Automatización: cómo convertir en ingresos el tiempo y la experiencia

Hay dos temas que nos obsesionan a los que tenemos que lograr que una organización funcione: cómo generar ingresos y cómo sacar más partido al tiempo que dedicamos a ello. En unos casos para ser más eficientes y obtener una mayor rentabilidad, en otros simplemente para vivir un poco mejor. Casi nada. La tecnología puede hacer mucho, pero en este caso la pieza fundamental, el detonante, eres tú.

Para ganar dinero en serio, como empresario, tienes dos importantes commodities que poner en valor: tu tiempo y tu experiencia. Por supuesto, si no eres un profesional o un empresario individual, me refiero al tiempo y experiencia combinados, los de toda tu organización.

En España a veces commodity se utiliza para referirse a aquellos productos que sirven para atraer clientes, a servicios básicos que cualquiera puede prestar. Un amigo profesor de marketing utilizaba siempre como ejemplo la pistola, la barra de pan típica en algunas zonas de España. Pero realmente el concepto básico aquí, hace referencia a algo fundamental, la pieza esencial de un negocio.

No me voy a poner en plan vendedor de crecepelo o experto en temas cuasiempresariales, no es mi rol y seguro que hay profesionales que tienen mucho que decir sobre esos aspectos. A mí me preocupa cómo hacer negocio con los recursos que tienes, cómo sacarle más partido a lo que sabes, al tiempo que dedicas a tu negocio. Y esto aunque es una cuestión fundamentalmente técnica, que es lo mío, tiene un transfondo humano obvio que hay que tener en cuenta.

¿Cómo se puede ganar más dinero haciendo lo mismo?

Probablemente es la pregunta más importante que subyace en la mayoría de los proyectos. Se formula de formas muy diferentes, a veces incluso ni se plantea, pero es la preocupación con la que más a menudo me encuentro. Sabiendo lo que sé y con los recursos que tengo ¿cómo se gana más dinero? Y la respuesta es sencilla: sobre todo se trata de hacer lo que ya hacemos de una forma más eficiente.

Y esto lo podemos enfocar de varias formas: 

  • Ofertar soluciones que cubran mejor las necesidades de los clientes actuales
  • Entregar más valor por el mismo o menos dinero tanto a los clientes existentes, pero sobre todo a nuevos clientes
  • Ofrecer nuevos productos o servicios basados en nuestra experiencia, algo que va muy bien tanto con los actuales, como con los nuevos.

Creo que si estás leyendo estas líneas estás en el nivel en que esas tres propuestas te parecerán realizables. Otro tema es que el día a día te permita colocar todas las piezas en tiempo y forma. No queda más remedio que priorizar y delegar.

Como dice otro buen amigo del ramo, las tareas claves de un empresario son dedicarse a hacer aquello que produzca ingresos y a mejorar los procesos, para que otros puedan participar en la generación de ingresos. Eso y cobrar, son las tareas más importantes de una empresa. Se trata, sobre todo, y como no podía ser de otra forma, de dedicar tu tiempo a lo productivo. Lo demás debes delegarlo sí o sí. Y si aún no has empezado a hacerlo, tienes que encontrar la forma.

La automatización que nos arrastra

Hay que procedimentar todo lo que sea posible. Es el primer paso en una economía en la que serán las máquinas, los sistemas, la inteligencia artificial, las que se encargarán de una buena parte del trabajo, de atender a los clientes, definir los procesos, escribirlos. Un empleado que tiene una experiencia limitada, puede entregar mucho más valor a la empresa y los clientes si está definido, si sabe cómo hacerlo. Y en muchos casos, esas tareas que realiza un empleado las puede hacer igual o mejor una máquina en algún tipo de proceso automatizado.

Es bastante más fácil de lo que parece, pero cuesta algo de trabajo. Lo mejor es empezar por dedicar un tiempo todos los días, durante el que no puedes ser interrumpido a ordenar los temas de tu empresa o departamento. Una vez tengas una lista podemos empezar por lo que más tiempo consume, siendo una tarea más o menos simple. O directamente por aquello que es fácil de automatizar. O por lo que ofrece más oportunidades de mejorar los ingresos. Realmente puedo ayudarte tanto a definir y crear los procedimientos, como sobre todo, a automatizarlos. Puedo unir los puntos, pero el primer paso depende de ti.

¿Ponemos tus dos principales valores a trabajar? ¿Sacamos el máximo partido posible de tu experiencia y el tiempo que quieres dedicar al negocio?