¿Qué significa Fintech y en qué pueden ayudarnos?

Fintech es un término que une otros dos, finance y technology. Una fintech es una startup que utilizando la tecnología ayuda al usuario creando servicios financieros fáciles de entender, de contratar y a buenos precios. Créditos online, cambios de divisas, banca digital entre otros servicios. Se trata de organizaciones con filosofía customer centric, que tienen gran acogida por los usuarios justamente por el gran conocimiento que tienen de sus necesidades.

El crecimiento de las fintech se debe básicamente a las ventajas que ofrece frente a las entidades financieras tradicionales. Su fortaleza está en la oferta de soluciones, más rápidas utilizando menos recursos. Procesos más simples, servicios más baratos y acceso inmediato desde cualquier dispositivo en cualquier lugar del mundo y momento del día. 

¿En qué áreas funcionan las Fintech? 

  • Neobanks y Challenger Banks, los primeros ofrecen una experiencia de 100% de banca. Trabajan con un banco tradicional que gestiona las operaciones, vigila el cumplimiento de las normas, procesos, controles y restricciones legales. Ofrecen mejor servicio, mejor precio o ambas cosas. Los segundos aspiran a ser una entidad bancaria, para manejar dinero físico y proponer nuevos productos, servicios y precios, propios o de terceros.
  • Compliance, ayudan a las empresas a seguir los procedimientos adecuados para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales y establecer mecanismos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos.
  • Crowdfunding, o micromecenazgo, en las que se financia un proyecto a cambio de una recompensa.
  • Crowdlending, que permite que numerosos inversores financien un proyecto, empresa o persona entre todos sin acudir a un banco tradicional.
  • Criptomonedas y monedas alternativas, son monedas virtuales, intangibles, que no se pueden retirar del banco, pero que se pueden utilizar como medio de pago, a través de la tecnología que las sustenta, el blockchain.
  • Mercado de divisas, entidades que eliminan los costes que supone la intermediación de un banco.
  • Distribución de Productos Financieros, son comparadores. Se dedican a recopilar toda la oferta que encuentran en Internet y presentan la información de forma simple para que el usuario entienda rápidamente los pros y contras. Hay comparadores financieros, de lending, de depósito o agregadores de oferta inmobiliaria.
  • Minicréditos o minipréstamos, los primeros permiten recibir un pequeño préstamo rápidamente, pensado para devolverlo a corto plazo. Los segundos son pequeñas cantidades que se prestan a una persona o empresa para que inicie un proyecto. Es fácil de conseguir si hay un aval.
  • Inversión, mediante plataformas que permiten invertir en negocios o empresas.
  • Equity Finance con el que se obtiene capital a través de la venta de acciones en una compañía. Comprende actividades diversas en alcance y escala. Se suele aplicar a empresas públicas cotizantes de bolsa, pero también sirve para financiar empresas privadas.
  • Pagos y cobros que se realizan a través de aplicaciones móviles.
  • Transferencias, plataformas que permiten transacciones de dinero con menores costos, por ejemplo,  Transferwise, Kantox y Flywire.
  • Financiación de particulares y empresas, empresas que asesoran y apoyan financieramente a pymes a través de webs especializadas. Suelen funcionar a través de apps y permiten que los usuarios entiendan con facilidad sus cuentas.
  • Asesoramiento financiero y en inversiones, también se conoce como Robo Advisor. Estas Fintech han automatizado los procesos de asesoramiento, con lo que se han reducido los costes y han eliminado las comisiones. 
  • Préstamos P2P, los que se realizan entre dos personas sin que medien entidades bancarias en las que la plataforma online hace de intermediario.
  • Factoring, la entidad financiera adelanta a la PYME fondos, a cambio de una comisión, antes de que realice sus cobros, para que tenga liquidez para realizar las operaciones cotidianas.
  • Financiación en venta, financian a los clientes para comprar un activo, permitiendo que no desembolse el dinero de una sola vez.
  • Desembolsos, plataformas a través de las que se domicilian pagos, incluyen domiciliación de facturas, plataformas de pago, como PayPal o pagos colectivos.
  • Gestión automatizada de procesos y digitalización​, empresas que dan soporte a entidades en su operativa habitual y servicios.
  • Trading, plataformas que ayudan al usuario a realizar una análisis técnico y aplicar una estrategia concreta en el mercado de valores.
  • InsurTech, compañías que aplican la tecnología al sector de los seguros.
  • Big data y modelos predictivos, empresas que recogen y gestionan datos, que utilizan la Inteligencia Artificial para crear servicios basándose en ellos.
  • Seguridad y privacidad

¿Qué objetivos se plantean las Fintech?

  1. Innovar en nuevos servicios financieros
  2. Mejorar los actuales, reduciendo los costes
  3. Utilizar la tecnología para ofrecer mejores soluciones
  4. Ofrecer servicios entre personas sin intermediarios
  5. Ampliar el acceso a los servicios financieros con mayor transparencia

Según un estudio de el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas-KPMG con datos de 2018, hay más de 15.000 Fintech en el mundo, principalmente en Estados Unidos y Reino Unido.  

