ONO ¿el futuro de las redes sociales?

Las redes sociales han representado un cambio en la forma en la que percibimos el mundo, interactuamos e incluso consumimos productos. Es prácticamente imposible visualizarnos ahora mismo en una realidad sin internet, sin teléfonos inteligentes y sin redes sociales.

Pero esto ha traído también nuevos debates que cada día se intensifican más:

  • Acceso a la privacidad
  • Calidad de contenido vs. Cantidad de contenido
  • Nuevas estrategias de marketing
  • Monetización del contenido y del tiempo

Este año uno de los más polémicos temas ha sido el uso que le dan las grandes compañías a los datos que les entregamos a cambio de afiliarnos.

Debido a la polémica de Cambridge, Facebook se ha visto envuelta en un espiral de crítica y de cuestionamientos.

¿Es moralmente correcto lucrarse con la información privada de tus usuarios?

¿Qué sucede cuando el producto que quieres vender es tan importante como un candidato presidencial?

¿Es correcto que nuestros datos sean una divisa más para las compañías?

En medio de estas preguntas trascendentales para el futuro de nuestras sociedades ha surgido un nuevo y ambicioso proyecto que promete resguardar nuestra privacidad, además de esto podrás ganar dinero mientras compartes contenido.

Xu Ken, la emprendedora de la tecnología Blockchain

Una de las razones por las que las criptomonedas y los Smart contracts respaldados por la tecnología blockchain se han vuelto tan populares es porque garantizan rapidez y privacidad.

Para completar una transacción con criptomonedas solo se necesita que sean verificadas, de esto se encargan miles de personas alrededor del mundo mediante el minado.

Así que un wallet es todo lo que se necesita para comprar y vender Bitcoins, Etehereums o Litecoins.

Las criptomonedas son monedas descentralizadas y precisamente este concepto es el que la joven Xu Ken ha implementado a su más reciente creación: ONO.

Xu Ken es una joven china de 24 años que tiene una visión de un mundo digital más democrático y más valioso:

“El internet pertenece a todos. Sin embargo se ha centralizado muchísimo en la actualidad. La mayoría de las compañías de tecnología en el Top 10 mundial han logrado este lugar vendiendo los datos de los usuarios”

Con estos principios en mente y con el respaldo que le da el haber estudiado en la Universidad de California ha puesto en marcha a esta nueva red social en la que el dinero no está en vender los datos de los usuarios al mejor postor para que construyan una Buyer Persona, sino en el contenido que cada afiliado comparte.

Una red descentralizada en la que cada persona gane dinero por la autenticidad y calidad de sus publicaciones.

¿Cómo es esto posible?

Con su propia moneda y su propio sistema de likes o dislikes.

¿Es ONO una utopía o una realidad?

ONO es una realidad, aunque aún se encuentra en fase de prueba ya ha sido lanzado como DAPP.

Desecentralized App es el nombre que se le dan a este tipo de aplicaciones, porque ONO no es el primer proyecto de este tipo pero sí es uno de los más ambiciosos.

ONO ha alcanzado ya 3.25 millones de usuarios y está disponible en inglés y en español, todo esto ha sido logrado sin necesidad de ICO, ya que su creadora manifiesta que los ICO dan espacio para la manipulación en el momento de decidir que un contenido te agrada o no.

Con un equipo de desarrolladores de alto nivel, inversionistas y con ideales de equidad y democratización de las redes ONO espera consolidarse en lo que queda de este año.

Para informarte mejor de su funcionamiento y de qué esperar o no de ellos te dejamos el White Paper que se filtró antes de que fuese lanzado. 

Cómo utilizar las Redes Sociales en tu negocio

Si utilizas las Redes Sociales, te habrás dado cuenta de que los más grandes están presentes en todas ellas, en todas. Si ellos lo hacen, tú que tienes un negocio, eres tu propio jefe, freelancer, autónomo o emprendedor también tienes que estarlo.

¿Cuál es la Red Social más conveniente para un negocio?

Facebook
El rey imbatible de las Redes Sociales. A pesar de todas las polémicas, Facebook se mantiene en crecimiento, no hay escándalo que lo paralic: los internautas siguen abriéndose perfiles nuevos y siguen compartiendo contenido sin parar. Si Facebook es tu red favorita es seguro que has visto la publicidad de tu café favorito, o de esa chica influencer que quiere mostrarte su último tutorial o una sugerencia del tipo¿Por qué no le das like esta página con los mejores tips de salud? Facebook está lleno de contenido y los más hábiles logran sacar provecho de ello. Sé tú uno de ellos. Pon un anuncio. Lo verán muchísimas personas

¿Más identificado con Twitter?
Twitter es amo y señor de la publicidad en cápsulas ya que solo se cuentan con 140 caracteres para compartir. Aún así, las marcas más reconocidas le han sabido sacar provecho a esos pocos caracteres y son muy activas en esta red, en la que comparten artículos de su página, imágenes inspiradoras, realizan sorteos, responden dudas y solventan inconvenientes.

Con Twitter muchas marcas han logrado incluso cambiar situaciones problemáticas en situaciones a su favor, como ha sido el caso de Chipotle, empresa que salió airososa en sus redes sociales tras un caso de intoxicación en 2016. Clientes fieles a su marca favorita, agradecidos y leales, son algunos de los logros que mantienen a las compañías en Twitter.

