¿Qué hace que unas empresas triunfen y otras no?

¿Por qué unas empresas triunfan y otras no? Puede hablarse de varios factores, pero sin duda uno determinante es llegar al mercado en el momento adecuado, ni antes ni después. Es importante el clima económico, las condiciones del mercado y lo receptiva que esté en ese momento la sociedad para apreciar la llegada de una idea transgresora.

Si un producto o servicio aparece antes de encontrar acogimiento en el mercado se encontrará con un público reticente, que ofrecerá resistencia. El producto o servicio se quemará sin haber calado en los usuarios. Si en cambio, llega muy tarde se encontrará con un mercado saturado, con competidores mejor situados y con un público que no hará demasiado caso a algo que es más de lo mismo, salvo que el nuevo producto aporte una propuesta de valor interesante, lo suficientemente diferenciadora.

Cuando se llega en el momento adecuado, la startup viene a cubrir una necesidad que no se estaba atendiendo, un nicho inexplorado, o a ofrecer un producto o servicio justo cuando la gente es consciente de que lo necesita. 

Ese es otro factor importante, saber qué exactamente qué necesita el usuario para ofrecérselo. En el caso de empresas que se dedican a la tecnología, que proponen nuevas formas de utilizarla, con conceptos y comportamientos novedosos, hay que contar con la cierta resistencia que el público ofrece al cambio. Hay que presentarse en el momento en que los usuarios están abiertos a las novedades, receptivos a la nueva idea o concepto y que dejen de considerarlas como cosa de frikis.

Es necesario pues, que el consumidor esté preparado, si no es así, rechazarán la idea, por mucho que idealmente sea maravillosa. El ambiente adecuado se da cuando hay cambios económicos o grandes acontecimientos que también cambian la vida de las personas, como puede ser el deseo de mejorar en el propio estatus.

Por eso es importante que la propuesta resuelva un problema, pero tiene que se algo que sea real, presente en el día a día.

Por qué hay que abordar problemas actuales

No es suficiente que su empresa resuelva un problema importante. El problema tiene que ser una preocupación real de su audiencia, esa necesidad debe estar presente en su cabeza, porque algunos cambios pueden suponer una complicación para los usuarios, que sienten frustración y producen rechazo. 

Las nuevas tecnologías se afianzan en el mercado y las personas buscan la forma de adaptarse a los cambios que se producen. Las empresas a mejorar las capacidades del nuevo producto, para facilitar su implantación. Aquí se encuentra un importante nicho para tener éxito, en el que se ofrecen soluciones que acompañan al crecimiento de las nuevas tecnologías. Crear productos para clientes, solucionando los problemas creados por la tecnología, o bien la transformándola, haciendo que sea más fácil de utilizar, más divertida o más potente.

Imagen: Ivan Bertolazzi en Pexels

Conviértete en tu propio Growth Hacker

El Growth Hacking es la habilidad del momento  si quieres mantener a tu empresa en constante movimiento y crecimiento.

Como ya aprendiste las prácticas más usuales y útiles del Growth Hacking pasaré a profundizar un poco más en el uso de sus estrategias, en el cómo y en el porqué.

¿Cómo trabajan realmente los Growth Hackers?

Una de las tareas que debe ejecutar un Growth Hacker es la de priorizar tareas, analizar resultados y trabajar en consecuencia a ellos.

Para esto se valen de los Pirate Metrics, una forma de categorizar diferentes métricas y KPI’s para saber en cuáles áreas deben enfocarse para mejorar.

Las categorías de los Pirate Metrics son:

Acquisition: Ganar leads

Activation: Persuadirlos de usar el producto

Retention: Mantener a los consumidores y evitar que abandonen el proceso de compra

Revenue: Hacer dinero al concretar las conversiones

Referral: Lograr que tus nuevos compradores te refieran a más personas

Al analizar estos 5 puntos, el Growth Hacker establecerá cuáles puntos deben ser atacados y cómo.

Más tips para que seas tu propio Growth Hacker

Además de estudiar y analizar los AARRR para poder aplicar las tácticas de Growth Hacking más adecuadas para tu empresa debes hacerte algunas preguntas:

¿Quiénes son mis consumidores y qué quieren?

Esta pregunta debe ser la base de las acciones que vas a realizar, su respuesta te llevará a conocer quiénes te están comprando y qué es lo mejor para ellos.

Para contestarte esto debes hacer un cuidadoso muestreo de tus visitantes, recabar datos y clasificarlos para conocer exactamente quién es tu Buyer Persona.

Una vez que hayas definido el perfil más específico de tu Buyer Persona estás listo para realizar lead scorings y para dirigir campañas de nurturing que te permitan lograr tus objetivos.

¿Tu sitio web permite que los leads avancen?

Un punto importante al que en ocasiones no se le da la importancia que merece es a la usabilidad.

¿Tu página web es de hecho útil?

¿Pueden tus leads conocer las características de tu producto?

¿Pueden iniciar sesión sin problemas?

¿Pueden agregar al carrito?

¿Los botones, descripciones y diseño son lo suficientemente explicativas?

Porque tu tráfico no aumentarán si tu website no es posible de entender o de utilizar.

Metas inteligentes y realistas

Ciertamente el Growth Hacking puede lograr milagros con tu marca, pero tus metas deben ser inteligentes y realistas.

Así que:

  • Sé ESPECÍFICO
  • Haz que tus metas puedan ser medidas
  • No te pongas objetivos pasajeros, el crecimiento que deseas lograr debe ser duradero
  • No establezcas metas inalcanzables

Apunta alto pero siempre con los pies en la tierra, evalúa si tienes al personal suficiente, si está capacitado, tu presupuesto y el tiempo en el que quieres alcanzarlas.

Compara todas estas variables y plantéate un objetivo que puedas alcanzar

Y antes de irte revisa estas 48 herramientas de Growth Hacking.