha cedido a webs y aplicaciones. Zuckerberg considera que no se han gestionado de forma adecuada. Esto ocurre semanas después de que saliera a la luz la filtración masiva de datos de unos 87 millones de usuarios por la que Zuckerberg ha tenido que comparecer ante el Congreso de los Estados Unidos.

Con Clear history el usuario podrá eliminar la información que lo identifique para que las webs y apps no la asocien a su cuenta. Completar este control llevará algún tiempo, pero desde la compañía se trabaja para que el usuario pueda ver los sitios web y aplicaciones que le envían información cuando los utiliza, borrarla si lo desea, así como su almacenamiento.