En España hay más de 300 Fintech que facturan alrededor de 100 millones de euros y emplean a más de 3.500 personas, lo que nos sitúa en el sexto país en el ranking mundial. De estas empresas el 52% tienen un modelo de negocio B2B, un 34% B2C y un 4% C2B. 

¿Quiénes son los clientes de las Fintech?

La mayoría de usuarios de las Fintech son particulares, un 74%, seguidos de autónomos o pymes, con un 59% y entidades financieras con un 33%. El hecho de centrarse en un segmento muy concreto hace que se adapten rápidamente a cualquier necesidad que pueda surgir, puesto que conocen muy bien a sus clientes.

¿A qué sectores se enfocan las Fintech?

Un 28% se dedica al sector de los préstamos, un 19% a pagos y un 16% a inversión. Después tenemos un 8% que se enfoca a la estructura financiera, un 7% a divisas y gestoría. Empatados con un 5% las dedicadas a Equity Finance y a Finanzas personales, un 4% a distribución de productos financieros y por último un 1% se dedica a Neobanks y Challeger Banks.

¿Qué ventajas competitivas ofrecen frente al modelo tradicional?

Si se pregunta a las fintech, la respuesta a qué ventaja competitiva ofrecen frente a los modelos tradicionales, es decir, por qué les eligen los clientes a ellos y no a otros, un 89% contestan que por la calidad del servicio. Después se sitúa la atención al cliente, con un 59% y la reducción de costes el 44%. Un 37% cree que por los servicios añadidos y un 33% porque no hay otra oferta igual en el mercado. Finalmente la opción precio representa un 30% de las elecciones de los clientes. Es decir, los usuarios no las eligen por los precios, sino por otros factores.

¿Cómo se comercializan las Fintech en España?

Un 76% son de pago, un 21% ofrecen servicios gratuitos, y un 3% servicios Freemiun. Dentro del primer grupo los ingresos provienen básicamente de comisiones por servicios financieros, 45%, un 25% de los pagos por su uso y comisiones por transacciones. Un 20% recaba ingresos por subscripciones, un 15% por venta del producto y otro tanto por licencias y royalties. Un 10% por el margen de intereses, un 5% por publicidad y por venta de datos.

¿Qué retos se plantean las Fintech para el futuro?

Según el mismo estudio, lo que más preocupa a un 63% de las Fintech en el futuro es su estrategia de internacionalización. Un 75% de ellas tiene en sus planes operar en otro país europeo, Reino Unido o Estados Unidos.
Otra cuestión importante para el 54% de las fintech es la evolución de su regulación, que puede afectar negativamente a su crecimiento.
Al 42% de las Fintech les preocupa la financiación e inversión, ya que se está produciendo una ralentización en las inversiones y el seed capital, que para las primeras rondas de inversión oscila entre los miles de euros y los 5 millones de euros. Si se bonificaran estas inversiones los flujos de capital crearían valor para el inversor, la startup y la economía del país.

Fintech relevantes a nivel internacional

Adyen Servicio de pagos multicanal, ofrece servicios de pago a cerca de 3.500 empresas, incluidas Facebook, Uber y Airbnb.
AvantCredit Préstamos a consumidores Online, ofrece préstamos personales personalizados.
Betterment Inversión automatizada,,Robo Advisors, que simplifica el proceso de inversión.
CommonBond es un mercado de préstamos P2P a estudiantes que calcula mediante algoritmos el riesgo financiero.
Etoro es una red social de Inversión, la plataforma ofrece a sus usuarios acceso a los mercados globales, de esta manera pueden ver lo que hacen otros y copiar sus operaciones.

Fintech en España

Arboribus (Crowdlending)
Captio (Gestión de gastos de empresa)
Kantox (Cambio de divisas)
Exaccta Tax (Facturación y contabilidad automática para autónomos)
Zank (Financiación para particulares)
Lanzanos (Crowdfunding)
Bestaker (Equity Crowdfunding)
Fintonic (Agregadores financieros)
Finanzarel (Descuento de facturas y pagarés)

¿Hacia dónde van las Fintech?

Este sector recibe un buen porcentaje de la inversión que se hace en tecnología. Según datos de KPMG, en el primer semestre de este año ha ascendido hasta los 120.000 millones de dólares, incluyendo operaciones de capital riesgo, fusiones y adquisiciones. Si se compara con los 19.000 que se invirtieron en 2013, la diferencia es brutal, además de haberse prácticamente doblado el número de operaciones, 1.132 frente a las 2.196 con las que finalizó 2018.

Las Fintech tienen un panorama casi imparable de crecimiento si se tiene en cuenta los cambios que se producen constantemente y que los clientes requieren respuestas rápidas. Ya son muchos los que acceden a servicios financieros de forma digital y cada vez quieren productos más eficientes y pulidos.

Los mayores niveles de inversión e innovación se han producido en el segmento de los pagos. Aún hay 1.700 millones de personas en el mundo que no tienen cuenta en el banco, ni acceso a suministradores de efectivo móvil. Empresas como M-Pesa, en Kenya, o Prisma Medios de Pago en América Latina, permiten que esa exclusión financiera se vaya reduciendo. En Kenya, según datos del Banco Mundial y FSD Kenya, se ha cuatriplicado el número de personas que tienen cuenta bancaria desde 2006 a la actualidad.

