Twitter hace limpieza de perfiles

Si tienes una cuenta en Twitter pero no la utilizas demasiado, puede que la compañía la elimine en unos días. Twitter hace limpieza y a partir del 11 de diciembre comenzará a eliminar la cuentas que llevan seis meses sin conectarse. Hasta ese mismo día puedes hacerlo para evitarlo. Si no es así ya no tendrás acceso y además tu nombre quedará disponible para otro usuario. 

La compañía asegura que eliminando las cuentas inactivas, la información que se muestra es más veraz y creíble. A partir del mismo día, se mostrará el número de followers porque es una forma de dar credibilidad a la cuenta y para ello tiene que ser preciso y estar actualizado en tiempo casi real. Twitter ya había anunciado esta posibilidad, recordando al abrir una cuenta que se tuitee al menos una vez cada 6 meses.

La eliminación se hará de forma gradual y está avisando a los usuarios para comunicarles que si no quieren perder la cuenta deben conectarse antes del día 11. Twitter ya ha eliminado anteriormente perfiles cuando ha detectado que eran falsos, por ejemplo, y desde el año pasado aquellas creadas por los usuarios cuando eran menores de 13 años.

Es posible que desaparezcan las cuentas de las personas fallecidas, ya que todavía no hay una manera de preservarlas, aunque la compañía está pensando cómo hacerlo. Cabe de momento la posibilidad de acudir a Archive Team, que ofrece un formulario para conservarlas. 

 

 

Twitter bloquea las cuentas creadas por menores

Twitter ha bloqueado las cuentas cuyos usuarios tuvieran en el momento de crearse, menos de 13 años. Da igual la edad que tengan ahora. Esta medida se ha tomado después de la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos. Esta ley establece los 13 años como edad mínima para dar consentimiento sobre el tratamiento de datos. Twitter no pide para registrarse la fecha de nacimiento, pero a los que aportaron ese dato se les exige el consentimiento paterno para continuar teniéndola.

Paradójicamente los que no añadieron ese dato no sufrirán el bloqueo. La compañía afirma que legalmente no puede mantener contenidos de menores y ante la imposibilidad de distinguir los que se publicaron antes o después de esa edad, bloquean. A algunos usuarios se les ha ofrecido que demuestren su edad o bien que manden una autorización paterna para mantener la cuenta activa. La otra opción es crear una nueva.

Imagen: Alan O'Rourke

 

¿Está muriendo Twitter?

La noticia saltó hace algunos días: Twitter se desploma en bolsa haciendo peligrar notablemente su futuro como empresa y como red social. Desde principio de este 2016, la compañía creada y liderada por Jack Dorsey no ha dejado de acumular problemas, tanto internos como externos. A la reestructuración interna como consecuencia del abandono de algunos de los ejecutivos e ingenieros más importantes, hay que sumarle las pérdidas económicas y el descenso del valor de sus acciones.

Producto de esta mini-crisis de Twitter, los expertos bursátiles confiaban en una mejoría durante el mes de marzo y abril, y en parte, así ha sido. Las ventas se han incrementado un 36% y los usuarios han crecido un 3%, pero estos datos no corresponden a las previsiones de los expertos, quienes afirman que le está costando volver a crecer. De ahí su reciente desplome en la bolsa, con acciones que han perdido hasta dos tercios de su valor en apenas un año.

Pero, ¿a qué se debe la caída de esta red social que, en teoría, es la mejor herramienta para estar informado al instante y en tiempo real? Twitter “lo petó” debido a la comercialización de los smartphone y la filosofía de las nuevas tecnologías de tener todo al alcance cuándo y dónde quieras. Gracias a esto se convirtió en el medio perfecto para estar informado al minuto sobre las noticias de última hora, y justo ese era el propósito inicial de Jack Dorsey. Personalmente creo que Twitter ha abusado del renovarse o morir que ha terminado por convertirla en una plataforma con difusa personalidad provocando que deje a un lado su filosofía inicial. Gran parte de culpa la ha tenido el deseo de querer equipararse como red social a su competencia (Facebook o Instagram).

Una vez Twitter perdió su personalidad con este intento de creerse igual o mejor que la competencia, los usuarios ya no saben bien qué hacer en ella y como consecuencia, se mudan a otras alternativas que sí están bien definidas. Por ejemplo, usuarios que les gusta subir sus mejores fotos o contar y presumir sobre su vida, utilizan Instagram; usuarios que hablan con sus amigos, utilizan Whatsapp; o, usuarios que buscan virales y vídeos graciosos, simplemente se dejan caer por Facebook.

Como vemos, el futuro de Twitter es muy incierto tirando a horrendo. Los datos no mienten, y personalmente, yo, como usuario fiel de Twitter desde hace más de seis años, he podido comprobar de primera mano este descenso en su uso y en su tráfico. Por ejemplo, en los tweets por minuto cada vez que actualizo mi timeline, o también en las estadísticas de visualización de cada uno de mis tweets. Vamos, que se nota ese ambiente que ronda por toda red social (o aplicación/programa social) cuando está en sus últimos días. Imagino que si esto lo he notado yo, un simple usuario, las grandes compañías con sus milimétricas herramientas de medición también se habrán dado cuenta.

Por el bien de Twitter, una de mis redes sociales más utilizadas durante los últimos años (hasta en mí, un usuario fiel, se ha notado el descenso), hay que hacer algo para resucitarla y no ponerla en la lista tras Messenger, Fotolog, MySpace o Tuenti. Es ahora cuando quedamos los usuarios que estamos por el propósito inicial de Twitter, estar informados al minuto, así que, partiendo de esta premisa de nuevo, a ver si su siguiente paso es el definitivo para cavar su tumba o si por el contrario, es el paso para darle alas otra vez.

B2C y redes sociales

El e-commerce B2C a nivel mundial ascendió a 1.7 billones de dólares en el 2015, y se prevé una cifra de 1.9 billones para el 2016. El comercio en línea ha tenido un ascenso vertiginoso y las redes sociales han sido uno de los canales para llegar a potenciales consumidores. Sin embargo, no siempre son aprovechadas de manera óptima,  es importante entender que pueden ser un medio de comunicación, un generador de engagement y una plataforma de atención al cliente. Pero sobre todo, una herramienta para conectar con tus compradores.

Redes sociales como Facebook y Pinterest son apropiadas para publicar el catálogo de productos y servicios que tienes en tu web. Además, la interacción con otros usuarios es mucho más cómoda que en sitios como Twitter. Claro está que son de carácter distinto. Pero Facebook, a diferencia de Pinterest y de cualquier otra red social, te permite promocionar un sitio web con presupuestos diarios de 1 dólar en adelante, y escoger a quienes quieres llegar mediante un filtro de género, edades, intereses y ubicación. Este tipo de promoción envía cualquier clic en el anuncio a tu página web. Un estudio realizado por Shareaholic en el 2014, reveló que el 24.63% del total del tráfico en sitios web, proviene de Facebook, seguido de Pinterest con un 5.06% y Tiwtter con 0.82%.

Facebook, Pinterest y Twitter son recursos que no implican una mayor inversión que otros canales de Marketing online y offline, y un punto de partida que puede acabar en una venta. La estrategia del Social Media debe ir enfocada en generar tráfico, aumentar el tamaño de seguidores y conservar el posicionamiento de tu marca. Cualquier objetivo debe estar basado en el tipo de negocio que tengas. Existen redes sociales en las que una compañía de servicios no tiene el mismo impacto que una de bienes, y su visibilidad dependerá de cuál sea la estrategia usada para hacer presencia en una determinada red.