¿Instagram, Youtube y Snpachat son el futuro?

Las nuevas generaciones están enganchadísimas a estas redes. ¿Por qué? Imágenes, videos y muchas información en poco tiempo. La clave es la rapidez, lo llamativo, lo interesante. Podemos tomar como ejemplo el auge de los Youtubers e Instagrammers,  jóvenes cuyos videos en Youtube superan hasta los 5 millones de visitas en menos de una semana. Los más famosos en Instagram han logrado unir sus posts  (que ahora incluyen videos cortos como historias) con sus marcas, incrementando así sus ventas y el entusiasmo por sus productos.

Uno de los casos más conocidos es el de la hermana menor del clan Kardashian: Kylie Jenner quien gracias a sus 94.7 millones de seguidores en Instagram mantiene su marca de maquillaje “Kylie” entre una de las más vendidas.

Instagram, Youtube y Snapchat, son las redes con más rapidez, más contenido y más producción visual para tener más seguidores y compradores.

Marcas y redes sociales

Como ves, las redes sociales son una fantástica herramienta, imprescindible para el emprendedor actual. Un instrumento cuyo uso aumenta cada día, son una parte natural de nuestras vida. Revisar las noticias a través de Twitter, las promociones en Facebook o que está de moda en Instagram es un hábito diario. Aquí tienes unos cuantos datos:

  • Un 95 % de los adultos de entre 18 y 34 años es seguidor de alguna marca en redes sociales 
  • El 71 % de los usuarios que tuvieron una buena experiencia con una marca en el social media la recomendará
  • Solamente en 2015 Facebook, influyó en el 52% de las compras de marcas tanto online como en tiendas físicas
  • El 92% de la atención recibida a través de tuits de marcas es por compartir links
  • El 80 % de los usuarios de Instagram sigue por lo menos a una marca

Además no te olvides de que las redes sociales más populares cuentan con aplicaciones móviles, por lo que en cualquier momento y lugar los usuarios pueden acceder a su cuenta de Facebook, Instagram o Twitter. Si tienes en cuenta que, según datos de IAB Spain, un 85% de personas de entre 16 y 65 años utiliza las Redes Sociales, resulta que tienes un potencial mercado de 25 millones de usuarios, no está mal, ¿no? Si además estos usuarios utilizan como media unas cuatro redes sociales, en alguna de ellas pueden toparse contigo. Sigue siendo una fantástica ocasión para darte a conocer.

¿Qué gana tu empresa usando las redes sociales?

Estos son algunos de los beneficios a corto y largo plazo que tu empresa podrá obtener:

Conocimiento de tus consumidores
A través de las redes sociales puedes obtener una gran y variada cantidad de información sobre tus consumidores. Puedes estudiar qué contenidos comparten más, cuáles reciben más likes y favoritos, a qué hora utilizan más las redes, que les desagrada, qué buscan y muchos más datos que te ayudarán a tener una idea más clara de quien es tu cliente.

Visibilidad y autoridad
Si tus redes sociales son gestionadas de manera que tu presencia sea constante y que brinde material de interés y calidad ganarás seguidores. ¿Por qué? Gracias a los nuevos algoritmos aplicados los usuarios están recibiendo continuamente sugerencias de marcas y productos que se acercan más a sus gustos.
Todo esto te hará más visible para nuevos seguidores y la autoridad viene asociada a la calidad de información que compartes. Las marcas con mayor autoridad son aquellas que comparten sus propias imágenes, empatizan con el consumidor, crean sus campañas y son originales ya que esto genera confianza en el consumidor.

Aumento de tráfico web
Como te dijimos antes en las redes sociales, la rapidez es importante, mantener tus redes sociales continuamente actualizadas atraerá mayor tráfico hacia tu página o tienda web. Un ejemplo, un link que lleva a un artículo en tu página web publicado en Twitter que se comparta muchísimas veces, logrará una posición alta en las búsquedas de Google. Y con ello captarás la atención de personas que no necesariamente estén en Twitter.

¿Qué está haciendo la competencia?
Hay un dicho que dice que mantengas a tus amigos cerca y a tus enemigos mucho más cerca. De igual forma sucede con la competencia, debes estar siempre al tanto de que hacen y la presencia en redes sociales te lo permite, ofrece algo distinto nuevo y mejor para poder vencerlos.

Es barato
Para tener una cuenta en redes sociales no necesitas hacer ninguna inversión, cualquiera puede abrirse un perfil así que, ¿por qué desaprovechar esto?

¿Cómo manejo las redes sociales para mi marca?

Cuando se trata de tu marca es importante que te hagas las siguientes preguntas, ya que te darán una idea de factores importantes que te permitirán averiguar más de tus usuarios:

  • ¿Cuál es la edad del público al que quiero dirigirme?
  • ¿Qué contenido les interesa?
  • ¿Qué tipo de material es más efectivo? ¿imágenes? ¿vídeos? ¿artículos?
  • ¿De dónde vienen mis consumidores? ¿cómo llegaron a mi marca?

El uso que le das a las redes en plan profesional difiere totalmente del personal. Como empresa o marca debes acercarte a una audiencia que pretendes que te siga y que ese seguimiento te suponga algún tipo de beneficio, con lo cual debes planificar tu estrategia de publicaciones.