Aumenta la preocupación de los usuarios por la privacidad y en concreto por el uso de la ciberseguridad en las finanzas. El estudio de KPMG asegura que además del sector pagos y la ciberseguridad, otros sectores como el regtech, cumplimiento normativo, la gestión patrimonial, wealtech y el sector inmobiliario, proptech, irán adquiriendo mayor importancia.

La ciberseguridad es uno de los aspectos que más dinamiza la tecnología financiera debido a los riesgos que afectan a la seguridad digital y la necesidad de medidas de protección contra los fraudes y robos de identidad. Su prevención se está convirtiendo en uno de los principales puntos de las estrategias de los servicios financieros.

Regtech es el mercado de la tecnología que se centra en el cumplimiento normativo. Ya en 2018 tuvo un gran crecimiento que ha continuado este año. La aprobación de las directivas GDPR, PSD2 y MiFID II, permitirá que el cumplimiento de las normas sea una prioridad en los inversores. El mayor impulsor en este ámbito es Europa, aunque también está aumentado el interés en Singapur y China.

Wealthtech es la tecnología financiera enfocada a mejorar la gestión de las inversiones y el patrimonio personal y profesional. Ha tenido un gran volumen de inversión en 2019, disparando la inversión en el último semestre y todo apunta a que se acerca a una etapa de madurez en la que se consolidará y alcanzará un punto de equilibrio. Aún así las posibilidades de acceder a la financiación son interesantes. En la primera mitad de 2019 se han cerrado 45 operaciones por un total de 2.200 millones de dólares, frente a las 88 operaciones por 1.800 millones del año anterior.

Proptech la tecnología destinada a modernizar la compraventa o alquiler de propiedades inmobiliarias. Su crecimiento puede ser infinito. El año pasado se realizaron 82 operaciones por un total de 1.400 millones de euros.  

La semana: los peligros de la IA y WhatsApp en los tribunales

La Inteligencia Artificial nos espia, anticipa nuestros pensamientos, sabe más de nosotros que nosotros mismos, pero ya no sabemos vivir sin ella. La única opción que tenemos es controlarla, delimitar su territorio y seguir avanzando para que cada vez sea más segura y nos facilite la vida diaria.

Canal de urgencia para retirar contenidos

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha creado un plataforma con un canal de urgencia que permite a los usuarios del mundo digital denunciar la difusión de contenido personal o sensible y pedir que se retire de la circulación lo antes posible.

APP para prevenir suidicios

El Hospital 12 de Octubre ha creado una APP que permite controlar de forma voluntaria, el tiempo que  pacientes psicóticos pasan en Internet y el tipo de búsqueda que hacen para prevenir posibles suicidios. 

Todo lo que digas por WhatsApp podrá ser utilizado en tu contra

Un juzgado de Primera Instancia de Vigo, ha aceptado como prueba un chat de WhatsApp al que ha dado la misma consideración de un contrato verbal. En este caso ha servido como para echar a una inquilina morosa.

Imagen: Helar Lukats

Krugman se equivocaba

Krugman no estuvo acertado cuando afirmó: «El crecimiento de Internet se reducirá drásticamente, ya que la falla en la 'ley de Metcalfe' es evidente, la mayoría de las personas no tienen nada que decirse. La ley establece que el número de conexiones potenciales en una red es proporcional al cuadrado del número de participantes. Para 2005, más o menos, quedará claro que el impacto de Internet en la economía no ha sido mayor que el de la máquina de fax».Y tampoco parece que lo esté en otros temas. 

Esta es la predicción completa y razonada que hizo en 1998. No está mal para el gurú económico del progresismo. Si esta afirmación la hubiera hecho en 1991, inicio de Internet, o incluso en el 95 tendría un pase, pero no, la hizo al final de la década, cuando era imposible ignorar la magnitud de lo que estaba ocurriendo y de lo que se venía encima. Incluso sin precisar, era obvio que era algo con pinta de ser tocho, tocho, técnicamente hablando, tanto en lo social, como en lo económico.

Además Krugman no confunde un par de variables concretas, fruto de datos o cálculos equivocados. No, se saca de la manga dos apreciaciones generalistas que no tenían ningún sentido dada la evidencia. Era obvio que Internet iba a barrer la sociedad, aunque no se supiera cómo, y que por el camino tendría un impacto económico brutal, como no podía ser de otra forma. No sabíamos cómo serían los móviles inteligentes y tampoco el ecosistema que se crearía a su alrededor, pero sabíamos que los dispositivos serían más pequeños, potentes y que los llevaríamos encima todo el tiempo.

Nadie anticipó el fenómeno de Facebook, pero era obvio que la gente estaba interactuando y que la cosa no iba a ir a menos. Las proyecciones se quedaron algo cortas, pero ya se anunciaban más de 1.000 millones de usuarios en la primera década. A Krugman no le darán un premio por sus vaticinios. A mí puede que tampoco, pero no tengo duda de que lo que viene es mejor. La fiesta aún estará más animada, así que agárrate.

