¿Qué sabes sobre SEM?

Si quieres manejarte en el mundo del marketing digital, debes conocer el concepto de SEM, entenderlo y manejarlo con regularidad.

SEM es el acrónimo de: “Search Engine Marketing”. Con las estrategias SEM se busca optimizar y mejorar el posicionamiento de una página web de forma inmediata. El objetivo es aumentar el tráfico y las visitas de una página, de forma rápida y exponencial sin necesariamente optimizar otros contenidos del portal.  Se trata de campañas de anuncios de pago en buscadores aunque puede tratarse de acciones que no cuesten dinero.

Es muy común escuchar el término SEM y SEO juntos ya que trabajan de la mano pero es importante que sepas que NO SON SINÓNIMOS, son conceptos diferentes. El SEO puede ser considerado como parte de las estrategias SEM, ya que ambos persiguen la misma meta: Posicionar páginas web en el top de búsquedas.

Pero sus herramientas son distintas, a través del SEO el posicionamiento se logra mejorando los contenidos de la página, realizando estrategias Inbound, creando Buyers Personas, enfocándose en el social media o video marketing. 

Con el SEO se trabaja de forma orgánica ya que se considera como prioridad la experiencia del consumidor. Mientras que con el SEM se desea que la página web sea encontrada, que gane visitas y esté siempre presente en la red.

Por estas razones se recomienda que se trabaje con ambas, ya que no hacemos nada con pagar para que nuestra página sea la primera sugerencia en Google, si no es lo suficientemente interesante para que el usuario compre nuestro producto.

Es muy común que al realizar una búsqueda web nos encontremos por lo menos tres que están auspiciadas por Google y cuando hacemos click en ellas no nos ofrecen lo que realmente buscamos ¿entonces? Pues en buena lógica, nos sentiremos defraudados y posiblemente no las volvamos a visitar.

Por esta razón es que si bien las herramientas y prácticas SEM son altamente recomendables, las estrategias SEO no deben ser dejadas de lado.

¿Cómo se utiliza el SEM?

Los principales atractivos del SEM es que el incremento en el tráfico web te ofrece ganancias de forma inmediata, estas ganancias no serán necesariamente altas sumas de dinero, pero es un comienzo.

La gran mayoría de las herramientas SEM se pagan. Entre ellas nos encontramos las siguientes:

  • PPC (Pay per Click)
  • Adwords
  • BingAds
  • Publicidad móvil
  • FacebookAds, TwitterAds, InstagramAds

Todas las anteriores tienen que ver con publicidad fácil, lo que significa que pagas cierta cantidad de dinero para que (en el caso de Google) tu página resulte entre las primeras búsquedas. Otros motores de búsqueda tienen sus propios servicios de Ads, tal es el caso de Bing o YahooLos Ads de Redes sociales funcionan de igual forma, tu página o servicio será continuamente promocionado de acuerdo a las búsquedas de los usuarios.

Y esta es una de las cosas más interesantes de AdWords, el servicio de promoción de Google o de los correspondientes a las distintas redes sociales. Tu negocio será mostrado a las personas que hayan realizado búsquedas con las palabras claves que has establecido.

Una parte muy importante para tener en cuenta al comenzar al usar algunas herramientas SEM es el uso asertivo de las palabras claves. ¿Cuáles representan a tu negocio? Antes de asignarlas hay que hacer un estudio para conocer cuáles son las más usadas y utilizar las más importantes.

 

Estrategia digital: Publicidad online (SEM y PPC)

"En el círculo virtuoso de las búsquedas pagadas, son necesarios anunciantes. Cuantos más anunciantes tienen, más ofertas reciben. Cuantas más ofertas consiguen, más tráfico tienen. Cuanto más tráfico recibes, más dinero obtienes por cada búsqueda".

Gary Flake
Director de Microsoft Live Labs

El Search Engine Marketing o marketing en buscadores es posiblemente el método más extendido de publicidad pagada. Es otra forma de Pay per Click Marketing o PPC. Una Internet mayor, con más variedad de webs, aumenta la oferta de medios en los que las pequeñas empresas pueden competir por la publicidad con los grandes, además de en buscadores tradicionales como Google. La publicidad en Facebook, Linkedin, Youtube u otras redes sociales es un buen ejemplo del aumento de la oferta. Además tendríamos que incluir la publicidad en cualquier otro medio digital: webs especializadas, portales generalistas o en los boletines y la publicidad que recibimos en el email, por ejemplo.

La primera regla de cualquier publicidad online es que debes enviar al usuario a una página específica creada para la campaña, a la que se llama landing page. Siempre debes enviar el tráfico a una que haya sido expresamente diseñada para la campaña, no a tus páginas principales. Como verás en otra entrega a este proceso le llamamos conversión y es uno de los factores clave para mejorar el rendimiento de tus inversiones publicitarias. Para ello debes dar a tus visitantes mensajes específicos, contarles lo estrictamente necesario, para convertir al mayor porcentaje posible en clientes. Esto se consigue a través de una landing page.

Si el tiempo y el presupuesto lo permiten, y prevés hacer una inversión importante, continuada, no solo de forma puntual, crea diferentes versiones de tu landing page, para descubrir la que mejor aceptación tiene, aquella con la que consigues una mejor conversión.

Siempre es importante optimizar el presupuesto publicitario y probablemente no puedas hacer maravillas con unos pocos cientos de euros al mes, lo que es seguro es que puedes mejorar el rendimiento. Prueba diferentes horarios, segmenta a tus consumidores, por origen, edad, género, gustos… Y si tienes algo más de presupuesto deja ese análisis y supervisión a un especialista, le sacará mucho más rendimiento a tu inversión.

Un especialista médico, por ejemplo, podría plantear una campaña de publicidad en buscadores ofreciendo una consulta gratuita a potenciales pacientes de su zona. Si bien gratis es una palabra que hace milagros, necesitaríamos algo más: plantear algún aspecto de esa especialidad que sea importante o atractivo para el usuario ¿Te cuesta dormir? ¿Eres infeliz? El dolor tiene cura. Muestra tu belleza. Recupera una dentadura perfecta…

Es mejor tener un gran presupuesto, pero siempre puedes sacar más partido de uno pequeño. Es una cuestión de imaginación, método y seguimiento.