El enfoque debe ser este: 

  • Mantener a tus seguidores interesados
  • Aumentar el feedback con todos aquellos que se interesan en tus productos y mantener el de tus clientes más fieles
  • Generar contenido que dé a conocer tus servicios y productos
  • Lograr que tus seguidores se identifiquen con tu marca y por ende la usen y recomienden
  • Para lograr esto debes conocer y utilizar lo más pronto posible: 

Estrategia de marketing social media

¿Qué es?
El marketing social media utiliza las redes sociales como principal herramienta para no solo atraer clientes, sino mantenerlos fieles a la marca. Se trata de una estrategia que para que funcione necesita:

  1. Estudiar el perfil del consumidor
  2. Segmentar las campañas al máximo
  3. Compartir imágenes, videos, artículos de calidad
  4. Interesar al cliente
  5. Puede estar incluso ligada al Inbound marketing generando muchos más beneficios.

Si todo esto te suena a complicado, no sabes por dónde empezar o sencillamente no tienes tiempo o ganas, cuéntanos, nosotros sabemos cómo hacerlo. En el Super.com sabemos dónde, cómo y cuándo comenzar, enfocándonos en las necesidades de tu negocio, proyecto o emprendimiento para ayudarte a triunfar maximizando tu presupuesto.

 

Clear history, el nuevo control de privacidad de Facebook

Facebook está trabajando en un nuevo control de privacidad, Clear history, que permitirá a los usuarios eliminar la información de sus datos que la compañía ha cedido a webs y aplicaciones. Zuckerberg considera que no se han gestionado de forma adecuada. Esto ocurre semanas después de que saliera a la luz la filtración masiva de datos de unos 87 millones de usuarios por la que Zuckerberg ha tenido que comparecer ante el Congreso de los Estados Unidos.

Con Clear history el usuario podrá eliminar la información que lo identifique para que las webs y apps no la asocien a su cuenta. Completar este control llevará algún tiempo, pero desde la compañía se trabaja para que el usuario pueda ver los sitios web y aplicaciones que le envían información cuando los utiliza, borrarla si lo desea, así como su almacenamiento.

 

Cómo está cambiando nuestro comportamiento en Internet

Creo que soy un observador atento de la realidad, especialmente de la digital, pero sobre todo soy mi mejor conejillo de indias. Probablemente no sea demasiado imparcial en las apreciaciones, aunque te aseguro que lo intento. Mis sesgos me limitan como a cualquiera, pero es que tengo una necesidad profesional de mantenerlos bajo control. Si me equivoco en el diagnóstico con los usuarios, no podré identificar sus necesidades y por tanto no sabré resolverlas. Eso y cuatro décadas utilizando cachivaches tecnológicos, creo que me dan una perspectiva suficiente de la evolución digital.

El comportamiento de los usuarios está cambiando

El comportamiento de los usuarios ha cambiado mucho en los últimos quince años, Internet es el principal responsable sí, pero lo que importa es que el proceso se está acelerando. Solo hay que fijarse en las redes sociales y los medios de comunicación, en nuestro entorno, para comprobar como está ocurriendo. Por ejemplo, si te fijas como los niños hacen uso de la tecnología, te darás cuenta de que hay que tomar decisiones rápido, porque ya les resulta laborioso prestar atención en clase, estudiar. Se relacionan de otra forma con la tecnología, están sometidos a una infinidad de información apasionante, que les impacta de forma cautivadora. ¿De verdad esperamos que una clase anodina captará su atención?

Por tanto tendremos que tomar decisiones en la educación, en las normas de comportamiento, lo que pueden o no hacer. Y es aplicable a los jóvenes o a cualquiera que esté "enganchado" a la tecnología e Internet, tanto en el plano educativo, como en el laboral o en el ocio. En unos casos son cuestiones que deberemos evaluar como responsables: padres, tutores, profesores, jefes… en otras será una decisión propia de cada uno.

Cómo nos afecta la tecnología

Es importante comprender como funciona esta tecnología para entender como afecta al comportamiento, como lo modifica. Por ejemplo la necesidad de consultar el móvil con frecuencia, revisar todo rápidamente, al igual que en el ordenador, se traduce al final en una atención superficial a una buena parte de la información que aparece ante los ojos del usuario. Comprender esto es de máxima importancia, crítico, si queremos lanzar mensajes que lleguen a la parte consciente de nuestros potenciales clientes, por ejemplo.

Además también hay que desmontar esa falsa multitarea glorificada, sí amigas ustedes no pueden hacer más de una cosa a la vez, porque el cerebro no sabe poner el foco en dos asuntos simultáneamente. Esas personas que creen atender varias tareas al mismo tiempo, realmente lo que hacen es pasar de una a otra rápidamente. Se ha demostrado en numerosos estudios, por ejemplo conducir y hablar por el móvil no es posible. Cuando se pregunta al conductor y se analiza su comportamiento, comprobamos que algo tan básico, y aparentemente tan automático como hablar, exige casi toda nuestra atención.

El problema es que tenemos mucha información y poco tiempo disponible, por tanto el cerebro intenta ser más eficiente, inconscientemente, y pasa de puntillas por casi todo, apenas le prestamos atención. Cuando encuentra algo de valor tiene que realizar un esfuerzo extra, para concentrarse de una forma que cada vez estamos menos acostumbrados, y hace un sobreescaneado -llamo así al proceso de escanear lo ya ojeado, un doble proceso en el que apenas se salva ninguna información-. Por tanto para centrar la atención hay que dejar a un lado la multitarea y encontrar el tiempo necesario. Al menos para las cosas que importan.