Aunque algunos de los gigantes parecen flaquear, el negocio de Facebook o Apple está mostrando signos de agotamiento, otros como Amazon o Google parecen imparables. Creo que los primeros nos sorprenderán, disponen de cantidades inmensas de dinero. Alguno de ellos invierte más en I+D más de lo que hace España en conjunto, además del recorrido que tienen la robótica o la AI.

Viviremos un notable avance en la forma de interactuar con las máquinas, gracias a la potencia de proceso, a la enorme cantidad de información que proporcionarán los omnipresentes dispositivos de la IoT, gestionados por una Inteligencia Artificial que evolucionará indefinidamente. Esto ya está ocurriendo, pero habrá transformado la sociedad antes de 2025. En el siguiente lustro, hasta 2030, los robots empezarán a proliferar en nuestro entorno. Desde ahora mismo hasta finales de esa decada, sobre todo a finales, solo algún cambio social impredecible impediría la espiral de crecimiento a la que estamos abocados en todos los ámbitos.

En ese proceso desaparecerán millones de empleos, que no se recuperarán. También en España, ya que los puestos de trabajo de esa nueva economía no se crearán aquí. Lo harán en aquellos países que llevan lustros preparándose, en las sociedades pujantes y competitivas. Los que diseñen y programen ese ecosistema estarán en cualquier rincón del mundo, los robots se fabricarán en Oriente y algún país occidental, tal vez USA, ¿Y en España? Seguiremos por la senda del declive europeo, de camareros y cuidadoras. Mientras el cambio climático lo permita.

¿Podemos hacer algo para cambiarlo? Por supuesto, con un profundo cambio educativo y social, algo que no tiene pinta de ocurrir. Así que solo nos queda el comodín de la empresa. No fabricaremos robots a millones, pero podemos fomentar las condiciones para que evolucionar hacia negocios centrados en el conocimiento, no sé cómo se hace, o aquellos relacionados con la atención personal. La enseñanza del español y la creación de contenidos podrían ser dos industrias que ocupasen a un par de millones de personas. Son muchos, sí, pero el potencial existe. Como decía aquel, no hay nada imposible. La responsabilidad es de todos, tuya también.

Tecnologías que nos espían

Ya comentamos en un artículo anterior lo valiosos que son los datos. Y no salen de la nada, son el rastro que vamos dejando a través de la tecnología y los dispositivos de los que estamos rodeados en casa, en el trabajo incluso por la calle, que almacenan datos de nuestra actividad diaria. Ni nos paramos a pensarlo, pero muchos de nuestros gestos cotidianos porporcionan muchísima información sobre nosotros, los usuarios.

Por ejemplo, en los hogares podemos encontrar televisores inteligentes con cámara y micro y consolas. Parecen inocentes, pero captan datos. Igual que los asistentes de voz. Algo tan poco intrusivo, pensamos, como los contadores de luz o los termostatos, dan una amplia información de nuestros hábitos de consumo. Los teléfonos móviles tienen un geolocalizador que muestran exactamente en el punto en el que nos encontramos. Y si alguna vez utilizas un wifi gratuito, piensa que normalmente es a cambio del permiso para acceder a algún tipo de información, como tus contactos, fotos o ubicación. Lo mismo ocurre cuando se descarga una aplicación, según qué permisos demos, pueden llegar a todo lo que tengamos en el dispositivo móvil.

Tener un abono de transporte, alquilar una bicicleta del servicio urbano o utilizar una tarjeta para pagar en las zonas de aparcamiento, es dejar un rastro de los trayectos que realizamos. Lo mismo que si tenemos nuestro vehículo conectado a Internet, ya que el GPS registra nuestros movimientos. Y no solo eso. También la manera de conducir, velocidad, incluso si escuchamos música y qué emisora. Esto dentro del vehículo, luego hay que contar con otros elementos que ese encuentran en la calle.

Un ejemplo serían las cámaras de videovigilancia o los controles biométricos. En los centros comerciales es frecuente el uso de sensores de conteo de los clientes, que cuentan el número de visitas y los tiempos de permanencia. La tarjeta de fidelización con la que te aplican una serie de ventajas en el comercio donde compras, también se encarga de recabar información sobre nuestros datos y hábitos de consumo. 

¿Podemos evitar algo de esto? Realmente no. Estamos expuestos cada vez que utilizamos estos aparatos y tecnologías. El Gran Hermano lo tenemos ya aquí 

Comercio conversacional  

Estar pendiente del cliente es algo obvio para cualquier negocio que quiera funcionar, tanto tradicional como online. El cliente quiere tenerlo todo fácil, al alcance de la mano a cualquier hora del día o la noche. Y quiere sentirse el centro de atención en todo momento. Si tiene la sensación de ser solo importante mientras se gasta su dinero, hay muchas posibilidades de que busque a alguien que le trate mejor. Aquí entra en juego la atención al cliente, en la compra, postventa y en cualquier tipo de reclamación o sugerencia. Tiene que haber alguien al otro lado para prestar al cliente el máximo cuidado posible y un poco más.

El comercio conversacional, combina la automatización y la presencia de un ser humano al otro lado. Se beneficia tanto de la tecnología como de los hábitos de mensajería que poseen los usuarios. es cada vez más importante y necesario ya que ofrece interacción y atención personalizada con cada cliente. A través de otra persona, un chatbox o una combinación de ambos.

Uber fue el pionero, el creador de este concepto cuando lanzó su sistema a través de Messenger, Facebook. Las plataformas empezaron a utilizarse para comunicarse directamente con el cliente sin tener que salir de la aplicación. 

¿De qué manera beneficia a los clientes el comercio conversacional?

Atención personalizada

El cliente investiga un producto o hace una consulta. Los agentes humanos y chat bots coordinan sus habilitades para ofrecer la mejor asistencia al usuario y acompañarle desde la investigación y consulta hasta la finalización del pedido y su posterior rastreo y entrega. El cliente está acompañado en todo el itinerario de compra.

Uso sencillo

Los cliente utilizan la mensajería de forma habitual, WhatsApp, Messenger o asistentes de voz como Siri o Cortana. Les resulta fácil, cómodo porque no tienen nada nuevo que aprender para comunicarse con las marcas, es un contacto más. Además el contacto se inicia en la aplicación de mensajería y allí se termina, sin necesidad sin cambiar de canal. En resumen, sencillo y rápido.

Además a los clientes que utilizan el smartphone para comprar, casi la mitad de los usuarios lo hacen, según un estudio de Deloitte, lo hacen en cuando van camino de la tienda o en el mismo comercio. Por eso encaja tan bien el comercio conversacional en clientes que utilizan su teléfono para tomar decisones de compra.

Las marcas solo tendrían que acceder a sus bases de clientes que utilizan el móvil y ofrecerles la mejor experiencia posible ya que se puede adaptar a las necesidades del usuario y de la compañía. Cada uno decidirá si utiliza agentes en vivo, chat bots, reconocimiento de voz, la aplicación de mensajería que les sea más útil.

El uso de la voz está adquiriendo un papel más importante

Y no es para menos, ya que la interacción a través de la voz es el futuro de las comunicaciones. Cómoda, fácil y lo que con más fidelidad transmite lo que se está pensando.
Un medio ideal para ser utilizado en el comercio conversacional, teniendo en cuenta que la mayoría de los consumidores conocen la existencia de los asistentes de voz y texto y además los han utilizado.

A pesar de que todavía no ha alcanzado todo su potencial, se calcula que pocos años, crecerá exponenciamente, por lo que la labor de los participantes, comerciantes, bancos, es hacer que se trate de un entorno seguro para comprar. Por ejemplo, Mastercard dispone de un par de plataformas de chatbot conversacional para empresas como JetBlue y Subway. También está implementando nuevas formas de pago utilizando la Inteligencia Artificial y comercio conversacional con Amazon Alexa o Google Home. 

La existencia de varios canales proporciona al cliente una gran experiencia de compra y en el proceso de pago. Hacerla todavía más grata, más cómoda y segura hará que sea fiable para los usuarios por lo que se extenderá rápidamente.   

La excelencia cuesta dinero y el Estado no tiene el suficiente para financiarla

Hace unas semanas hice un meme, o algo parecido, planteando de qué forma pueden competir dos sistemas educativos. Uno que invierte 1.000 millones de dólares para crear una facultad de Inteligencia Artificial en el MIT -una facultad para una sola institución, privada-, y otro que invierte 6 millones de euros en proyectos de innovación de la Formación Profesional en España -todas las especialidads y todos los centros-. Como tanto les gusta indicar a los progresistas: sin dinero no se puede avanzar. Pues parece que de algo habría que tomar nota ¿no creen?

Aunque mi siguiente reflexión no será del gusto del socialista al uso: ¿cómo es posible que el MIT pueda invertir en una facultad 1.000 millones de dólares? ¡pero si es una universidad que solo tiene 11.000 alumnos! En España cursan FP 760.000 alumnos. Toda la enseñanza secundaria en España se financia con 15.000 millones de euros, toda la FP y el resto. La conclusión es bastante simple: la excelencia cuesta dinero y el Estado no tiene el suficiente para financiarla.

En un contexto en el que los estudiantes y trabajadores ya son los paganos de políticas absurdas, ¿solo  pueden aspirar a ver como la brecha educativa crece de forma insalvable respeto a otros países? Ni parece justo, ni es razonable, que sean desplazados del mercado laboral o condenados a trabajos poco cualificados y mal pagados, por la incompetencia de políticos que solo viven para las apariencias y de cocinar estadísticas que salgan lo mejor posible.

En otra noticia destacaban como los grandes CEOs, y los ricos en general, llevan a sus hijos a colegios donde se limita el uso de la tecnología. Hasta en su vida familiar se controla cuánto tiempo y de qué forma se utiliza. La tecnología es una herramienta increíble para avanzar, pero hay que utilizarla con sentido.