Influencia de la tecnología en niños y jóvenes

Esto es aún más evidente entre los más jóvenes. Desde que nacen estos nativos digitales han cableado sus cerebros de forma diferente. No responden a los mismos estímulos, ni de la misma forma. Aquello que capture su interés tiene que merecerles mucho la pena, no se van a conformar con cualquier cosa. Es más llamativo en los niños y preadolescentes que todavía no han aprendido a simular sus reacciones de forma socialmente eficiente. Si no son capaces de verbalizarlo, van a expresar a las claras mediante su comportamiento que algo no les interesa.

El procesado de la información a estas edades es aún más superficial de lo que era, comparado con niños de las mismas edades hace varias décadas, y puede ir a más, con consecuencias indeseadas. Si añadimos a la falta de experiencia, la ausencia de suficientes datos o elementos comparativos, cultura en definitiva, tendremos individuos más fácilmente manipulables. La eliminación del pensamiento crítico de esta manera, de modelar una capacidad evaluativa, de una forma tan limitante, son cuestiones a tener en cuenta, en muchos aspectos de la vida. Desde consumir, hasta elegir entre opciones políticas.

El impacto de las redes sociales

Las redes sociales no ayudan a corregir esta situación ciertamente. Entregan al usuario solo aquella información que quiere consumir, lo que saben que le gustará. El pensamiento crítico se adormece aún más y termina desapareciendo: solo vemos aquello que encaja en nuestra forma de entender las cosas. Solo lo que nuestros amigos comparten pasará el filtro de Facebook o Twitter, y aparecerá ante nuestros ojos. Obligatoriamente cualquier otra cosa nos llamará poderosamente la atención, a menudo negativamente, y si no coincide con nuestra forma de pensar, con lo que es aceptable de acuerdo con nuestros parámetros, producirá un rechazo casi visceral.

Por eso hemos llegado a un punto de saturación: información que circula más rápido, planteando un millón de variaciones de los mismos temas, una y otra vez, a la que una mirada algo más atenta no le da ninguna oportunidad. Solo lo muy llamativo se salva, por lo que cada vez la información tiene que ser más impactante, tocar fibras más íntimas para alcanzar una atención consciente del usuario, aunque sea por unos breves segundos. De ese brevísimo instante, a veces el tiempo de un parpadeo, dependerá que otorguemos un poquito más de nuestro valioso tiempo. Entrando en una espiral de información que debe recurrir a efectos cada vez más llamativos, como la única forma de poder ser vista y compartida.

El malvado Facebook

Por ejemplo vemos como Facebook están en un cambio constante, ajustando táctica y técnica, también el tipo de información, proponiendo cosas "nuevas". Pero no son más que variaciones del mismo tema, en realidad hay pocas sorpresas. Pero sobre todo la dosis tiene que crecer, la cantidad y frecuencia de determinada información, con el único propósito de mantener la atención del usuario.

¿Acierta Facebook? De forma intuitiva diría que no, pero si miramos la cifras se confirma que es así, que se están equivocando. Estamos ante una saturación, que se traduce en menos tiempo en las redes sociales desde 2012, notable para una herramienta que nos ocupa desde hace unos pocos años. En unos casos es la sensación de lo poco útil que nos resulta, en otros despierta nuestro interés nuevas aplicaciones y en los menos se trata de prestar menos atención a lo virtual, de pasar página. Además la información que llega fácil, no tiene tampoco espacio en nuestros cerebros y se extingue de inmediato, sin dejar prácticamente ningún poso. ¿O sí?

La información desaparece con el mismo poco esfuerzo con el que ha llegado y al usuario le supone un mayor esfuerzo cualquier tipo de interacción. Hay que quedar bien con demasiadas personas, alcanzar un determinado estatus que se mide por el número de amigos, de likes, de comentarios… Y parece que el esfuerzo necesario es excesivo, no le merece "tanto" la pena como hace unos años.

Y esto es aún más apreciable en proyectos profesionales, si hablamos de grupos numerosos o de personas populares. La actividad de los nuevos miembros, los amigos recién llegados, no es suficiente para reemplazar a los anteriores usuarios más activos y motivados. ¿Anuncia el declive de Facebook? ¿De las redes sociales? En alguna medida es posible, pero no van a desaparecer, no cuentes con ello. Simplemente se adaptarán o serán reemplazadas por otras con nuevas funcionalidades, adaptándose a las necesidades que hayan detectado.

Filtrando los contenidos

Los contenidos de más fácil consumo no son la respuesta, si bien la ración diaria de videos crece imparable, de momento. Los usuarios no interactúan de manera más activa con este tipo de contenidos y cuando lo hacen alcanzan rápido el punto de saturación, de nuevo. La espiral efectista, los fakes, la información falsa o sin sentido ocupa cada vez más espacio.

Facebook se pone manos a la obra y propone filtrar los contenidos, eliminar lo que denominan "noticias falsas". Definir lo que es una noticia falsa daría para largo, pero Facebook tiene una demostrada querencia a la hora de decidir lo que sus usuarios pueden ver o no -¿recuerdas la polémica de los pezones femeninos?-. Ya veremos en que acaba, de momento huele a control de la información. ¿Censura pura y dura?

Los usuarios están cambiando muy rápido, y previsiblemente seguirán haciéndolo de formas que hoy me cuesta predecir, considerando los antecedentes. No sé cual es el límite a los contenidos cada vez más fáciles, impactantes y breves. Los gif animados y los videos de segundos no sirven para transmitir cualquier idea. Las consecuencias creo que las vivimos desde hace años: menor capacidad de aprendizaje, una cultura general más flojita e incapacidad para comunicarnos de forma eficiente.

Así somos los usuarios, esas son las tendencias, algunas predicciones, y con todo ello debemos trabajar. Hasta la próxima.

¿Por qué hay que ser relevantes en el mundo digital?

En una época de elevator pitches explicar de una forma cautivadora de qué va eso de la estrategia e identidad digital no es fácil. Debo ser torpe, seguro que hay alguien que lo hace mejor que yo, pero explicarlo en menos de 30 segundos es algo que aún no he conseguido. Lo que si te puedo decir es que hacemos webs para que seas uno de los relevantes. ¿Relevante? ¿Por qué, para qué tengo que serlo? Ahora te lo cuento.

  • ¿Cuál es el objetivo de desarrollar una identidad digital? Que nos vean, que destaquemos y que nos perciban de la forma que nos interesa. 
  • ¿Con qué propósito? Depende. Para una empresa el objetivo puede ser vender más, para una organización aumentar su popularidad, un profesional puede buscar una mayor influencia y un particular buscar trabajo, ser popular o ligar, cada uno tendrá su objetivo. Y cualquiera de ellos puede perseguir todos los descritos y más.
  • ¿Dónde queremos que ocurra? Principalmente en el mundo digital, porque es más eficiente. Cualquier cosa que contemos, lo que compartamos con nuestros clientes o seguidores desde ahí llegará también a los medios offline y a las conversaciones entre individuos, consumidores, ciudadanos…

Por qué apostar por las redes sociales para vender más 

Imagina que vendes coches de alta gama ¿buscarías tus clientes en la puerta de un taller de Mercedes? Es una buena táctica, pero no creo que te lo permitiesen por mucho tiempo. También puedes ir a jugar a un campo de golf y hacerte amigo de potenciales clientes o de aquellos que puedan intermediar para que lo sean. Y si tu negocio fuera la fabricación de juguetes para bebés ¿acudirías a un centro de preparación al parto? Seguro que también funcionaría, aunque asesorate bien legalmente. Contactar con los centros donde acuden, con los médicos, preparadores y dejar tu publicidad allí u organizar presentaciones te daría un buen resultado.

Cualquier acción que te permita acercarte a tus potenciales clientes, debe estar en el eje de tu estrategia comercial. Pero si comparamos la eficiencia de estos métodos tradicionales, con el nivel de segmentación que permiten los medios digitales y los resultados que se pueden conseguir, no hay muchas dudas sobre dónde hay que realizar el esfuerzo. Youtube o Facebook aún no nos posibilite llegar directamente a las embarazadas o a los compradores de coches de lujo, pero si que nos facilitan una segmentación muy precisa de ciertas características de los usuarios. Entre ellos están nuestros potenciales clientes o los que se relacionan con ellos y, a partir de ahí, es posible refinar el proceso hasta conseguir una base de datos muy bien depurada.

Por tanto para una empresa seria, con un proyecto de continuidad, una estrategia que funciona bien es alimentar a ese usuario con información que le haga vernos como una autoridad en la materia, que considere interesante lo que contamos y que cuando vea la oportunidad lo comparta con otros que estén en el punto que nos interesa: comprar. Esta estrategia en las redes sociales puede llevar tiempo, en el caso de algunos clientes años incluso, pero si lo haces bien vas a ser uno de los que estarán mejor posicionados en el momento de la compra.

 

Identidad digital: no permitas que otros hablen por ti

La identidad digital, va mucho más allá de los medios online, en la actualidad está presente en todos ellos. En la televisión, la radio o la prensa, porque ellos también son vehículos de transmisión de lo digital, y forman parte del mismo ecosistema, en el que también vivimos tú y yo. Los medios audiovisuales, los periódicos, utilizan las redes sociales, los tweets, los comentarios de sus seguidores para interactuar con ellos. El resto de organizaciones, las empresas, las personas de forma individual, tendrían que actuar de forma parecida. Cada uno a su nivel y dependiendo de los objetivos, de los intereses que se tengan, pero sin duda se debe tener muy en cuenta cómo quieres que te vean los demás, qué percepción tienen de lo que haces y dices.

Esconderse no es una alternativa, en el mundo digital no es posible. No lo es cuando está invadiendo cada parcela de nuestro espacio tradicional. Puedes quedarte en un rincón pensando que lo que haces o dices no se puede trasladar al escenario online, pero te garantizo que si tú no lo haces, alguien lo hará por ti. Si lo que opinas fuera es mínimamente interesante, es polémico o a alguien le beneficia perjudicarte, lo utilizará, no lo dudes. Por lo tanto la única alternativa posible es ser el gestor de cualquier charla sobre ti, tu marca y tus productos y para eso tienes que liderar esa conversación.