El Estado no es eficiente, eso lo sabe cualquiera que haya cumplido los 40, pero además no es ágil, ni puede serlo. Por tanto habría que plantearse, ya, qué se puede hacer para acabar con esta situación y construir una sociedad competitiva. Una en la que el Estado sume y no sea un carísimo lastre para la sociedad. Como padres también tenemos alguna responsabilidad. Creo

Nos rodean los drones

Los drones, esos pequeños aparatos voladores controlados de forma remota y equipados con cámaras, GPS y sensores, son algo habitual en nuestra vida y lo serán aún más aunque no seamos conscientes de ello. En origen estaban pensados para fines militares, pero su uso ha rebasado ese ámbito y a diario se adaptan a otros campos. En la actualidad se utilizan para hacer todas aquellas tareas que el hombre no puede o no quiere hacer, por su peligrosidad o dificultad en el acceso, desde tareas en el hogar hasta en el ejército.

Entre sus ventajas se encuentra su coste, mucho más barato que un helicóptero, su flexibilidad y el hecho de que al controlarse a distancia la persona que lo maneja queda fuera de cualquier situación de peligro. 

¿En qué lugares se utilizan drones?

Utilizarlos en eventos ha sido uno de sus primeros usos. En grandes acontecimientos deportivos, conciertos, manifestaciones se ha visto de forma habitual a drones tomando imágenes espectaculares.  

En agricultura, donde consiguen mejorar procesos y optimizar la producción, ya que permiten controlar los cultivos de forma mucho más rápida y eficiente que con los métodos actuales. Un dron puede monitorizar grandes extensiones de terreno de forma rápida que de otra forma no sería posible. Es muy útil por ejemplo, para esparcir pesticidas y fertilizantes. También en ganadería y pastoreo de rebaños. 

Los drones son la herramienta perfecta para prevenir los incendios forestales, como ya ocurría con los primeros VANT, ya que recogen una información muy valiosa que sirve para prevenir situaciones de riesgo y actuar.

Control y limpieza de materiales nocivos y contaminantes. De cualquier naturaleza, en entornos en los que sería peligroso para el hombre. En Fukushima por ejemplo, se utilizó un T-Hawk para comprobar el estado de los reactores, algo que hubiera puesto en peligro la vida de cualquier ser humano que se acercara. En cualquier tipo de tragedia es muy útil para sobrevolar las zonas afectadas y estimar daños puesto que pueden recorrer largas distancias en poco tiempo.

Búsquedas de personas. Los drones vuelan a poca altura y eso permite reconocer los rostros de forma inmediata. En España LifeSeeker permite que las personas puedan conectarse con móviles que se han quedado sin señal e informar de su ubicación exacta

Como repartidor de mensajería. A pesar de que Amazon ha promocionado un reparto de productos en media hora por medio de drones, los chinos, pioneros en tantas cosas, se le han adelantado. SF Express, empresa china, ya ha comenzado a hacerlo. En Rusia e Israel las pizzerias hacen sus entregas con drones. Amazon tendrá que esperar a que la ley se lo permita.  

Seguridad. La Guardia Civil los utilizará para la vigilancia de fronteras, al igual que ya lo hacen para controlar la circulación en carretera. En Inglaterra e India se está desarrollando un prototipo que ayudado de la IA pretende detectar los comportamientos violentos en grandes aglomeraciones. Se trata de un quadcopter Parrot AR de apenas 200 dólares que transmite vídeos en tiempo real y que estima los movimientos comparándolos con los designados como violentos. Si se afina, se podrían detectarán automáticamente y prevenir los comportamientos sospechosos.

En Arqueología, geología. En Perú se han utilizado para buscar y analizar restos arqueológicos y tomar fotografías en lugares de difícil acceso. Los drones también pueden acceder al interior de los huracanes, analizando datos que permitirían alertar a la población en caso de erupción, lo mismo que con los huracanes. Algo imposible en otro tipo de tecnología.

Por supuesto, la idea es que lleguen más y más lejos, probablemente en breve tiempo llegarán al espacio, gracias a su bajo precio, gran movilidad y la posibilidad de utilizar energía solar. Pero antes cuidarán de nuestras mascotas, acompañarán a nuestros hijos al colegio y cuidarán de nuestros familiares enfermos. 

Esto no ha hecho más que empezar…

 

Cómo cambiara la tecnologia nuestra alimentación

Para mí ha sido una sorpresa. Si me hubieran preguntado por una industria contaminante, desde luego no hubiera pensado en la cárnica. Y resulta que lo es y mucho, debido a las emisiones de dióxido de carbono, la cantidad de agua que consume y la deforestación que produce en el entorno. Según datos de la FAO, la industria ganadera genera cerca del 18% de los gases efecto invernadero. El Centro Internacional para la Agricultura y las Biociencias afirma que la proteína animal requiere 11 veces más combustible fósil que la vegetal. Así es que, además de los peros que se pueda poner al consumo de carne desde algunos sectores, se une el hecho de que no hacerlo es una manera de cuidar nuestro medio ambiente. Tampoco se me había ocurrido pensar que la tecnología aplicada a la alimentación fuera más allá de automatizar algunos procesos. Y va mucho más lejos…

La tecnología de los alimentos tiene en su mano explorar y ofrecer alternativas para resolver los problemas alimentarios y su producción. Hay especialidades universitarias que estudian a fondo la composición física, química y micro-biológica de los alimentos para conseguir nuevas formas de crearlos y almacenarlos. Todo ello repercutirá también en la manera de trabajar de los agricultores, el cambio climático y la alimentación de las personas. Toda una revolución.