¿Y por qué soy tan pesado con este tema? Porque la estrategia digital es algo serio. Las consecuencias de los cambios que vivimos nos desbordan, y los que se avecinan amenazan con dejar a muchas empresas fuera del mercado, y a muchos trabajadores sin empleo. Esto es solo el principio de los gigantescas convulsiones que vamos a vivir en los próximos años: cambios que llegarán cada vez más rápido, de forma más brusca, sorpresivos.

Y como siempre, con los cambios llegan las oportunidades. Probablemente la desaparición de los dinosaurios es la razón de que hoy puedas leer estas líneas. La revolución digital permite que personas desconocidas creen o reinterpreten productos que les hacen inmensamente ricos. A una escala más pequeña permite que unos triunfen, donde sus competidores languidecen hasta resultar irrelevantes en términos de competencia. Oportunidades que se presentan, gigantescas, globales, al alcance de cualquiera.

 

Estrategia digital: Social Media Marketing (SMM)

"La observación y comprensión del fenómeno de las redes sociales es una cosa: el aprovechamiento de esta tendencia con fines publicitarios es otra muy distinta. Aunque gran parte de las empresas reconoce el valor de la oportunidad que representa la publicidad en los medios de comunicación social, la mayoría no ha descubierto la manera de ejecutar este tipo de campañas. Ni los riesgos que conllevan, debido a la posibilidad de que un esfuerzo de marketing viral pueda ser contraproducente y dañar a una marca".

Stephen Kim
Director senior de Microsoft Advertising

El marketing en redes sociales es a menudo la herramienta más importante para la comunicación de productos o servicios, y la proyección de la imagen de nuestra organización. Pero también es, para un gran número de empresas, la que tiene un menor retorno directo. Construir una comunidad que te siga en las redes sociales es una labor que lleva años.

En Social Media Marketing como en cualquier otro apartado lo primero será definir tu público objetivo: qué quieres contarle y cómo lo harás. De estas respuestas surgirán las redes sociales en las que participarás. Una vez definido lo básico tienes que conseguir tu marca en Facebook, Linkedin, Twitter o los medios sociales en los que vayas a trabajar. No es lo mismo tener una cuenta como fb.com/tuempresa que fb.com/page?87341432863243 ¿No crees? Pues esta tarea tienes que hacerla en cada una de las plataformas.

Si en el marketing de contenidos, en la generación de leads y el email marketing era importante como contar algo, en las redes sociales mucho más. En cualquier mensaje que vayas a lanzar públicamente debes ser extremadamente cauto. Incluso borrando lo que se ha dicho en un momento dado, puede dejar alguna huella en las redes, pero principalmente por la propia dinámica de participación de los usuarios. Si no les gusta lo que cuentas lo van a criticar, y a veces con extraordinaria dureza. Si en tu estrategia encaja el ser el más ruidoso del ecosistema digital fantástico, si no es así, sé cuidadoso. Considera cómo vas a manejar cualquier crisis que surja, por ejemplo a partir de una opinión negativa de un usuario. Aún más si vas a jugar a la polémica o la exageración en tu comunicación social.

Cada red social tiene sus propias características, tipos de usuarios dominantes, reglas no escritas y por tanto formas diferentes de contar un mensaje. Es importante lograr una frecuencia adecuada, pero no te obsesiones con la cantidad, prioriza la calidad. Programa tus mensajes para las horas adecuadas, la primera hora de la mañana en el mundo profesional suele funcionar bien, y última hora de la tarde o noche para los usuarios domésticos. Depende también del número de seguidores que tengas, de dónde sean y lo atentos que estén a tus mensajes. Si eres nuevo no busques los horarios típicos, intenta encontrar tu nicho primero en los menos competidos. Y recuerda también que todos formamos parte del grupo de los usuarios domésticos de alguna forma.

Tienes que conectar la página, el blog, cualquier herramienta que utilices con todas tus redes sociales. Facilita que los usuarios compartan tus contenidos por tantas redes como sea posible, puede ser interesante incluso aunque no estés presente en ellas. En este último caso procura estar alerta para ver de dónde está llegando el tráfico, por si tienes que incorporar una nueva red en tus acciones digitales.

Un ejemplo típico de actividad en redes sociales para un negocio de hostelería, podría consistir en comunicar a diario el menú del día, destacando algún plato estrella, o algún producto de temporada que ha recibido. Periódicamente podría compartir alguna actividad destacada. Y en cada ocasión que se desarrolle un evento especial promocionarlo, para que otros posibles clientes vean lo que se están perdiendo. Publicar un menú diario en tres redes sociales puede llevar entre media y una hora al día. Hacer proselitismo en tres redes, buscar amigos y sinergias requerirá unas cinco horas a la semana. Y crear contenidos especiales y publicar aquellos eventos destacables, puede llevarnos entre 5 y 10 horas más a la semana. ¿Puede hacerse en la mitad de tiempo? Sí, pero lo cierto es que, aún siendo un profesional, encontrar y preparar contenidos con una mínima calidad requiere bastante esfuerzo. Por ejemplo la preparación de un vídeo con una edición sencilla puede llevar horas o días de trabajo. Siendo metódicos y organizados se pueden emplear 10 a 15 horas semanales. Sin control se multiplica el tiempo y además sin ninguna efectividad.

Así es que conecta con tu público, comunica e interactúa. Pero sobre todo planifica.

Snapchat a la conquista de nuestras vidas

Snapchat es la red social que durante los últimos meses está haciendo tambalear a las grandes Facebook y Twitter. Es más, la red social del pájaro azul ha empezado 2016 en caída libre en la bolsa, en gran medida por el abandono de sus usuarios a otras redes sociales donde Snapchat se ha llevado la mayor parte del pastel. Además, tal es su impacto que hasta Facebook ha decidido imitar el carácter autodestructivo de sus mensajes para la herramienta de mensajería Messenger. Si Facebook imita, copia o se inspira en algo, por algo será, ¿no?

A día de hoy 100 millones de usuarios la utilizan diariamente con una media de 25 – 30 minutos y, además, se ha convertido en una de las aplicaciones que acoge más reproducciones de vídeo por usuario (10.000 millones de reproducciones diarias) superando así, a Twitter, Instagram o Vine, y colocándose cerca de Facebook y Youtube, augurándole un futuro prometedor, no sólo como red social, sino como aplicación de producción y reproducción de vídeos. Pero, ¿cómo ha llegado Snapchat tan lejos? Principalmente por ofrecer lo de siempre, pero de distinta forma.

Una breve explicación sobre el funcionamiento de Snapchat

Si todavía no has dado el salto a esta red social, atento, que te explicamos cuál es su funcionamiento.

Snapchat es una mezcla entre red social (compartir historias y cualquier tipo de publicación)  y aplicación de mensajería y vídeo (para comunicarte en tiempo real con otros usuarios) con el factor diferencial de la autodestrucción de sus mensajes y publicaciones pasadas 24 horas, o antes si así lo desea el usuario.

Una vez te hayas descargado la aplicación tan sólo tienes que agregar a tus amigos y/o a los famosos, o cualquier otro usuario, a los que quieras seguir. Hay varias maneras de hacerlo, o bien introduciendo el nick de usuario, o bien, leyendo el código amarillo que aparece sobre su respectivo fantasmita del logo, otro de los rasgos más característicos que representa a Snapchat.

Ahora ya es hora de comunicarte con tus amigos y de compartir todo lo que quieras a todo el entorno 2.0. Eso sí, no olvides que sólo estará disponible 24 horas. Ah, y tampoco olvides usar los divertidos filtros a tiempo real sobre nuestras caras que ofrece esta red social, otro de sus rasgos diferenciales. Y ya van tres.

¿Cuál ha sido su efecto en la sociedad?

Quizás el impacto de Snapchat no ha sido tan notorio como con redes sociales anteriores porque nuestra sociedad ya está acostumbrada al uso de estas herramientas, sin embargo, pienso que ha cambiado totalmente la forma de ver los peligros que rondan el entorno online, concretamente en el ámbito de la privacidad de información.

Lo que pasa en Snapchat se queda en Snapchat.

La privacidad ha dado un vuelco porque aquí nada queda registrado ni en la propia aplicación, ni en ninguna “nube”, ni, sobre todo y más importante, en ningún buscador web (véase Google). Nadie puede extraer información personal de tu perfil, nadie puede “espiarte”, nadie puede “estudiar” tus pasos como en otras redes sociales. Todo es improvisado e instantáneo. Lo que pasa en Snapchat se queda en Snapchat.

Y, ¿qué es lo más compartido aquí? Cosas efímeras, inmediatas o espontáneas que suceden en tu día a día. Desde tu última comida, hasta tu última fiesta con tus amigos. Snapchat es un compañero de aventuras, un diario personal digital, una aplicación social de entretenimiento, un Instagram sin maquillaje (huye de los filtros y la estética porque para qué, si en 24 horas desaparecerá la información) con el principal objetivo de mantenerte en contacto con tus amigos y, en definitiva, pasarlo bien.

Personalmente jamás hubiese pensado que Snapchat hubiese llegado tan lejos. La veía muy juvenil, enfocada únicamente para adolescentes y con un futuro algo turbio. Me ha callado la boca. Tanto, que hasta las empresas y las marcas han dado el salto a la plataforma para elaborar sus estrategias sociales de marketing  y de comercio electrónico. Incluso los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se verán en directo gracias a la cesión de derechos de la televisión norteamericana NBC. Todo un avance de las redes sociales.

Imagen: Adam Przezdziek

¿Está muriendo Twitter?

La noticia saltó hace algunos días: Twitter se desploma en bolsa haciendo peligrar notablemente su futuro como empresa y como red social. Desde principio de este 2016, la compañía creada y liderada por Jack Dorsey no ha dejado de acumular problemas, tanto internos como externos. A la reestructuración interna como consecuencia del abandono de algunos de los ejecutivos e ingenieros más importantes, hay que sumarle las pérdidas económicas y el descenso del valor de sus acciones.

Producto de esta mini-crisis de Twitter, los expertos bursátiles confiaban en una mejoría durante el mes de marzo y abril, y en parte, así ha sido. Las ventas se han incrementado un 36% y los usuarios han crecido un 3%, pero estos datos no corresponden a las previsiones de los expertos, quienes afirman que le está costando volver a crecer. De ahí su reciente desplome en la bolsa, con acciones que han perdido hasta dos tercios de su valor en apenas un año.