Una de las empresas pioneras en la búsqueda de alternativas es la start up Impossible Foods, fundada en 2011 por Pat Brown, con la intención de sustituir los alimentos de origen animal por otros producidos tecnológicamente, que mantengan todas las cualidades de textura, olor y sabor para que resulten apetecibles.

Carne in vitro

La producción de carne in vitro es una idea que ya desarrolló la NASA en los 90, cuando buscaba una solución para conservar los alimentos que se llevaban los astronautas.

Se trata de producir carne animal por medio de la tecnología de ingeniería de tejidos. Las células madre se extraen del animal y se cultivan para que empiecen a multiplicarse y creen un tejido muscular formando filamentos de carne. No hay ningún tipo de manipulación genética. Es un proceso que dura tres meses. De momento es un proceso caro y tampoco se encuentra disponible en los supermercados. 

Empresas como Menphis Meats o Just Inc. se dedican ya a desarrollar esta tecnología en Silicon Valley. Ambas disponen de robots que analizan la interacción molecular de los alimentos y crean recetas de comida artificial.
 

Ordenadores cultivadores de alimentos

Se trata de conseguir que las plantas crezcan sin necesidad de suelo. Hay varias tecnologías agrícolas como la hidroponía, cultivo sin tierra utilizando solo nutrientes, o la aeroponía, cultivo en el que las raíces se rocían con agua y nutrientes, que se crean con estas computadoras, también llamadas granjas verticales. El hardware permite que las plantas se alimenten de luz y nutrientes durante el crecimiento. También podrían cultivarse en casa, en el trabajo o la escuela mediante computadoras personales de menor tamaño y fácil ubicación. Aunque no se han comercializado, hay varios prototipos que se están investigando.

Sus defensores esperan que esta tecnología sea el futuro de la agricultura y esperan que a través de la inteligencia artificial se puedan crear plataformas de agricultura personalizadas. 

La Bioimpresión

Se trata de un software específico para producir alimentos en tres dimensiones a través de un ordenador. Con esta tecnología se podrían fabricar todo tipo de alimentos, filetes de carne, pollo… cualquier cosa que uno quiera. Si esta técnica se desarrollara se podría reducir casi por completo la emisión de gases de efecto invernadero, además de poder diseñar alimentos a medida de las necesidades específicas de personas con cualquier tipo de problema de intolerancia o salud.

El proceso de producción a través de impresoras 3D es muy eficiente, ya que se da por adición, el material se coloca capa a capa de forma controlada allí donde se necesita, y no por sustracción de material, por lo que no hay desperdicios. Además, cambia el modelo de negocio porque permite pasar del consumo masivo a la personalización masiva, con lo que se podría tener un acercamiento diferente al cliente en base a sus gustos y necesidades nutricionales.

Desde 2016 funciona un restaurante en Londres llamado Food Ink, que se ha convertido en el  primero en servir comida impresa. Su proyecto itinerante llegará también a Argentina, México, Brasil y Estados Unidos. 

 

El efecto del crecimiento exponencial en nuestras vidas

En una reciente charla con mi hija de 14 años, explicándole algunos conceptos económicos y financieros, intentaba que comprendiera la importancia del ahorro. Tal vez no entendió todos los matices, pero la forma en que se abrían sus ojos cuando veía el resultado de ahorrar 50 euros mensuales durante un largo periodo, con o sin intereses, fue suficiente para ver una vez más la reacción cuando se asimilan determinadas magnitudes. Procurar que se entienda el efecto del interés compuesto sobre el ahorro y de perseguir el mejor rendimiento posible, puede cambiar la vida de cualquier persona. Porque conseguir tras 50 años de ahorro 30.000 euros, 130.000 o más de 800.000, es una buena razón para preocuparte de como invertir mejor tu dinero ¿no crees? Pues algo parecido ocurre con el impacto exponencial de lo digital en nuestras vidas. La conmoción que deberías sentir, permíteme ser dramático en este punto, debería ser incluso superior.

url.jpg

 

¿Qué sucede cuando multiplicamos uno por dos 64 veces? Esos son tantos como los granos de trigo que pedía aquel sabio indio, inventor del ajedrez según la leyenda. Comenzando con uno y duplicando el número de granos en cada cuadro, solicitó llenar todas las casillas de un tablero de ajedrez. La cifra total final es de 18 trillones de granos. Unos 15 billones de toneladas métricas o la producción de trigo del planeta durante 20.000 millones de años. Ese es el impacto de una progresión geométrica sobre cualquier cifra. Y es el primer argumento que utilizo en las charlas, cuando hablo sobre el tema digital.

tarjetas de memoria.jpg

 

En la Revolución de las Tecnologías de la Información, Tom Forester, profesor de ciencia y tecnología y autor de diversos libros sobre el tema, ponía otro ejemplo bastante ilustrativo, “Si las industrias del automóvil o la aviación se hubieran desarrollado como la de los ordenadores, un Rolls Royce costaría 2,75 dólares y recorrería más de 4 millones de kilómetros con 4 litros de gasolina. Un Boeing 767 costaría solo 500 dólares y daría la vuelta al mundo en 20 minutos, con algo más de 20 litros de combustible”. Llamativo, ¿verdad? Pues aún puede serlo un poquito más, porque realizó esta comparación en 1985. En 2018 con esos 3 dólares compraríamos varios Rolls Royce y recorrerían billones de kilómetros. Algo parecido ocurriría con los aviones o muchos otros ejemplos que se podrían utilizar.