Pero, ¿a qué se debe la caída de esta red social que, en teoría, es la mejor herramienta para estar informado al instante y en tiempo real? Twitter “lo petó” debido a la comercialización de los smartphone y la filosofía de las nuevas tecnologías de tener todo al alcance cuándo y dónde quieras. Gracias a esto se convirtió en el medio perfecto para estar informado al minuto sobre las noticias de última hora, y justo ese era el propósito inicial de Jack Dorsey. Personalmente creo que Twitter ha abusado del renovarse o morir que ha terminado por convertirla en una plataforma con difusa personalidad provocando que deje a un lado su filosofía inicial. Gran parte de culpa la ha tenido el deseo de querer equipararse como red social a su competencia (Facebook o Instagram).

Una vez Twitter perdió su personalidad con este intento de creerse igual o mejor que la competencia, los usuarios ya no saben bien qué hacer en ella y como consecuencia, se mudan a otras alternativas que sí están bien definidas. Por ejemplo, usuarios que les gusta subir sus mejores fotos o contar y presumir sobre su vida, utilizan Instagram; usuarios que hablan con sus amigos, utilizan Whatsapp; o, usuarios que buscan virales y vídeos graciosos, simplemente se dejan caer por Facebook.

Como vemos, el futuro de Twitter es muy incierto tirando a horrendo. Los datos no mienten, y personalmente, yo, como usuario fiel de Twitter desde hace más de seis años, he podido comprobar de primera mano este descenso en su uso y en su tráfico. Por ejemplo, en los tweets por minuto cada vez que actualizo mi timeline, o también en las estadísticas de visualización de cada uno de mis tweets. Vamos, que se nota ese ambiente que ronda por toda red social (o aplicación/programa social) cuando está en sus últimos días. Imagino que si esto lo he notado yo, un simple usuario, las grandes compañías con sus milimétricas herramientas de medición también se habrán dado cuenta.

Por el bien de Twitter, una de mis redes sociales más utilizadas durante los últimos años (hasta en mí, un usuario fiel, se ha notado el descenso), hay que hacer algo para resucitarla y no ponerla en la lista tras Messenger, Fotolog, MySpace o Tuenti. Es ahora cuando quedamos los usuarios que estamos por el propósito inicial de Twitter, estar informados al minuto, así que, partiendo de esta premisa de nuevo, a ver si su siguiente paso es el definitivo para cavar su tumba o si por el contrario, es el paso para darle alas otra vez.

El siguiente paso en la búsqueda de empleo por Interent

Más allá de los estudios y los artículos profesionales que afirman que en los próximos años el medio digital invadirá la acción de búsqueda de trabajo, yo, en este artículo, hablaré desde mi propia experiencia y con mi humilde opinión para corroborar tal poder de lo online en la búsqueda de empleo. Naturalmente, todas estas palabras son teorías que, en 2020, por ejemplo, puede que sea hagan realidad o no.

Hace poco ya os contamos que Internet es la mejor alternativa que tienen los jóvenes en estos tiempos para acceder a un puesto de trabajo una vez finalizan sus estudios, pero realmente, no sólo los jóvenes, no sólo los titulados. Los tiempos cambian y el mundo se adapta a las nuevas necesidades y, al igual que los libros y las revistas han dado el salto al formato digital, algo tan tradicional como buscar trabajo en el periódico va a perderse con el paso de los años. Y para esto no queda mucho. 2020, incluso antes.

Mi mayor teoría de cambio tiene que ver con los portales de empleo, la mayor fuente de búsqueda de empleo en Internet, pero para mí, tal y como están confeccionados hoy día, ni mucho menos la mejor. Les falta una pequeña evolución, una evolución de la que estamos viendo ya sus primeros pasos una vez se han reajustado sus funciones a los parámetros de las redes sociales. Creo que por aquí irán los tiros en un futuro no muy lejano.

Queremos inmediatez, sencillez, exclusividad, proximidad, contacto con otros usuarios y/o comodidad; es decir, algunas de las necesidades que han ido surgiendo en la sociedad con la revolución digital. Por lo tanto, pienso que brotará un sistema (o aplicación) capaz de fusionar la ubicación geográfica del usuario con la globalización/ultracomunicación que ofrece el medio online con las redes sociales. Hoy vemos que aplicaciones como las de pedir comida a domicilio o las de pedir transporte cerca de tu localización ya están triunfando, por lo que esta tendencia llegará también a la búsqueda de empleo a través de sus nuevas funcionalidades sociales.

La geolocalización es un gran punto a favor para el desarrollo de dichas herramientas. Con algo similar a lo que hoy conocemos como Google Maps, por ejemplo, estarás al tanto de las empresas que ofrecen trabajo (de tu perfil) a tu alrededor. Incluso saltarán notificaciones si caminas cerca de una empresa o un negocio que busca alguien como tú. Además, otro de los aspectos que pueden ser más llamativos y beneficiosos, es que las propias empresas ofrecerán más abiertamente sus puestos de trabajo. Hasta contactarán ellas mismas con los candidatos. En tan solo unos segundos una empresa podrá elaborar un listado de candidatos a un puesto gracias a las preferencias y a los parámetros de los usuarios e, instantáneamente, enviarles su oferta, porque como he comentado antes, la comodidad, la inmediatez y la cercanía, son algunos de los puntos clave de la revolución digital.

¿Vas a estar sentado ahí esperando a que te lleguen las ofertas de trabajo? Pues oye, quizás pronto sí.