La realidad es que el impacto de la tecnología, las comunicaciones y todos los aspectos coadyuvantes en el ecosistema son y serán aún más notables. En los 90 se estimaba que secuenciar el genoma humano tomaría 50 años, en 2000 se había completado. ¿De qué forma podemos medir la huella de la secuenciación del genoma en la medicina, en otras ciencias, en la vida de cada ser humano? Creo que estaremos de acuerdo en que va a tener bastante importancia. Pero es que si a principios del siglo XXI el coste de procesar la información de un genoma humano era de unos 95 millones de dólares y llevaba meses, en 2015 se hacía por 1.245 dólares en 26 horas. Antes de 2020 estimo que llevará unos minutos y costará menos de 100 dólares. La última es una predicción de mi cosecha que hacía en 2016, muy poco arriesgada por cierto. Ya hay proyectos comerciales ofreciendo una secuenciación completa del genoma, buscando enfermedades raras o hereditarias por menos de 500 euros.

wolfenstein-1992-BJ-Blazkowicz-comparison.jpg

Considerando que los resultados obtenidos en el caso de la secuenciación del ADN están íntimamente relacionados con la capacidad de proceso de los ordenadores, vamos a darle una pensada a algunas magnitudes para terminar. En 1985 la potencia de procesamiento del Cray-2 era de unos 2 Giga FLOPS, operaciones de coma flotante por segundo. El Samsung Galaxy S6 es capaz de procesar a 34.8 GFLOPS, esto es un smartphone de hace un par de años, es unas 15 veces más potente que uno de los mayores superordenadores del mundo de hace 30 años. Pero es que, una PlayStation 4 es mil veces más potente que el Cray-2. Por tanto, ¿de qué forma influirán estos cambios en nuestra forma de consumir, de trabajar o relacionarnos? Extrapola, piensa donde estábamos hace 3 décadas, analiza la evolución de los últimos 5 años. Mete en la coctelera las costumbres, miles de millones de personas accediendo online, compartiendo, creando, ponle unas gotas de inteligencia artificial hoy, litros mañana. El ordenador de dentro de 30 años, el teléfono, el móvil, puede superar en muchas veces la capacidad del cerebro humano, de hecho eso se espera que ocurra en un par de años con una máquina de 1000 dólares. Y con la capacidad de proceso viene todo lo demás, en 30 años tendremos aquí la singularidad. Nadie tiene todas las respuestas, pero seguro que te haces una idea. Y no olvides a los cisnes negros, siempre aparecen, están ahí.

Así que, además esperemos sorpresas, nuestras vidas seguirán cambiando…otro poquito. ¿Qué nos apostamos? Si quieres comentar algún tema estaré encantado de hacerlo. Gracias por haber leído hasta aquí. Ya tiene mérito 😉

Te interesa por: A efectos de lo que te cuento en este artículo no es tan relevante lo que pueda ocurrir el año que viene o dentro de tres, como la aceleración de los cambios, las consecuencias que tiene para todos. Da igual plantearlo a nivel empresarial, profesional o personal, lo que viene es una ola de dimensiones nunca vista. No te dejes engañar porque parezca que crece poco a poco, analiza la aceleración de la última década e imagina la magnitud en los próximos años. Es una gran ola. Puedes coger la tabla y cabalgarla o… 

Imágenes: One Laptop per Child, ElSuper.com, IMGUR, BRIANFUCKINFANTANA, Carlos P.

Novedades en WhatsApp

WhatsApp compañía líder en número de usuarios, va introduciendo mejoras que van depurando la aplicación conforme a los requerimientos de los clientes.

Entre las novedades de la aplicación se encuentra la mejora en la privacidad. Por ello, en la próxima versión habrá un notificador que indique al remitente si su mensaje ha sido reenviado a otro usuario. Solo tendrá esta información, porque de momento no hay ninguna herramienta para impedirlo.

Se podrán hacer videollamadas en grupo entre varias personas, algo que se estima que tendrá un gran impacto entre los usuarios más jóvenes. WhatsApp emula así a Messenger ya que esta herramienta se utiliza cada día más. Los rumores apuntan a que de momento quedarán limitadas a tres usuarios. 

WhatsApp también ha comenzado a probar un sistema de pago, una pasarela de envío de dinero entre particulares a través de la cual se podrá pagar más adelante en comercios. De momento no se sabe ni cómo ni cuándo comenzará a funcionar, pero es una de las funcionalidades más esperadas y seguramente más útiles de la aplicación.

WhatsApp también tendrá a disposición de sus usuarios las famosas pegatinas de las que dispone uno de sus competidores, LINE, por la que sus clientes sienten verdadera pasión y que compran para personalizar sus mensajes. WhatsApp los tendrá disponibles para los suyos a lo largo del año.

Imagen: Christoph Scholz